Mar­xis­tas pero no comu­nis­tas- Gabriel Sán­chez Anto­nuc­ci

Todos sabe­mos que el mar­xis­mo paso de moda en los 80’s, fue­ron momen­tos difí­ci­les, muchos com­pa­ñe­ros murie­ron ase­si­na­dos por la dic­ta­du­ra, otros se fue­ron al exi­lio y se vol­vie­ron euro­peos, otros tan­tos se die­ron rápi­da­men­te vuel­ta la cha­que­ta, muchos de esos últi­mos ter­mi­na­ron, para­dó­ji­ca­men­te, tra­ba­jan­do en altos car­gos del Esta­do, inclu­so algu­nos, con tiem­po y esfuer­zo, lle­ga­ron a ser Secre­ta­rios Gene­ra­les de Gobierno. Otros, los menos, siguie­ron sien­do mar­xis­tas, en la clan­des­ti­ni­dad de los años más duros pri­me­ro, y en el silen­cio frío de la indi­fe­ren­cia des­pués. Las uni­ver­si­da­des, otro­ra cen­tros de ebu­lli­ción social, don­de daban cla­ses pro­fe­so­res com­pro­me­ti­dos y se for­ma­ban miles de estu­dian­tes con voca­ción social y espí­ri­tu com­ba­ti­vo, caían aho­ra estre­pi­to­sa­men­te en el silen­cio ador­me­ce­dor que les impo­nía la cen­su­ra fas­cis­ta. Se cerra­ron las carre­ras más pro­ble­má­ti­cas, en don­de más pro­fun­da­men­te había cala­do la “infil­tra­ción mar­xis­ta”, las direc­cio­nes mili­ta­ri­za­das se des­hi­cie­ron de biblio­te­cas com­ple­tas de facul­ta­des, escue­las y depar­ta­men­tos, se prohi­bió cual­quier lite­ra­tu­ra sos­pe­cho­sa y los estu­dian­tes fue­ron obli­ga­dos a leer foto­co­pias con pagi­nas cor­che­tea­das, ahí don­de se hicie­ra la míni­ma alu­sión al mar­xis­mo.

En las uni­ver­si­da­des, con el tiem­po, los ex mar­xis­tas des­ilu­sio­na­dos, caían rui­do­sa­men­te en el pos-estruc­tu­ra­lis­mo y en pos­mo­der­nis­mo, las uni­ver­si­da­des se lle­na­ban de derri­dea­nos, fou­caul­tia­nos y nietz­chea­nos.

Pero es hoy en Chi­le, en este caos de ebu­lli­ción social, impul­sa­do por miles y miles de estu­dian­tes, en que la izquier­da a cre­ci­do (para todos lados), en las uni­ver­si­da­des, los estu­dian­tes más crí­ti­cos optan por ser mar­xis­tas, los par­ti­dos polí­ti­cos y los colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes mar­xis­tas han cre­ci­do abun­dan­te­men­te y cada día su acti­vi­dad polí­ti­ca es cada vez más visi­ble. Es por eso mis­mo que creo nece­sa­rio hoy, más que nun­ca, revi­sar la idea de mar­xis­mo, y de su pro­fun­da con­cor­dan­cia con un hori­zon­te comu­nis­ta.

La opi­nión gene­ral sobre este hecho es que el aban­dono de la idea de comu­nis­mo se debe en pri­mer lugar, a la gran des­ilu­sión que pro­vo­ca­ron los “socia­lis­mo reales”, con sus glo­rias y atro­ci­da­des, pare­cie­ra ser que el com­pro­mi­so polí­ti­co, lo que se pone en ries­go al decir­se comu­nis­ta, es dema­sia­do gran­de. Pero ese es el pro­ble­ma de los inte­li­gen­tes que solo pien­san en tér­mi­nos de lo real, para los revo­lu­cio­na­rios en cam­bio, lo real nun­ca debe estar por sobre lo posi­ble, lo posi­ble es siem­pre más impor­tan­te que lo que de hecho ocu­rre u ocu­rrió, pen­sar en tér­mi­nos de lo posi­ble es pro­pio de los revo­lu­cio­na­rios. Y lo posi­ble es que el comu­nis­mo, una socie­dad en que no hay luchas de cla­ses, en que la opre­sión, la explo­ta­ción y el sufri­mien­to no están con­te­ni­das en ins­ti­tu­cio­nes cosi­fi­ca­das, es abso­lu­ta­men­te posi­ble, por sobre, e inclu­so por fue­ra de los fra­ca­sos pasa­dos. Pero en segun­do lugar, la difi­cul­tad de los mar­xis­tas para decir­se comu­nis­tas, radi­ca que se asu­me una idea pro­fun­da­men­te ilus­tra­da de mar­xis­mo, se asu­me al mar­xis­mo como una suer­te de méto­do o de cien­cia, se asu­me la dife­ren­cia webe­ria­na entre cien­cia y polí­ti­ca.

Pero creo, por otro, que la ten­den­cia a rene­gar de un hori­zon­te polí­ti­co como lo es el comu­nis­mo, res­pon­de a la exis­ten­cia de una pro­fun­da des­con­fian­za en los órga­nos par­ti­da­rios clá­si­cos, y de una con­se­cuen­te con­fu­sión entre estos y la idea gene­ral de comu­nis­mo. Los sal­tos tec­no­ló­gi­cos en la pro­duc­ción, por otro lado, tuvie­ron un corre­la­to en todos los momen­tos de la vida social, en un mun­do pos-for­dis­ta, en que ya no es nece­sa­ria la homo­ge­nei­dad gene­ra­li­za­da para ejer­cer el poder y el domi­nio, han ido apa­re­cien­do diver­sas for­mas de hete­ro­ge­nei­dad cul­tu­ral, una hete­ro­ge­nei­dad con­tro­la­da y esti­mu­la­da por el con­trol, aho­ra en red, de los gran­des blo­ques hege­mó­ni­cos. Cual­quier otre­dad que ame­na­ce con ope­rar polí­ti­ca, cul­tu­ral o eco­nó­mi­ca­men­te por fue­ra de los mar­ge­nes esta­ble­ci­dos, es rápi­da­men­te opri­mi­do.

Estos hechos han per­mi­ti­do que la inte­lec­tua­li­dad, en par­ti­cu­lar la que se dedi­ca a las cien­cias socia­les, se refu­gie en una idea pro­fun­da­men­te ilus­tra­da de mar­xis­mo, en la que el mar­xis­mo apa­re­ce como una suer­te de cien­cia ver­da­de­ra, mar­co teó­ri­co o como mero méto­do. Esta idea ilus­tra­da ve al mar­xis­mo como mera opción teó­ri­ca de la cual se sigue un cier­to acti­vis­mo polí­ti­co radi­cal, lle­va a ima­gi­nar a los mar­xis­tas solo como cien­tí­fi­cos (como Grams­ci, Lukacs o Maria­te­gui) o como van­guar­dia que diri­ge las masas popu­la­res. Al inte­lec­tual mar­xis­ta le cues­ta ima­gi­nar que el obre­ro ita­liano o el cam­pe­sino nica­ra­güen­se tam­bién era mar­xis­ta. Para los inte­lec­tua­les, para los ilus­tra­dos, es nece­sa­rio haber leí­do “El Capi­tal” para ser mar­xis­ta, una cues­tión bas­tan­te difí­cil si con­si­de­ra­mos que la mayor par­te de los mar­xis­tas del siglo XIX y XX ape­nas sabia leer y escri­bir.

Esta pos­tu­ra ilus­tra­da en los cien­tis­tas socia­les lle­va a evi­tar los espa­cios más pro­ble­má­ti­cos en los que por ejem­plo, Sta­lin o el Maris­cal Tito apa­re­cen como meros polí­ti­cos, “no eran ver­da­de­ros mar­xis­tas”, “eran buró­cra­tas que defor­ma­ron el mar­xis­mo”. Lle­va a pesar un “mar­xis­mo ver­da­de­ro” fren­te a “des­via­cio­nes” o “defor­ma­cio­nes” de todo tipo.

¿Es el mar­xis­mo una cien­cia?

El mar­xis­mo no es de suyo una cien­cia, ni menos una dis­ci­pli­na social, a pesar de la exis­ten­cia de una pro­fun­da matriz ilus­tra­da en el mar­xis­mo del siglo XX, impul­sa­da por la dog­ma­ti­za­ción que el pro­pio mar­xis­mo nece­si­tó para exten­der­se de mane­ra masi­va y homo­gé­nea en un mun­do indus­tria­li­za­do. Hay, en la his­to­ria del mar­xis­mo, un dis­cur­so cien­ti­fi­cis­ta, en el que se dice que el mar­xis­mo es cien­tí­fi­co, que hay comu­nis­mo cien­tí­fi­co, que hay socia­lis­mo cien­tí­fi­co. Sin embar­go, tan­to las carac­te­rís­ti­cas con­cep­tua­les como his­tó­ri­cas difie­ren en un sen­ti­do muy pro­fun­do con el con­cep­to y la his­to­ria de la cien­cia, y en par­ti­cu­lar, de las dis­ci­pli­nas socia­les.

No es posi­ble asi­mi­lar al mar­xis­mo a la cien­cia en gene­ral, pero tam­po­co a las cien­cias socia­les como dis­ci­pli­nas, hay en la obra de Marx una serie de ele­men­tos que mues­tran su hon­da tras­cen­den­cia sobre la racio­na­li­dad cien­tí­fi­ca moder­na, una for­ma ejem­plar de enten­der esto es com­pa­rar la eco­no­mía mar­xis­ta con la eco­no­mía bur­gue­sa. En la eco­no­mía bur­gue­sa (en bue­nas cuen­tas cien­tí­fi­ca) se asu­me como prin­ci­pio una esta­bi­li­dad, una quie­tud per­ma­nen­te (com­pe­ten­cia de agen­tes eco­nó­mi­cos en un con­tex­to de igual­dad de con­di­cio­nes) fren­te a la cual apa­re­cen ele­men­tos exter­nos que lue­go son incor­po­ra­dos, como tales, a la teo­ría, las cri­sis eco­nó­mi­cas son enten­di­das como efec­tos de situa­cio­nes exter­nas, como catás­tro­fes natu­ra­les (inun­da­cio­nes, sequías, terre­mo­tos), o sim­ple­men­te como efec­tos de la sub­je­ti­vi­dad huma­na (temor de los inver­sio­nis­tas, con­flic­tos mili­ta­res, erro­res admi­nis­tra­ti­vos, etc.). En la eco­no­mía mar­xis­ta, en cam­bio, las cri­sis son un ele­men­to ini­cial, el capi­ta­lis­mo es ines­ta­ble de suyo y sus cri­sis no son coyun­tu­ra­les, son sis­te­má­ti­cas.

Mien­tras la eco­no­mía cien­tí­fi­ca se arti­cu­la en torno a la idea de pre­cio, y se desa­rro­lla teó­ri­ca­men­te en fun­ción de la nece­si­dad de resul­ta­dos téc­ni­cos y admi­nis­tra­ti­vos, el mar­xis­mo se arti­cu­la en torno a la idea de valor de cam­bio, a dife­ren­cia del pre­cio, que es un con­cep­to local, que depen­de de un momen­to par­ti­cu­lar y que gira en torno a agen­tes indi­vi­dua­les y par­ti­cu­la­res, valor de cam­bio es un con­cep­to pro­fun­da­men­te his­tó­ri­co en el que hay suje­tos his­tó­ri­cos, en que la his­to­ria mis­ma no es un dato secun­da­rio, opta­ti­vo y exte­rior, enten­di­do como mero trans­cur­so de tiem­po. Al con­tra­rio de la eco­no­mía cien­tí­fi­ca que depen­de de la con­tin­gen­cia de un momen­to y un lugar empí­ri­ca­men­te cons­ta­ta­bles, en el aná­li­sis mar­xis­ta, las cla­ses socia­les y la lucha de cla­ses son visua­li­za­bles de mane­ra ple­na solo a lo lar­go de un perio­do his­tó­ri­co y solo en vir­tud del modo de apro­pia­ción que dife­ren­tes suje­tos socia­les tie­nen res­pec­to del pro­duc­to social.

Pero la eco­no­mía cien­tí­fi­ca ope­ra den­tro de la racio­na­li­dad cien­tí­fi­ca moder­na, que al igual que las cien­cias duras o las cien­cias socia­les, entien­den al todo como una colec­ción de cosas que exis­te en un esta­do de per­ma­nen­te quie­tud, cosas ante­rio­res y exte­rio­res a las rela­cio­nes que en reali­dad las fun­dan como tales, cosas ante­rio­res y exte­rio­res a los suje­tos.

Pero ade­más, nun­ca hay con­se­cuen­cias epis­te­mo­ló­gi­cas que no se sigan de acti­tu­des o nece­si­da­des polí­ti­cas, es per­fec­ta­men­te razo­na­ble que un cien­tí­fi­co opte por hacer cien­cia en vir­tud de las nece­si­da­des téc­ni­cas de las empre­sas o del gran capital1, es per­fec­ta­men­te razo­na­ble que efec­tos epis­te­mo­ló­gi­cos, por muy medio­cres que sean, se sigan de nece­si­da­des polí­ti­cas efec­ti­vas. El mar­xis­mo como méto­do de aná­li­sis con­tie­ne dos cues­tio­nes que pue­den ser dife­ren­cia­bles en deter­mi­na­do plano plano; que en su con­cep­to no solo tras­cien­de la racio­na­li­dad cien­tí­fi­ca moder­na, si no que su con­te­ni­do teó­ri­co se sigue de una volun­tad polí­ti­ca radi­cal, el mar­xis­mo es ante todo, una volun­tad revo­lu­cio­na­ria, no una mera teo­ría de la que se siguen con­se­cuen­cias polí­ti­cas, al con­tra­rio, es una volun­tad polí­ti­ca que se ha dado, a si mis­ma, una teo­ría para ope­rar ante la reali­dad. El mar­xis­mo no es una herra­mien­ta para “ver” el mun­do, es una herra­mien­ta para “hacer” el mun­do, para ope­rar sobre el.

Sobre la idea de comu­nis­mo

Algu­na vez, hace mucho tiem­po, los cris­tia­nos pre­di­ca­ron la “bue­na nue­va”, la “bue­na nue­va” con­sis­tía en que el Dios cris­tiano, que había veni­do a la tie­rra en la for­ma de un car­pin­te­ro y que había sido per­se­gui­do y cru­ci­fi­ca­do por andar hablan­do cosas raras, había resu­ci­ta­do en la “Eccle­sia”, es decir en la comu­ni­dad cris­tia­na. Como todos saben, con el tiem­po, el cris­tia­nis­mo se expan­dió por Euro­pa y duró mucho tiem­po. Se lla­ma comu­nis­mo, en su ver­sión medie­val, a la idea de pro­pie­dad comu­nal de los bie­nes, pre­di­ca­da por los cris­tia­nos pri­mi­ti­vos, esta idea de comu­nis­mo reco­rrió toda la his­to­ria mar­gi­nal euro­pea duran­te la épo­ca medie­val, sir­vien­do como fun­da­men­to reli­gio­so y polí­ti­co, por ejem­plo, para gran­des revo­lu­cio­nes cam­pe­si­nas hacia 1520 d.c.2 La idea medie­val de comu­nis­mo tuvo un fuer­te impac­to entre la inte­lec­tua­li­dad euro­pea, en par­ti­cu­lar, en la ale­ma­na. Moses Hess fue uno de los últi­mos inte­lec­tua­les pre­di­ca­do­res de la pro­pie­dad comu­nal de los bie­nes en ‑el sen­ti­do medieval‑, Marx, ami­go cer­cano de Hess, pen­só que la idea de la pro­pie­dad comu­nal de Hess cal­za­ba muy bien en el mapa de sus pro­pias for­mu­la­cio­nes teó­ri­cas, la idea moder­na de comu­nis­mo, la idea que ha pri­ma­do duran­te los últi­mos 200 años, no solo estu­vo pro­fun­da­men­te impreg­na­da del lai­cis­mo huma­nis­ta de Marx, si no, por sobre todo, por que se espe­ci­fi­ca­ba la pro­pie­dad común de los medios de pro­duc­ción. Con el tiem­po, la idea de pro­pie­dad comu­nal de los medios de pro­duc­ción fue apro­pia­da por el movi­mien­to obre­ro y por el mar­xis­mo, y usa­da como con­sig­na polí­ti­co-teó­ri­ca fun­da­men­tal.

La idea de comu­nis­mo, en prin­ci­pio, no tie­ne por que corres­pon­der a un tipo de admi­nis­tra­ción polí­ti­ca en que un Esta­do de dere­cho cen­tra­li­za­do posee la pro­pie­dad y el con­trol de las empre­sas indus­tria­les, al esti­lo de la Unión Sovié­ti­ca, o en gene­ral, al esti­lo de los “socia­lis­mos reales”, en pri­mer lugar, por que esa idea es muy pos­te­rior, fue pro­mul­ga­da por un eco­no­mis­ta ita­liano lla­ma­do Enri­co Baro­ne en 1908 y solo comen­zó a ser apli­ca­da a comien­zos de la pri­me­ra gue­rra mun­dial, y en segun­do lugar, por que no hay razo­nes para pen­sar que los medios de pro­duc­ción y la divi­sión social del tra­ba­jo ten­gan que estar obli­ga­to­ria­men­te bajo el con­trol social cris­ta­li­za­do en un Esta­do de dere­cho clá­si­co. La lucha por el con­trol de Esta­do no es el fin de una revo­lu­ción socia­lis­ta, es solo el comien­zo.

Ese hacer el mun­do, con­te­ni­do en la volun­tad comu­nis­ta, es pre­ci­sa­men­te el con­te­ni­do que ani­ma al mar­xis­mo que, ante todo, es ante todo una volun­tad revo­lu­cio­na­ria, una volun­tad que tie­ne como cen­tro fun­da­men­tal, la idea de que solo un cam­bio radi­cal en la reali­dad esta­ble­ci­da pue­de ale­jar­nos de la vio­len­cia estruc­tu­ral, de la infe­li­ci­dad cosi­fi­ca­da, de la explo­ta­ción his­tó­ri­ca, del domi­nio de cla­se, de la medio­cri­dad per­ma­nen­te, y acer­car­nos a un hori­zon­te en que la vida huma­na no sea sino abun­dan­cia de huma­ni­dad, un hori­zon­te en el que la injus­ti­cia y la des­igual­dad no estén cosi­fi­ca­das en la his­to­ria, un hori­zon­te en que la feli­ci­dad sea tra­za­ble en tér­mi­nos pura­men­te ínter­sub­je­ti­vos y que no depen­da de ins­ti­tu­cio­nes cosi­fi­ca­das y alie­nan­tes, un hori­zon­te en que el pro­duc­to social este admi­nis­tra­do de mane­ra abso­lu­ta por los que lo pro­du­cen, no por bur­gue­ses o buró­cra­tas, un hori­zon­te en que cada uno pue­da desa­rro­llar su huma­ni­dad en vir­tud de la socie­dad que lo pro­du­ce, una socie­dad de entes libres, que se han ente­ra­do que hacen toda la his­to­ria. Esa socie­dad es el comu­nis­mo, ale­ja­dos ya de las derro­tas pasa­das, ente­rra­das como mera nota pie de pagi­na en una la his­to­ria y un pasa­do que no nece­si­ta­mos, el comu­nis­mo es puro futu­ro, con­te­ni­do puro que debe ser lle­na­do por nues­tra volun­tad. Por sobre la reali­dad míni­ma del pasa­do, por sobre las derro­tas insig­ni­fi­can­tes, comu­nis­mo es la socie­dad en que no hay explo­ta­ción, en que la valo­ri­za­ción de un suje­to no depen­de de la des­va­lo­ri­za­ción cosi­fi­ca­da de otro suje­to, en que la cosi­fi­ca­ción esta situa­da en la his­to­ria, y depen­de ple­na­men­te de la volun­tad huma­na.

* Refe­ren­cias: La mayor par­te del con­te­ni­do de este articu­lo corres­pon­den a las ideas del pro­fe­sor Car­los Pérez Soto, que se pue­den encon­trar en sus libros, todos dis­po­ni­bles en inter­net, en par­ti­cu­lar en “Para una crí­ti­ca del poder buro­crá­ti­co. Comu­nis­tas otra vez”. LOM Edi­cio­nes, San­tia­go, 2001; “Sobre un con­cep­to his­tó­ri­co de Cien­cia. De la epis­te­mo­lo­gía actual a la Dia­léc­ti­ca”. LOM Edi­cio­nes, San­tia­go, 2008; “Des­de Hegel. Para una cri­ti­ca radi­cal de las cien­cias socia­les”, Mexi­co, 2001; y “Pro­po­si­ción de un mar­xis­mo hege­liano”. Edi­to­rial ARCIS, San­tia­go. Y de mane­ra más espe­ci­fi­ca, en otros artícu­los publi­ca­dos bajo Edi­cio­nes Cli­na­men, que ha publi­ca­do tex­tos del pro­fe­sor bajo la ini­cia­ti­va de Copy­left y de Crea­ti­ve Com­mos. Es posi­ble ade­más encon­trar muchas otras de las ideas expues­tas aquí en las cáte­dras que rea­li­za en dis­tin­tas uni­ver­si­da­des.

Notas:

1 Si, la elec­ción que un indi­vi­duo hace res­pec­to de la tota­li­dad que es el capi­ta­lis­mo es per­fec­ta­men­te racio­nal, los mar­xis­tas no nece­si­ta­mos argu­men­tos éti­cos para cri­ti­car al capi­ta­lis­mo, se pue­de hacer polí­ti­ca con cri­ti­cas mora­les, pero no se pue­de fun­da­men­tar la polí­ti­ca a par­tir de una éti­ca, eso se lo pode­mos al Hogar de Cris­to.

2Ver, por ejem­plo, las revuel­tas cam­pe­si­nas en la Ale­ma­nia medie­val, impul­sa­das por Tho­mas Mun­tzer.

La Rosa Blin­da­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *