En memo­ria de Eric Hobs­bawm (1917−2012)− Nes­tor Kohan

En recuer­do del vie­jo Hobs­bawm, que cuan­do vino a la Argen­ti­na dio una con­fe­ren­cia rei­vin­di­can­do “a mi com­pa­ñe­ro Rodol­fo Walsh” según sus pro­pias pala­bras.

(A pro­pó­si­to del libro «Entre­vis­ta sobre el siglo XXI» de Eric Hobs­bawm)

La pos­gue­rra euro­pea vivió en el terreno de las ideas una para­do­ja ines­pe­ra­da. Mien­tras el mar­xis­mo iba deca­yen­do cada vez más a nivel polí­ti­co, para­le­la­men­te se iba inser­tan­do cada vez más en las uni­ver­si­da­des y los ámbi­tos aca­dé­mi­cos.

El his­to­ria­dor bri­tá­ni­co y anti­guo direc­tor de la New Left Review Perry Ander­son, uno de los prin­ci­pa­les estu­dio­sos de este fenó­meno estric­ta­men­te occi­den­tal, des­cri­be ese pro­ce­so en dos de sus mejo­res libros (Con­si­de­ra­cio­nes sobre el mar­xis­mo occi­den­tal y Tras las hue­llas del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co). Allí Ander­son con­clu­ye en que una de las prin­ci­pa­les escue­las de pen­sa­mien­to en este sen­ti­do ha sido la de los his­to­ria­do­res socia­lis­tas bri­tá­ni­cos entre los cua­les se encuen­tra Eric Hobs­bawm, jun­to a otros nom­bres céle­bres como Edward Thom­pson, Chris­topher Hill, el medie­va­lis­ta Rod­ney Hil­ton y el his­to­ria­dor de la eco­no­mía Mau­ri­ce Dobb.

Eric Hobs­bawm es qui­zás el mayor de todos ellos (y segu­ra­men­te el más famo­so). Naci­do en una fami­lia judía en Ale­jan­dría en 1917, fue edu­ca­do en Vie­na y Ber­lin, así como tam­bién en Lon­dres y en Cam­brid­ge. Ha sido pro­fe­sor del Birk­beck Colle­ge de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres has­ta su jubi­la­ción y pos­te­rior­men­te de la New School Research de Nue­va York. Con el correr de los años se con­vir­tió en “el his­to­ria­dor vivo más cono­ci­do del mun­do”, como seña­ló en su opor­tu­ni­dad Orlan­do Figes.

¿Qué ha dis­tin­gui­do a Hobs­bawm de la his­to­rio­gra­fía tra­di­cio­nal? El hecho sim­ple y al mis­mo tiem­po com­ple­jo de una escri­tu­ra lla­na que no renun­cia a la pers­pec­ti­va tota­li­zan­te, ya que da cuen­ta tan­to de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos a lar­go pla­zo, como tam­bién de los fenó­me­nos polí­ti­cos, la diná­mi­ca del cam­bio social, los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos y sus apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y los acon­te­ci­mien­tos cul­tu­ra­les, sin dese­char ni uni­la­te­ra­li­zar nin­guno de todos ellos.
Este libro-entre­vis­ta, de lec­tu­ra fácil, ame­na y lle­va­de­ra, no está diri­gi­do a la comu­ni­dad espe­cia­li­za­da de his­to­ria­do­res pro­fe­sio­na­les sino a un públi­co gene­ral. En ese sen­ti­do cons­ti­tu­ye la natu­ral pro­lon­ga­ción de un pen­sa­mien­to que ha rehui­do sis­te­má­ti­ca­men­te todo her­me­tis­mo y todo barro­quis­mo pro­fe­so­ral.

En el pró­lo­go, Josep Fon­ta­na ‑otro his­to­ria­dor- se expla­ya sobre las vir­tu­des de la obra de Hobs­bawm y sobre sus ven­ta­jas en com­pa­ra­ción con otras “his­to­rias del siglo XX” rea­li­za­das poco tiem­po des­pués que la de Hobs­bawm (quien publi­có su tra­ba­jo His­to­ria del siglo XX en 1994). Estas otras his­to­rias alter­na­ti­vas fue­ron empren­di­das por la Uni­ver­si­dad de Oxford y por la de Colum­bia con el mis­mo títu­lo. Ambas son, según Fon­ta­na, infe­rio­res a la de Hobs­bawm pues han sido estruc­tu­ra­das o par­tien­do de una visión com­ple­ta­men­te euro­cen­tris­ta (la de Oxford) o de una sim­ple suma­to­ria de tra­ba­jos mono­grá­fi­cos dis­per­sos sin hila­ción lógi­ca (la de Colum­bia). En cam­bio la de Hobs­bawm pro­por­cio­na­ría la ganan­cia de haber dibu­ja­do como un todo cohe­ren­te al siglo XX, inte­gran­do las múl­ti­ples deter­mi­na­cio­nes del pro­ce­so his­tó­ri­co.

¿Qué apor­ta enton­ces esta Entre­vis­ta sobre el siglo XXI que no estu­vie­ra ya en su His­to­ria del siglo XX? Un balan­ce pos­te­rior, siem­pre de con­jun­to. Por ello podría leer­se este nue­vo libro suyo como un com­ple­men­to o apos­ti­llas al ante­rior.
En éste últi­mo inten­ta un balan­ce no sólo de pro­ble­mas his­tó­ri­cos del siglo “cor­to” (como él bau­ti­zó al siglo XX pues habría comen­za­do con la pri­me­ra gue­rra mun­dial en 1914 y habría ter­mi­na­do con la caí­da de la URSS en 1991) sino tam­bién de expe­rien­cias bio­grá­fi­cas y per­so­na­les, uno de los tra­mos más atra­pan­tes del tex­to. La obra vie­ne enton­ces a coro­nar las cua­tro “eras” redac­ta­das por el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co: La era de la revo­lu­ción 1789 – 1848; La era del capi­tal 1848 – 1875; La era del impe­rio 1875 – 1914 y final­men­te el ya men­cio­na­do His­to­ria del siglo XX, pero con el adi­ta­men­to de que esta vez Hobs­bawm se con­vier­te en uno de los pro­ta­go­nis­tas de la tra­ma.
Los temas alre­de­dor de los cua­les gira la entre­vis­ta son muy varia­dos y vuel­ven a poner en el tape­te la plu­ra­li­dad de ángu­los des­de los cua­les Hobs­bawm abor­da la his­to­ria.

El tex­to comien­za por la jus­ti­fi­ca­ción del entre­vis­ta­dor ita­liano Anto­nio Poli­to de pedir­le a un his­to­ria­dor del pasa­do la opi­nión sobre el futu­ro. Allí Hobs­bawm afir­ma que “den­tro de cier­tos lími­tes, noso­tros debe­mos hacer un esfuer­zo de pre­vi­sión, pero sin olvi­dar nun­ca el peli­gro que se corre de con­ver­tir esa pre­vi­sión en cari­ca­tu­ra”. De este modo Hobs­bawm deja plan­tea­das sus dife­ren­cias con la meta­fí­si­ca futu­ro­ló­gi­ca tan a la moda en este cam­bio de siglo.
Más ade­lan­te, con­ti­núa con un balan­ce acer­ca de la gue­rra y en par­ti­cu­lar la más recien­te de todas: la de la ex Yugos­la­via. Fren­te a este con­flic­to que divi­dió tajan­te­men­te las aguas de la inte­lec­tua­li­dad euro­pea Hobs­bawm expre­sa de mane­ra explí­ci­ta y polé­mi­ca su “escep­ti­cis­mo sobre las moti­va­cio­nes mora­les de la gue­rra de Koso­vo”. Una visión crí­ti­ca que con­tras­ta con el triun­fa­lis­mo beli­cis­ta de muchos otros inte­lec­tua­les “lúci­dos y bien­pen­san­tes”.
Los dos capí­tu­los siguien­tes están cen­tra­dos en el aná­li­sis de la situa­ción geo­po­lí­ti­ca actual y futu­ra del rei­na­do de los Esta­dos Uni­dos sobre el res­to de Occi­den­te. En ese rubro Hobs­bawm tam­bién deja escu­char su voz crí­ti­ca y en algu­na medi­da des­con­fia­da del actual nue­vo orden mun­dial, aun­que sin des­ba­rran­car­se nun­ca en un jui­cio apo­ca­líp­ti­co sobre el mis­mo.

Tam­bién se expla­ya amplia­men­te sobre la dis­cu­ti­da glo­ba­li­za­ción, fren­te a la cual recla­ma al lec­tor no con­fun­dir ese pro­ce­so de mun­dia­li­za­ción impa­ra­ble con la ideo­lo­gía neo­li­be­ral defen­di­da por von Hayek y Mil­ton Fried­man (los teó­ri­cos de la “Escue­la de Chica­go”), obje­to de la crí­ti­ca del empre­sa­rio Geor­ge Soros y has­ta de los eco­no­mis­tas libe­ra­les Krug­man o Bhag­wa­ti.

En esa órbi­ta atra­ve­sa­da por la mun­dia­li­za­ción Hobs­bawm se esfuer­za por hacer un balan­ce de la expe­rien­cia de la izquier­da euro­pea y nor­te­ame­ri­ca­na par­tien­do del pre­su­pues­to de que las cate­go­rías de “izquier­da” y “dere­cha” siguen exis­tien­do (para él las coor­de­na­das de la izquier­da esta­rían deli­mi­ta­das por la con­ti­nui­dad entre la revo­lu­ción fran­ce­sa de 1789 y los socia­lis­mos del siglo XX, inclu­yen­do den­tro de ese amplí­si­mo para­guas inte­gra­dor has­ta al Par­ti­do Demó­cra­ta –¡pre­si­den­te Clin­ton inclui­do!- de los Esta­dos Uni­dos)…

En uno de sus prin­ci­pa­les tra­mos Hobs­bawm sien­ta posi­ción sobre su rela­ción con el otro gran­de de la his­to­rio­gra­fía bri­tá­ni­ca: E.P.Thompson (expul­sa­do del PC inglés en 1956, ins­ti­tu­ción de la cual Hobs­bawm nun­ca se fue ter­mi­nan­te­men­te aun­que sí se ale­jó de a poco has­ta su pos­te­rior diso­lu­ción).

En los seg­men­tos fina­les, Hobs­bawm ana­li­za los efec­tos pre­sen­tes y poten­cia­les de la glo­ba­li­za­ción y sus reper­cu­sio­nes en la vida coti­dia­na (área don­de el entre­vis­ta­dor lle­ga a pre­gun­tar­le has­ta su opi­nión sobre el Via­gra y lo que deno­mi­na “cos­mé­ti­ca del bien­es­tar”, reba­jan­do inne­ce­sa­ria­men­te por momen­tos el nivel de las pre­gun­tas). Tam­bién se inter­na en los lazos que unen a Hobs­bawm con la cul­tu­ra de Ita­lia (país de ori­gen del entre­vis­ta­dor).

Mira­do en su con­jun­to, este nue­vo libro de Hobs­bawm nos deja un abi­ga­rra­do colla­ge de pos­ta­les a mitad de camino entre la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca “macro”, la pre­vi­sión his­tó­ri­ca y el libro de memo­rias, rea­li­za­do por uno de los inte­lec­tua­les más pres­ti­gio­sos de las últi­mas déca­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *