En Mia­mi hay unos 5700 niños sin hogar

Las fami­lias empo­bre­ci­das por la cri­sis que nun­ca antes habían teni­do que recu­rrir a ayu­das socia­les aho­ra tie­nen que luchar para vivir. Por des­gra­cia, los niños son las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de esta situa­ción socio­eco­nó­mi­ca. Según cálcu­los de la orga­ni­za­ción de escue­las públi­cas del con­da­do de Mia­mi, en la ciu­dad hay unos 5700 estu­dian­tes sin hogar.

Estos niños afron­tan de una mane­ra muy dife­ren­te al res­to su jor­na­da esco­lar, algu­nos duer­men en coches y otros en cen­tros de aco­gi­da y cuan­do van a la escue­la se sien­ten discriminados.

En los cen­tros de aco­gi­da hacen todo lo posi­ble para inten­tar que los niños ten­gan un entorno nor­mal y que no sean exclui­dos por­que sus fami­lias no ten­gan un hogar don­de vivir. Sin embar­go, estos estu­dian­tes arras­tran muchos pro­ble­mas debi­do a su situa­ción, como estrés y fal­ta de con­cen­tra­ción. Ade­más, las rela­cio­nes con otros niños, que a veces son muy crue­les y los recha­zan, pue­den per­ju­di­car su salud mental.

Datos ofi­cia­les reve­lan que el núme­ro de meno­res sin hogar que acu­den a escue­las de Mia­mi aumen­tó en un 12% con res­pec­to al año pasa­do. Cual­quier con­tra­tiem­po, como sufrir una enfer­me­dad o un acci­den­te, se con­vier­te en una pesa­di­lla cuan­do las fami­lias no cuen­tan con nin­gún tipo de ingre­so por cau­sa del des­em­pleo. Pero la situa­ción sigue empeo­ran­do dado que las auto­ri­da­des han recor­ta­do la inver­sión en edu­ca­ción y ayu­das socia­les, dejan­do des­pro­te­gi­dos a los más vulnerables.

Las secue­las emo­cio­na­les pue­den mar­car de por vida a esta nue­va gene­ra­ción de esta­dou­ni­den­ses, algo que pue­de afec­tar seria­men­te al futu­ro del país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *