Decla­ra­ción polí­ti­ca con­jun­ta de ELP y FARC-EP

DECLARACIÓN POLÍTICA

FARC –EP /​ELN

El Ejer­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN) y Las Fuer­zas arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia, Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP), ins­pi­ra­dos en los más pro­fun­dos sen­ti­mien­tos de her­man­dad, soli­da­ri­dad y cama­ra­de­ría, con opti­mis­mo y ele­va­da moral de com­ba­te, estre­cha­dos en un fuer­te abra­zo de espe­ran­za en el cam­bio revo­lu­cio­na­rio, nos hemos reu­ni­do para ana­li­zar la situa­ción polí­ti­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal, los pro­ble­mas de la gue­rra y de la paz en Colom­bia y avan­zar en el pro­ce­so de uni­dad que des­de el año 2009 veni­mos for­jan­do paso a paso, con el pro­pó­si­to de hacer con­ver­ger ideas y accio­nes que per­mi­tan enfren­tar jun­to al pue­blo a la oli­gar­quía y al impe­ria­lis­mo como ele­men­tos que impo­nen la explo­ta­ción y la mise­ria en nues­tra patria.

Indo­ble­ga­ble deter­mi­na­ción nues­tra, es con­ti­nuar la bús­que­da de una paz que para Colom­bia y el con­ti­nen­te sig­ni­fi­quen el esta­ble­ci­mien­to de la ver­da­de­ra demo­cra­cia, la sobe­ra­nía popu­lar, la jus­ti­cia social y la liber­tad.

Rea­li­za­mos esta reu­nión, en momen­tos en que se desa­rro­lla la más pro­fun­da cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial, carac­te­ri­za­da por una des­afo­ra­da carre­ra de gue­rras de inva­sión, saqueo y sobre­ex­plo­ta­ción de los recur­sos de la natu­ra­le­za, pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, que con­de­nan al ham­bre y la muer­te a millo­nes de seres huma­nos en un pla­ne­ta con­du­ci­do por la vora­ci­dad del impe­ria­lis­mo, hacia el caos y la des­truc­ción.

En nues­tra patria las cala­mi­da­des gene­ra­das por este sis­te­ma de inhu­ma­na sobre-explo­ta­ción y exclu­sión de las pobre­rías, ha esca­la­do la des­igual­dad y pro­fun­di­za­do la con­fron­ta­ción de cla­ses en dimen­sio­nes nun­ca antes vis­tas, las cua­les deri­van direc­ta­men­te de la apli­ca­ción sos­te­ni­da y des­bo­ca­da de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que favo­re­cen a los gran­des gru­pos finan­cie­ros y gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, en detri­men­to de las mayo­rías nacio­na­les.

Den­tro del pano­ra­ma inter­na­cio­nal de cri­sis sis­té­mi­ca del capi­tal, que mues­tra sus ros­tros múl­ti­ples de deba­cle finan­cie­ra, eco­nó­mi­ca, ambien­tal, urba­nís­ti­ca, ener­gé­ti­ca, mili­tar, polí­ti­ca, ins­ti­tu­cio­nal, moral y cul­tu­ral, Colom­bia se con­fi­gu­ra como un país de eco­no­mía repri­ma­ri­za­da y finan­cia­ri­za­da.

A esa con­di­ción la han lle­va­do los deten­ta­do­res del poder, para per­mi­tir el saqueo que sig­ni­fi­ca la extrac­ción des­afo­ra­da, el robo de sus recur­sos natu­ra­les y la espe­cu­la­ción finan­cie­ra. Millo­nes de com­pa­trio­tas han sido lan­za­dos a la mise­ria y la gue­rra, impues­ta por las éli­tes para aca­llar la incon­for­mi­dad de las mayo­rías fren­te a esta iniqui­dad.

El gobierno de Juan Manuel San­tos fue ins­tau­ra­do para garan­ti­zar la con­ti­nui­dad de los pla­nes de des­po­se­ción por des­po­jo que sobre el pue­blo colom­biano impo­ne el impe­ria­lis­mo. Una nue­va espa­cia­li­dad del Capi­tal acom­pa­ña­da de orde­na­mien­tos jurí­di­cos y dis­po­si­cio­nes mili­ta­ris­tas de segu­ri­dad y defen­sa inmer­sas en la vie­ja Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal y terro­ris­mo de Esta­do, se afian­za en nues­tro país para blin­dar los “dere­chos” del capi­tal, el bien­es­tar de los ricos a cos­ta de los tra­ba­ja­do­res y del pue­blo más humil­de. Den­tro de esa pers­pec­ti­va se defi­ne la nue­va eta­pa de des­po­jo de tie­rras que hoy se dis­fra­za con el fal­so nom­bre de res­ti­tu­ción. En la prác­ti­ca, a los millo­nes de des­pla­za­dos y víc­ti­mas de las suce­si­vas eta­pas de des­po­jo vio­len­to aus­pi­cia­das por el Esta­do, se suman aho­ra nue­vas legio­nes de cam­pe­si­nos, indí­ge­nas, y gen­te sen­ci­lla en gene­ral, a los que se les arre­ba­ta­rá o se les nie­ga ya la tie­rra median­te pro­ce­di­mien­tos de enga­ño­sa lega­li­dad, engro­sán­do­se aún más las cifras de pobre­za y de indi­gen­cia que colo­can a Colom­bia en el ran­go del ter­cer país más des­igual del mun­do.

Es este el sen­ti­do cruel de la segu­ri­dad inver­sio­nis­ta y de la pros­pe­ri­dad que difun­de el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos, mien­tras se sigue encar­ce­lan­do, ase­si­nan­do y repri­mien­do a sus opo­si­to­res.

Fren­te a esta reali­dad no pue­de haber otro camino para los revo­lu­cio­na­rios que la uni­dad y la lucha, la acción de masas en las calles, el levan­ta­mien­to popu­lar en el cam­po y las ciu­da­des, retan­do la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta y exi­gien­do al gobierno reales hechos de paz, que no pue­den ser otra cosa que hechos de solu­ción a los pro­ble­mas socia­les y polí­ti­cos que pade­cen las mayo­rías por cuen­ta del terro­ris­mo Esta­do de la cas­ta gober­nan­te cuyas ten­den­cias más gue­rre­ris­tas han con­du­ci­do los des­ti­nos del país duran­te la últi­ma déca­da.

No es con dema­go­gia y ame­na­zas de repre­sión y más gue­rra que se pon­drá fin al con­flic­to. No es con más com­pra de mate­rial béli­co ni entre­gan­do el país al pen­tá­gono que se alcan­za­rá la paz; no es con pla­nes gue­rre­ris­tas y de tie­rra arra­sa­da, como el “Plan Patrio­ta” o el “Espa­da de Honor” como se logra­rá la recon­ci­lia­ción de los colom­bia­nos. Mucho menos dan­do ulti­ma­tums a la insur­gen­cia a par­tir de la idea vana de que la paz sería el pro­duc­to de una qui­mé­ri­ca vic­to­ria mili­tar del régi­men, que lle­ve de rodi­llas a la insur­gen­cia, ren­di­da y des­mo­vi­li­za­da, ante ese ade­fe­sio lla­ma­do mar­co jurí­di­co para la paz.

Nues­tra volun­tad de paz radi­ca en el con­ven­ci­mien­to de que el des­tino de Colom­bia no pue­de depen­der de los intere­ses rui­nes de la oli­gar­quía. Los cam­bios polí­ti­cos y socia­les con la par­ti­ci­pa­ción y deci­sión ple­nos del pue­blo son una nece­si­dad y un reque­ri­mien­to inevi­ta­ble. Por ello la uni­dad y la movi­li­za­ción del pue­blo en favor de los cam­bios estruc­tu­ra­les para, sobre la base de la jus­ti­cia, cons­truir la paz, son la ver­da­de­ra lla­ve de su con­quis­ta.
Con pasos fir­mes de uni­dad en el pen­sa­mien­to y en la acción, fra­ter­nal­men­te,

COMANDO CENTRAL, ELN.

SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL, FARC-EP.

Mon­ta­ñas de Colom­bia, sep­tiem­bre de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *