Vene­zue­la: ganar no bas­ta- Angel Gue­rra

Cuan­do Hugo Chá­vez ganó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1998 en Vene­zue­la la pers­pec­ti­va de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be pare­cía ser la reco­lo­ni­za­ción total por Washing­ton median­te el Acuer­do de Libre Comer­cio para las Amé­ri­cas (Alca). El neo­li­be­ra­lis­mo se impo­nía en la mayor par­te del mun­do y en nues­tra región sólo Cuba resis­tía con­tra el impe­rio a un cos­to humano ver­da­de­ra­men­te inex­pli­ca­ble si no se cono­ce a fon­do su épi­ca his­to­ria de lucha por la inde­pen­den­cia y la jus­ti­cia social.

Esta situa­ción comen­za­ría a cam­biar con la diná­mi­ca acción de Chá­vez, que a tra­vés de un gran pro­ce­so demo­crá­ti­co impul­só la apro­ba­ción abru­ma­do­ra de la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción anti­neo­li­be­ral de Amé­ri­ca con­ti­nen­tal (1999). Su tex­to sen­ta­ba las bases para el pleno ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía popu­lar y nacio­nal con la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, así como para enca­mi­nar tras­for­ma­cio­nes socia­les de hon­do cala­do que podían con­du­cir al socia­lis­mo. Acto segui­do, con apo­yo de la mayo­ría par­la­men­ta­ria, el líder vene­zo­lano dic­tó 49 leyes que abrían el camino al con­trol por el Esta­do de los hidro­car­bu­ros en bene­fi­cio direc­to de la socie­dad así como a las refor­mas agra­ria y pes­que­ra. La nue­va Car­ta Mag­na esta­ble­cía el dere­cho ciu­da­dano a revo­car el man­da­to de los fun­cio­na­rios elec­tos, algo insó­li­to en las demo­cra­cias repre­sen­ta­ti­vas.

Las posi­cio­nes sus­ten­ta­das por Chá­vez a favor de la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia, la uni­dad e inte­gra­ción de Amé­ri­ca Lati­na, y las duras prue­bas que resis­tió su apo­yo popu­lar, acre­ci­do y for­ta­le­ci­do con la épi­ca vic­to­ria sobre la con­tra­rre­vo­lu­ción en el refe­ren­do revo­ca­to­rio de 2004 fue­ron ele­ván­do­lo a la cate­go­ría de líder con­ti­nen­tal. Para enton­ces era ya el úni­co pre­si­den­te lati­no­ame­ri­cano que, gra­cias prin­ci­pal­men­te a ese res­pal­do, había sido capaz de ven­cer un gol­pe de Esta­do y otras accio­nes de fuer­za orques­ta­das por la oli­gar­quía nati­va con el alien­to y apo­yo de Esta­dos Uni­dos. Pero la adhe­sión popu­lar siguió cre­cien­do con las misio­nes socia­les que, rom­pien­do con la buro­cra­cia here­da­da del Esta­do oli­gár­qui­co, hicie­ron lle­gar edu­ca­ción, salud, empleo y cana­les de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca a los mar­gi­na­dos de siem­pre.

Mien­tras, movi­mien­tos popu­la­res muy diver­sos pero iden­ti­fi­ca­dos por su opo­si­ción al neo­li­be­ra­lis­mo habían lle­va­do al gobierno a Lula da Sil­va en Bra­sil, Nés­tor Kirch­ner en Argen­ti­na y a Taba­ré Váz­quez en Uru­guay. De modo que en la Cum­bre de las Amé­ri­cas de Mar del Pla­ta (2005), se pudo lograr la con­tun­den­te derro­ta del Alca median­te la acción con­cer­ta­da de un incon­te­ni­ble Chá­vez, prin­ci­pal­men­te con los dos pri­me­ros, uni­da a la poten­te movi­li­za­ción popu­lar en las calles con la pre­sen­cia de líde­res como Evo Mora­les, toda­vía por lle­gar a la pre­si­den­cia, y Joao Pedro Ste­di­le. La derro­ta del Alca mar­có un pun­to de giro deci­si­vo en la his­to­ria lati­no­ame­ri­ca­na. Si al revés de lo ocu­rri­do se hubie­se apro­ba­do, ya Washing­ton se habría tra­ga­do a Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be con la exten­sión hacia el sur de los tra­ta­dos de libre comer­cio, equi­va­len­tes a la ane­xión. No se habría podi­do con­so­li­dar el polo de uni­dad, inte­gra­ción soli­da­ria y paz del Cari­be a Amé­ri­ca del Sur arti­cu­la­do en torno a Vene­zue­la. No habría Petro­ca­ri­be, ni Alba, ni Una­sur, ni Celac.

Vene­zue­la ha avan­za­do sos­te­ni­da­men­te en el bien­es­tar social y en la crea­ción de un con­sen­so nacio­nal anti­ca­pi­ta­lis­ta y en gran medi­da favo­ra­ble al socia­lis­mo. Este con­sen­so se basa en la pré­di­ca ince­san­te de Chá­vez, con­tras­ta­ble con una reali­dad de ver­da­de­ras posi­bi­li­da­des de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y ascen­so social al con­tra­rio de la cre­cien­te pobre­za y des­po­jo de dere­chos ciu­da­da­nos exis­ten­te hoy en Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y sus vasa­llos. Se basa tam­bién en la inten­sa bata­lla polí­ti­ca que hizo decir recien­te­men­te a Fidel Cas­tro: Pocas veces, tal vez nun­ca, se ha podi­do refle­jar, tan níti­da­men­te, una lucha de ideas entre el capi­ta­lis­mo y el socia­lis­mo como la que se expre­sa hoy en Vene­zue­la.

Si Amé­ri­ca Lati­na es en la actua­li­dad la región más avan­za­da del mun­do en la lucha por una alter­na­ti­va a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta, Vene­zue­la es su pun­tal más impor­tan­te. De allí el alcan­ce mun­dial de los resul­ta­dos de la elec­ción del 7 de octu­bre veni­de­ro. Es fun­da­men­tal que este hecho sea com­pren­di­do por las fuer­zas popu­la­res den­tro y fue­ra de Vene­zue­la. Washing­ton sí que lo com­pren­de y por eso cons­pi­ra con­tra Chá­vez a tiem­po com­ple­to. No bas­ta con ganar, sino ganar por nocaut, de modo aplas­tan­te, la pre­si­den­cia y todos los car­gos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *