Algu­nas refle­xio­nes sobre las jor­na­das del 25 y el 26 de sep­tiem­bre- Ange­les Maes­tro

Las jor­na­das del 25 y 26 de sep­tiem­bre defi­nen con cla­ri­dad las con­di­cio­nes del ini­cio de las movi­li­za­cio­nes de este oto­ño que ha comen­za­do calien­te.

La con­vo­ca­to­ria del 25S “Ocu­pa el Con­gre­so”, con sus suce­si­vas ver­sio­nes y mani­fies­tos, ha hecho correr ríos de tin­ta entre las diver­sas orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da y ha sido obje­to de una cri­mi­na­li­za­ción pre­via por par­te del PP raya­na en el deli­rio.

El mie­do jugó su papel e hizo que muchas per­so­nas se que­da­ran en casa; en otras – entre ellas asam­bleas popu­la­res y orga­ni­za­cio­nes de dife­ren­te per­fil ideo­ló­gi­co – la des­con­fian­za acer­ca de los con­te­ni­dos y las for­mas de la con­vo­ca­to­ria pri­mó en la deci­sión de no asis­tir. A pesar de todo ello, no menos de 25.000 nos agol­pa­mos en la Pla­za de Nep­tuno y ale­da­ños, mos­tran­do varias cosas con cla­ri­dad:

l El acier­to al iden­ti­fi­car el poder polí­ti­co como res­pon­sa­ble direc­to de los ata­ques al pue­blo. Hecho éste, que en sí mis­mo, deja redu­ci­do a hoja­ras­ca el dis­cur­so “anti­glo­ba­li­za­dor” de la des­apa­ri­ción del Esta­do y de lo inne­ce­sa­rio de tomar el poder.

l El nivel de con­fron­ta­ción con el poder de sec­to­res cre­cien­tes de la pobla­ción – inclu­yen­do a per­so­nas des­or­ga­ni­za­das y que han adqui­ri­do con­cien­cia en poco tiem­po – es lo sufi­cien­te­men­te gran­de como para ir superan­do el temor a la repre­sión.

l Que la mis­ma con­vo­ca­to­ria. rea­li­za­da con mayor cla­ri­dad polí­ti­ca y con la par­ti­ci­pa­ción de las orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos que hubie­ran com­par­ti­do los con­te­ni­dos, habría teni­do mayor segui­mien­to.

El Minis­te­rio del Inte­rior y la Dele­ga­ción del Gobierno habían pre­pa­ra­do una inmen­sa ence­rro­na y un mon­ta­je de pro­vo­ca­ción para “jus­ti­fi­car” una vio­len­cia poli­cial pro­pia de los años más duros de la Dic­ta­du­ra. La bru­ta­li­dad era pare­ci­da, pero se pro­du­je­ron algu­nas nove­da­des: por dos veces, sen­das filas de anti­dis­tur­bios de a dos en fon­do (no más de 30) y con todos sus per­tre­chos, atra­ve­sa­ron por el medio de la pla­za, entre la mul­ti­tud con­gre­ga­da que – ató­ni­ta – se des­ga­ñi­ta­ba gri­tan­do: ¡Fue­ra, fue­ra! La pro­vo­ca­ción no cua­jó, nadie les tiró una bote­lla, ni les agre­dió, pese a que esta­ban lite­ral­men­te rodea­dos. Esa vez falló, pero había otras que no podían fra­ca­sar por­que los pro­vo­ca­do­res y los pro­vo­ca­dos eran todos poli­cías. Afor­tu­na­da­men­te aho­ra hay medios de comu­ni­ca­ción en poder del pue­blo que des­en­mas­ca­ran las bur­das far­sas pre­pa­ra­das para des­en­ca­de­nar la repre­sión. Algu­nas de las mani­fes­ta­cio­nes del sal­va­jis­mo de la poli­cía pue­den ver­se en este video http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​tch?v=UDCRgqspmyU&feature=plcp , a pesar de las inú­ti­les manio­bras poli­cia­les para evi­tar ser gra­ba­dos en situa­cio­nes “incó­mo­das”, como suce­dió cuan­do los anti­dis­tur­bios lle­ga­ron a los mis­mos ande­nes de la esta­ción de Ato­cha para con­ti­nuar su orgía de gol­pes, pelo­ta­zos y sal­vas de pól­vo­ra apo­ya­dos por los “com­pa­ñe­ros” de la segu­ri­dad pri­va­da de la esta­ción.

Entre la mul­ti­tud de esce­nas de soli­da­ri­dad ante la bar­ba­rie pro­di­ga­das a lo lar­go de la noche, una emer­gió del ano­ni­ma­to: la del due­ño de un bar que pro­te­gien­do con su cuer­po a las per­so­nas que allí se habían refu­gia­do, se enfren­tó a la poli­cía y les impi­dió la entra­da[1].

Las trein­ta y cin­co per­so­nas dete­ni­das y las 64 heri­das dan cuen­ta de la monu­men­tal masa­cre y, tam­bién, de la valen­tía y capa­ci­dad de resis­ten­cia de sec­to­res impor­tan­tes de este pue­blo.

El balan­ce en la calle es níti­do. Es el de un Gobierno aco­rra­la­do, un Esta­do corrup­to en des­com­po­si­ción, un Pre­si­den­te que, mien­tras su país se hun­de, no tie­ne mejor ocu­rren­cia que hablar en la Asam­blea de la ONU de Gibral­tar, una oli­gar­quía eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra que, mien­tras pro­ta­go­ni­za una gigan­tes­ca fuga de capi­ta­les, impo­ne a los gobier­nos el mayor expo­lio a las cla­ses popu­la­res, no tie­ne más len­gua­je que el del terror, ni más ins­tru­men­to de gobierno que la repre­sión. Pero ni aún eso lo con­tro­la. El inten­to del Minis­te­rio del Inte­rior de impu­tar a las per­so­nas dete­ni­das por deli­tos con­tra altos orga­nis­mos del Esta­do – cas­ti­ga­dos con penas de entre tres y cin­co años e cár­cel – ha sido recha­za­do por la pro­pia Audien­cia Nacio­nal que a tra­vés del juez San­tia­go Pedraz infor­ma que no obser­va deli­to alguno que sea de su com­pe­ten­cia.

Todo indi­ca que al Gobierno le ha sali­do el tiro por la cula­ta. La vio­len­cia des­me­di­da de la poli­cía no ha ser­vi­do para ame­dren­tar, sino para hacer subir varios gra­dos la indig­na­ción popu­lar. Las prue­bas de la bur­da pro­vo­ca­ción se han difun­di­do masi­va­men­te y deben for­mar par­te de las denun­cias que deben rea­li­zar­se, jun­to con las de las per­so­nas masa­cra­das – asis­ten­tes o no a la con­cen­tra­ción.

Al día siguien­te empe­za­ba la huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca (todos los sin­di­ca­tos de cla­se y la ausen­cia de CC.OO. y UGT). Los datos ofre­ci­dos indi­can que ha sido todo un éxi­to y que las mani­fes­ta­cio­nes con­vo­ca­das han sido mul­ti­tu­di­na­rias. Pero ade­más se han pro­du­ci­do dos hechos de gran sig­ni­fi­ca­ción que, obvia­men­te, no apa­re­cen en los medios de mani­pu­la­ción masi­va:

· El día 26 de sep­tiem­bre tam­bién había con­vo­ca­to­ria de huel­ga gene­ral en Gre­cia – con un segui­mien­to masi­vo – que fue pre­ce­di­da por un impor­tan­te Comu­ni­ca­do con­jun­to del PAME y LAB. En él, jun­to al lla­ma­mien­to a los pue­blos de Euro­pa a la lucha, se des­ta­ca: “Es nece­sa­rio igual­men­te impul­sar un sin­di­ca­lis­mo de cla­se, que ten­ga en la lucha su mayor seña de iden­ti­dad, recha­zan­do de plano el mode­lo sin­di­cal pac­tis­ta y clau­di­ca­dor que se ha dado de for­ma mayo­ri­ta­ria en Euro­pa duran­te los últi­mos años, des­ideo­lo­gi­zan­do a amplios sec­to­res de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, y que a tra­vés dis­cur­so sobre el “diá­lo­go social” ha inten­ta­do dar un “ros­tro humano” al capi­ta­lis­mo, algo que se ha demos­tra­do que es impo­si­ble”.

· Mien­tras el des­cré­di­to de los par­ti­dos ins­ti­tu­cio­na­les avan­za impa­ra­ble y el Con­gre­so de los Dipu­tados era tra­ta­do de “Cue­va de Alí Babá!” por las per­so­nas con­cen­tra­das a sus puer­tas, Sabino Cua­dra, dipu­tado de Amaiur, era gol­pea­do por la poli­cía – a pesar de exhi­bir su cre­den­cial – mien­tras par­ti­ci­pa­ba en un pique­te de huel­ga jun­to a lxs tra­ba­ja­dorxs de su pue­blo. El poder sabe muy bien por qué cen­tra sus mejo­res esfuer­zos en man­te­ner sepa­ra­dos al pue­blo vas­co del res­to de los pue­blos del Esta­do. El Finan­cial Times reco­gió la imagen[1].

En varios luga­res del Esta­do el sin­di­ca­lis­mo de cla­se reali­zó de for­ma uni­ta­ria mani­fes­ta­cio­nes en soli­da­ri­dad con la huel­ga de la cla­se obre­ra vas­ca. En Madrid la mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da con­jun­ta­men­te por los sin­di­ca­tos del Blo­que Uni­ta­rio y la pla­ta­for­ma “Hay que parar­les los pies” reu­nió al menos 10.000 per­so­nas. En la mar­cha se unie­ron miles de jóve­nes que enten­die­ron la nece­si­dad de la uni­dad y la coin­ci­den­cia de obje­ti­vos con la con­vo­ca­to­ria rea­li­za­da en pro­tes­ta por la bru­ta­li­dad poli­cial y exi­gien­do la liber­tad de las per­so­nas dete­ni­das la noche ante­rior. Se pro­du­cía, de for­ma espon­tá­nea, la uni­dad del movi­mien­to obre­ro com­ba­ti­vo y el movi­mien­to popu­lar con­vo­ca­do a “rodear el Con­gre­so” el 25 de sep­tiem­bre.

Pero no todo fue con­fluen­cia y uni­dad. El inten­to del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo de rea­li­zar el 26S huel­gas par­cia­les en el trans­por­te (metro, auto­bu­ses y RENFE) coin­ci­dien­do con la huel­ga vas­ca, se encon­tró con la nega­ti­va abso­lu­ta de los sin­di­ca­tos de CC.OO. y UGT pre­sen­tes en el sec­tor, a que se pro­du­je­ra la coin­ci­den­cia en las fechas.

Por otra par­te, se dio la para­do­ja de que, a la lle­ga­da de la mani­fes­ta­ción sin­di­cal a Nep­tuno, mien­tras una par­te de lxs allí con­gre­gadxs – con­vo­cadxs por el 25S – se unían de for­ma natu­ral al cor­te­jo y corea­ban las con­sig­nas, otra par­te per­ma­ne­cía aje­na y sepa­ra­da de la mani­fes­ta­ción. Este hecho insó­li­to, por cuan­to se com­par­tían de for­ma gene­ral los obje­ti­vos y los lemas, sola­men­te pue­de expli­car­se des­de las posi­cio­nes de algu­nas orga­ni­za­cio­nes que, si bien con­vo­ca­ban a la con­cen­tra­ción del 25S, man­tie­nen la defen­sa a ultran­za de CC.OO. y con­si­de­ran al sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo como un enemi­go a batir.

Algu­nas con­clu­sio­nes:

Las movi­li­za­cio­nes del 25 y el 26 de sep­tiem­bre mar­can el ascen­so de la lucha de cla­ses en el Esta­do espa­ñol. La bru­tal repre­sión no ha con­se­gui­do su obje­ti­vo de sem­brar el terror y aco­bar­dar a la gen­te.

La iden­ti­fi­ca­ción del Con­gre­so de los Dipu­tados con la usur­pa­ción de la sobe­ra­nía popu­lar, debe conec­tar­se con la ile­gi­ti­mi­dad del sis­te­ma polí­ti­co sur­gi­do de la Tran­si­ción, here­de­ro de la Dic­ta­du­ra, con el rey a la cabe­za. La res­pues­ta a la cri­sis de una oli­gar­quía corrup­ta y para­si­ta­ria con­tra las cla­ses popu­la­res pone en pri­mer plano del esce­na­rio polí­ti­co a las dos gran­des tareas pen­dien­tes de los pue­blos del Esta­do espa­ñol: la eman­ci­pa­ción de cla­se y sus dere­chos nacio­na­les.

Los avan­ces en la uni­dad de acción del sin­di­ca­lis­mo de cla­se mar­can un pro­ce­so que debe pro­fun­di­zar­se con mayor gra­do de coor­di­na­ción en las luchas. La coin­ci­den­cia del sin­di­ca­lis­mo de cla­se es nece­sa­ria pero no sufi­cien­te para que la cla­se obre­ra recu­pe­re su inde­pen­den­cia del poder, secues­tra­da por las buro­cra­cias sin­di­ca­les. El for­ta­le­ci­mien­to de la con­cien­cia y la orga­ni­za­ción obre­ra exi­ge poten­ciar las asam­bleas como fuen­te del poder y la uni­dad de lxs tra­ba­ja­dorxs.

Tras el tor­tuo­so pro­ce­so segui­do por la con­vo­ca­to­ria del 25S, la impor­tan­te res­pues­ta popu­lar y la bru­tal (y pre­vi­si­ble) repre­sión poli­cial, para las orga­ni­za­cio­nes que sabe­mos que nos enca­mi­na­mos a una lucha lar­ga y dura de con­fron­ta­ción polí­ti­ca con el capi­ta­lis­mo apa­re­ce más nece­sa­rio y urgen­te que nun­ca cami­nar en un doble sen­ti­do:

· Redo­blar las fuer­zas para cons­truir poder obre­ro y popu­lar des­de la base y ello supo­ne pro­mo­ver for­mas de orga­ni­za­ción que den res­pues­ta a los pro­ble­mas más acu­cian­tes del pue­blo. Ante un poder polí­ti­co que se des­mo­ro­na, a todos los nive­les, es pre­ci­so cons­truir o refor­zar expe­rien­cias orga­ni­za­ti­vas en las que el pue­blo asu­ma sobe­ra­na­men­te la nece­si­dad de dar res­pues­ta a su pro­pia super­vi­ven­cia. Expe­rien­cias como la ocu­pa­ción de tie­rras de Somon­te o las de edi­fi­cios ente­ros como los de las Corra­las “La Uto­pía” y la “Ale­gría” en Sevi­lla, mar­can el camino.

· Avan­zar deci­di­da­men­te en los esfuer­zos diri­gi­dos a la cons­truc­ción de un refe­ren­te polí­ti­co, que nece­sa­ria­men­te debe par­tir de cada pue­blo, y que par­tien­do de la nega­ti­va radi­cal al pago de la deu­da y de sus intere­ses, defi­na el pro­gra­ma de rup­tu­ra con el régi­men de la Tran­si­ción, la expro­pia­ción de la ban­ca, las gran­des empre­sas y sec­to­res pri­va­ti­za­dos, la pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca de la eco­no­mía con el obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de satis­fa­cer las nece­si­da­des socia­les, la sali­da de la OTAN y de la UE.

No hay ata­jos. Las mani­fes­ta­cio­nes, por masi­vas que sean, son sólo un ter­mó­me­tro del gra­do de indig­na­ción social. Avan­zar en la cons­truc­ción de la Alter­na­ti­va al sis­te­ma exi­ge orga­ni­zar la fuer­za social. Y la acu­mu­la­ción de fuer­zas es impo­si­ble sin bases sóli­das en cada cen­tro de tra­ba­jo, en cada barrio y en cada pue­blo y sin un mar­co polí­ti­co capaz de cata­li­zar y arti­cu­lar ese poder.

28 de sep­tiem­bre de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *