Vene­zue­la 7 Octu­bre, Una bata­lla estra­té­gi­ca para el pue­blo- Feli­pe Cue­vas

Mien­tras que en su cam­pa­ña elec­to­ral la polí­ti­ca bur­gue­sa vene­zo­la­na cons­tru­yó un esque­ma adap­ta­do a su con­di­ción de filial impe­ria­lis­ta, recor­de­mos que aho­ra con aque­llo de la glo­ba­li­za­ción la cla­se bur­gue­sa defi­ne sus intere­ses “glo­bal­men­te”. Repa­re­mos en una sín­te­sis de sus tro­pe­lías: Fal­si­fi­có la uni­dad de sus par­ti­da­rios para apa­ren­tar un fren­te de cho­que con­tra el pue­blo y el gobierno boli­va­riano; sin mor­der­se la len­gua invo­có la exis­ten­cia de una dic­ta­du­ra que le limi­ta sus deseos de cla­se; empleó el pro­ce­so elec­to­ral como nego­cio con gran­des redes de finan­cia­mien­to y ser­vi­cios de cam­pa­ña; pro­yec­tó un pro­gra­ma neo­li­be­ral que lue­go tuvo que enga­ve­tar has­ta su ten­ta­ti­va apli­ca­ción; creó un cin­tu­rón sani­ta­rio en cada acto pro­se­li­tis­ta para con­tro­lar un exiguo públi­co cau­ti­vo; lle­vó inti­mi­da­ción y vio­len­cia a don­de quie­ra que se pre­sen­ta­ba su can­di­da­to; se negó a reco­no­cer su con­di­ción de cla­se en mino­ría; des­co­no­ció la fla­gran­te con­tra­dic­ción y far­sa entre su dis­cur­so pro­gre­sis­ta y sus inten­cio­nes retró­gra­das; des­vir­tuó los intere­ses popu­la­res para hacer true­que con el “res­pe­to a la gran pro­pie­dad pri­va­da”, el afán de lucro y la explo­ta­ción; sabe­do­ra de su derro­ta se dedi­có a cul­ti­var la pers­pec­ti­va del inter­ven­cio­nis­mo, ame­na­zó con la cri­sis social y la gue­rra; con­tra todo inte­rés nacio­nal no se can­só de pre­di­car la vuel­ta al patio tra­se­ro de los grin­gos; reco­gió cada una de las pro­vo­ca­cio­nes exte­rio­res cual linea­mien­tos sagra­dos.

De esta mane­ra ante el pue­blo des­car­gó su frus­tra­ción apun­ta­lan­do la tute­la yan­qui como pre­con­di­ción de que dicha bur­gue­sía crio­lla sea nue­va­men­te colo­ca­da para saquear al país a sus anchas, cum­plien­do con el papel de reser­vo­rio de recur­sos, mano de obra bara­ta, eco­no­mía depen­dien­te de los orga­nis­mos finan­cie­ros y mer­ca­do cau­ti­vo ante las crí­ti­cas pers­pec­ti­vas del capi­ta­lis­mo mun­dial.

La oli­gar­quía finan­cie­ra inter­na­cio­nal no podría estar más com­pla­ci­da por tan nota­ble ser­vi­lis­mo de la bur­gue­sía vene­zo­la­na. El com­por­ta­mien­to de la bur­gue­sía, su can­di­da­to y sus fuer­zas polí­ti­cas se ciñe al nue­vo rol que mun­dial­men­te redi­se­ñan las gran­des poten­cias en el enten­di­mien­to de máxi­ma subor­di­na­ción a su volun­tad, aun­que haya que­da­do fue­ra de con­tex­to fren­te a los intere­ses y actua­les con­di­cio­nes socia­les del pue­blo. La cla­se capi­ta­lis­ta en Vene­zue­la no ha logra­do sepa­rar­se de su posi­ción supe­di­ta­da y suje­ta a las gran­des corrien­tes del capi­tal inter­na­cio­nal con­fec­cio­na­da en los Esta­dos Uni­dos, no ha para­do de expre­sar sus ten­den­cias de domi­na­ción para el enri­que­ci­mien­to ili­mi­ta­do de sus mana­gers y el pro­pio en la medi­da de lo posi­ble, pese a que tra­tó de ocul­tar su ultra-dere­chis­mo, en esta cam­pa­ña evi­den­cia su con­vic­ción neo­co­lo­nial.

Así tam­bién su incli­na­ción a la des­ca­li­fi­ca­ción se sos­tu­vo en la incon­gruen­cia por el pre­ca­rio ofre­ci­mien­to de sol­ven­tar los pro­ble­mas del país median­te la apli­ca­ción de las medi­das que son la fuen­te prin­ci­pal de sus males. Sus “solu­cio­nes” son la base de la pro­ble­ma­ti­za­ción, bas­ta con que recor­de­mos cómo en lo eco­nó­mi­co se pro­pu­so con­ti­nuar las pau­tas euro­peas sin impor­tar­le de la gra­ve cri­sis por la que atra­vie­sa aquel con­ti­nen­te, y que sugi­rió ampliar la cober­tu­ra de vivien­da des­tra­ban­do su espe­cu­la­ción. Para dotar­se de refuer­zos incen­ti­vó por doquier la crí­ti­ca super­fi­cial a los pro­ble­mas del país, res­pal­dán­do­se en sec­to­res que por dis­tin­tas cau­sas –entre las que caben sus pro­pios intere­ses en algu­nos casos, su vul­ne­ra­bi­li­dad fren­te a la cala­ña mediá­ti­ca, su des­com­po­si­ción social (ban­das de cri­mi­na­les ope­ran­do den­tro y fue­ra de las cár­ce­les de acuer­do con la agen­da polí­ti­ca), sus rela­cio­nes y aspi­ra­cio­nes (emplea­dos ata­dos a la auto­ri­dad patro­nal) – ; su con­fu­sión, su mani­pu­la­ción, sus incon­for­mi­da­des o su des­con­ten­to ante las limi­ta­cio­nes actua­les, son sus­cep­ti­bles de engan­char­se al cre­do capi­ta­lis­ta aun­que tam­po­co encuen­tren segu­ri­dad en el pro­gra­ma neo­li­be­ral. La bur­gue­sía jugó hábil­men­te con el ais­la­mien­to del pue­blo, con el divor­cio de algu­nos de sus sec­to­res en el enten­di­do de que estos han subi­do en la esca­la social, que por tan­to ya no tie­nen iden­ti­dad algu­na con un gobierno empe­ña­do en polí­ti­cas popu­la­res. De todo esto la polí­ti­ca bur­gue­sa hizo una base social ines­ta­ble con la cual pre­ten­de des­atar y legi­ti­mar nue­vas accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras suge­ri­das por su pro­pia con­vic­ción y por las agen­cias impe­ria­lis­tas.

Tal pun­to de par­ti­da en la polí­ti­ca de los explo­ta­do­res es algo que se daba por sen­ta­do en la mayo­ría de los paí­ses. Mien­tras no se les res­trin­ja su man­da­to o no exis­ta un amplio movi­mien­to popu­lar que evi­den­cie sus res­pon­sa­bi­li­da­des, a lo sumo pasa como un mal entre tan­tos, don­de los pue­blos que­dan divi­di­dos e impo­ten­tes, sin com­pren­sión de su reali­dad y el futu­ro que les depa­ra. Ape­nas hace una déca­da esa era una reali­dad impe­ran­te, no obs­tan­te la acción popu­lar per­mi­tió arri­bar a una mejor visión de la situa­ción del sis­te­ma y de su “gran polí­ti­ca” des­cu­brien­do toda su espe­ci­fi­ci­dad al ser­vi­cio del con­jun­to de rela­cio­nes domi­nan­tes, sus con­tro­les socia­les y deseos de supre­ma­cía. Se nos rec­ti­fi­ca­rá que hay ante­ce­den­tes, cla­ro que siem­pre los hay, sin duda son de enor­me impor­tan­cia, lo tras­cen­den­te aquí es que ha sido ante todo, la acción de millo­nes de muje­res y hom­bres la que ha des­en­tra­ña­do fun­da­men­tal­men­te la natu­ra­le­za y con­se­cuen­cias del accio­nar capi­ta­lis­ta logran­do para­li­zar­lo o neu­tra­li­zar­lo en algu­nos esce­na­rios. Por ejem­plo, no hay que ser doc­tos para saber quié­nes están detrás del con­flic­to chino-japo­nés, ni escar­bar has­ta el cen­tro de la tie­rra para per­ci­bir los intere­ses impe­ria­lis­tas en Medio Orien­te, ni mucho menos empan­ta­nar­se en sesu­das sesio­nes para con­tem­plar el cru­ci­gra­ma de manio­bras yan­quis con­tra los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na amén de con­ser­var su domi­nio estra­té­gi­co; todos estos aspec­tos sal­tan ante nues­tros ojos, sub­ra­yan la rup­tu­ra con el mun­do feliz que nos comu­ni­can a dia­rio. Una mejor per­cep­ción vie­ne del hecho de que exis­ten pue­blos labo­rio­sos que se están entre­gan­do al com­ba­te, que resis­ten las pro­vo­ca­cio­nes ubi­can­do a sus enemi­gos de cla­se, des­en­mas­ca­ran­do todas sus mani­pu­la­cio­nes fren­te a los ries­gos de nue­vas car­ni­ce­rías y des­truc­cio­nes que la cri­sis capi­ta­lis­ta, los com­ple­jos indus­tria­les y todo el entra­ma­do eco­nó­mi­co mono­po­lis­ta le ins­pi­ra a los super­mi­llo­na­rios.

A la bur­gue­sía vene­zo­la­na le inva­de la sen­sa­ción de estar per­dien­do su bien más pre­cia­do, aún vien­do cre­cer sus ingre­sos eco­nó­mi­cos, que con todo cinis­mo toma a la vez que voci­fe­ra con­tra la fal­ta de recur­sos por­que aspi­ra a otra redis­tri­bu­ción del gas­to social, usan­do de pre­tex­to el inter­cam­bio eco­nó­mi­co Cuba-Vene­zue­la (ser­vi­cios médi­cos por petró­leo). Está incon­for­me y arras­tra tras de sí a quie­nes anhe­lan y pue­den con­ver­tir­se en nue­va bur­gue­sía median­te el recur­so de las vie­jas polí­ti­cas, remol­ca tam­bién a las vie­jas mafias polí­ti­cas que tan fácil­men­te se le adhie­ren al ver ame­na­za­do su sis­te­ma de fun­cio­na­ria­do. Su mayor preo­cu­pa­ción no es cre­cer el país, u obte­ner recur­sos al pre­cio de ampliar la pro­duc­ción y sus plan­tas; por­que recor­de­mos que no es de esta for­ma en que se con­so­li­dó en el poder, sino del doble­gar­se a las volun­ta­des del gran capi­tal inter­na­cio­nal. Por ello la nue­va situa­ción en el país le pro­vo­ca estu­por, sabe por expe­rien­cia pro­pia que inclu­so esto reani­ma­rá aspi­ra­cio­nes natas de una bur­gue­sía nacio­nal, de nue­vos sec­to­res eco­nó­mi­cos pri­va­dos o colec­ti­vos, y nue­vos socios inter­na­cio­na­les que le hacen con­tra­pe­so y com­pe­ten­cia, que gol­pean en pri­mer plano sus ape­ti­tos comer­cia­les impor­ta­do­res e infla­cio­na­rios. Sobre todo per­ci­be con cla­ri­dad que aún en el mar­co social esta­ble­ci­do, las cla­ses explo­ta­das van ponien­do repa­ros y obs­tácu­los (ley orgá­ni­ca del tra­ba­jo, los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras) a sus polí­ti­cas eco­nó­mi­cas manu­fac­tu­ra­das allá en el nor­te del con­ti­nen­te.

Así como pier­de este piso, pier­de otros en su asi­mi­la­ción de la his­to­ria nacio­nal y sur-con­ti­nen­tal. Para la bur­gue­sía nati­va le que­da­ron los res­tos de la his­to­ria envi­le­ci­da por los opre­so­res, nun­ca más pudo apro­piar­se de Bolí­var y sus valien­tes, no más pudie­ron man­char el nom­bre de las y los lucha­do­res socia­les, no más pudie­ron bur­lar­se de las masa­cres, no más pudie­ron encu­brir las con­quis­tas popu­la­res más recien­tes, no más pudo mal­de­cir de tie­rruos a sus escla­vos asa­la­ria­dos, en éste sen­ti­do su paque­ta­zo sólo pasa­rá enra­re­cien­do el ambien­to con su hedor de muer­to sin poder­se eje­cu­tar, des­en­mas­ca­rán­do­se a sí mis­mo como un pro­gra­ma de extre­ma nece­si­dad sólo para las éli­tes bur­gue­sas, no así para las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. Ambi­cio­na y hará todo por recu­pe­rar aquel paraí­so per­di­do, o infierno –según nos legó la visión de Galeano – , bueno, su civi­li­za­ción, así deba cum­plir el tris­te papel de tes­ta­fe­rro de los con­sor­cios inter­na­cio­na­les; que bajo el remo­za­do nue­vo orden mun­dial impe­rial, es para lo que da su rol de cla­se “local” con sede en su reti­ro exis­ten­cial de Mia­mi.

Como la vic­to­ria de Chá­vez es inevi­ta­ble y ava­sa­lla­do­ra, des­de el prin­ci­pio de la cam­pa­ña la bur­gue­sía, por su razón de cla­se, no tenía más reme­dio que dedi­car­se a fomen­tar en el papel y en su reduc­to mediá­ti­co; la sali­da a una cri­sis social en la cual por los medios de siem­pre, logre recu­pe­rar su Esta­do y esta­tus. En el pro­ce­so de su deca­den­cia, sus pla­nes apun­tan a que dicha cri­sis se haga reali­dad en el pro­ce­so post elec­to­ral, apren­dió rápi­do de las expe­rien­cias de Irak, Afga­nis­tán, Libia y Siria sin impor­tar­le el sufri­mien­to que sus actos pue­dan cau­sar a las mayo­rías, actúa bajo cuer­da cre­yen­do fer­vien­te­men­te en el favor de los yan­quis, ame­na­za con­ti­nua­men­te con esto. Se fro­ta las manos de impa­cien­cia por colo­car­se los reflec­to­res con su carac­te­rís­ti­ca reac­ción des­pués del 7 de octu­bre para can­tar frau­de y hacer­la de defen­so­ra de la demo­cra­cia, la liber­tad y el pro­gre­so. Cla­ro está cuen­ta con que el pue­blo se reti­re de los esce­na­rios y ella pue­da crear una situa­ción de sabo­ta­jes, intri­gas, des­es­ta­bi­li­za­ción social con sus hues­tes y de abier­to inter­ven­cio­nis­mo impe­ria­lis­ta. Pero la situa­ción le va a esta­llar, será el pue­blo en pri­mer plano quien sal­ga a defen­der y cele­brar sus vic­to­rias aquí y en toda Amé­ri­ca Lati­na, si la bur­gue­sía deci­dió arries­gar­lo todo, es el momen­to para subir el tono al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. El plan “Che” del pue­blo vene­zo­lano poten­cia­rá su movi­mien­to, tie­ne unas con­quis­tas con­cre­tas a las cua­les ame­ri­ta el impul­so de su autén­ti­co papel pro­ta­gó­ni­co.

A nada ni nadie debe per­mi­tír­se­le que le arre­ba­te al pue­blo sus vic­to­rias, ni la bur­gue­sía ni las buro­cra­cias. Hay muchos méri­tos en la bata­lla de Cara­bo­bo, pero el peso fun­da­men­tal cae en la con­vic­ción y deci­sión popu­lar de man­te­ner al coman­dan­te Chá­vez en el gobierno con el pro­pó­si­to de avan­zar en su lucha his­tó­ri­ca y garan­ti­zar un lide­raz­go sali­do de sus entra­ñas. Hace fal­ta remo­ver e impul­sar nue­vas rela­cio­nes socia­les en todo el espec­tro de la vida del país, des­ta­can­do la fe en las pro­pias fuer­zas y en su pro­pia con­di­ción social, sin ello no hay mar­cha hacia ade­lan­te.

El capi­ta­lis­mo como sis­te­ma impe­ran­te cuen­ta toda­vía con gran­des recur­sos, el Esta­do sigue sien­do un Esta­do bur­gués, lo que es tan­to como afir­mar que segui­mos en esen­cia bajo un país capi­ta­lis­ta don­de a la cla­se explo­ta­do­ra se le han pro­pi­na­do duros gol­pes. Las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción fun­da­men­ta­les están domi­na­das por el capi­tal, las for­mas de rela­cio­nar­se la socie­dad con­ti­núan con los patro­nes de domi­na­ción y con­trol bur­gués, la polí­ti­ca bur­gue­sa cuen­ta con reser­vas de opre­sión efi­ca­ces, poten­cial­men­te nue­vas for­mas de rela­ción de domi­na­ción tie­nen posi­bi­li­da­des de desa­rro­llar­se en el seno del país. Si bien la corre­la­ción de fuer­zas inter­na le es des­fa­vo­ra­ble de día en día, las derro­tas a la bur­gue­sía le sir­ven de alien­to para accio­nes más desen­fre­na­das “loca­les” y “glo­ba­les”, a fin de recu­pe­rar sus posi­cio­nes y ase­diar a las cla­se labo­rio­sas ais­lán­do­las de sus con­quis­tas y lide­raz­gos. De tal suer­te que es pri­mor­dial suje­tar­nos con fuer­za a las pers­pec­ti­vas plan­tea­das en la lucha por el socia­lis­mo y la con­se­cu­ción de nue­vas vic­to­rias para extre­mar el desa­rro­llo de fuer­zas revo­lu­cio­na­rias sufi­cien­tes que impi­dan las dis­tin­tas for­mas de eje­cu­ción de la polí­ti­ca bur­gue­sa.

Exis­ten pro­pues­tas con­cre­tas que ya comien­zan a poner­se en mar­cha, des­de la orga­ni­za­ción popu­lar has­ta la pro­yec­ción del pro­gra­ma de la patria, su cen­tra­li­dad en manos del pue­blo será garan­tía de con­se­cuen­cia. El cla­mor popu­lar de la cam­pa­ña pone en obser­van­cia la cues­tión del poder popu­lar como for­ma espe­cí­fi­ca de crear un Esta­do socia­lis­ta, sub­ra­ya el pro­ble­ma de que en tan­to la pro­pie­dad de los gran­des medios de pro­duc­ción y capi­ta­les per­te­nez­ca a la bur­gue­sía, será un peli­gro mor­tal e impe­di­men­to con­tra la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad –es ver­dad que no se debe asal­tar la reali­dad, que deben acu­mu­lar­se gran­des fuer­zas para el pro­pó­si­to estra­té­gi­co, aun­que sea con­si­de­ra­da una cues­tión suje­ta a tác­ti­cas o reeva­lua­cio­nes de diver­so géne­ro socio­ló­gi­co, el tema del poder polí­ti­co-eco­nó­mi­co no pier­de su impor­tan­cia estra­té­gi­ca para la edi­fi­ca­ción de la socie­dad socia­lis­ta – ; este cla­mor reva­li­da que mien­tras la cla­se pro­le­ta­ria no se visi­bi­li­ce y ele­ve su papel diri­gen­te, siem­pre media­rán intere­ses alter­nos pero suje­tos a las diná­mi­cas de una socie­dad mer­can­ti­li­za­da; ates­ti­gua que en tan­to no se com­ple­te la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria de las y los explo­ta­dos la resis­ten­cia de bur­gue­sa se man­ten­drá apro­ve­chan­do nues­tras debi­li­da­des, el cla­mor popu­lar expre­sa tam­bién que es indis­pen­sa­ble for­jar­nos una cla­ra con­cien­cia cla­sis­ta y revo­lu­cio­na­ria con­se­gui­da sólo con el esfuer­zo con­jun­to de todo el pue­blo.

Exis­ten obje­ti­vos his­tó­ri­cos tra­za­dos con toda cla­ri­dad, deba­ti­dos por los sec­to­res popu­la­res en una eta­pa de la cam­pa­ña: inde­pen­den­cia, socia­lis­mo, poten­cia eco­nó­mi­ca, geo­po­lí­ti­ca anti­im­pe­ria­lis­ta y la pre­ser­va­ción de la vida toda del pla­ne­ta, así mis­mo sus obje­ti­vos espe­cí­fi­cos hablan de cómo con­cre­tar dicha pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca. Con todo y sus caren­cias (por ejem­plo la ausen­cia de un dis­cur­so de géne­ro, fal­ta de com­ba­te con­cre­to al sis­te­ma patriar­cal e impul­so de la direc­ción de cla­se pro­le­ta­ria) o incon­gruen­cias (desa­rro­llo de una bur­gue­sía nacio­nal, fomen­to del desa­rro­llo del mer­ca­do interno, entre más aspec­tos que no vie­nen al caso) nece­sa­rio es apo­yar­se en su pers­pec­ti­va de rup­tu­ra y apli­car­los mul­ti­la­te­ral­men­te. Serán insu­fi­cien­tes las fuer­zas de un gobierno para su ple­na rea­li­za­ción, serán incon­se­cuen­tes las acti­tu­des pasi­vas, evo­lu­cio­nis­tas y buro­crá­ti­cas, por ello y más habrá que rom­per con las vie­jas estruc­tu­ras de poder y con­trol, es decir, del Esta­do bur­gués. Las rela­cio­nes socia­les gene­ra­les de domi­na­ción del capi­ta­lis­mo no han sido rotas defi­ni­ti­va­men­te, toda­vía por medio de ellas es que se man­tie­ne la exis­ten­cia de cla­ses socia­les con anta­go­nis­mos, a tra­vés de ellas se ali­men­tan dife­ren­cias y con­flic­tos, visio­nes encon­tra­das y pers­pec­ti­vas diver­sas de las reali­da­des y el hori­zon­te vene­zo­lano.

Las rela­cio­nes socia­les gene­ra­les que el pue­blo requie­re para fun­dar­se en la eman­ci­pa­ción total, sin impor­tar el orden y com­pás en que sean abor­da­das por­que ello está suje­to a los con­tex­tos, corre­la­cio­nes y con­di­cio­nes socia­les, ponen en pri­mer plano:

La socia­li­za­ción de la rique­za y sus medios de pro­du­cir­la.

La demo­cra­cia cla­sis­ta ejer­ci­da des­de aba­jo sin trá­mi­tes estruc­tu­ra­les por los cua­les siem­pre se fil­tran rela­cio­nes de poder.

El desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y cul­tu­ra­les de las cla­ses labo­rio­sas.

La fra­ter­ni­dad como prin­ci­pio rec­tor de la vida social.

La liber­tad e igual­dad social.

El desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad y colec­ti­vi­dad cons­cien­tes de su valor.

La rede­fi­ni­ción social del con­cep­to del ser humano.

El amor a la socie­dad y a sus seme­jan­tes.

La pug­na por el bien gene­ral y su ele­va­ción como requi­si­to indis­pen­sa­ble.

La soli­da­ri­dad con los pue­blos del mun­do y el inter­na­cio­na­lis­mo.

La éti­ca y moral acor­des a las rela­cio­nes colec­ti­vis­tas.

El tra­ba­jo veni­de­ro es mayor que la obra alcan­za­da, enri­que­cer la vida, lle­nar­la de expec­ta­ti­vas y crear un nue­vo esce­na­rio social está en manos de las cla­ses y sec­to­res que com­po­nen el cua­dro popu­lar en Vene­zue­la, la juven­tud, las muje­res, las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, los mili­ta­res patrio­tas, las orga­ni­za­cio­nes, los lide­raz­gos. Nue­vas rela­cio­nes socia­les en el seno de la socie­dad vene­zo­la­na hacen fal­ta hacia todas sus par­tes inte­gran­tes, lo impor­tan­te es que se cons­tru­yan al paso que se rea­li­zan los obje­ti­vos con­cre­tos en que se pro­yec­ta ele­var al país sub­sa­nan­do los ries­gos de eje­cu­tar­los del modo tra­di­cio­nal y con los reduc­tos de la polí­ti­ca de la domi­na­ción. Para pro­po­ner­nos com­ba­tir el incen­ti­vo de la ganan­cia, la com­pe­ten­cia y las ten­den­cias al con­trol social des­de arri­ba, por ejem­plo reque­ri­mos de rela­cio­nes sobre la base del deseo de resol­ver los pro­ble­mas socia­les a gran esca­la y en abun­dan­cia, sin que nada coar­te la crea­ti­vi­dad e ini­cia­ti­va popu­lar.

La lucha con­tra el capi­ta­lis­mo, con­tra la bur­gue­sía y con­tra la hege­mo­nía finan­cie­ra e impe­ria­lis­ta es nece­sa­ria para ven­cer, el pue­blo vene­zo­lano es un ejem­plo en ésta línea, cuen­ta con el res­pal­do de los pue­blos del mun­do, espe­cial­men­te de Lati­noa­mé­ri­ca hacia don­de es vital expan­dir la her­man­dad, por lo que debe hacer las cosas con sobra­da con­cien­cia de su papel y res­pon­sa­bi­li­dad. La mujer, la juven­tud y la cla­se obre­ra son des­ta­ca­men­tos muy impor­tan­tes para afron­tar los retos del socia­lis­mo, no pue­den per­der su con­cen­tra­ción de la nece­sa­ria tarea social, las revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios jun­to con sus orga­ni­za­cio­nes tie­nen por su par­te la obli­ga­ción de fun­dir­se en el pue­blo para cum­plir su papel. Otras cla­ses y sec­to­res popu­la­res están lla­ma­das a con­cre­tar éxi­tos en el cam­po, en la edu­ca­ción, en las cien­cias, la admi­nis­tra­ción y otras áreas; debe­mos per­se­ve­rar por igual, en cada ámbi­to hay tareas revo­lu­cio­na­rias por cum­plir. Tam­bién es ver­dad que nue­vos lide­raz­gos a todas las esca­las son nece­sa­rios para la labor que se pro­po­ne rea­li­zar el pue­blo, debe velar por estos, impul­sar­los y man­te­ner­los en la fir­me­za de sus prin­ci­pios para que sir­van fiel­men­te al inte­rés colec­ti­vo. Nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción popu­lar son igual­men­te indis­pen­sa­bles para pro­ce­sar y afir­mar el poder de los explo­ta­dos y opri­mi­dos, para que no se per­vier­ta sus intere­ses y que­den ata­dos a estruc­tu­ras buro­crá­ti­cas de con­trol suje­tas a rela­cio­nes de poder.

Ante el 7 de octu­bre la bata­lla por el socia­lis­mo agi­gan­ta sus fuer­zas a pesar de sus enemi­gos, la uni­dad patrió­ti­ca se con­so­li­dó sin apa­ra­ta­jes ni tan­ta cere­mo­nia, y pese a las rela­cio­nes de poder visi­bles en las éli­tes polí­ti­cas y estruc­tu­ras; la iden­ti­dad popu­lar con su lide­raz­go que­dó de mani­fies­to, al igual que resal­ta la impor­tan­cia de la hege­mo­nía estra­té­gi­ca de las cla­ses pro­duc­ti­vas para la tran­si­ción revo­lu­cio­na­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *