A los 28 años de la muer­te de Paki­to Arria­rán en El Sal­va­dor

Mili­tan­te vas­co e inter­na­cio­na­lis­ta, hace estos días 28 años de su muer­te en tie­rras sal­va­do­re­ñas. Naci­do en Arra­sa­te, no dudó en luchar con el FMLN

Recor­dan­do a Paki­to, ofre­ce­mos la bio­gra­fia de esta per­so­na que encar­na el inter­na­cio­na­lis­mo vas­co. Bio­gra­fia de Txa­la­par­ta

Extrac­to de la últi­ma car­ta envia­da a su fami­lia, des­de la sel­va don­de mili­ta en la gue­rri­lla. Naci­do en Eus­kal Herria (País Vas­co), com­pro­me­ti­do con ETA, hace suya la lucha de los pue­blos cen­tro­ame­ri­ca­nos y mue­re en El Sal­va­dor el 30 de setiem­bre de 1984.

«…Por mi par­te os digo que no corro ape­nas peli­gro, el enemi­go no pue­de ape­nas lle­gar, son ver­da­de­ros terri­to­rios libe­ra­dos los que tene­mos, don­de la vida se hace liber­tad, se hace revo­lu­ción, don­de las rela­cio­nes van cam­bian­do, don­de hay un obje­ti­vo; lle­gar al poder. Que man­den los obre­ros, los cam­pe­si­nos, todos a los que han que­ri­do piso­tear, humi­llar. Todos los que han sido bru­tal­men­te ase­si­na­dos».

Natu­ral de la loca­li­dad gui­puz­coa­na de Arra­sa­te (Mon­dra­gón), pro­ce­día de una saga de juga­do­res de pelo­ta vas­ca de renom­bre.

Paki­to es el pri­mo­gé­ni­to de los tres hijos de Kris­ti­na y Pako, inten­den­te de fron­tón de la empre­sa Esku­la­ri en sus últi­mos años de vida. Ya falle­ci­do, Pako Arria­ran no duda­ba en afir­mar que «a Paki­to el genio le venía de fami­lia». Su carác­ter inde­pen­dien­te se per­ci­be en él des­de niño, des­de sus tiem­pos de escue­la en San Via­tor y el cur­so de COU en el Ins­ti­tu­to de Oña­ti que le abo­ca­rán a la Facul­tad de Dere­cho en Donos­tia (San Sebas­tián) en el año 1973. «No sé si se lo tomó dema­sia­do en serio, indi­ca su madre, creo que para enton­ces esta­ba ya meti­do en ETA. Venía a casa los fines de sema­na, pero des­de que fue a Donos­tia has­ta su muer­te sus estan­cias aquí eran espo­rá­di­cas: algún mes, algún año, pero siem­pre inte­rrum­pi­do o por las deten­cio­nes o el ser­vi­cio mili­tar. Des­pués vino el exi­lio en Ipa­rral­de (País Vas­co nor­te, bajo domi­na­ción fran­ce­sa) y lue­go Lati­noa­mé­ri­ca y Cen­troa­mé­ri­ca».

Tiem­pos de fies­tas y polí­ti­ca

En sus rela­cio­nes de cua­dri­lla (un enor­me gru­po for­ma­do por trein­ta jóve­nes), es con­si­de­ra­do como «un tipo tran­qui­lo, pací­fi­co, qui­zás has­ta dema­sia­do». No obs­tan­te, el sen­ti­mien­to aber­tza­le (patrio­ta-revo­lu­cio­na­rio) que impreg­na a este gru­po es común a Paki­to. «Aun­que en torno a los cator­ce años, su mun­do se resu­mía prác­ti­ca­men­te a su equi­po de fút­bol, la entra­da en el Club Bata­su­na, sir­vió para que todos nos con­cien­ciá­ra­mos de una reali­dad polí­ti­ca que esta­ba a la vis­ta. Ade­más de llas fies­tas y los pri­me­ros escar­ceos amo­ro­sos, hablá­ba­mos de Fran­co, de la Guar­dia Civil y, cómo no, de ETA y sus accio­nes. Inclu­so el emble­ma de la socie­dad era mues­tra de nues­tra sen­si­bi­li­dad hacia la situa­ción polí­ti­ca: Una gran pie­dra rodea­da de cade­nas, como expre­sión de la opre­sión al pue­blo vas­co».

En 1975, cuan­do Paki­to tie­ne die­ci­nue­ve años, la Poli­cía le detie­ne en su casa de Arra­sa­te. «Fue el 27 de abril (afir­ma su madre). Esta­ba en vigen­cia el esta­do de excep­ción que duró tres meses. Hubo muchas deten­cio­nes por la zona y aquí mis­mo se lle­va­ron a muchos jóve­nes. Al prin­ci­pio estu­vo en Basau­ri, pero esta cár­cel se lle­nó de tal for­ma que tuvie­ron que tras­la­dar a algu­nos a Cara­ban­chel, y entre ellos al nues­tro. En Navi­da­des de ese mis­mo año salió en liber­tad, un mes des­pués de morir Fran­co. Lue­go cum­plió el ser­vi­cio mili­tar».

«Quie­ro que me conoz­can como Arria­ran Arre­gi»

El regre­so a casa dura poco tiem­po. En 1978, una noche de noviem­bre, Paki­to Arria­ran con­si­gue esca­par del cer­co poli­cial que rodea su casa y lle­ga al Nor­te de Eus­kal Herria. Un año des­pués, en cali­dad de refu­gia­do polí­ti­co, via­ja a Vene­zue­la don­de, en com­pa­ñía de otros refu­gia­dos vas­cos, mon­ta una coope­ra­ti­va para tra­ba­jar en la lim­pie­za de los con­te­ne­do­res de basu­ra.

Coin­ci­dien­do con el via­je de su padre para unos par­ti­dos de pelo­ta en Cara­cas, Paco Arria­ran le pro­po­ne echar mano de sus muchas amis­ta­des para con­se­guir­le un tra­ba­jo más cómo­do. La res­pues­ta no pue­de ser más cla­ra: «El tra­ba­jo que con­si­ga aquí, lo con­se­gui­ré por mí mis­mo. Tú eres muy cono­ci­do aquí, pero yo pre­fie­ro que me conoz­can como Arria­ran Arre­gi, no como el hijo de Arria­ran II». Ni siquie­ra acep­ta que pague las cuo­tas que el gru­po tie­ne pen­dien­tes en el Cen­tro Vas­co de Cara­cas: «No tene­mos dine­ro para pagar­las; pues que nos expul­sen si creen que deben hacer­lo. Ellos saben que no pode­mos pagar las cuo­tas».

Su peri­plo sud­ame­ri­cano tie­ne via­je de vuel­ta a Eus­kal Herria, con el con­si­guien­te gozo para la fami­lia que pue­de tener­le cer­ca, al otro lado de la fron­te­ra divi­so­ria. «Y des­pués de un tiem­po (recuer­da Kris­ti­na Arre­gi), nos lla­ma para comu­ni­car­nos su deci­sión. Nos dice que no nos vamos a ver en mucho tiem­po y que se va a Cen­troa­mé­ri­ca; que no nos preo­cu­pe­mos si no tene­mos noti­cias suyas ense­gui­da». Su her­mano Félix ase­gu­ra que no le die­ron más vuel­tas al tema. «Fue muy cla­ro. Que­ría ir allí, veía que tenía un papel que cum­plir».

Un vas­co feliz, en la gue­rri­lla sal­va­do­re­ña

Su des­tino era El Sal­va­dor y su misión esta­ba en la gue­rri­lla del FMLN. A nadie de la fami­lia le extra­ña la deci­sión, al mar­gen de la inquie­tud que le pro­du­ce. Su padre lo resu­mía de esta for­ma: «Paki­to no con­sen­tía las situa­cio­nes injus­tas; sufría con ellas. La dife­ren­cia de cla­ses era para él inso­por­ta­ble y, si esto no hubie­ra sido así, estoy segu­ro de que no habría segui­do el camino que él mis­mo eli­gió. Yo creo que rea­li­zar un acto de estas dimen­sio­nes nece­si­ta de algo inna­to en la per­so­na. No, no creo que sea cues­tión de años, ni de viven­cias. Es toda una for­ma de ser, la pro­pia per­so­na­li­dad la que es deci­si­va a la hora de optar por una u otra vía. Y el mejor con­cep­to que defi­nía a Paki­to era su huma­ni­dad. Una huma­ni­dad de gigan­te».

Aun­que pocas, las car­tas que Paki­to envía des­de el El Sal­va­dor son autén­ti­cas car­gas de pro­fun­di­dad. «Soy un hom­bre feliz», dice en una de sus misi­vas y mani­fies­ta: «No per­te­nez­co a nadie, nadie me ha ven­di­do, a nadie repor­to bene­fi­cios, a nadie doy cuen­tas; sólo a voso­tros, sólo a este pue­blo, sólo al pue­blo que me vio nacer. […] Un día de éstos me di cuen­ta de lo que es per­te­ne­cer al mun­do, de lo que es ser vas­co, de lo que es ser lucha­dor, lo que sig­ni­fi­ca ser de aquí, lo que es tener dos pue­blos para amar, un mun­do por el que luchar. No me pue­do divi­dir, no pue­do ele­gir aque­llo no, esto sí; aque­llo sí, esto no».

Paki­to el cojo

El médi­co inter­na­cio­na­lis­ta Fran­cis­co Metzi par­ti­ci­pa entre 1983 y 1985 en la gue­rri­lla en el fren­te de Cha­la­te­nan­go, don­de se encuen­tra Paki­to Arria­ran. Su libro «Por los cami­nos de Cha­la­te­nan­go. Con la salud en la mochi­la» dedi­ca un apar­ta­do a Paki­to, «com­pa­ñe­ro inter­na­cio­na­lis­ta a quien se le tuvo que apun­tar la pier­na dere­cha». Des­de enton­ces, le lla­ma­rán el Cojo. Metzi rela­ta de esta for­ma la vida y la muer­te de Paki­to Arria­ran:

«Había sido heri­do duran­te un ata­que a La Lagu­na, pobla­do de cier­ta impor­tan­cia en la carre­te­ra hacia Cha­la­te­nan­go. Lle­va­ba pocos meses en el fren­te cuan­do le tocó par­ti­ci­par en el asal­to al pues­to de la Guar­dia Nacio­nal en esa loca­li­dad. Pegán­do­se a las pare­des, lle­gó has­ta la mera coman­dan­cia y colo­có una car­ga explo­si­va que per­fo­ró una de las pare­des. Así, los com­pas pudie­ron entrar y tomar pri­sio­ne­ros a todos los guar­dias. Pero, en el momen­to de reti­rar­se, una bala le alcan­zó la pier­na.

«No tenía frac­tu­ras, era una heri­da bas­tan­te corrien­te. Pero en los días siguien­tes nos inva­die­ron unos 18.000 sol­da­dos, entre hon­du­re­ños y sal­va­do­re­ños, lo cual pro­vo­có la famo­sa guin­da de noviem­bre de 1982, un momen­to muy duro. No supi­mos por­qué, pero a los pocos días de la guin­da la pier­na de Paki­to se gan­gre­nó, lo cual es bas­tan­te raro en el fren­te. En tres años, sólo cono­cí dos casos de gan­gre­na. En esa épo­ca casi no tenía­mos mate­rial médi­co, ni sue­ro endo­ve­no­so.

«La ampu­tación de una pier­na era una ope­ra­ción deli­ca­da en aque­llas con­di­cio­nes, y mucho más en pre­sen­cia de un micro­bio feroz. A pesar de esto, la ope­ra­ción se reali­zó bajo una cei­ba, cor­tan­do el hue­so con una nava­ja del ejér­ci­to sui­zo, la cual cuen­ta con un peque­ño serru­cho y uti­li­zan­do el agua de varios cocos como sue­ro.

«Paki­to se con­vir­tió en un per­ma­nen­te, no por cau­sa de la ampu­tación, sino debi­do a una afec­ción muy rara en la piel, la cual se le desa­rro­lló en las extre­mi­da­des y poco a poco le lle­nó todo el cuer­po, has­ta la mis­ma cara. Se le cura­ba una par­te de la piel, pero pro­gre­sa­ba en otra y reem­pla­za­ba don­de se había cura­do. Has­ta el día de hoy no sé qué tuvo. Por últi­mo, Juan y los com­pas res­pon­sa­bles deci­die­ron que, cura­do o no, le darían una tarea, lo cual impli­ca­ba sacar­lo del hos­pi­tal. Len­ta­men­te, cuan­do ya tenía varios meses de tra­ba­jar, la infec­ción des­apa­re­ció y sólo regre­só para reci­bir aten­ción leve en los años siguien­tes».

«Sea como sea, cojos, hechos mier­da, pode­mos avan­zar»

«Como Paki­to ama­ba vivir y siem­pre fue muy acti­vo, lleno de ener­gía, ima­gino el esfuer­zo que sig­ni­fi­có para él adap­tar­se a ser cojo; aun­que nun­ca lo demos­tró. Se que­da­ba calla­do duran­te lar­gos ratos; pien­so que en esos silen­cios se esta­ba for­man­do una nue­va ima­gen de sí mis­mo. Recuer­do una vez, duran­te una reu­nión, en la cual los pacien­tes esta­ban cri­ti­can­do dura­men­te a las sani­ta­rias, que Paki­to tomó la pala­bra: «Miren, qui­zás a mí me deja­ron cojo por­que las sani­ta­rias come­tie­ron erro­res, o qui­zás eso no tuvo nada que ver. Por un tiem­po andu­ve en eso y me amar­gué. Pero, des­pués de eso me dije, ¡vale ya! ¿En qué me ayu­da a pen­sar que sí o que no? Esta­mos en gue­rra y la gue­rra está hecha de erro­res y de avan­ces. Lo impor­tan­te es ganar­la. Y, sea como sea, cojos, hechos mier­da, pode­mos avan­zar este pro­ce­so si le pone­mos empe­ño».

A él le habían asig­na­do una tarea deli­ca­da, con­tro­lar las rutas logís­ti­cas. Era una tarea que podía rea­li­zar sen­ta­do. Se bur­la­ba de sí mis­mo lla­mán­do­se «buró­cra­ta de la gue­rri­lla». Revo­lu­cio­na­rio acti­vo, con sólo 25 años, ¿cómo no le iba a cos­tar adap­tar­se a ser de la «cla­se buró­cra­ta», vul­ne­ra­ble en cual­quier inva­sión? Cuan­do éstas se pro­du­cían, había que pasar­lo a caba­llo hacia la reta­guar­dia. A mí me preo­cu­pa­ba, pues ¿qué pasa­ría el día en que la reti­ra­da a caba­llo no fue­se posi­ble? Segu­ro que muchos se lo pre­gun­ta­ban… él tam­bién. Sin embar­go, esto no fue moti­vo de gran­des plá­ti­cas. Por cari­ño, por con­cien­cia, por amor a la vida y a la lucha, Paki­to no sólo había acep­ta­do ser cojo, sino que acep­tó ser­lo en un lugar don­de lo más estra­té­gi­co eran las pier­nas».

La últi­ma gra­na­da, ante el enemi­go

«En setiem­bre de 1984, hubo una fuer­te inva­sión. El mis­mo día en que se iba a can­jear a un gru­po de lisia­dos del FMLN por ofi­cia­les del Ejér­ci­to. Esta ofen­si­va nos obli­gó a escon­der a los lisia­dos en una cue­va y, entre ellos, a Paki­to. Pasar una ofen­si­va enemi­ga en un refu­gio así es de lo más horri­ble que pue­de haber en esta gue­rra; uno se sien­te en una tram­pa.

«A Paki­to se le ofre­ció salir del país como par­te del can­je, pero lo recha­zó por­que no que­ría aban­do­nar su lugar. En la siguien­te inva­sión ya no qui­so refu­giar­se otra vez en una cue­va, sino que se escon­dió con unos com­pas de segu­ri­dad, en un lugar recón­di­to. El últi­mo día de la inva­sión, una patru­lla enemi­ga empe­zó a pei­nar el lugar. Un cojo no tenía posi­bi­li­dad de salir vivo de ahí. Insul­tó a los com­pas para que se sal­va­ran a sí mis­mos y se que­dó solo.

«El enemi­go se acer­có y Paki­to hizo esfuer­zos por reti­rar­se, pero sus mule­tas se habían roto al entrar en el cha­rral. Tenía una pis­to­la 22 y dos gra­na­das; una no esta­lló, la otra sí. Des­pués de la inva­sión encon­tra­mos su cuer­po, hecho peda­zos, a unos dos­cien­tos metros del lugar don­de lo había deja­do la escua­dra de segu­ri­dad. El crá­neo sim­ple­men­te no exis­tía, tam­po­co las manos. El pecho esta­ba lleno de ráfa­gas. Al pare­cer los sol­da­dos le gri­ta­ron que se rin­die­ra: «Con tu pis­to­li­ta no vas a hacer nada». Como muchos otros, Paki­to había enten­di­do que Revo­lu­ción o Muer­te no era sólo una con­sig­na. Sabien­do que lle­va­ba en su memo­ria infor­ma­ción estra­té­gi­ca para el pue­blo, ¿cómo podía dejar­se cap­tu­rar?»

Fue el 30 de setiem­bre de 1984 cuan­do suce­dió, aun­que en Eus­kal Herria la noti­cia se cono­cie­ra casi un mes más tar­de, median­te un comu­ni­ca­do en el que ETA rei­vin­di­ca la figu­ra de Paki­to Arria­ran y su mili­tan­cia en esta orga­ni­za­ción y sub­ra­ya «el orgu­llo de haber­le con­ta­do entre nues­tras filas».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *