«Aho­ra la corre­la­ción de fuer­zas es dife­ren­te». Entre­vis­ta con San­dra Ramí­rez, coman­dan­ta de las FARC

Cues­ta ima­gi­nar­la ves­ti­da de gue­rri­lle­ra, car­gan­do una mochi­la de 25 kilo­gra­mos, repe­lien­do a tiros el ata­que enemi­go o bus­can­do refu­gio para eva­dir los bom­bar­deos aéreos. Se la cono­ce como San­dra Ramí­rez y dejó el esce­na­rio de gue­rra colom­biano para via­jar a la capi­tal cuba­na a hablar de paz. Has­ta aho­ra es la úni­ca mujer, cono­ci­da públi­ca­men­te, envuel­ta en las con­ver­sa­cio­nes explo­ra­to­rias entre dele­ga­dos de las insur­gen­tes Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) y del gobierno de ese país, enca­be­za­do por Juan Manuel San­tos, para ini­ciar un diá­lo­go des­ti­na­do a «la cons­truc­ción de una paz esta­ble y dura­de­ra».

San­dra Ramí­rez fren­te al Male­cón de La Haba­na

Cuan­do se la vio lle­gar al pri­mer encuen­tro con la pren­sa ofre­ci­do en agos­to en La Haba­na por repre­sen­tan­tes de las FARC, no todos los perio­dis­tas sabían quién era. Pron­to el dato reco­rría el salón: entre los nego­cia­do­res ini­cia­les figu­ra la com­pa­ñe­ra de «Manuel Maru­lan­da», nom­bre de gue­rra de Pedro Anto­nio Marín, fun­da­dor y líder de la gue­rri­lla más lon­ge­va de Amé­ri­ca Lati­na.

Una de las inter­pre­ta­cio­nes de su pre­sen­cia en estas plá­ti­cas es que se reafir­ma la con­ti­nui­dad de un pro­ce­so ini­cia­do por Maru­lan­da, muer­to de un paro car­dia­co en mar­zo de 2008.

«Es su lega­do el que está pre­sen­te. Duran­te sus 60 años de lucha estu­vo bus­can­do una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to, y esa ha sido siem­pre nues­tra voca­ción», afir­mó Ramí­rez en una entre­vis­ta exclu­si­va con IPS.

«Al lado del coman­dan­te Maru­lan­da apren­dí el amor a esta cau­sa que lle­va­mos, lo cual defi­ni­ti­va­men­te impli­ca un com­pro­mi­so mucho mayor. Tra­ba­ja­mos jun­tos muchos años, com­par­ti­mos muchí­si­mas cosas», agre­gó en un momen­to de la con­ver­sa­ción en que las emo­cio­nes pusie­ron en ries­go su hablar pau­sa­do y sose­ga­do.

Ramí­rez es hija de una fami­lia cam­pe­si­na nume­ro­sa –«fui­mos 15 her­ma­nos, las opcio­nes de vida eran esca­sas, sobre todo para noso­tras», las muje­res– y se unió a la gue­rri­lla con 17 años. En mayo cum­plió 48 y aún no se arre­pien­te del camino esco­gi­do. En la mon­ta­ña apren­dió enfer­me­ría y comu­ni­ca­cio­nes e inte­gró el cuer­po de guar­dia de los «cama­ra­das» de la direc­ción nacio­nal de las FARC.

Al pare­cer, así fue como se acer­có sen­ti­men­tal­men­te a Maru­lan­da, a quien acom­pa­ñó y cui­dó en los últi­mos años de su vida.

La pren­sa colom­bia­na recuer­da haber­la vis­to jun­to a él, 10 años atrás, en las con­ver­sa­cio­nes de paz entre las FARC y el gobierno de Andrés Pas­tra­na (1998−2002), en el muni­ci­pio sure­ño de San Vicen­te del Caguán.

IPS: Aque­llos diá­lo­gos fra­ca­sa­ron. ¿Cuál es su expec­ta­ti­va con este que comen­za­rá en Oslo el 8 de octu­bre y que se pre­vé con­ti­núe en La Haba­na?

SANDRA RAMÍREZ: Esta­mos ini­cian­do este nue­vo pro­ce­so de con­ver­sa­cio­nes, a ver si con el esfuer­zo de todos, de la gue­rri­lla, el gobierno y el pue­blo colom­bia­nos, logra­mos una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to.

Las posi­bi­li­da­des de éxi­to (en este empe­ño) siem­pre han esta­do pre­sen­tes, el pro­ble­ma es que la oli­gar­quía colom­bia­na siem­pre se ha nega­do a ceder un milí­me­tro de su esta­tus de poder, des­de el cual eli­mi­na a tiros al opo­si­tor.

IPS: ¿Cree posi­ble con­ver­sar de paz sin cese de hos­ti­li­da­des?

SR: El gobierno de Álva­ro Uri­be (2002−2010) se carac­te­ri­zó por ejer­cer la vio­len­cia extre­ma, no abrió las puer­tas a la paz. Aho­ra la corre­la­ción de fuer­zas es dife­ren­te, tan­to den­tro del país como en el entorno lati­no­ame­ri­cano de Colom­bia, con gobier­nos demo­crá­ti­cos como los de Vene­zue­la, Boli­via o Ecua­dor.

Los pue­blos están adqui­rien­do otras for­mas de lucha y eso inci­de en el pue­blo colom­biano. La deci­sión es sen­tar­se a con­ver­sar, pero la lógi­ca y el mis­mo esce­na­rio nos dirán si hay o no cese del fue­go que, de dar­se en algún momen­to, tie­ne que ser bila­te­ral.

IPS: A comien­zos de los años 90, el líder cubano Fidel Cas­tro, quien coman­dó la insu­rrec­ción arma­da que lo con­du­jo al poder en 1959, comen­zó a des­acon­se­jar ese camino e insis­tió en las posi­bi­li­da­des de la lucha de masas, espe­cial­men­te del «pue­blo uni­do, el pue­blo coor­di­na­do, el pue­blo luchan­do en una mis­ma direc­ción». ¿Qué le pare­ció a usted esa decla­ra­ción?

SR: Las con­di­cio­nes en Colom­bia son muy dife­ren­tes. No hay liber­ta­des para la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca. Afe­rra­da al poder, la ultra­de­re­cha eli­mi­na (físi­ca­men­te) a sus opo­si­to­res; ha cerra­do todas las vías y no nos dejó otra opción que el uso de las armas para que nos escu­chen. Por­que se tra­ta de eso, usa­mos las armas para que nos escu­chen.

IPS: Se dice que las FARC quie­ren nego­ciar por­que están debi­li­ta­das.

SR: Las FARC bus­can la paz des­de que se fun­da­ron y esta es una nue­va opor­tu­ni­dad. Cla­ro, como orga­ni­za­ción que enfren­ta toda la tec­no­lo­gía de pun­ta sumi­nis­tra­da por Esta­dos Uni­dos, no pode­mos negar que hemos sido gol­pea­dos y per­di­do cua­dros valio­sos. Pero eso no sig­ni­fi­ca debi­li­dad.

IPS: ¿Usted con­si­de­ra que hay con­di­cio­nes para que el pue­blo colom­biano acom­pa­ñe este pro­ce­so?

SR: Cla­ro que sí, este diá­lo­go res­pon­de al deseo de indí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes, de todos los movi­mien­tos y sec­to­res socia­les del país. No es un capri­cho del gobierno de San­tos ni de las FARC.

IPS: En los acuer­dos que uste­des con­si­de­ran hoja de ruta de las plá­ti­cas de paz no se men­cio­na la situa­ción de la mujer. ¿A qué se debe?

SR: La situa­ción de la mujer en Colom­bia es tan difí­cil como la de todo el pue­blo colom­biano, por eso no se men­cio­na espe­cí­fi­ca­men­te.

IPS: Alre­de­dor de 40 por cien­to de la tro­pa de las FARC son muje­res; sin embar­go ellas no están en el Secre­ta­ria­do de la orga­ni­za­ción…

SR: Noso­tros cal­cu­la­mos que en este momen­to somos más de 40 por cien­to. No hay muje­res en la direc­ción nacio­nal, pero sí en el Esta­do Mayor Cen­tral y en esca­lo­nes inter­me­dios. A nivel de com­pa­ñías, las hay inte­gran­do los coman­dos de direc­ción.

IPS: Tam­bién en Colom­bia las muje­res sufren vio­len­cia domés­ti­ca y el machis­mo que las dis­cri­mi­na. ¿Exis­ten esos pro­ble­mas en la gue­rri­lla?

SR: Nues­tra orga­ni­za­ción bro­tó de las entra­ñas de la socie­dad colom­bia­na y no está aje­na a esas reali­da­des. Pero en su seno se con­tri­bu­ye a la pre­pa­ra­ción de las com­ba­tien­tes para que se expre­sen, par­ti­ci­pen, tomen deci­sio­nes y hagan valer sus dere­chos. Tene­mos nor­mas dis­ci­pli­na­rias y no se per­mi­ten riñas y menos vio­len­cia con­tra la mujer.

IPS: ¿Es ver­dad que hay niños en la gue­rri­lla?

SR: Ha habi­do casos excep­cio­na­les, con hijos o hijas de gue­rri­lle­ras o gue­rri­lle­ros muer­tos en com­ba­te. A veces sus abue­li­tos no pue­den cui­dar­los y son muy vigi­la­dos y per­se­gui­dos por la poli­cía o el ejér­ci­to. No que­da más reme­dio que lle­var­los con noso­tros. Les damos una edu­ca­ción, se desig­na a algún com­ba­tien­te para que los atien­da, tra­ta­mos de dar­les la mejor aten­ción.

IPS: ¿Qué pasa si ese niño o niña quie­re mar­char­se?

SR: Se ana­li­za la situa­ción. Gene­ral­men­te optan por que­dar­se por un pro­ble­ma de segu­ri­dad. Ha habi­do muchos casos de niños que hoy son exce­len­tes com­ba­tien­tes y has­ta coman­dan­tes.

IPS: ¿Hay pre­sión o coac­ción sobre los jóve­nes para que ingre­sen a la gue­rri­lla?

SR: De nin­gu­na mane­ra. El ingre­so es por volun­tad pro­pia de cada per­so­na, sea hom­bre o mujer. La edad míni­ma para inte­grar­se a las FARC es 15 años.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *