Entre­vis­ta con Car­los Nel­son Coutinho (1943−2012): La filo­so­fía de la pra­xis en Bra­sil

Entre­vis­ta rea­li­za­da por Nes­tor Kohan

http://www.rosa-blindada.info/b2-img/CarlosNelsonCoutinho.jpg

Mue­re un gran ami­go y com­pa­ñe­ro, el pen­sa­dor mar­xis­ta bra­si­le­ro Car­los Nel­son Coutinho, intro­duc­tor de Grams­ci en Bra­sil e inter­lo­cu­tor de György Lukács.

Con una son­ri­sa iró­ni­ca solía repe­tir «yo no me des­pla­cé a la izquier­da, sigo sien­do el mis­mo. Los demás se corrie­ron a la dere­cha…».

Car­los Nel­son era muy iró­ni­co. Lúci­do, eru­di­to, ama­ble, fra­ter­nal, tierno, diver­ti­do. Le gus­ta­ba con­ver­sar y beber en com­pa­ñía. A pesar de ser pro­fun­da­men­te bra­si­le­ro, no le gus­ta­ba bai­lar. Se sen­tía comu­nis­ta y man­tu­vo una cohe­ren­cia en torno a los idea­les comu­nis­tas, aun­que fue cam­bian­do de orga­ni­za­cio­nes a medi­da que éstas se dere­chi­za­ban. Comen­zó mili­tan­do en el PC bra­si­le­ro, lue­go se incor­po­ró al PT y final­men­te al PSOL. Apo­ya­ba con entu­sias­mo al MST.

Es muy cono­ci­do que Coutinho intro­du­ce los Cua­der­nos de la Cár­cel de Anto­nio Grams­ci en Bra­sil. Menos cono­ci­do es su rol como intro­duc­tor de György Lukács.

En Bra­sil, los pri­me­ros libros de Lukács recién apa­re­ce­rán en idio­ma por­tu­gués a par­tir de 1965: Ensaios sobre lite­ra­tu­ra [1965]; Lite­ra­tu­ra e huma­nis­mo [1967]; Os mar­xis­tas e a arte [1967]; Intro­dução a uma esté­ti­ca mar­xis­ta ; Mar­xis­mo e teo­ria da lite­ra­tu­ra y ¿Exis­ten­cia­lis­mo ou mar­xis­mo? . (Debe des­ta­car­se que no se cuen­ta entre ellos el mejor de todos: His­to­ria y con­cien­cia de cla­se).

Dos de los prin­ci­pa­les intro­duc­to­res de Lukács en Bra­sil son Car­los Nel­son Coutinho y Lean­dro Kon­der, por enton­ces mili­tan­tes de la corrien­te cul­tu­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta. Ambos jóve­nes man­te­nían en aque­lla épo­ca for­tí­si­mas sim­pa­tías por His­to­ria y con­cien­cia de cla­se. No obs­tan­te, su corres­pon­den­cia con Lukács —don­de le iban pro­po­nien­do nom­bres de libros suyos para ir tra­du­cien­do y publi­can­do en Bra­sil— los fue apar­tan­do de ese rum­bo.

El filó­so­fo de Hun­gría tra­ta­ba de con­ven­cer­los de que “este libro está ente­ra­men­te supe­ra­do en sus pro­ble­mas fun­da­men­ta­les” (Car­ta de G.Lukács a L.Konder del 9 de junio de 1963) . En el mis­mo sen­ti­do, el pen­sa­dor hún­ga­ro seña­la­ba: “Me gus­ta­ría sobre todo adver­tir­le con­tra una lec­tu­ra acrí­ti­ca de «His­to­ria y con­cien­cia de cla­se»” (Car­ta de G.Lukács a Car­los Nel­son Coutinho del 31 de agos­to de 1963). Más tar­de, una vez que el joven Coutinho le reco­no­ce haber segui­do sus con­se­jos y haber aban­do­na­do la con­cep­ción “his­to­ri­cis­ta” del mar­xis­mo pro­pia de Lucien Gold­mann, J.P.Sartre, Anto­nio Grams­ci y el joven Lukács, el mis­mo Lukács le res­pon­de lo siguien­te: “Me ale­gro de lo que usted me cuen­ta, o sea, que superó el his­to­ri­cis­mo abs­trac­to-sub­je­ti­vis­ta sin caer en la gran moda actual del estruc­tu­ra­lis­mo” (Car­ta de G.Lukács a C.N.Coutinho del 18 de octu­bre de 1967. Las 34 car­tas inter­cam­bia­das entre los dos jóve­nes inte­lec­tua­les bra­si­le­ños y el filó­so­fo mar­xis­ta de Hun­gría están repro­du­ci­das en el volu­men colec­ti­vo Lukács e a atua­li­da­de do mar­xis­mo. São Pau­lo, Boi­tem­po, 2002. pp.133 – 156).

De allí en más Coutinho irá enhe­bran­do una sutil sín­te­sis entre la con­cep­ción polí­ti­ca de Grams­ci y la con­cep­ción filo­só­fi­ca del Lukács madu­ro. Ambos resig­ni­fi­ca­dos de acuer­do a la reali­dad polí­ti­ca y social bra­si­le­ra en la cual Coutinho mili­tó toda su vida.

En su recuer­do y a modo de home­na­je al ami­go, com­pa­ñe­ro y entra­ña­ble comu­nis­ta que tuvi­mos el honor de cono­cer, repro­du­ci­mos a con­ti­nua­ción una sín­te­sis de su obra y una entre­vis­ta que le hici­mos a Car­los Nel­son en Méxi­co en 1999 para el libro «De Inge­nie­ros al Che. Ensa­yos sobre el mar­xis­mo argen­tino y lati­no­ame­ri­cano».


“La filo­so­fía de la pra­xis en Bra­sil”

Entre­vis­ta a Car­los Nel­son Coutinho

Car­los Nel­son Coutinho es uno de los prin­ci­pa­les espe­cia­lis­tas e inves­ti­ga­do­res bra­si­le­ños sobre el pen­sa­mien­to de György Lukács y Anto­nio Grams­ci, cuyas obras él intro­du­jo en Bra­sil. De Lukács, con quien man­tu­vo corres­pon­den­cia (jun­to con su com­pa­ñe­ro Lean­dro Kon­der) duran­te la últi­ma déca­da de vida del filó­so­fo hún­ga­ro, Coutinho tra­du­jo Mar­xis­mo y crí­ti­ca lite­ra­ria; Pro­le­gó­me­nos a una esté­ti­ca mar­xis­ta; Onto­lo­gía del ser social.Hegel y Onto­lo­gía del ser social. Marx.

No casual­men­te, su pri­mer libro de crí­ti­ca lite­ra­ria Lite­ra­tu­ra e huma­nis­mo. Ensaios de crí­ti­ca mar­xis­ta (Rio, Paz e Terra, 1967) está fuer­te­men­te atra­ve­sa­do por un élan lukac­siano.

Pocos años des­pués, uti­li­zan­do amplia­men­te la con­cep­tua­li­za­ción lukac­sia­na madu­ra de La onto­lo­gía del ser social acer­ca de “la razón dia­léc­ti­ca y la rique­za huma­nis­ta de la pra­xis”, el pen­sa­dor bra­si­le­ño publi­có El estruc­tu­ra­lis­mo y la mise­ria de la razón (1971). En esta obra pre­cur­so­ra de muchas crí­ti­cas pos­te­rio­res, Coutinho cues­tio­nó dura­men­te a las dis­tin­tas ver­tien­tes del pen­sa­mien­to estruc­tu­ral –prin­ci­pal­men­te fran­cés- abso­lu­ta­men­te en boga en esos años, per­so­ni­fi­ca­das en Clau­de Levi-Strauss, Louis Althus­ser, Michel Fou­cault, entre otros. La suya fue una de las pri­me­ras crí­ti­cas sis­te­má­ti­cas de esta tra­di­ción rea­li­za­das en Amé­ri­ca Lati­na.

De todas esas crí­ti­cas sobre­sa­le la que diri­gió con­tra Althus­ser, cuyo pen­sa­mien­to carac­te­ri­zó como “una posi­ción de dere­cha, buro­crá­ti­ca y con­ser­va­do­ra, expre­sión del racio­na­lis­mo abs­trac­to y la epis­te­mo­lo­gía neo­po­si­ti­vis­ta”. Cabe acla­rar que en ese tra­ba­jo, Coutinho tam­bién cri­ti­ca­ba, siem­pre des­de la pers­pec­ti­va del últi­mo Lukács, al “sub­je­ti­vis­mo irra­cio­na­lis­ta del huma­nis­mo espe­cu­la­ti­vo”.

Aun mili­tan­do en esa épo­ca en el Par­ti­do Comu­nis­ta bra­si­le­ño (orga­ni­za­ción con la que rom­pió a comien­zos de los ‘80 tras haber publi­ca­do La demo­cra­cia como valor uni­ver­sal [São Pau­lo, Ciên­cias Humanas,1980]), Coutinho arre­me­tió fuer­te­men­te en El estruc­tu­ra­lis­mo y la mise­ria de la razón con­tra “la mani­pu­la­ción buro­crá­ti­ca de las con­cien­cias rea­li­za­da por el sta­li­nis­mo y tam­bién por el neos­ta­li­nis­mo”. Allí ade­más acu­sa­ba a estas corrien­tes de haber con­ver­ti­do al mar­xis­mo en “una ideo­lo­gía de la con­fian­za y una socio­lo­gía vul­gar posi­ti­vis­ta”.

Jun­to con la obra de Lukács, Coutinho tam­bién reci­bió la influen­cia de Anto­nio Grams­ci, de quien tra­du­jo en 1966 El mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y la filo­so­fía de Bene­det­to Cro­ce (publi­ca­do con el títu­lo de Con­ce­pção dia­lé­ti­ca da his­tó­ria, Civi­li­zação Bra­si­lei­ra, 1966); y en 1968 Los inte­lec­tua­les y la orga­ni­za­ción de la cul­tu­raLite­ra­tu­ra y vida nacio­nal (tam­bién por Civi­li­zação Bra­si­lei­ra).

Si duran­te el perío­do 1961 – 1965 las obras del joven Lukács y de Anto­nio Grams­ci fue­ron el hori­zon­te cen­tral en el pen­sa­mien­to filo­só­fi­co de Coutinho, des­de apro­xi­ma­da­men­te 1965 has­ta 1975, ese lugar será ocu­pa­do por el Lukács madu­ro (no el Lukács de His­to­ria y con­cien­cia de cla­se sino del de la Esté­ti­ca y el de la Onto­lo­gía del ser social). En ese perío­do, su lec­tu­ra filo­só­fi­ca del mar­xis­mo fuer­te­men­te lukac­sia­na some­tía tan­gen­cial­men­te a dis­cu­sión tam­bién a Anto­nio Grams­ci, cuya filo­so­fía era carac­te­ri­za­da en El estruc­tu­ra­lis­mo y la mise­ria de la razón como “un his­to­ri­cis­mo sub­je­ti­vis­ta cuya raíz se remon­ta al joven Bene­det­to Cro­ce”. No obs­tan­te, Coutinho seguía sub­ra­yan­do en ese enton­ces como pro­pio el estre­cho víncu­lo polí­ti­co entre Grams­ci y Lenin.

Más tar­de, pro­ba­ble­men­te a par­tir de 1975, en for­ma para­le­la a la influen­cia polí­ti­ca que reci­bió del Par­ti­do Comu­nis­ta ita­liano (prin­ci­pal­men­te de Pal­mi­ro Togliat­ti pero no sólo de él), Coutinho vol­ve­rá sobre esos jui­cios acer­ca de Grams­ci. A par­tir de enton­ces lo reva­lo­ra­rá no sólo como filó­so­fo sino prin­ci­pal­men­te como teó­ri­co de la polí­ti­ca. Publi­ca­rá enton­ces la pri­me­ra ver­sión de su Intro­duc­ción a Grams­ci (1981, lue­go amplia­da y reedi­ta­da en varias oca­sio­nes), don­de des­ta­ca­rá en el autor de los Cua­der­nos de la cár­cel “su onto­lo­gía mar­xis­ta de la pra­xis polí­ti­ca” y su ope­ra­ción de “con­ser­va­ción y supera­ción dia­léc­ti­ca” de las cate­go­rías leni­nis­tas. En esta obra, abso­lu­ta­men­te cele­bra­to­ria del pen­sa­mien­to grams­ciano, se deja­rán aun oir ecos de su perío­do lukac­siano, como por ejem­plo cuan­do Coutinho insis­te con la tesis de que exis­ti­rían “resi­duos idea­lis­tas en las refle­xio­nes espe­cí­fi­ca­men­te filo­só­fi­cas de Grams­ci”.

En los últi­mos años Coutinho ha inten­ta­do repen­sar el con­jun­to de su obra ante­rior, explo­ran­do a fon­do la posi­ble arti­cu­la­ción entre sus dos gran­des amo­res filo­só­fi­cos: la obra de Grams­ci y la del Lukács madu­ro, enten­dien­do ambas como dos moda­li­da­des dife­ren­tes pero com­ple­men­ta­rias de la filo­so­fía de la pra­xis. Para­le­la­men­te, en tér­mi­nos polí­ti­cos, ha tra­ta­do de fun­da­men­tar la con­sig­na de Rosa Luxem­burg “No hay demo­cra­cia sin socia­lis­mo, no hay socia­lis­mo sin demo­cra­cia”, pero valién­do­se cen­tral­men­te de las cate­go­rías grams­cia­nas de “socie­dad civil” y “Esta­do amplia­do”.
En la Argen­ti­na se han cono­ci­do algu­nos de sus tra­ba­jos gra­cias a las tra­duc­cio­nes al espa­ñol de la edi­to­rial mexi­ca­na ERA.
Entre sus últi­mos libros publi­ca­dos en Bra­sil se des­ta­can Cul­tu­ra e socie­da­de no Bra­sil. Ensaios sobre idéias e for­mas (Belo Hori­zon­te, Ofi­ci­na do Livro, 1990); Mar­xis­mo e polí­ti­ca. A dua­li­da­de de pode­res e outros ensaios (São Pau­lo, Cor­tez, 1994 e 1996); Grams­ci. Um estu­do sobre seu pen­sa­men­to polí­ti­co (Rio de Janei­ro, Civi­li­zação Bra­si­lei­ra, 1999) y Con­tra a corren­te. Ensaios sobre demo­cra­cia e socia­lis­mo (São Pau­lo, Cor­tez, 2000).

Entre sus tra­duc­cio­nes al por­tu­gués, deben men­cio­nar­se, ade­más de Grams­ci y de Lukács, Las ideas esté­ti­cas de Marx de Adol­fo Sán­chez Váz­quez; Lógi­ca for­mal, lógi­ca dia­léc­ti­ca de Hen­ri Lefeb­vre; Socia­lis­mo e demo­cra­cia. Escri­tos 1944 – 1964, una anto­lo­gía de Pal­mi­ro Togliat­ti y la His­to­ria del mar­xis­mo orga­ni­za­da por Eric J. Hobs­bawm (publi­ca­da ori­gi­nal­men­te en Ita­lia por Einau­di). A ello habría que agre­gar la edi­ción –toda­vía en cur­so [refe­ren­cia al año 2.000]- de los Cua­der­nos de la cár­cel de Grams­ci (tam­bién por Civi­li­zação Bra­si­lei­ra), con los cua­les Coutinho reali­zó una suer­te de sín­te­sis entre la edi­ción temá­ti­ca de Togliat­ti y la últi­ma edi­ción crí­ti­ca de Valen­tino Gerra­ta­na.
Actual­men­te [refe­ren­cia al año 2.000], Car­los Nel­son Coutinho es mili­tan­te del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) y pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor del Cen­tro de Filo­so­fia y Cien­cias Huma­nas de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Rio de Janei­ro.
La entre­vis­ta fue rea­li­za­da espe­cial­men­te para este libro.

Nés­tor Kohan: En tu obra teó­ri­ca dos auto­res han ocu­pa­do el cen­tro de la esce­na: György Lukács y Anto­nio Grams­ci. ¿Por qué los tomas­te como para­dig­mas e inter­lo­cu­to­res pri­vi­le­gia­dos?

Car­los Nel­son Coutinho: Creo que Lukács y Grams­ci son los auto­res que mejor desa­rro­lla­ron las indi­ca­cio­nes meto­do­ló­gi­cas de Marx, ade­cuán­do­las al siglo XX y garan­ti­zan­do así su per­du­ra­bi­li­dad en el XXI. El últi­mo Lukács, al inter­pre­tar el lega­do filo­só­fi­co de Marx como una “onto­lo­gía del ser social” —que, a par­tir de la afir­ma­ción del tra­ba­jo como “mode­lo de toda pra­xis social”, con­ci­be el ser social, al con­tra­rio del ser de la natu­ra­le­za, como una arti­cu­la­ción orgá­ni­ca de cau­sa­li­dad y teleo­lo­gía, de deter­mi­na­ción y de liber­tad — , me pare­ce haber pro­pues­to la más lúci­da lec­tu­ra filo­só­fi­ca del mar­xis­mo. Grams­ci, por su par­te, no sólo ha com­pren­di­do la esen­cia de la filo­so­fía de Marx al defi­nir­la como una “filo­so­fía de la pra­xis”, sino que sobre todo ha pro­mo­vi­do la más lúci­da y crea­do­ra reno­va­ción de la teo­ría polí­ti­ca mar­xia­na, al for­mu­lar el con­cep­to de “socie­dad civil” y, de este modo, al ela­bo­rar su espe­cí­fi­ca noción de “Esta­do amplia­do”.

Ade­más, pien­so que, no obs­tan­te algu­nas diver­gen­cias no esen­cia­les, es per­fec­ta­men­te posi­ble con­ju­gar las refle­xio­nes de estos dos gran­des pen­sa­do­res: por ejem­plo, es muy sig­ni­fi­ca­ti­va la fun­ción esen­cial que, en ambos, desem­pe­ña el con­cep­to de “catar­sis”, que en Lukács tie­ne una dimen­sión éti­ca y esté­ti­ca y que adop­ta, en Grams­ci, una dimen­sión espe­ci­fi­ca­men­te polí­ti­ca. Pero, en ambos, la “catar­sis” apa­re­ce como el movi­mien­to de la pra­xis don­de tie­ne lugar la ele­va­ción de la par­ti­cu­la­ri­dad a la uni­ver­sa­li­dad, de la nece­si­dad a la liber­tad. Pien­so que sería un tra­ba­jo de ines­ti­ma­ble sig­ni­fi­ca­ción para el desa­rro­llo del mar­xis­mo —se tra­ta de una tarea que me pro­pon­go inten­tar— pro­fun­di­zar el estu­dio de las seme­jan­zas y de las dife­ren­cias entre las refle­xio­nes de Grams­ci y de Lukács.

N.Kohan: ¿En el Par­ti­do Comu­nis­ta bra­si­le­ño (PCB), den­tro del cual mili­tas­te duran­te vein­te años, los tex­tos de Lukács y Grams­ci cir­cu­la­ban libre­men­te o esta­ban de algún modo “pros­crip­tos” en fun­ción de los manua­les sovié­ti­cos?

C.N.Coutinho: Ingre­sé en el PCB en 1960, esto es, des­pués de XX Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca (PCUS), o sea, des­pués de la denun­cia de los crí­me­nes de Sta­lin. La atmós­fe­ra cul­tu­ral era ya más abier­ta. El PCB (que, dicho sea del paso, no ha sido jamás tan sec­ta­rio y dog­má­ti­co como el Par­ti­do Comu­nis­ta argen­tino) expe­ri­men­ta­ba en este momen­to el desa­fío de otros agru­pa­mien­tos de izquier­da, sobre todo de los cris­tia­nos pro­gre­sis­tas, y por eso acep­tó que sus inte­lec­tua­les más jóve­nes pro­pu­sie­ran nue­vos auto­res mar­xis­tas. En los años 60, publi­ca­mos en Bra­sil no sólo a Grams­ci y a Lukács, sino tam­bién impor­tan­tes pen­sa­do­res de la Escue­la de Frank­furt, como T.Adorno, W.Benjamin y H.Marcuse. Ya en los años 60, en Bra­sil nadie toma­ba en serio a los manua­les sovié­ti­cos.

Pero tenía lugar una táci­ta “divi­sión del tra­ba­jo”: podía­mos, los inte­lec­tua­les del Par­ti­do [PCB], pre­sen­tar y defen­der a Grams­ci y a Lukács como “filó­so­fos”, pero la defi­ni­ción de la línea polí­ti­ca era algo reser­va­do a la direc­ción de Par­ti­do. Por eso, por ejem­plo, ha sido muy uni­la­te­ral la pri­me­ra recep­ción de Grams­ci en Bra­sil: él era pre­sen­ta­do por noso­tros como el más bri­llan­te filó­so­fo y crí­ti­co lite­ra­rio mar­xis­ta, pero ha que­da­do en silen­cio la inne­ga­ble dimen­sión polí­ti­ca de su obra. Esto es: el camino esta­ba abier­to para defen­der a Grams­ci como el pro­mo­tor de una “filo­so­fía de la pra­xis”, pero no como el teó­ri­co de la “revo­lu­ción en Occi­den­te”, es decir, como una alter­na­ti­va a los para­dig­mas eta­pis­tas y rup­tu­ris­tas de la III Inter­na­cio­nal, la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta.

N.Kohan: Algo simi­lar suce­dió en la Argen­ti­na, en cuan­to a esa “divi­sión del tra­ba­jo” que vos men­cio­nás, con la recep­ción grams­cia­na de Agos­ti. ¿Vos cono­cías su obra? ¿Tuvo influen­cia en tu pri­mer acer­ca­mien­to a Grams­ci?

C.N.Coutinho: De Agos­ti me acuer­do haber leí­do Defen­sa del rea­lis­mo; Nación y cul­tu­ra; Cua­derno de Bitá­co­ra; Para una polí­ti­ca de la cul­tu­ra –todos en espa­ñol- y su úni­co libro publi­ca­do en Bra­sil: Pro­ble­mas atuais do huma­nis­mo . Por lo que me acuer­do –pues he leí­do a Agos­ti en los años 60, hace tiem­po ya- yo esta­ba en gene­ral de acuer­do con sus posi­cio­nes, pero no diría que él me haya influi­do. Me intere­sé por él por haber leí­do, en 1961, su pre­fa­cio a la vie­ja edi­ción argen­ti­na de El mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y la filo­so­fía de Bene­det­to Cro­ce. Des­pués, lo cono­cí bre­ve­men­te cuan­do él vino a Río de Janei­ro.

N.Kohan: Vos tuvis­te jun­to con Lean­dro Kon­der un inter­cam­bio epis­to­lar con Lukács, qui­zás el úni­co en Amé­ri­ca Lati­na. ¿Cómo suce­dió? ¿Cuá­les fue­ron los temas sobre los que con­ver­sa­ron? De todas las car­tas que Lukács te envió, ¿cuál sería la que a vos te resul­tó más intere­san­te?

C.N.Coutinho: Mi ami­go Lean­dro Kon­der le escri­bió a Lukács (uti­li­zan­do la direc­ción del Movi­mien­to de los Par­ti­da­rios de la Paz), creo que por pri­me­ra vez en 1961, y el filó­so­fo le con­tes­tó com mucha sim­pa­tía y cor­dia­li­dad. A par­tir de enton­ces y has­ta la muer­te de Lukács, en 1971, hemos cam­bia­do con él, Kon­der y yo, unas vein­te o trein­ta car­tas.
Cier­ta­men­te, la mayo­ría de ellas no tie­ne mucho inte­rés teó­ri­co, tra­tan por ejem­plo de edi­cio­nes bra­si­le­ñas de sus obras, etc. Pero creo que algu­nas, sí, lo tie­nen.

Por ejem­plo, con­tes­tán­do­le a Kon­der, en 1962, Lukács le dijo que no cono­cía la obra de Grams­ci. Des­pués, tan­to en entre­vis­tas como en el capí­tu­lo sobre ideo­lo­gía de la Onto­lo­gía del ser social, Lukács cita a Grams­ci, siem­pre de modo crí­ti­co, pero con inne­ga­ble sim­pa­tía. Lle­gó a decir que él, Korsch y Grams­ci, en los años 20, habían inten­ta­do pero no tuvie­ran éxi­to en dar jus­tas solu­cio­nes a la cues­tión del “rena­ci­mien­to del mar­xis­mo”. Y con­cluía dicien­do: “Grams­ci era el mejor de noso­tros”. ¿Será que Kon­der ha lla­ma­do la aten­ción de Lukács sobre la impor­tan­cia de Grams­ci?

Yo, por mi par­te, esta­ba escri­bien­do en los años 60 un ensa­yo sobre F.Kafka, adon­de inten­ta­ba —con­tra la letra de Lukács, pero, creía yo, en el espí­ri­tu de su méto­do— demos­trar que Kaf­ka era un rea­lis­ta. Pre­sen­té en una car­ta a Lukács mis ideas cen­tra­les sobre Kaf­ka. Aho­ra bien, él me con­tes­tó, en 1968, hacien­do una explí­ci­ta auto­crí­ti­ca de su libro La sig­ni­fi­ca­ción pre­sen­te del rea­lis­mo crí­ti­co, en el cual, como se sabe, hay un capí­tu­lo absur­da­men­te titu­la­do “¿Franz Kaf­ka o Tho­mas Mann?”. En la car­ta me decía con todas las letras que había escri­to este libro en con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles y que cier­ta­men­te era pre­ci­so reeva­luar a Kaf­ka. Se tra­ta sin duda de una car­ta impor­tan­te, tan­to que Nico­lás Ter­tu­lián ‑uno de los prin­ci­pa­les lukas­cia­nos de hoy— la ha cita­do ya algu­nas veces, regis­tran­do el hecho de que es la úni­ca car­ta adon­de Lukács hace una explí­ci­ta auto­crí­ti­ca de aquel libro y de sus posi­cio­nes nega­ti­vas sobre Kaf­ka.

Una inves­ti­ga­do­ra bra­si­le­ña, Tania Tonez­zer, ha publi­ca­do algu­nas de estas car­tas en una revis­ta ita­lia­na.

N.Kohan: En tu tra­ba­jo El estruc­tu­ra­lis­mo y la mise­ria de la razón (1971) salis­te muy tem­pra­na­men­te al cru­ce de la corrien­te althus­se­ria­na, inclu­so cuan­do sus tex­tos hacían furor y eran una moda indis­cu­ti­da en Amé­ri­ca Lati­na. ¿A qué se debió esa deci­sión? ¿Fue una res­pues­ta fren­te a la pro­li­fe­ra­ción de los manua­les de Mar­ta Har­nec­ker?

C.N.Coutinho: Cuan­do escri­bí El estruc­tu­ra­lis­mo y la mise­ria de la razón, en 1971, no cono­cía toda­vía el manual de Mar­ta Har­nec­ker , que cier­ta­men­te no ha sido un even­to posi­ti­vo en la divul­ga­ción del mar­xis­mo en Amé­ri­ca Lati­na. Afor­tu­na­da­men­te, este manual no ha teni­do en Bra­sil la mis­ma influen­cia que tuvo en otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos.
Cuan­do mi libro fue publi­ca­do (simul­tá­nea­men­te en Bra­sil y en Méxi­co), yo era un lukas­ciano casi faná­ti­co, que ade­más ya cono­cía muy bien a Grams­ci: no me podía satis­fa­cer la lec­tu­ra althus­se­ria­na de Marx, que se con­tra­po­nía a una línea de inter­pre­ta­ción del mar­xis­mo —diga­mos, huma­nis­ta e his­to­ri­cis­ta— con la cual esta­ba y estoy de acuer­do has­ta hoy. Ade­más, en aquel momen­to, cuan­do la dic­ta­du­ra mili­tar había asu­mi­do su ros­tro más repre­si­vo en Bra­sil, Althus­ser para­dó­ji­ca­men­te influía entre noso­tros a dos ten­den­cias dis­pa­res, pero a ambas de las cua­les yo me opo­nía. Por un lado, por inter­me­dio de Régis Debray, Althus­ser tenía fuer­te pre­sen­cia en las corrien­tes de ultra-izquier­da, que, en cla­ra diver­gen­cia con el PCB, pro­po­nían el camino de la lucha arma­da; y, por otro, tam­bién tenía influen­cia en sec­to­res de la inte­lec­tua­li­dad que, sobre todo en la Uni­ver­si­dad, en nom­bre de una supera­ción de la “ideo­lo­gía” y del “huma­nis­mo”, bus­ca­ban redu­cir el mar­xis­mo a una pura meto­do­lo­gía de las cien­cias, sin nin­gu­na dimen­sión prác­ti­ca. Mi libro tenía así, no obs­tan­te su dimen­sión teó­ri­co-filo­só­fi­ca, una cla­ra fina­li­dad de polí­ti­ca cul­tu­ral. Era par­te de una bata­lla polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca, hecha (por cau­sa de la cen­su­ra dic­ta­to­rial) en una for­ma más o menos disi­mu­la­da.

No sé si toda­vía estoy de acuer­do con todo lo que escri­bí allí hace casi trein­ta años. Pero me gus­ta mucho que vos, que recién habías naci­do cuan­do el libro fue publi­ca­do, toda­vía hables de él.

N.Kohan: ¿Tuvis­te algu­na rela­ción con el gru­po de mar­xis­tas liga­dos en los ’60 a J.Arthur Gian­not­ti? ¿Qué rol jugó este gru­po en el mar­xis­mo bra­si­le­ño?

C.N.Coutinho: No, no tuve en esa épo­ca nin­gu­na rela­ción con este gru­po. Muchos de sus inte­gran­tes son hoy mis ami­gos per­so­na­les, pero había enton­ces una cla­ra dife­ren­cia (¡casi una opo­si­ción!) entre los mar­xis­tas de Río de Janei­ro (casi todos vin­cu­la­dos al PCB) y los mar­xis­tas de São Pau­lo (casi todos pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios y sin par­ti­do). El gru­po que for­mó el «mar­xis­mo pau­lis­ta» era ya enton­ces muy diver­si­fi­ca­do y las diver­gen­cias entre ellos han cre­ci­do toda­vía más con el tiem­po. El gru­po de São Pau­lo se estruc­tu­ró en torno de un famo­so semi­na­rio sobre El Capi­tal, del cual for­ma­ron par­te —¡para que sea posi­ble eva­luar las dife­ren­cias!- tan­to mi ami­go Michael Löwy cuan­to el actual pre­si­den­te bra­si­le­ño Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so.

Aho­ra bien, muchos de los inte­gran­tes de este gru­po hoy ya no son mar­xis­tas: este es el caso, para no hablar de Car­do­so, tam­bién de Gia­not­ti. Es cier­to que tuvie­ron una influen­cia en el mar­xis­mo bra­si­le­ño, inclu­so posi­ti­va, sobre todo por­que han cri­ti­ca­do las for­mu­la­cio­nes erró­neas del PCB, por ejem­plo la idea de que exis­ti­ría una “bur­gue­sía nacio­nal” pro­gre­sis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta. Car­do­so, por ejem­plo, en un bri­llan­te libro de los ini­cios de los años 70, ha mos­tra­do muy bien que la bur­gue­sía bra­si­le­ña que­ría la aso­cia­ción con el impe­ria­lis­mo. Sos­tu­vo enton­ces que la meta de nues­tra bur­gue­sía era un “desa­rro­llo depen­den­te-aso­cia­do”. Pero, ¿quién podía ima­gi­nar en esa épo­ca que él mis­mo se con­ver­ti­ría más tar­de en el eje­cu­tan­te de esta polí­ti­ca?

En gene­ral, creo que algu­nos de los expo­nen­tes del lla­ma­do “mar­xis­mo pau­lis­ta” tuvie­ron en Bra­sil el mis­mo rol que tuvie­ran los “mar­xis­tas lega­les” en Rusia: han leí­do El Capi­tal para sos­te­ner que tenía­mos que “moder­ni­zar­nos”, desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas, pero en la prá­ci­ti­ca hicie­ron de la bur­gue­sía el actor de esta moder­ni­za­ción. Por lo tan­to, el iti­ne­ra­rio de Car­do­so no es un rayo en un día de cie­lo cla­ro.

N.Kohan: Vos escri­bis­te un ensa­yo sobre Caio Pra­do Júnior. ¿Qué reper­cu­sio­nes tuvo en la cul­tu­ra de izquier­da bra­si­le­ña su obra his­to­rio­grá­fi­ca cues­tio­na­do­ra del rela­to cano­ni­za­do por el sta­li­nis­mo sobre el supues­to “feu­da­lis­mo” lati­no­ame­ri­cano?

C.N.Coutinho: Caio Pra­do Júnior ha sido el pri­me­ro en inten­tar seria­men­te una inter­pre­ta­ción del Bra­sil a par­tir de cate­go­rías mar­xis­tas. Su ensa­yo Evo­lu­ción polí­ti­ca del Bra­sil, de 1933, cons­ti­tu­ye un mar­co en la cul­tu­ra bra­si­le­ña. Toda­vía más deci­si­vos son sus libros sobre la For­ma­ción del Bra­sil Con­tem­po­rá­neo, Colo­nia, de 1943, y su His­to­ria eco­nó­mi­ca del Bra­sil, de 1945.

Caio Pra­do Júnior —tal como Mariá­te­gui— no cono­cía muy bien al mar­xis­mo. Se pue­de veer fácil­men­te que era esca­sa su fami­lia­ri­dad no sólo con las obras de Marx, sino tam­bién con las de los mar­xis­tas pos­te­rio­res. Sin embar­go, tal como el Amau­ta, ha intuí­do muy bien los ras­gos prin­ci­pa­les de la evo­lu­ción de nues­tros paí­ses para el capi­ta­lis­mo, esto es, el hecho que esta evo­lu­ción ha segui­do una vía “no clá­si­ca”, carac­te­ri­za­da por la per­ma­men­cia de ras­gos pre­ca­pi­ta­lis­tas, fuer­te­men­te auto­ri­ta­rios y exclu­yen­tes, basa­dos en for­mas de coer­ción extra-eco­nó­mi­ca sobre los pro­duc­to­res direc­tos. Como Mariá­te­gui, Caio Pra­do Júnior “inven­tó” cate­go­rías muy seme­jan­tes a las de “vía pru­sia­na” (Lenin) y de “revo­lu­ción pasi­va” (Grams­ci).
Por eso, y en este caso tam­bién como el Amau­ta, Caio Pra­do ‑si bien fue mili­tan­te del PCB- siem­pre se opu­so abier­ta­men­te a la “lec­tu­ra” ter­cer-inter­na­cio­na­lis­ta de Bra­sil. Su últi­mo libro sig­ni­fi­ca­ti­vo, de 1966, titu­la­do La revo­lu­ción bra­si­le­ña, es una crí­ti­ca muy dura a los para­dig­mas de la III Inter­na­cio­nal uti­li­za­dos por el PCB. Es indis­cu­ti­ble su impor­tan­cia —al lado de otros, como, por ejem­plo, Flo­res­tan Fer­nan­des, que jamás ha mili­ta­do en el PCB— para la cons­truc­ción de una “ima­gen mar­xis­ta de Bra­sil”.

N.Kohan: La publi­ca­ción de tu ensa­yo Intro­duc­ción a Grams­ci (1981) se pro­du­jo casi en la mis­ma épo­ca del sur­gi­mien­to del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) del cual aho­ra sos mili­tan­te. ¿Hubo algu­na rela­ción entre ambos hechos?

C.N.Coutinho: Mi libro sobre Grams­ci —que ha teni­do ya varias edi­cio­nes, inclu­yen­do la mexi­ca­na que citás, la últi­ma de las cua­les es de 1999, con el títu­lo Grams­ci. Um estu­do sobre seu pen­sa­men­to polí­ti­co, que inclu­ye nue­vos tex­tos— fue escri­to en el momen­to de mi rup­tu­ra con el PCB. En esa épo­ca, era ya más o menos cons­cien­te de que la pro­pues­ta grams­cia­na, que lle­va a la for­mu­la­ción de un víncu­lo orgá­ni­co entre socia­lis­mo y demo­cra­cia, era incom­pa­ti­ble con la heren­cia teó­ri­ca y polí­ti­ca del PCB, o, más pre­ci­sa­men­te, con la heren­cia polí­ti­ca de la III Inter­na­cio­nal a la cual el PCB se man­te­nía vin­cu­la­do.

Pero, en aquel momen­to, no me pare­cía que tam­po­co el neo­na­to Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) fue­ra el legí­ti­mo here­de­ro de la lec­ción grams­cia­na. El PT sur­gió mar­ca­do por un fuer­te sore­liano “espi­ri­tu de esci­sión”: no hacía alian­zas, pare­cía pre­fe­rir al fren­tis­mo incon­se­cuen­te del PCB un com­ple­to ais­la­mien­to polí­ti­co. Así, que­dé sin par­ti­do has­ta 1989, cuan­do final­men­te, des­pués de muchas dudas, ingre­sé en el PT. Creo que, mien­tras tan­to, hemos cam­bia­do los dos, yo y el PT. Y con­ti­nua­mos cam­bian­do, qui­zás más el PT que yo. Cuan­do ingre­sé en el PT, me decían que yo esta­ba “a la dere­cha”, sobre todo por­que creía, como creo has­ta hoy, que sin demo­cra­cia no hay socia­lis­mo. Hoy, diez años des­pués, en el inte­rior del Par­ti­do, estoy “a la izquier­da”. ¿Y sabés por qué? Por­que tam­bién con­ti­núo con­ven­ci­do de que, sin socia­lis­mo, no hay demo­cra­cia. No creo que esta sea una situa­ción con­for­ta­ble, pero pare­ce que mi des­tino es ser siem­pre hete­ro­do­xo en los par­ti­dos de los cua­les for­mo par­te. Sin embar­go, mi mili­tan­cia resul­ta del hecho que, en mi opi­nión, toda­vía no se ha inven­ta­do un modo mejor de hacer polí­ti­ca más allá de los par­ti­dos.

N.Kohan: Hacien­do un balan­ce retros­pec­ti­vo de tu obra y tu acti­vi­dad mili­tan­te, ¿qué te apor­tó en el plano de la éti­ca el haber­te zam­bu­lli­do des­de tan joven en el uni­ver­so filo­só­fi­co de Car­los Marx?

C.N.Coutinho: ¡Una inol­vi­da­ble expe­rien­cia! Me acuer­do de haber leí­do Marx a los 15 años. Ha sido una muy feliz casua­li­dad para mí el hecho de que mi padre tenía en su biblio­te­ca el Mani­fies­to comu­nis­ta. En mi gene­ra­ción, no creo que nadie haya leí­do el Mani­fies­to sin con­se­cuen­cias defi­ni­ti­vas en su for­ma­ción. Con Marx, no he apren­di­do sola­men­te a ver mejor al mun­do, a com­pren­der­lo de modo más ade­cua­do. Estoy segu­ro de que tam­bién debo a la pre­coz lec­tu­ra de Marx lo mejor de mi for­ma­ción éti­ca. Más tar­de, Grams­ci me ha reve­la­do cual es la más lúci­da nor­ma de vida para un inte­lec­tual mar­xis­ta: “pesi­mis­mo de la inte­li­gen­cia, opti­mis­mo de la volun­tad”. En esta difí­cil épo­ca de reflu­jo de los obje­ti­vos por los cua­les hemos siem­pre lucha­do, no hay mejor modo de man­te­ner­nos fie­les a la lec­ción de Marx que aque­lla suge­ri­da en esta indi­ca­ción de Grams­ci: un aná­li­sis frío y sereno de la reali­dad, pero que se debe com­ple­men­tar por la con­ser­va­ción de los moti­vos éti­cos y racio­na­les que han ilu­mi­na­do y guia­do nues­tras vidas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *