Mar­xis­mo y opre­sión feme­ni­na- Jonathan Palla

La opre­sión feme­ni­na ha esta­do pre­sen­te en todas las socie­da­des de cla­ses has­ta la actua­li­dad. Aún más: la opre­sión de la mujer deri­va de la explo­ta­ción de cla­se. Al menos así argu­men­ta el mar­xis­mo.

Vea­mos de qué for­ma ha plan­tea­do el aná­li­sis de esta cues­tión y las pri­me­ras bata­llas socia­lis­tas por la libe­ra­ción feme­ni­na.

Cla­se y Géne­ro

El aná­li­sis mar­xis­ta en este plano hace una dis­tin­ción con­cep­tual entre “Explo­ta­ción” y “Opre­sión”. El pri­me­ro hace refe­ren­cia a la extrac­ción de plus­va­lía a tra­vés de la rela­ción sala­rial; en cam­bio Opre­sión inclu­ye un con­jun­to de meca­nis­mos por los cua­les el capi­tal obtie­ne plus­va­lía de la pobla­ción no asa­la­ria­da. En otros tér­mi­nos, la pobla­ción opri­mi­da inclu­ye estu­dian­tes, cam­pe­si­nos, otras frac­cio­nes de la pro­pia bur­gue­sía y sobre todo muje­res.

Por supues­to que un con­cep­to no exclu­ye al otro, o sea la opre­sión de la mujer cru­za la explo­ta­ción de cla­se con la subor­di­na­ción al varón. Pero aún pue­den dife­rir estas situa­cio­nes y la socie­dad capi­ta­lis­ta da con­ti­nuas mues­tras de ello, pues la mujer bur­gue­sa es opri­mi­da y explo­ta­do­ra y la mujer obre­ra es opri­mi­da y explo­ta­da. Va de suyo así que el colec­ti­vo “mujer” está uni­do por la opre­sión, pero divi­di­do por la explo­ta­ción; y esto ha gene­ra­do una mul­ti­pli­ci­dad de dife­ren­tes ramas de femi­nis­mo den­tro de un cam­po de lucha común.

¿Cómo se rela­cio­na “cla­se” y “patriar­ca­do”? Aquí los mar­xis­tas entien­den que la rela­ción de cla­se modu­la o defi­ne al patriar­ca­do corres­pon­dien­te. Es decir, el patriar­ca­do capi­ta­lis­ta es dife­ren­te al ‑por ejem­plo- patriar­ca­do feu­dal por­que las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción son dife­ren­tes a las rela­cio­nes feu­da­les de pro­duc­ción. Se entien­de así que esta pre­emi­nen­cia de la rela­ción de cla­se no se debe a que sea más gra­vo­sa que la opre­sión de géne­ro, sino en el sen­ti­do de que la rela­ción de cla­se estruc­tu­ra o modu­la a la otra. Inclu­so se podría inda­gar sobre las imá­ge­nes que acom­pa­ñan o jus­ti­fi­can las rela­cio­nes de cla­se y de géne­ro. Duran­te la Edad Media las pres­ta­cio­nes per­so­na­les y en espe­cies que los cam­pe­si­nos debían a la noble­za se refor­za­ban con una visión del mun­do ‑cimen­ta­da por la Igle­sia- que incluía una fuer­te ima­gen de la fami­lia como espa­cio sacro, a ima­gen y seme­jan­za de la ico­no­gra­fía del pese­bre. En este cua­dro la madre era ase­me­ja­da a una vir­gen sacri­fi­ca­da a la cual el pla­cer car­nal debía resul­tar­le ajeno. Diga­mos tam­bién que el padre era igua­la­do al apa­ci­ble José a quien el Espí­ri­tu San­to había con­ver­ti­do en un “cor­nu­do”, todo lo cual sig­ni­fi­ca­ba ‑en el medioe­vo- una expli­ca­ción teo­ló­gi­ca del pri­vi­le­gio de Per­na­da que el señor feu­dal tenía sobre sus sier­vas.

De ser­vi­do­res a ser­vi­dos

Fue en El Ori­gen de la Fami­lia, la Pro­pie­dad Pri­va­da y el Esta­do (1884) que Engels ofre­ció la visión más desa­rro­lla­da del pen­sa­mien­to mar­xis­ta sobre la mujer y la fami­lia, a tra­vés de un aná­li­sis que se fun­da­men­ta­ba en las cam­bian­tes rela­cio­nes de pro­duc­ción. Su tra­ba­jo se nutrió de los avan­ces antro­po­ló­gi­cos de la épo­ca, sobre todo de los estu­dios pio­ne­ros sobre la orga­ni­za­ción fami­liar de los indios ame­ri­ca­nos escri­to por L. Mor­gan, que Marx había apun­ta­do en sus “cua­der­nos etno­grá­fi­cos” entre 1880 y 1881. El libro de Engels influ­yó rápi­da­men­te sobre la visión que otros socia­lis­tas tenían sobre estas cues­tio­nes. Así por ejem­plo, August Bebel incor­po­ró aque­llos avan­ces teó­ri­cos a las siguien­tes edi­cio­nes de La Mujer y el Socia­lis­mo, que había publi­ca­do por pri­me­ra vez en 1879 y que se ade­lan­ta­ba casi un siglo a las dis­cu­sio­nes femi­nis­tas al plan­tear la natu­ra­le­za anti-sexual del cris­tia­nis­mo, denun­cian­do la doble moral que obli­ga a las muje­res a repri­mir sus ape­ti­tos sexua­les.

Más de cien años de avan­ces en la cien­cia tie­nen que haber modi­fi­ca­do muchas afir­ma­cio­nes de Engels, pero al his­to­ri­zar a la fami­lia el com­pa­ñe­ro de Marx rom­pía la idea según la cual la mujer es la escla­va natu­ral del hom­bre.

Duran­te toda una fase de orga­ni­za­ción comu­nal y matriar­ca­do habría pre­pon­de­ra­do la figu­ra de la mujer, quien vivía con su gens invi­tan­do a vivir con ella, per­ma­nen­te o tem­po­ral­men­te, a hom­bres de otras gens. Inclu­so si un hom­bre degra­da­ba a una mujer, aquel podía ser expul­sa­do de la vivien­da comu­nal. Aho­ra bien, el cam­bio en la posi­ción de la mujer resul­tó de trans­for­ma­cio­nes en el modo de pro­duc­ción, con la domes­ti­ca­ción de ani­ma­les y el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra y la divi­sión de fun­cio­nes que ello gene­ró.

De acuer­do con la divi­sión del tra­ba­jo en la fami­lia al hom­bre le corres­pon­día pro­cu­rar la ali­men­ta­ción y los ins­tru­men­tos nece­sa­rios para ello; en caso de sepa­ra­ción podía lle­var­se sus ins­tru­men­tos con­si­go, mien­tras que la mujer con­ser­va­ba sus ense­res domés­ti­cos.

Con la posi­bi­li­dad de crear exce­den­tes y el sur­gi­mien­to de la escla­vi­tud, los hom­bres que siem­pre habían sido los due­ños de los medios de pro­duc­ción, cam­bia­ron el arco y la fle­cha por vacas y escla­vos, pasan­do enton­ces de ser ser­vi­do­res a ser ser­vi­dos. El aumen­to de rique­zas le da al hom­bre la posi­bi­li­dad de ocu­par una posi­ción pre­pon­de­ran­te en la fami­lia y modi­fi­car el orden de heren­cia esta­ble­ci­do: el pro­pie­ta­rio se trans­for­ma en patriar­ca.

El sur­gi­mien­to de la pro­pie­dad pri­va­da y la estruc­tu­ra social para man­te­ner­la (fami­lia y esta­do) ponía a la mujer en para­le­lo a un medio de pro­duc­ción: ella pro­du­ce varo­nes, es decir, mano de obra. Por lo tan­to la mujer tie­ne un valor eco­nó­mi­co. Mucho tiem­po des­pués Levi Strauss demos­tró jus­ta­men­te que la prohi­bi­ción del inces­to tenía que ver con libe­rar muje­res para el inter­cam­bio en redes fami­lia­res de paren­tes­co. Así, la mujer es pro­pie­dad del varón y lle­va la mar­ca de ello en el ape­lli­do del padre o de su nue­vo due­ño, el mari­do.

El desa­rro­llo de la pro­pie­dad pri­va­da exi­gía la abo­li­ción del matriar­ca­do; los hijos del hom­bre enton­ces per­ma­ne­ce­rían con su pro­pia gens y los hijos de la mujer per­te­ne­ce­rían a la gens del padre; a su vez la pater­ni­dad sería ase­gu­ra­da impo­nien­do la fide­li­dad de la mujer. Des­de enton­ces la fami­lia patriar­cal reem­pla­zó al hogar comu­nal de her­ma­nas. De hecho para Fre­de­rich Engels, el derro­ca­mien­to del lla­ma­do “dere­cho materno” sig­ni­fi­có “la gran derro­ta his­tó­ri­ca del sexo feme­nino en todo el mun­do”.

Según Engels el capi­ta­lis­mo habría crea­do la pri­me­ra posi­bi­li­dad para la libe­ra­ción de la mujer al incluir­la en la pro­duc­ción social, vale decir en con­ver­tir­la en asa­la­ria­da. Sin embar­go, iba crean­do nue­vas con­tra­dic­cio­nes, pues si una mujer desa­rro­lla­ba sus tareas en la esfe­ra pri­va­da de su fami­lia, su capa­ci­dad de ganar­se un sala­rio era limi­ta­da, y si por el con­tra­rio, ven­día su fuer­za de tra­ba­jo ape­nas podría desa­rro­llar sus tareas fami­lia­res. De algu­na mane­ra, Engels había repa­ra­do en este pro­ble­ma, cua­ren­ta años antes, en su tra­ba­jo La situa­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en Ingla­te­rra. Obser­vó enton­ces que los bebés se enfer­ma­ban y morían de ham­bre en sus casas, mien­tras los pechos hin­cha­dos de sus madres per­dían leche entre las máqui­nas de la fábri­ca. Entre esas mis­mas máqui­nas se lle­va­ban ade­lan­te en muchas oca­sio­nes los alum­bra­mien­tos, dado que las muje­res tra­ba­ja­ban has­ta la hora del par­to por temor a per­der sus sala­rios y ser reem­pla­za­das.

Por lo tan­to, Engels creía que si bien el capi­ta­lis­mo había crea­do las con­di­cio­nes para la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de la mujer, solo el Socia­lis­mo podría crear una nue­va for­ma fami­liar que se corres­pon­die­ra con el nue­vo rol social de las muje­res.

Teo­ría y Prác­ti­ca

El movi­mien­to obre­ro euro­peo tar­dó en acep­tar el tra­ba­jo feme­nino: así la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res fun­da­da por Lasa­lle en Ale­ma­nia en 1863 excluía a las muje­res del cam­po labo­ral argu­men­tan­do que ello empeo­ra­ba las con­di­cio­nes mate­ria­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En Ingla­te­rra en 1877 el Secre­ta­rio del Con­gre­so de Sin­di­ca­tos de Comer­cio fue aplau­di­do cuan­do exi­gió un sala­rio fami­liar que per­mi­tie­ra que las muje­res regre­sa­ran a sus casas, don­de per­te­ne­cían. En fin, se mul­ti­pli­can los ejem­plos de mar­xis­tas que no acep­ta­ban las ideas de Marx y Engels al res­pec­to en El Mani­fies­to Comu­nis­ta y otros escri­tos.

Aho­ra bien, una de las figu­ras cla­ves por imple­men­tar en la prác­ti­ca las ideas desa­rro­lla­das por Engels y Bebel, fue Cla­ra Zet­kin (1857−1933), diri­gen­te del movi­mien­to Social­de­mó­cra­ta Ale­mán. Mili­tó incan­sa­ble­men­te por la orga­ni­za­ción polí­ti­ca de las muje­res y por eso mis­mo cho­có muchas veces con los diri­gen­tes más con­ser­va­do­res del movi­mien­to obre­ro que desea­ban excluir a las muje­res de la fuer­za labo­ral para deman­dar un sala­rio fami­liar. Sin embar­go, Zet­kin fue muy cla­ra en el Con­gre­so fun­da­cio­nal de la Segun­da Inter­na­cio­nal (1889): “No es el tra­ba­jo feme­nino lo que lle­va a la baja de los sala­rios al com­pe­tir con el tra­ba­jo mas­cu­lino, sino la explo­ta­ción del tra­ba­jo feme­nino por par­te de los capi­ta­lis­tas que se lo apro­pian”. Otro de los pun­tos más cla­ros de Zet­kin fue expli­car la opre­sión feme­ni­na en una cla­ve cla­sis­ta dado que pos­tu­la­ba una “cues­tión feme­ni­na” para cada cla­se de la socie­dad capi­ta­lis­ta. De tal modo enten­día que las muje­res de cla­se alta esta­ban ante todo preo­cu­pa­das por la liber­tad para admi­nis­trar sus pro­pie­da­des; las muje­res de cla­se media, edu­ca­das desea­ban edu­car­se y obte­ner opor­tu­ni­da­des labo­ra­les, es decir bus­ca­ban la libre com­pe­ten­cia entre el hom­bre y la mujer. En cam­bio las pro­le­ta­rias por sus intere­ses debían unir­se a los tra­ba­ja­do­res varo­nes para obte­ner mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les para ambos sexos, pues­to que debían tra­ba­jar para apor­tar dine­ro a sus fami­lias. A pesar de la expe­rien­cia per­so­nal de Zet­kin con la hos­ti­li­dad de los diri­gen­tes con­ser­va­do­res que apun­ta­mos más arri­ba, ella siguió insis­tien­do en que la deman­da feme­ni­na de una “com­pe­ten­cia sin ata­du­ras” era una rei­vin­di­ca­ción de muje­res de cla­se media.

Al comen­zar el nue­vo siglo se esta­ble­cía una polí­ti­ca ofi­cial para luchar por la ple­na libe­ra­ción de la mujer. La Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal de Muje­res Socia­lis­tas tuvo lugar al mis­mo tiem­po que el Con­gre­so de la Segun­da Inter­na­cio­nal de 1907. Enton­ces se rati­fi­có el prin­ci­pio del dere­cho de la mujer al tra­ba­jo, la crea­ción de orga­ni­za­cio­nes feme­ni­nas den­tro de los par­ti­dos socia­lis­tas y la pos­tu­ra a favor del sufra­gio feme­nino.

………………………………………………………………………………………………………………..

Biblio­gra­fía: Engels, F. El Ori­gen de la Fami­lia, la Pro­pie­dad pri­va­da y el Esta­do. ED. Cs. Ss. 1984/​/​Gold­man, W. La Mujer, el Esta­do y la Revo­lu­ción. Polí­ti­ca fami­liar y vida social sovié­ti­ca 1917 – 1936. ED. IPS. 2012/​/​Brodsky, J. Eros, Fami­lia y Cam­bios Sis­té­mi­cos. Crí­ti­ca a la nega­ción de la cri­sis fami­liar. ED. Biblos. 2011/​/​Sar­te­lli, E. La Caji­ta Infe­liz. ED RyR. 2006/​/​Shaikh, A. Valor, Acu­mu­la­ción y Cri­sis. ED. RyR. 2006.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *