La revo­lu­ción de los ricos- Rafael Cid

Rafael Cid
“Por supues­to que hay gue­rra de cla­ses, pero es mi cla­se, la cla­se rica, la que está rea­li­zan­do la gue­rra, y esta­mos ganan­do” (Warren Buf­fet, mul­ti­mi­llo­na­rio nor­te­ame­ri­cano, cuar­ta for­tu­na mun­dial).

A la vis­ta de las últi­mas fecho­rías del gobierno de Mariano Rajoy, ¿se pue­de man­te­ner sin caer en el des­pro­pó­si­to que el enemi­go es el PP pero que el pro­ble­ma es el PSOE? ¿O como pre­ten­de­mos expo­ner en esta nota no es posi­ble una alter­na­ti­va real al sis­te­ma derro­can­do sólo a la dere­cha ofi­cial y amnis­tian­do a la izquier­da vir­tual que ese mis­mo sis­te­ma ha fran­qui­cia­do como como­dín en tiem­pos de cri­sis? Vea­mos.

Tene­mos la dere­cha más ran­cia, necia y retro­gra­da de Euro­pa. Bas­ta con ver ese baru­llo de reac­cio­na­rias nor­ma­ti­vas sobre la reti­ra­da de la asis­ten­cia sani­ta­ria a las per­so­nas indo­cu­men­ta­das; la gra­ti­fi­ca­ción con sub­ven­cio­nes a los cole­gios con­cer­ta­dos que apli­can la segre­ga­ción sexual en la aulas; la recu­pe­ra­ción del maca­bro espec­tácu­lo de las corri­das de toros en la tele­vi­sión públi­ca o el esper­pen­to pro­pio de cam­pos de con­cen­tra­ción de obli­gar a tra­ba­jar como pin­ches de bom­be­ros a los para­dos con sub­si­dio de des­em­pleo. La dere­cha más ruin y caver­ní­co­la.

Pero tam­bién la izquier­da más ser­vil y cíni­ca. Por eso, cuan­do como aho­ra, la cri­sis se mate­ria­li­za en una revo­lu­ción de los ricos con­tra los pobres, tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad inelu­di­ble de pre­gun­tar­nos cuál es la palan­ca que pue­de dar al tras­te con esa situa­ción. Sin pre­jui­cios ni per­jui­cios, sin mira­mien­tos. Y para ello lo pri­me­ro que debe­mos hacer es rom­per el male­fi­cio polí­ti­co que ha lle­va­do a la socie­dad espa­ño­la a su secu­lar pos­tra­ción. Lo que exi­ge admi­tir que no pode­mos seguir foca­li­zan­do la posi­bi­li­dad de alter­na­ti­va, sin más, en derro­tar a la dere­cha para que acto segui­do, borrón y cuen­ta nue­va, el recam­bio sea una izquier­da pala­cie­ga. Esta­mos en ple­na gue­rra de cla­ses. El capi­ta­lis­mo del siglo XXI, el de la deu­da sobe­ra­na, la espe­cu­la­ción y la finan­cia­ri­za­ción, se ha con­ver­ti­do en un peli­gro para la huma­ni­dad. Pero nada indi­ca que el sacri­fi­cio que haga­mos para derro­tar­lo ten­ga éxi­to si segui­mos aban­do­nán­do­nos en una opo­si­ción que nun­ca se opo­ne más allá de los pri­me­ros escar­ceos publi­ci­ta­rios.

La lógi­ca de la domi­na­ción como razón vital es el ADN que la dere­cha quie­re impo­ner a la socie­dad y lo que la izquier­da nun­ca cues­tio­na. Una mino­ría supe­rior y pre­po­ten­te sobre una mayo­ría infe­rior y some­ti­da gra­cias a la supers­ti­ción de las elec­cio­nes pre­co­ci­na­das. ¡Dejad que votos se acer­quen a mí! Un mis­te­rio envuel­to en un enig­ma. El extra­ño caso de cómo los menos, ocio­sos y explo­ta­do­res, obtie­nen auto­ri­za­ción de los más, tra­ba­ja­do­res y humil­des, para vivir a su cos­ta, para que les humi­llen y amar­guen la vida. Nadie que igno­re esta cues­tión podrá des­ve­lar la intri­ga que encie­rra “la ley del núme­ro” sobre la que se basa la mise­ria de nues­tra ser­vi­dum­bre volun­ta­ria. La beli­ge­ran­cia caní­bal de una dere­cha anti­de­mo­crá­ti­ca y el cor­to­pla­cis­mo bal­dío de una izquier­da sin éti­ca expli­can el por­qué ocu­rre pero no el cómo lo tole­ra­mos.

Pode­mos decir para jus­ti­fi­car­nos que en todos los sitios cue­cen habas, que el capi­tal es por defi­ni­ción mór­bi­do, pero con ello esta­re­mos tram­pean­do la ver­dad. No es igual los usos y cos­tum­bres de paí­ses que han teni­do Rena­ci­mien­to, Revo­lu­ción Indus­trial y Revo­lu­ción Bur­gue­sa, hitos moder­ni­za­do­res de sus estruc­tu­ras lega­les, men­ta­les y mate­ria­les, que los de aque­llos otros, como la Espa­ña eter­na, que siguen hun­dien­do sus raí­ces polí­ti­cas, socia­les, eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y mora­les en ata­vis­mos como la Inqui­si­ción, el Patriar­ca­do, la Monar­quía here­di­ta­ria y el tan­to tie­nes tan­to vales.

En el sub­ti­tu­lo de un libro lamen­ta­ble­men­te poco difun­di­do, el anar­quis­ta Eduar­do de Guz­mán decía que la his­to­ria de Espa­ña es la his­to­ria de siglos de dic­ta­du­ra y años de demo­cra­cia. Se refe­ría el escri­tor de una de las mejo­res tri­lo­gías exis­ten­tes sobre la gue­rra civil a los esca­sos momen­tos en que el pue­blo espa­ñol ha dis­fru­ta­do de dere­chos y liber­ta­des, de for­mas polí­ti­cas dig­nas, par­ti­ci­pa­ti­vas, autó­no­mas y pro­gre­sis­tas. Poco más que los esca­sos años pos­te­rio­res a la Gue­rra de Inde­pen­den­cia de 1808 y las bre­ves expe­rien­cias del Sexe­nio Revo­lu­cio­na­rio (1868−1874) y la II Repú­bli­ca de 1931. Lo que jus­ti­fi­ca con cre­ces que la aper­tu­ra hacia una socie­dad entre libres e igua­les exi­ja ven­cer a esa dere­cha fósil para­dig­má­ti­ca del atra­so y la opre­sión. Aquí el nacio­nal­ca­to­li­cis­mo siem­pre tuvo el poder y cuan­do algo ame­na­zó sus expec­ta­ti­vas la espa­da y el hiso­po se des­en­vai­na­ron para res­ta­ble­cer el orden de los cemen­te­rios. Años de cerril y gene­ro­sa incul­tu­ra hicie­ron el res­to. ¡Vivan las cae­nas! El por­ve­nir así admi­nis­tra­do siem­pre fue un magro futu­ri­ble, un por venir. El úni­co asi­de­ro ante esa asfi­xian­te domi­na­ción era que aquel pue­blo, aun­que ven­ci­do, jamás olvi­da­ba. El des­po­tis­mo deja­ba hue­lla en la memo­ria crean­do una sutil comu­ni­dad espi­ri­tual de agra­via­dos. No exis­tía ese con­sen­so amné­si­co inven­ta­do por nues­tra izquier­da clau­di­can­te para poder tre­par al poder, sino las dos Espa­ñas, la de cha­ran­ga y pan­de­re­ta y la indo­ma­ble.

Has­ta que lle­gó la gran far­sa de la “modé­li­ca” tran­si­ción y se puso alfom­bra roja a los here­de­ros de la cana­lla que has­ta la vís­pe­ra masa­cra­ba al pue­blo. El cam­bio con­sis­tió en que la izquier­da, reagru­pa­da bajo las siglas del PSOE y del PCE, renun­cia­ra a sus prin­ci­pios para salir de la mar­gi­na­li­dad ins­ti­tu­cio­nal. Cedien­do ante los mili­ta­res del pare­dón, acep­tan­do la Monar­quía del 18 de julio, igno­ran­do el lin­cha­mien­to de la UMD, per­mi­tien­do la entre­ga del pue­blo saha­raui al tirano marro­quí y entran­do en la OTAN por la puer­ta fal­sa de un refe­rén­dum cha­pli­nes­co. De esta for­ma un anti­fran­quis­mo de nota­bles comen­zó su lar­ga mar­cha a tra­vés del sta­tu quo. Pri­me­ro en el for­ma­to de una coa­li­ción que con­si­guió el poder muni­ci­pal para las can­di­da­tu­ras del tán­dem PSOE-PCE, y lue­go median­te una amplía deglu­ción de cua­dros comu­nis­tas por par­te del feli­pis­mo en el gobierno que hizo del PSOE el mega­par­ti­do del voto útil. Una saga cuyos efec­tos nar­co­ti­zan­tes lle­gan has­ta nues­tros días con ficha­jes como el de la alcal­de­sa comu­nis­ta de Cór­do­ba Rosa Agui­lar.

No obs­tan­te sería una des­ho­nes­ti­dad inte­lec­tual negar que duran­te los muchos años de retó­ri­ca socia­lis­ta no hubo avan­ces. Exis­tie­ron en línea con lo que en la Euro­pa demo­crá­ti­ca era mone­da corrien­te. Se gene­ra­li­zó la edu­ca­ción pri­ma­ria y la asis­ten­cia sani­ta­ria, entre otras impor­tan­tes mejo­ras de tipo cívi­co. Pero la trans­for­ma­ción estruc­tu­ral espe­ra­da no lle­gó, a pesar de la mayo­ría aplas­tan­te con que el PSOE comen­zó su peri­plo. Por con­tra, “los rojos” en el poder empe­za­ron a asi­mi­lar las señas de iden­ti­dad de la recién des­alo­ja­da dere­cha, sus líneas rojas, su “no pasa­rán”. Se rati­fi­co el Con­cor­da­to con la San­ta Sede, las bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos con­ti­nua­ron don­de solían y se tren­za­ron rela­cio­nes pre­fe­ren­tes con una oli­gar­quía finan­cie­ra que acu­dió pres­ta a finan­ciar las cos­to­sas cam­pa­ñas elec­to­ra­les de la has­ta enton­ces modes­ta izquier­da anti­fran­quis­ta. La mon­ta­ña parió un ratón. Has­ta tal pun­to fue el true­que que el gol­pe de Esta­do del 23‑F se dio con­tra el gobierno con­ser­va­dor de UCD, la coa­li­ción post­fran­quis­ta que pilo­tó la tran­si­ción, no con­tra una izquier­da supues­ta­men­te rup­tu­ris­ta. PSOE y PCE no sólo no esta­ban en la lis­ta negra de los suble­va­ros sino que algu­nos de sus más cono­ci­dos diri­gen­tes apa­re­cían en la nómi­na del “gobierno de sal­va­ción” que los mili­ta­res que­rían impo­ner con su asal­to al Con­gre­so.

Cin­co años de gobierno de cen­tro con UCD y nue­ve de dere­cha con el PP con­tra vein­tiuno de socia­lis­mo des­de el ini­cio de la tran­si­ción no han ser­vi­do para con­cien­ciar polí­ti­ca­men­te al espa­ñol medio hacia posi­cio­nes pro­gre­sis­tas. La prue­ba son esos once millo­nes lar­gos de votan­tes que logró Mariano Rajoy en las elec­cio­nes gene­ra­les de 2011. Una sin­ra­zón que sólo se expli­ca por la capi­tu­la­ción des­mo­vi­li­za­do­ra de esa izquier­da nomi­nal lide­ra­da por el PSOE, que duran­te la mayor par­te de este tiem­po ha ofi­cia­do en los temas de cala­do como una fran­qui­cia ocul­ta de la dere­cha. El arma secre­ta de la tran­si­ción es haber logra­do que la dere­cha se cen­tra­ra y que la izquier­da se dere­chi­za­ra, con la ayu­da de los medios de comu­ni­ca­ción de masas que ofi­cian como nue­vos púl­pi­tos. En su via­je ins­ti­tu­cio­nal, fomen­tan­do polí­ti­cas aco­mo­da­ti­cias con el sis­te­ma, el PSOE se ha con­ver­ti­do en rehén del sec­tor más medio­cre de la ciu­da­da­nía, la amor­fa mayo­ría silen­cio­sa, que repre­sen­ta su prin­ci­pal base elec­to­ral, en una inter­ac­ción-bucle que le obli­ga a ir cada vez más a la dere­cha para seguir sien­do alter­na­ti­va de poder. Un via­je a las antí­po­das.

La cri­sis actual, a pesar de sus múl­ti­ples des­di­chas, tie­ne la vir­tud de per­mi­tir poner nom­bres y ape­lli­dos a los mal­he­cho­res, a los ver­da­de­ros enemi­gos del pue­blo. La dere­cha y todos sus atri­bu­tos, mediá­ti­cos, dinás­ti­cos, ecle­siás­ti­cos y finan­cie­ros: la corrup­ta “mar­ca Espa­ña”. Pero tam­bién la izquier­da fran­qui­cia­da del sis­te­ma que ha con­ver­ti­do la demo­cra­cia en un par­que temá­ti­co. Ambas actúan como hojas de una mis­ma tije­ra con dis­tin­tos filos. Resul­ta reve­la­dor que mien­tras nues­tra dere­cha extre­ma escu­da sus bru­ta­les “medi­das de aus­te­ri­dad” en la nefas­ta heren­cia reci­bi­da, la izquier­da hace com­pa­ti­ble el anun­cio de radi­cal opo­si­ción a las exi­gen­cias de Bru­se­las con el sor­pren­den­te hecho de que el vice­pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea y por­ta­voz del direc­to­rio que las impo­ne sea el ex secre­ta­rio gene­ral del PSOE, Joa­quín Almu­nia, actual res­pon­sa­ble de la Com­pe­ten­cia y nada menos que Comi­sa­rio de Eco­no­mía y Asun­tos Mone­ta­rios cuan­do esta­lló la cri­sis y Zapa­te­ro apli­có el pri­mer zar­pa­zo. ¿Quién da más?

La revo­lu­ción de los ricos se incu­ba en la resig­na­ción de los pobres. Por eso en Espa­ña para lograr una tími­da refor­ma casi siem­pre hay que hacer una revo­lu­ción. Menos mal que hoy el tes­ti­go está pasan­do a manos de una juven­tud demo­crá­ti­ca­men­te madu­ra a la que ya no pue­den enga­tu­sar con los cuen­tos de la tran­si­ción y el coco de invo­lu­cio­nes que nada sig­ni­fi­can cuan­do lo real­men­te ana­cró­ni­co y devas­ta­dor es el pro­pio sis­te­ma (aca­ban de anun­ciar que se va a incluir en el Códi­go Penal la cade­na per­pe­tua revi­sa­ble; lo hará el mis­mo gobierno que ha amnis­tia­do el dine­ro de ori­gen cri­mi­nal, siguien­do la este­la del salien­te que indul­tó al con­se­je­ro dele­ga­do del Ban­co de San­tan­der con­de­na­do en fir­me por el Tri­bu­nal Supre­mo).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *