Vene­zue­la: Voto por la feli­ci­dad- Luis Brit­to

Es el país que, con­si­de­ra­do indi­vi­dual­men­te, posee las mayo­res reser­vas de hidro­car­bu­ros en el pla­ne­ta.

A estas mar­cas, cuyo méri­to pare­ce­ría corres­pon­der a la heren­cia bio­ló­gi­ca o a la geo­ló­gi­ca, se suman otros indi­ca­do­res sor­pren­den­tes.

Según el Guin­nes World Book Records 2008, más del 55% de los vene­zo­la­nos entre­vis­ta­dos el año ante­rior res­pon­die­ron que eran “muy feli­ces”, lo cual nos colo­ca en el ran­go de país más feliz del mun­do. De acuer­do con la Encues­ta Gallup 2010, el 64% de los ciu­da­da­nos opi­na que está pros­pe­ran­do, lo cual nos con­ver­ti­ría en el quin­to país más prós­pe­ro del mun­do, en empa­te téc­ni­co con Fin­lan­dia, y sólo supe­ra­do por Dina­mar­ca, Sue­cia, Cana­dá y Aus­tra­lia.

Con­for­me al Happy Pla­net Index, Vene­zue­la pre­sen­ta para 2010 una mar­ca de Bien­es­tar Expe­ri­men­ta­do de 7.5 sobre 10, lo cual lo empa­ta con Sui­za y lo colo­ca ape­nas por un deci­mal por deba­jo de Norue­ga, pero lo sitúa por enci­ma de Esta­dos Uni­dos, que no pasa de 7.16. La lla­ma­da Hue­lla Eco­ló­gi­ca des­me­jo­ra algo el ran­go de nues­tro país, pero debe­mos con­si­de­rar que con ella se cul­pa­bi­li­za a Vene­zue­la por el con­su­mo de hidro­car­bu­ros de bue­na par­te del mun­do.

La feli­ci­dad es una opi­nión, pero una opi­nión que defi­ne si nues­tra vida vale la pena. Tam­bién, para ser ple­na debe ser mere­ci­da. Es sos­pe­cho­so un país al cual el des­tino asig­na un exce­so de muje­res bellas o de ener­gía fósil ¿Hemos gana­do nues­tra dicha?

Por lo menos, es evi­den­te que no la here­da­mos. Saquea­da duran­te tres­cien­tos años de Colo­nia espa­ño­la, expo­lia­da duran­te dos­cien­tos años de vida repu­bli­ca­na, Vene­zue­la fina­li­zó el siglo XX con una deu­da públi­ca impa­ga­ble, un nivel de pobre­za de 70% y un gobierno en vías de entre­gar la prin­ci­pal rique­za del país a las trans­na­cio­na­les y la sobe­ra­nía al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal para impo­ner un Paque­te Neo­li­be­ral.

Para ganar la feli­ci­dad hay que asu­mir el con­trol del pro­pio des­tino. El pue­blo vene­zo­lano pro­ta­go­ni­zó en 1989 una suble­va­ción masi­va con­tra el Paque­te Neo­li­be­ral, pre­cur­so­ra de movi­mien­tos simi­la­res en Amé­ri­ca Lati­na y más tar­de en Euro­pa. Esta suble­va­ción des­le­gi­ti­mó a los par­ti­dos que la repri­mie­ron con sal­do de miles de muer­tos, y abrió paso para que en 1998 lle­ga­ra demo­crá­ti­ca­men­te al poder Hugo Chá­vez Frías y el año inme­dia­to fue­ra san­cio­na­da con abru­ma­do­ra mayo­ría en refe­ren­do popu­lar la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na. Des­de enton­ces, el movi­mien­to boli­va­riano ha triun­fa­do en doce elec­cio­nes inob­je­ta­bles, moni­to­rea­das por cen­te­na­res de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les que jamás han encon­tra­do fallos sig­ni­fi­ca­ti­vos. La úni­ca derro­ta ocu­rrió en un refe­ren­do sobre una com­ple­ja refor­ma cons­ti­tu­cio­nal, por insig­ni­fi­can­te dife­ren­cia de 50.000 votos.

Ser feliz es con­tro­lar los medios de vida pro­pios. El Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) de Vene­zue­la para 1998 era el equi­va­len­te de 42.066.487.000 bolí­va­res actua­les; para 2011 es de 58.011.931.000. Con­tri­bu­yen deci­si­va­men­te a este incre­men­to la lucha con­tra la pri­va­ti­za­ción de Petró­leos de Vene­zue­la S.A y una fir­me polí­ti­ca de defen­sa de los pre­cios en la Orga­ni­za­ción de Paí­ses Expor­ta­do­res de Petró­leo.

Para ser feliz, hay que apli­car los ingre­sos al bien­es­tar de todos. En 1988 se des­ti­na­ba sólo un 8.4% del PIB para el gas­to social; en 2008 se le dedi­ca el 18.8%, más del doble. Entre 2004 y 2010 PDVSA apor­ta en for­ma direc­ta el equi­va­len­te de 61.369 millo­nes de dóla­res al desa­rro­llo social. Según el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca de Vene­zue­la (INE), de los 547 000 millo­nes de dóla­res que ha ingre­sa­do el esta­do vene­zo­lano en los últi­mos años, el 60% se apli­ca­ron a la inver­sión social. La rique­za no trae la feli­ci­dad, pero la mise­ria tam­po­co. En 1996, un 70% de los vene­zo­la­nos esta­ba en situa­ción de pobre­za, y un 40% en pobre­za crí­ti­ca; gra­cias a la inver­sión social para 2009 la pobre­za ha des­cen­di­do al 23%, y la pobre­za extre­ma al 6%, lo cual ele­va a Vene­zue­la a la cate­go­ría de ter­cer país con menos pobre­za en la región. El Índi­ce de Gini de des­igual­dad en ingre­sos de los hoga­res des­cien­de de 0,4865 en 1998 a 0,3928, lo cual nos con­vier­te en el país con menor índi­ce de des­igual­dad en la Amé­ri­ca Lati­na capi­ta­lis­ta, mien­tras el Índi­ce de Desa­rro­llo Humano de Nacio­nes Uni­das, que en 1998 nos situa­ba en 0,691, para 2007 nos ele­va al Ran­go Alto de Desa­rro­llo Humano con 0,878. En sólo una déca­da, la expec­ta­ti­va de vida del vene­zo­lano se ele­va en dos años y la talla pro­me­dio de los niños en dos cen­tí­me­tros.

Ser feliz es tra­ba­jar pro­duc­ti­va­men­te y estar bien remu­ne­ra­do por ello. Una nue­va Ley del Tra­ba­jo devol­vió a los tra­ba­ja­do­res sus pres­ta­cio­nes socia­les, arre­ba­ta­das por un gobierno neo­li­be­ral en 1966. La tasa de des­ocu­pa­ción se situa­ba en 11 % en 1998, des­cien­de al 7,95% en 2009 y al 6% en 2012. El sala­rio míni­mo, a par­tir de 100 en 1998, casi se decu­pli­ca en 1.224 para 2010, y con el aña­di­do de ces­ta tic­ket alcan­za a 2.199, mag­ni­tud vein­te veces mayor, supe­rior a la de la Canas­ta Ali­men­ta­ria Nor­ma­ti­va que se sitúa en 1.270, y que cons­ti­tu­ye el sala­rio míni­mo más alto de Amé­ri­ca Lati­na.

De poco valen cuer­pos sanos sin men­tes lúci­das. El gobierno boli­va­riano des­car­tó un pro­yec­to de pri­va­ti­za­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo que lo hubie­ra hecho inac­ce­si­ble a las mayo­rías. El gas­to edu­ca­ti­vo sal­tó de menos del 3% del PIB en esos tiem­pos, al 5,4% en 2000 y al 6,3% en 2008. Gra­cias a la Misión Robin­son, Vene­zue­la alfa­be­ti­za 1.678.671 per­so­nas para 2009 y erra­di­ca el anal­fa­be­tis­mo. En 1990, sólo 39,96% de los niños asis­tían al pre­es­co­lar; en 2008 con­cu­rre más del doble, el 84,8%. Para 1998 – 1999, sólo el 53,41% de los niños en edad esco­lar asis­tía a la edu­ca­ción ini­cial públi­ca; para 2008, lo hacen el 84.8%. No sólo se les garan­ti­za la edu­ca­ción gra­tui­ta: para 2008, unos 4.055.135 alum­nos del sis­te­ma de Edu­ca­ción Bási­ca son aten­di­dos por el Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Esco­lar, un incre­men­to de casi el doble des­de 1999. En 1988 sólo el 18% de los jóve­nes esta­ban matri­cu­la­dos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, para 2008 es el 42,37%. En la últi­ma déca­da el gobierno ha crea­do 15 nue­vas uni­ver­si­da­des; La matrí­cu­la uni­ver­si­ta­ria se dupli­có de 894.418 edu­can­dos en 2000 a 2.109.331 en 2009. En Vene­zue­la estu­dian 9.329.703 per­so­nas: uno de cada tres vene­zo­la­nos; la inmen­sa mayo­ría de los esta­ble­ci­mien­tos en todos los nive­les son públi­cos y por tan­to gra­tui­tos; el acce­so a la edu­ca­ción está uni­ver­sal­men­te garan­ti­za­do.

La dicha de apren­der abre paso al dis­fru­te de los bie­nes cul­tu­ra­les. Según encues­ta del Cen­tro Nacio­nal del Libro en 2012, el 82% de los vene­zo­la­nos lee cual­quier tipo de mate­ria­les; 50,2% de ellos libros, que aho­ra son abun­dan­tes y acce­si­bles, lo cual nos con­vier­te en el ter­cer país lec­tor de Amé­ri­ca Lati­na.

Pare­cie­ra que habla­mos dema­sia­do de indi­ca­do­res eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les y poco de polí­ti­ca. Pero cul­tu­ra, socie­dad y eco­no­mía son la sus­tan­cia de la polí­ti­ca. Con estos ante­ce­den­tes, no deben extra­ñar los pro­nós­ti­cos para las elec­cio­nes del pró­xi­mo 7 de octu­bre.

Para el 8 de agos­to de 2012, la encues­ta­do­ra GIS XXI veri­fi­ca 56% a favor de Hugo Chá­vez, 30% por Capri­les, 14% de inde­ci­sos.

Para el 9 de agos­to, Data­na­li­sis regis­tra 46,8% a favor de Chá­vez, 34,2% a favor de Capri­les, 19% inde­ci­sos.

La encues­ta­do­ra Hin­ter­fa­ces para el 16 de agos­to de 2012 atri­bu­ye 48% a Hugo Chá­vez, 30% a Capri­les Radons­ki, 22% a los inde­ci­sos.

Son las encues­ta­do­ras más acre­di­ta­das y pre­sen­tan cifras dis­tin­tas, pero todas con sus­tan­cia­les mayo­rías a favor de Hugo Chá­vez Frías.

Estas cifras cau­san hon­da preo­cu­pa­ción en el Depar­ta­men­to de Esta­do. El 27 de agos­to José Vicen­te Ran­gel infor­ma que cuan­do los encues­ta­do­res par­ti­ci­pa­ron los resul­ta­dos a fun­cio­na­rios de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, éstos se mos­tra­ron intere­sa­dos en dis­mi­nuir la bre­cha “a par­tir de la ocu­rren­cia de un even­to extra­or­di­na­rio, cuya mag­ni­tud y carac­te­rís­ti­cas no pre­ci­sa­ron, pero que podría impac­tar en los resul­ta­dos fina­les de las elec­cio­nes del 7 de octu­bre y gene­rar hechos impre­de­ci­bles».

Duran­te una déca­da, Vene­zue­la ha sido uno de los prin­ci­pa­les impul­so­res de una diplo­ma­cia mul­ti­po­lar y de pro­yec­tos de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña que desa­fían la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se. Una opo­si­ción vin­cu­la­da a Esta­dos Uni­dos, que ha inten­ta­do des­man­te­lar el pro­yec­to socia­lis­ta demo­crá­ti­co median­te el gol­pe de Esta­do, el inten­to de mag­ni­ci­dio, el sabo­ta­je petro­le­ro, el cie­rre patro­nal y el terro­ris­mo, posi­ble­men­te inten­ta­rá evi­tar las elec­cio­nes de octu­bre o des­le­gi­ti­mar sus resul­ta­dos median­te “hechos impre­de­ci­bles” ile­ga­les y des­truc­ti­vos. Qui­zá la mis­te­rio­sa explo­sión de tan­ques de gas en la refi­ne­ría de Amuay el 26 de agos­to de 2012 cum­plía esta pro­fe­cía.

A mí me entris­te­ce que tan­ta feli­ci­dad afli­ja a unos pocos, por­que el pesar del bien ajeno tie­ne un nom­bre muy feo. Decía el joven Marx que no desea­ría para sí mis­mo una dicha que no fue­ra com­par­ti­da por millo­nes. En nues­tra demo­cra­cia tene­mos todos los dere­chos, inclu­so el de sen­tir­se des­di­cha­do por el bien­es­tar de otros. Nues­tra dicha tie­ne imper­fec­cio­nes, reve­ses, metas por cum­plir. Pero yo voto por la feli­ci­dad, que sabe mejor cuan­do se com­par­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *