Poe­sía revo­lu­cio­na­ria des­de Marinaleda

Liber­tad Sán­chez Mar­tí­nez, hija de Juan Manuel Sán­chez Gordillo

- Revo­lu­ción sí o sí.

“Con nues­tra arma que es la palabra
vamos a pelear como nunca
por­que pen­sa­mos que es lo justo
por­que cree­mos en la justicia.
Sen­ti­mos con voz de hom­bres y mujeres
llo­ra­mos y peleamos
como nun­ca hubie­seis pensado
como gran­des en nues­tros hechos.
Si creeis que tene­mos miedo
no sabeis con quién tratais
que somos seres humanos
hom­bres y muje­res con un gran pecho,
y con una rebel­día que nadie pue­de parar
venir aquí y gritad:
viva la tolerancia,
viva la justicia,
viva la libertad.”

- Amor fren­te al odio.

“Odiais lo sencillo
lo diferente
el trabajo
el sudor del proletario
pero vivís de eso
como fábri­cas macabras
como vam­pi­ros rompehuesos
no nos dais miedo
ni voso­tros ni vues­tros perros
que aquí somos muchos
que aquí somos rebeldes
que aquí no nos callamos
que aquí no nos pisotean
ni nues­tra voz
ni nues­tra lucha pacífica
que es la voz del pueblo.”

- Nos han subestimao.

Hay gen­te que pien­sa que somos ganao
y nos tra­ta y habla como a ganao
solo hay un peque­ño pro­ble­ma en todo esto
que se con noso­tros se han equivocao,
que somos seres humanos
con su noble­za, dig­ni­dad e inteligencia
y que por más vuel­tas que le den
no podrán con nues­tra fuerza
ni enga­ñar­nos ni callarnos
que la cabe­za la tene­mos pa pensar
y la boqui­ta para hablar
si pien­san que pue­den con nosotros
es por­que nos han subestimao
por­que aquí nadie se rinde
nadie se calla
y nadie deja de luchar,
y a ver si se dan por enteraos
los cua­tro cho­ri­zos de corrup­ción engorrinaos,
que si ellos pegan fuerte
noso­tros gri­ta­mos con­tra la muerte,
¡y que nos qui­ten lo bailao!

- Alma revolucionaria.

¡Habla sin miedo!
¡Gri­ta si tie­nes que hacerlo!
¡Llo­ra, ríe, siente!
pero nun­ca calles
por­que si callan tu voz
callan tu alma
y tu fuer­za nece­si­ta salida
y tu alma revo­lu­cio­na­ria lucha por salir
no dejes que te la maten
por­que le debes tu res­pe­to y que la ames
este/​a eres tú
a quién le gus­te bienvenido
a quién no, ahí tie­nes la puer­ta y sé mi enemigo,
que solo le ten­go mie­do al vien­to cuan­do sopla muy fuerte
y enton­ces con un bra­zo me protejo
que es mi bra­zo de trabajar
y ese nun­ca me fallará.

- Libre.

¿Eres libre?
pre­gún­ta­se­lo a tu alma
¿Amas tus hechos?
pre­gún­ta­se­lo a tu alma
¿Estás en el camino correcto?
pre­gún­ta­se­lo a tu alma
que cuan­do se habla de estos tér­mi­nos es la más sabia,
el alma y el cora­zón acom­pa­ña­das de la cabeza,
que si fal­ta algu­na de las tres ya fal­ta una pieza.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *