«La izquier­da debe pre­pa­rar­se para el colap­so de la euro­zo­na y asu­mir que la deu­da es impa­ga­ble»- Alber­to Mon­te­ro

Yo soy de los que cree, fren­te a otros com­pa­ñe­ros eco­no­mis­tas crí­ti­cos, que no hay alter­na­ti­vas y que o se abor­da el pro­ble­ma de la Euro­zo­na sin tra­tar de poner paños calien­tes, de una for­ma radi­cal y enfren­tán­do­nos a la reali­dad que tene­mos delan­te o la reali­dad pasa­rá por enci­ma de noso­tros y cuan­do nos haya­mos dado cuen­ta esta­re­mos vol­tea­dos y sin nin­gún tipo de capa­ci­dad de res­pues­ta y reac­ción.

La pri­me­ra cues­tión que qui­sie­ra plan­tear es la más bási­ca de todas, y es que cuan­do habla­mos del pro­yec­to euro­peo, cuan­do habla­mos de la cri­sis en Euro­pa y de la cri­sis del euro, nos olvi­da­mos de lo prin­ci­pal. Y es que el euro está con­tra la Euro­pa en la que todas y todos cree­mos. El euro es un pro­yec­to que ha per­mi­ti­do a las éli­tes eco­nó­mi­cas, tan­to indus­tria­les como finan­cie­ras euro­peas, coop­tar a la cla­se polí­ti­ca tan­to a nivel euro­peo como esta­tal y poner­la al ser­vi­cio de un pro­yec­to de ren­ta­bi­li­za­ción de los capi­ta­les en el cual la cla­se tra­ba­ja­do­ra no tie­ne nada más que cosas que per­der. Si no enten­de­mos que la Euro­pa del euro no es nues­tra Euro­pa, no podre­mos enfren­tar­nos ade­cua­da­men­te a esta cri­sis. Plan­tear que hay que res­ca­tar a Euro­pa y res­ca­tar al euro, y olvi­dar­nos de eso, es echar­nos pie­dras sobre nues­tro teja­do.

En segun­do lugar, la cri­sis del euro no es una cri­sis finan­cie­ra, lo que no qui­ta para que ten­ga una dimen­sión finan­cie­ra. La cri­sis del euro es una cri­sis que esta­ba inser­ta en el códi­go gené­ti­co del euro des­de su apa­ri­ción. El euro se dise­ñó des­de una pers­pec­ti­va neo­li­be­ral y orien­ta­da exclu­si­va­men­te a ese pro­ce­so de ren­ta­bi­li­za­ción de los capi­ta­les a nivel euro­peo. Las polí­ti­cas de ajus­te per­ma­nen­te que se arti­cu­la­ron en el pro­ce­so de con­ver­gen­cia has­ta lle­gar a Maas­tricht como las polí­ti­cas que se han man­te­ni­do des­de enton­ces; los erro­res de dise­ño en el euro con la ausen­cia de una estruc­tu­ra fis­cal de redis­tri­bu­ción de la ren­ta que per­mi­ta repar­tir la ren­ta y la rique­za des­de las zonas en las que se gene­ra y acu­mu­la hacia las zonas en las que se pro­du­cen situa­cio­nes de rece­sión y cri­sis; la ausen­cia de cual­quier meca­nis­mo de soli­da­ri­dad más allá de la Polí­ti­ca Agra­ria Común para per­mi­tir que las vacas euro­peas vivan mejor que los niños lati­no­ame­ri­ca­nos o afri­ca­nos; las asi­me­trías estruc­tu­ra­les que se han pro­du­ci­do, que exis­tían y que en nin­gún caso se han redu­ci­do, sino que se han agra­va­do, y que como con­se­cuen­cia de esta cri­sis se están inten­si­fi­can­do. Todo ello sólo pue­de hacer­nos lle­gar a la con­clu­sión de que el euro es pro­yec­to falli­do; pero que, ade­más, no es nues­tro pro­yec­to ni algo que ten­ga­mos que defen­der des­de nin­gún pun­to de vis­ta.

¿Qué opcio­nes hay fren­te al futu­ro? Las opcio­nes fren­te al futu­ro depen­den de la com­pren­sión de cuá­les son las dimen­sio­nes y la natu­ra­le­za de la cri­sis, por un lado; y por otro lado, de valo­rar la via­bi­li­dad del pro­yec­to euro­peo tal y como lo cono­ce­mos. Si maña­na cam­bia el códi­go gené­ti­co de todos los ale­ma­nes, inclui­da su Can­ci­ller, me come­ré todas y cada una de las pala­bras que voy a decir a con­ti­nua­ción, pero como creo que esa muta­ción gené­ti­ca no va a ocu­rrir, la via­bi­li­dad de la per­te­nen­cia al euro para los paí­ses peri­fé­ri­cos es prác­ti­ca­men­te nula. Es decir, la via­bi­li­dad del euro, si no se res­trin­ge úni­ca y exclu­si­va­men­te a los paí­ses cen­tra­les, esta­ría pues­ta en cues­tión. Es decir, el euro, tal y como lo cono­ce­mos aho­ra, es una mone­da que va hacia el colap­so. Y por eso digo que, pro­ba­ble­men­te, si no tra­ta­mos de arti­cu­lar res­pues­tas des­de esa pers­pec­ti­va del colap­so de la Unión Euro­pea a medio o lar­go pla­zo, lo que nos encon­tra­re­mos es que éste nos pasa­rá por enci­ma.

Sobre la natu­ra­le­za de la cri­sis, muy rápi­da­men­te, por­que yo creo que todos y todas, más o menos, esta­mos al tan­to. La cri­sis euro­pea no es una cri­sis finan­cie­ra. Es una cri­sis deri­va­da de las dife­ren­cias acu­mu­la­das de com­pe­ti­ti­vi­dad entre el núcleo y la peri­fe­ria; entre un núcleo que ha aumen­ta­do sus nive­les de pro­duc­ti­vi­dad, que ha man­te­ni­do unas tasas bajas de infla­ción y que ha empren­di­do unos pro­ce­sos de ajus­te y de mode­ra­ción sala­rial; y una peri­fe­ria que ha man­te­ni­do unos dife­ren­cia­les de infla­ción posi­ti­vos con res­pec­to al núcleo ‑es decir, ha vis­to cómo sus pre­cios han cre­ci­do más-; tam­bién ha vis­to cómo los sala­rios de la cla­se tra­ba­ja­do­ra han cre­ci­do más, entre otras cosas, por­que par­tían de unos nive­les infe­rio­res; y, por lo tan­to, esto ha dado lugar a unos défi­cit en la balan­za por cuen­ta corrien­te que expli­can, jun­to a la cri­sis ban­ca­ria, la dimen­sión finan­cie­ra pos­te­rior de la cri­sis.

Esas dife­ren­cias en las pro­duc­ti­vi­da­des han bene­fi­cia­do esen­cial­men­te a Ale­ma­nia. Ale­ma­nia ha sido la prin­ci­pal bene­fi­cia­ria de que exis­ta una mone­da úni­ca. ¿Por qué? Por­que cuan­do exis­tían esas dife­ren­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad entre las eco­no­mías, pero cada una tenía su pro­pia mone­da, los Esta­dos podían deva­luar sus mone­das para redu­cir los défi­cit de com­pe­ti­ti­vi­dad. Des­de el momen­to en que se crea una mone­da úni­ca, con un tipo de cam­bio fijo e inal­te­ra­ble entre las dis­tin­tas eco­no­mías, los paí­ses no pue­den recu­rrir a la deva­lua­ción para redu­cir los défi­cit de com­pe­ti­ti­vi­dad entre sus eco­no­mías. Y vemos cómo eso se tra­du­ce en dos situa­cio­nes enfren­ta­das: por una par­te, acu­mu­la­ción de supe­rá­vit por cuen­ta corrien­te en los paí­ses cen­tra­les; y, por otra, défi­cit por cuen­ta corrien­te en los paí­ses de la peri­fe­ria.

Para man­te­ner esa situa­ción de des­equi­li­brio en las balan­zas por cuen­ta corrien­te a su favor, ¿qué hizo Ale­ma­nia? Bási­ca­men­te, sus­ti­tuir supe­rá­vit comer­cial por deu­da exter­na. Es decir, ven­día a los paí­ses de la peri­fe­ria y, al mis­mo tiem­po, finan­cia­ba el endeu­da­mien­to de los paí­ses de la peri­fe­ria para que le com­pra­ran el exce­den­te comer­cial. ¿Por qué? Por­que Ale­ma­nia ha sido tra­di­cio­nal­men­te, por moti­vos demo­grá­fi­cos, socio­ló­gi­cos y de dis­tin­ta natu­ra­le­za, un país con una insu­fi­cien­te deman­da inter­na. Y lo que ha hecho a lo lar­go de todo el pro­ce­so del euro es sus­ti­tuir esen­cial­men­te deman­da exter­na de los paí­ses peri­fé­ri­cos y del res­to del mun­do por deman­da inter­na.

Su polí­ti­ca ha sido la de man­te­ner nive­les de deman­da al inte­rior muy bajos, incre­men­tan­do la pre­sión sala­rial sobre los tra­ba­ja­do­res, y sus­ti­tuir­la por la deman­da que rea­li­za­ba el res­to del mun­do, espe­cial­men­te los paí­ses peri­fé­ri­cos. Como esos paí­ses peri­fé­ri­cos nece­si­ta­ban de inyec­cio­nes de recur­sos finan­cie­ros para poder finan­ciar la fal­ta de aho­rro de sus eco­no­mías, lo que ha hecho Ale­ma­nia es, bási­ca­men­te, fomen­tar el endeu­da­mien­to de los paí­ses peri­fé­ri­cos. De mane­ra que la cri­sis, tal y como la encon­tra­mos en estos momen­tos, tie­ne dos dimen­sio­nes difí­cil­men­te recon­ci­lia­bles: una es el pro­ble­ma de la deu­da. Pero espe­cial­men­te para el caso espa­ñol y de la mayor par­te de los paí­ses peri­fé­ri­cos, es un pro­ble­ma de deu­da pri­va­da. Que, par­cial­men­te, ha sido socia­li­za­da, por­que se ha socia­li­za­do la deu­da de los ban­cos, pero la deu­da de los par­ti­cu­la­res sigue viva e intac­ta. Y que no se pue­de solu­cio­nar si no se rees­truc­tu­ra. Es decir, si no hay una qui­ta, una mora­to­ria y una rees­truc­tu­ra­ción de los pla­zos de pago de la deu­da. Esa sería la expre­sión finan­cie­ra del pro­ble­ma.

La otra dimen­sión de la cri­sis son las dife­ren­cias en la com­pe­ti­ti­vi­dad. Dife­ren­cias en la com­pe­ti­ti­vi­dad entre las eco­no­mías cen­tra­les y las eco­no­mías peri­fé­ri­cas que no están dis­mi­nu­yen­do sino que se están amplian­do. Lo que nos encon­tra­mos es que el pro­ce­so de ajus­te para sal­var al capi­tal finan­cie­ro e indus­trial, tan­to a nivel euro­peo como esta­tal, se está hacien­do a cos­ta del ajus­te sala­rial y de la pre­sión sobre los tra­ba­ja­do­res, con reper­cu­sio­nes sobre los nive­les de pro­duc­ti­vi­dad de los mis­mos.

Fren­te a ello, ¿qué se está hacien­do? Polí­ti­cas de ajus­te y aus­te­ri­dad que no pue­den fun­cio­nar bajo nin­gún con­cep­to por razo­nes evi­den­tes.

Pri­me­ro, por­que indu­cen a sus­ti­tuir deman­da inter­na por deman­da exter­na a todos los paí­ses. Es decir, depri­men el con­su­mo, la inver­sión y el gas­to públi­co a nivel interno y lo tra­tan de sus­ti­tuir por expor­ta­cio­nes hacia el res­to del mun­do de nues­tros pro­duc­tos. Y eso se hace, esen­cial­men­te, por la vía de la defla­ción sala­rial. Es decir, redu­cien­do el cos­te del tra­ba­jo. Pero se hace pro­mo­vien­do esa polí­ti­ca para todos los paí­ses simul­tá­nea­men­te ‑y aho­ra vere­mos a qué nive­les- y, al mis­mo tiem­po, en un con­tex­to de eco­no­mía glo­bal en rece­sión. Es decir, es una polí­ti­ca pro-cícli­ca: indu­ce a las eco­no­mías hacia la cri­sis en un con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal. Por lo tan­to, es una polí­ti­ca que no tie­ne nin­gún sen­ti­do. Ade­más, impo­ne el ajus­te sobre cada vez más eco­no­mías.

El ajus­te duro sobre los «cer­di­tos» (Por­tu­gal, Ita­lia, Irlan­da, Gre­cia y Espa­ña) supo­ne en estos momen­tos el 37% del PIB comu­ni­ta­rio. Si a eso se le une el ajus­te mode­ra­do que se está lle­van­do a cabo en Fran­cia, con la recien­te reba­ja de los 30 mil millo­nes de euros, el ajus­te afec­ta ya al 57% del PIB de la euro­zo­na. Y si a eso se le suma los ajus­tes mode­ra­dos sobre Bél­gi­ca y sobre los Paí­ses Bajos, el ajus­te lle­ga al 66% del PIB comu­ni­ta­rio. Es decir, se está impo­nien­do polí­ti­cas de rece­sión, de con­trac­ción, de pro­fun­di­za­ción en la cri­sis, a casi dos ter­cios de la euro­zo­na. Con lo cual, la posi­bi­li­dad de que esos dos ter­cios sal­gan a flo­te como con­se­cuen­cia de la deman­da exter­na que haga el otro ter­cio, es prác­ti­ca­men­te nula.

Y ade­más las polí­ti­cas de ajus­te tie­nen reper­cu­sio­nes sobre los dife­ren­cia­les de pro­duc­ti­vi­dad. Las polí­ti­cas de ajus­te lo que hacen es fre­nar el cre­ci­mien­to. Al fre­nar el cre­ci­mien­to, afec­tan a los ren­di­mien­tos del sec­tor indus­trial, fun­da­men­tal­men­te. Eso, debi­do a las rigi­de­ces téc­ni­cas que impi­den que haya un ajus­te para­le­lo entre el empleo y la pro­duc­ción ‑es decir, la pro­duc­ción sue­le caer más rápi­da­men­te de lo que lo hace el empleo- pro­vo­ca el dete­rio­ro de la pro­duc­ti­vi­dad, el dete­rio­ro de los bene­fi­cios, la caí­da en la inver­sión e incen­ti­va la caí­da en la pro­duc­ción. Con lo cual, vol­ve­mos a dete­rio­rar lo que debe­ría ser­vir para sanar la cau­sa últi­ma de la cri­sis en Euro­pa: los dife­ren­cia­les de com­pe­ti­ti­vi­dad entre las dis­tin­tas eco­no­mías.

Pero ade­más, hay otra cues­tión de fon­do mucho más gra­ve. Y es que, uti­li­zan­do sólo las rela­cio­nes macro­eco­nó­mi­cas bási­cas sobre las que todo el mun­do coin­ci­de nos encon­tra­mos con que el pro­yec­to euro­peo es invia­ble con Ale­ma­nia den­tro. Sin Ale­ma­nia, la cosa pudie­ra cam­biar.

Tene­mos que par­tir de la pre­mi­sa, como hemos seña­la­do, de que la euro­zo­na es un dise­ño falli­do, un dise­ño que esta­ba mal des­de su pro­pio ori­gen. Y, en estos momen­tos, esta­mos asis­tien­do al con­flic­to entre las éli­tes euro­peas, que ven cómo su pro­yec­to se está des­mo­ro­nan­do y no ter­mi­nan de enten­der cómo y por qué y cómo y a tra­vés de qué vías podrían solu­cio­nar­lo de for­ma que las solu­cio­nes le per­mi­tie­ran man­te­ner su posi­ción de poder a lo lar­go del tiem­po. Y, por otro lado, la lógi­ca eco­nó­mi­ca ele­men­tal. Se tra­ta de un con­flic­to difí­cil­men­te reso­lu­ble y que ha ilus­tra­do muy bien Luis Alon­so.

Hemos pasa­do de una situa­ción que pare­cía que era un jue­go de suma cero al inte­rior de la Unión Euro­pea, don­de lo que unos gana­ban era a cos­ta de lo que otros per­dían y era, has­ta cier­to pun­to, asi­mi­la­ble por todos, a una situa­ción que se lla­ma jue­go de suma nega­ti­va, es decir, don­de cada una de las par­tes cree que está peor de lo que esta­ría si no estu­vie­ra en el euro. Los del núcleo, por­que creen que han finan­cia­do la orgía inmo­bi­lia­ria y el bien­es­tar de los paí­ses peri­fé­ri­cos, que, al pare­cer, no nos corres­pon­día; y los peri­fé­ri­cos, por­que cree­mos que los paí­ses cen­tra­les nos están impo­nien­do polí­ti­cas de aus­te­ri­dad que están aca­ban­do con el empleo, con los dere­chos socia­les y con las pers­pec­ti­vas de futu­ro de nues­tra gene­ra­ción y de las gene­ra­cio­nes futu­ras.

El pro­ble­ma es bási­ca­men­te Ale­ma­nia. No por­que le ten­ga espe­cial aver­sión a los ale­ma­nes, sino por su estruc­tu­ra pro­duc­ti­va. Una estruc­tu­ra pro­duc­ti­va que está basa­da esen­cial­men­te en la debi­li­dad cró­ni­ca de la deman­da inter­na: una eco­no­mía que aho­rra mucho más de lo que con­su­me; y que ha orien­ta­do sus apa­ra­tos pro­duc­ti­vos hacia la expor­ta­ción, a sus­ti­tuir deman­da inter­na por deman­da exter­na. Para eso, Ale­ma­nia, des­pués de la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na, nece­si­ta­ba un con­tex­to de tipos de cam­bio fijos ina­mo­vi­bles, y la expre­sión más cerra­da y per­fec­to de ello era cons­truir una mone­da úni­ca.

Eso ha dado lugar a que los paí­ses cen­tra­les, con Ale­ma­nia a la cabe­za, hayan con­se­gui­do una situa­ción de supe­rá­vit en la balan­za por cuen­ta corrien­te que se ha cana­li­za­do en for­ma de flu­jos finan­cie­ros hacia los paí­ses peri­fé­ri­cos. Rever­tir esa situa­ción sig­ni­fi­ca­ría que Ale­ma­nia acep­ta­ra que los paí­ses peri­fé­ri­cos empe­za­ran a expor­tar más hacia los paí­ses cen­tra­les, cosa que es alta­men­te impro­ba­ble. Si todo su esfuer­zo pro­duc­ti­vo des­de la Agen­da 2010 de Schrö­der de prin­ci­pios del siglo XXI ha esta­do orien­ta­da a rees­truc­tu­rar su eco­no­mía en ese sen­ti­do, pare­ce muy poco pro­ba­ble que a estas altu­ras sea polí­ti­ca­men­te acep­ta­ble a nivel interno que pue­dan rever­tir esa situa­ción para acep­tar défi­cit en la balan­za por cuen­ta corrien­te. Entre otras cosas, por­que se enfren­ta­rían a la debi­li­dad de la deman­da inter­na y a debi­li­dad de la deman­da exter­na; es decir, acep­tar eso sig­ni­fi­ca­ría que Ale­ma­nia acep­ta­ría incre­men­tar sus nive­les de des­em­pleo e incre­men­tar sus nive­les de infla­ción. De hecho, Ale­ma­nia, duran­te estos doce, quin­ce años ha hecho todo lo posi­ble por lle­gar a esta situa­ción. Por lle­gar a refor­zar su supe­rá­vit en la balan­za por cuen­ta corrien­te. Difí­cil­men­te va a per­mi­tir que eso se revier­ta, entre otras cosas por­que para ello sería nece­sa­rio, por ejem­plo, que su infla­ción fue­ra mayor que la de los paí­ses peri­fé­ri­cos. Algo que, por otra par­te, no es fácil de con­se­guir en unas socie­da­des que tie­nen mayor aver­sión a la infla­ción que las socie­da­des peri­fé­ri­cas y en unas eco­no­mías peri­fé­ri­cas don­de la infla­ción es estruc­tu­ral­men­te más alta que la infla­ción del cen­tro. Por otro lado, debe­ría acep­tar pér­di­das de com­pe­ti­ti­vi­dad por la vía de man­te­ner mayo­res incre­men­tos de los cos­tes labo­ra­les, de los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res. Cuan­do lo que se está pro­mo­vien­do con las polí­ti­cas de ajus­te es, pre­ci­sa­men­te, lo con­tra­rio: defla­ción sala­rial en los paí­ses peri­fé­ri­cos man­te­nien­do, más o menos cons­tan­tes, los nive­les sala­ria­les en sus paí­ses. Ade­más, hay que con­si­de­rar que no se pue­de cam­biar una estruc­tu­ra pro­duc­ti­va que está orien­ta­da a la expor­ta­ción por una estruc­tu­ra pro­duc­ti­va orien­ta­da a la eco­no­mía inter­na de la noche a la maña­na.

El colap­so es inevi­ta­ble, por cues­tio­nes de rela­cio­nes eco­nó­mi­cas bási­cas. A lo que nos vamos enfren­tan­do es a que el nivel de la deu­da públi­ca es actual­men­te insos­te­ni­ble para los paí­ses peri­fé­ri­cos. Espa­ña (ya no hablo de Gre­cia y Por­tu­gal) es un país insol­ven­te, en quie­bra: no pue­de con­se­guir ni un supe­rá­vit comer­cial ni un supe­rá­vit fis­cal que per­mi­ta hacer fren­te al cre­ci­mien­to del pago de la deu­da en los pró­xi­mos años. Es decir, fren­te a lo que se nos vie­ne, en algún momen­to, y eso lo sabe todo el mun­do, se va a tener que plan­tear que la deu­da espa­ño­la es impa­ga­ble, que no hay for­ma de pagar­la. Cuán­to tiem­po tar­de­mos en acep­tar esa situa­ción o cuán­to tiem­po tar­de­mos en enten­der que lo que se está pro­du­cien­do a tra­vés de los pro­ce­sos de ajus­te es una extrac­ción de los exce­den­tes des­de la peri­fe­ria hacia el cen­tro para lle­gar a un momen­to en el que, cuan­do no haya más de dón­de extraer, reco­no­cer que la deu­da es impa­ga­ble, cuan­do ya lo es aho­ra, en estos momen­tos, es a lo que se tie­ne que enfren­tar actual­men­te la izquier­da.

La izquier­da no sólo se tie­ne que enfren­tar a eso, a cuán­do vamos a rees­truc­tu­rar la deu­da, sino tam­bién a cómo con­se­gui­mos, y aquí vie­ne la par­te más deli­ca­da, que no se pro­duz­can, por catas­tró­fi­cas, o que se pro­duz­can en bene­fi­cio de la cla­se tra­ba­ja­do­ra algu­na de las posi­bles solu­cio­nes que hay en el hori­zon­te.

¿Cuá­les son las posi­bles solu­cio­nes que hay en el hori­zon­te?

Una, la mejor solu­ción: la muta­ción gené­ti­ca de todos los ale­ma­nes, que hicie­ra que, de repen­te, no tuvie­ran aver­sión a la infla­ción, sino que les pare­cie­ra bien que los pre­cios cre­cie­ran y/​o que acep­ta­ran unos nive­les de des­em­pleo más altos de los que tie­nen en estos momen­tos.

Dos, el colap­so de la euro­zo­na. Es decir, la posi­bi­li­dad de que, en algún momen­to, más allá de Gre­cia, que repre­sen­ta un por­cen­ta­je muy peque­ño del PIB, Espa­ña decla­re que la deu­da no se pue­de pagar. En ese momen­to, si hay que pro­ce­der a la rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da, los inver­so­res inter­na­cio­na­les en cuyas manos esta­mos, dirán: si no se pue­de pagar la deu­da de Espa­ña, pro­ba­ble­men­te tam­po­co se pue­de pagar la deu­da de Ita­lia, pro­ba­ble­men­te tam­po­co se pue­de pagar la deu­da de Por­tu­gal, pro­ba­ble­men­te tam­po­co se pue­de pagar la deu­da de Fran­cia. Es decir, el euro colap­sa­rá como con­se­cuen­cia de que los inver­so­res deja­rán de finan­ciar las deu­das de los dis­tin­tos esta­dos. Ese es el hori­zon­te más pro­ba­ble.

La ter­ce­ra posi­bi­li­dad es tam­bién algo alta­men­te impro­ba­ble: la mone­ti­za­ción de la deu­da por par­te del Ban­co Cen­tral Euro­peo, sin nin­gu­na con­di­ción. No lo que pre­ten­den hacer aho­ra: te com­pro deu­da en el mer­ca­do secun­da­rio, siem­pre y cuan­do te some­tas a un ajus­te para pro­vo­car una defla­ción inter­na, que te per­mi­ta, impro­ba­ble­men­te, lle­gar a sus­ti­tuir deman­da inter­na por deman­da exter­na. El que el Ban­co Cen­tral Euro­peo, los ale­ma­nes o los paí­ses cen­tra­les acep­ten finan­ciar median­te la mone­ti­za­ción de la deu­da, vía Ban­co Cen­tral Euro­peo, sin nin­gún tipo de con­di­cio­nes, los nive­les de deu­da acu­mu­la­dos en los paí­ses peri­fé­ri­cos, es tam­bién, como digo, alta­men­te impro­ba­ble.

Por eso, el euro, des­de mi humil­de pers­pec­ti­va, y des­de el pesi­mis­mo inte­lec­tual, está con­de­na­do a colap­sar. ¿En cuán­to tiem­po? Eso es lo que yo no me atre­vo a anti­ci­par. De mane­ra que, o nos sali­mos del euro, pre­pa­ran­do anti­ci­pa­da­men­te la sali­da, sin pasar del euro a las futu­ras pese­tas de la noche a la maña­na. Sino pen­san­do en meca­nis­mos posi­bles para ir pre­pa­ran­do una sali­da no trau­má­ti­ca del euro: bási­ca­men­te, anti­ci­po uno, intro­du­cien­do una mone­da para­le­la exclu­si­va­men­te de cir­cu­la­ción nacio­nal. O lo que pue­de ocu­rrir es que el colap­so nos pille como siem­pre, miran­do para otro lado.

Muchas gra­cias.
Alber­to Mon­te­ro Soler (alberto.​[email protected]​uma.​es, @amonterosoler) es pro­fe­sor de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­dad de Mála­ga y pre­si­den­te de la Fun­da­ción CEPS. Aca­ba de publi­car jun­to a Juan Pablo Mateo el libro «Las finan­zas y la cri­sis del euro: colap­so de la Euro­zo­na», en Edi­to­rial Popu­lar. Pue­des leer otros tex­tos suyos en su blog La Otra Eco­no­mía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *