Las inten­cio­nes de Urku­llu son una ame­na­za para el futu­ro y el bien­es­tar de la socie­dad vas­ca- LAB Sin­di­ka­tua

Si hay algo que se ha demos­tra­do en los últi­mos tiem­pos es la inuti­li­dad de las polí­ti­cas basa­das en el des­pil­fa­rro y la espe­cu­la­ción para el bien­es­tar del con­jun­to de la socie­dad. Los mega­pro­yec­tos son un ejem­plo de ello, y el Tren de Alta Velo­ci­dad (TAV) su expre­sión máxi­ma.
Esta infra­es­truc­tu­ra ferro­via­ria se ha con­ver­ti­do en un gran las­tre para el Esta­do espa­ñol: gas­tos que no se amor­ti­zan, bajo núme­ro de via­je­ros, alto cos­te de los bille­tes, millo­na­rio gas­to de man­te­ni­mien­to,… Lejos de apren­der la lec­ción, los Gobier­nos de Gas­teiz e Iru­ñea apro­ba­ron la cons­truc­ción del TAV, cuyo cos­te total va a supe­rar los 9.000 millo­nes de euros.

El balan­ce de estos años de impo­si­ción de un pro­yec­to no refren­da­do por la socie­dad vas­ca, no pue­de ser más nega­ti­vo. ¿Para qué han ser­vi­do los millo­nes de euros que se han des­ti­na­do para ello? Es evi­den­te que no ha ser­vi­do para crear empleo. El paro sigue cre­cien­do has­ta lle­gar a las 213.816 per­so­nas des­em­plea­das. No ha ser­vi­do para crear empleo de cali­dad. Son cons­tan­tes las denun­cias de incum­pli­mien­to de con­ve­nios pro­vin­cia­les, fal­ta de segu­ri­dad labo­ral, lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo, acci­den­tes labo­ra­les, tem­po­ra­li­dad… Ni tam­po­co ha ser­vi­do para mejo­rar los ser­vi­cios públi­cos. El dine­ro que los Gobier­nos de Gas­teiz e Iru­ñea están des­vian­do al TAV en for­ma de par­ti­das pre­su­pues­ta­rias cada vez más cre­cien­tes, se está res­tan­do de la sani­dad, la edu­ca­ción, de las polí­ti­cas de crea­ción de empleo, de la depen­den­cia, de las ren­tas de ingre­sos míni­mos etc.

El TAV se está tra­gan­do nues­tro futu­ro. El bene­fi­cio de las gran­des cons­truc­to­ras supo­ne cor­tar de cua­jo la posi­bi­li­dad de cons­truir una socie­dad más igua­li­ta­ria, con ser­vi­cios públi­cos que satis­fa­gan las nece­si­da­des de la mayo­ría, que pro­mue­va un mode­lo eco­nó­mi­co más social y demo­crá­ti­co.

Por ello, para el sin­di­ca­to LAB nos pare­ce inau­di­ta y alar­man­te la inten­ción de Urku­llu de com­pro­me­ter y ade­lan­tar el dine­ro de las obras del TAV, copian­do así la polí­ti­ca de Yolan­da Bar­ci­na en Nafa­rroa. En estos momen­tos en que se anun­cian nue­vos ata­ques a los dere­chos socia­les, que se acu­mu­lan a los que ya se venían apli­can­do, plan­tea­mien­tos como los de Urku­llu supo­nen un gra­ve peli­gro y ries­go para el bien­es­tar de la socie­dad vas­ca.

Urku­llu ante­po­ne sal­var la cara al Esta­do espa­ñol, la ban­ca y las gran­des cons­truc­to­ras a res­pon­der a las urgen­tes nece­si­da­des en mate­ria de salud, edu­ca­ción, pobre­za, vivien­da o desa­rro­llo eco­nó­mi­co exis­ten­tes en nues­tro pue­blo. Por ello, ade­más de mos­trar nues­tro más con­tun­den­te recha­zo, exi­gi­mos un cam­bio radi­cal en las prio­ri­da­des polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. La direc­ción es cla­ra: más dere­chos socia­les, más fis­ca­li­dad pro­gre­si­va, más crea­ción de empleo, más ser­vi­cios públi­cos, más desa­rro­llo local, más sobe­ra­nía.

Eus­kal Herria, 3 de octu­bre de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *