Vene­zue­la: los dile­mas de octu­bre- Nés­tor Kohan

(para DEBATE SOCIALISTA)

La dere­cha argen­ti­na via­ja a Vene­zue­la a empu­jar con­tra Chávez.

El PRO, par­ti­do lide­ra­do por el empre­sa­rio Mau­ri­cio Macri, que aglu­ti­na lo más ran­cio del vie­jo vide­lis­mo (refe­ren­cia a la dic­ta­du­ra mili­tar del gene­ral Vide­la) jun­to con todo lo “nue­vo” del empre­sa­ria­do capi­ta­lis­ta que supo pro­mo­ver el neo­li­be­ra­lis­mo de los últi­mos 20 años, se jue­ga abier­ta­men­te a vol­tear a Chávez.

¿Hacen mal? No! Hacen muy bien. De for­ma trans­pa­ren­te admi­ten públi­ca­men­te que en Vene­zue­la se jue­ga una bata­lla inter­na­cio­nal. La dere­cha es níti­da, defi­ni­da y no se con­fun­de. La izquier­da del con­ti­nen­te debe­ría hacer exac­ta­men­te lo mis­mo en un sen­ti­do opues­to. No per­der el rum­bo ni para­li­zar­se ante lo borro­so de la letra chi­ca o con­fun­dir­se con las limi­ta­cio­nes del pro­ce­so boli­va­riano. La dis­yun­ti­va es cla­ra y no es váli­do mirar para el cos­ta­do. Hay que apo­yar a Chá­vez y el pro­ce­so boli­va­riano pro­fun­di­zan­do las trans­for­ma­cio­nes en direc­ción al socialismo.

Pero la urgen­cia de las elec­cio­nes de octu­bre y la nece­si­dad impe­rio­sa de la vic­to­ria elec­to­ral no deben con­fun­dir­nos. El com­ba­te en Vene­zue­la no es sólo elec­to­ral. El impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se (bajo el dis­fraz son­rien­te y “mul­ti­cul­tu­ral” del pre­si­den­te Oba­ma, igual de gue­rre­ris­ta que los ante­rio­res man­da­ta­rios yan­quis), la gran bur­gue­sía vene­zo­la­na y sus socios polí­ti­cos están des­ple­gan­do un plan extra-elec­to­ral des­ti­na­do a sabo­tear el pro­ce­so y/​o des­co­no­cer los resul­ta­dos. Pla­nean des­es­ta­bi­li­zar has­ta lograr los mis­mos obje­ti­vos inter­ven­sio­nis­tas que en Libia o en Siria. Por ello mis­mo, la soli­da­ri­dad con la revo­lu­ción boli­va­ria­na debe expre­sar­se en todos los esce­na­rios de lucha has­ta garan­ti­zar la derro­ta defi­ni­ti­va de esos esfuer­zos sedi­cio­sos y la pro­fun­di­za­ción y exten­sión defi­ni­ti­va del trán­si­to hacia el socialismo.

Los dile­mas de octu­bre se ins­cri­ben en un con­den­sa­do nudo geo­po­lí­ti­co. El impe­ria­lis­mo y sus bur­gue­sías ser­vi­les quie­ren barrer com­ple­ta­men­te del mapa la inso­len­cia de un mili­tar lati­no­ame­ri­cano, mes­ti­zo y boli­va­riano, antim­pe­ria­lis­ta y admi­ra­dor del Che Gue­va­ra, que los des­obe­de­ce y los desa­fía des­de hace dos déca­das. Nece­si­tan impe­rio­sa­men­te recu­pe­rar la ren­ta petro­le­ra y “orde­nar” el nor­te de Suda­mé­ri­ca, des­pla­zan­do a Chá­vez, neu­tra­li­zan­do y des­ar­man­do de una bue­na vez a las FARC-EP y regan­do el con­ti­nen­te de nue­vas bases mili­ta­res que garan­ti­cen su mono­po­lio sobre los recur­sos natu­ra­les. Fren­te a esa ofen­si­va impe­rial, la geo­po­lí­ti­ca boli­va­ria­na no debe­ría que­dar satis­fe­cha con el UNASUR y la uni­dad ins­ti­tu­cio­nal de los esta­dos. A lar­go pla­zo, lo que defi­ni­rá la pul­sea­da será la uni­dad de los pue­blos (inclu­yen­do a sus expre­sio­nes socia­les e insur­gen­tes), no sólo los pac­tos entre los esta­dos. Los apre­to­nes de mano con San­tos, pre­si­den­te corrup­to y ase­sino, no fre­na­rán el para­mi­li­ta­ris­mo y el lum­pe­na­je de la bur­gue­sía colom­bia­na ni garan­ti­za­rán una esta­bi­li­dad dura­de­ra en la región mien­tras las fuer­zas arma­das colom­bia­nas sigan man­te­nien­do medio millón de sol­da­dos crio­llos —diri­gi­dos en vivo y en direc­to por gene­ra­les yan­quis y ase­so­res israe­líes— que ame­na­zan con inva­dir Vene­zue­la si se pro­fun­di­za el camino al socia­lis­mo. Que siga exis­tien­do el boli­va­ria­nis­mo de las FARC-EP como pun­ta de lan­za del movi­mien­to popu­lar colom­biano es la mejor garan­tía para que Vene­zue­la no sea inva­di­da por Esta­dos Uni­dos a tra­vés del vecino ejér­ci­to colombiano.

La uni­dad con­ti­nen­tal de los pue­blos es la cla­ve del triun­fo boli­va­riano a esca­la inter­na­cio­nal (nin­gu­na revo­lu­ción pue­de triun­far ais­la­da, en un solo país). En lo nacio­nal, en cam­bio, la lucha de cla­ses se expre­sa en todos los terre­nos, no sólo en lo elec­to­ral (sin duda el más visi­ble). La segu­ra vic­to­ria de Chá­vez en octu­bre no debe hacer­nos olvi­dar que al inte­rior del pro­ce­so boli­va­riano tam­bién hay con­flic­to. Un seg­men­to que apo­ya al líder his­tó­ri­co de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, aun man­te­nien­do la retó­ri­ca ofi­cial, hace todo lo que pue­de (y más) para retar­dar o esqui­var la opción socia­lis­ta. Día a día pre­ten­de “inven­tar” seu­do alter­na­ti­vas, siem­pre cali­fi­ca­das como “popu­la­res”, “auto­ges­tio­na­rias” y “boli­va­ria­nas” para no pro­fun­di­zar el camino al socia­lis­mo. Como si se pudie­ra mar­char al socia­lis­mo sien­do ami­go de todo el mun­do y socia­li­zan­do sólo los már­ge­nes de la socie­dad (aque­llos que no moles­tan al mer­ca­do ni intere­san a las gran­des empre­sas por­que no son ren­ta­bles). Como si se pudie­ra cons­truir la tran­si­ción al socia­lis­mo sin con­fron­tar con los millo­na­rios de la bur­gue­sía y el empresariado.

Uno de los gran­des desa­fíos del pre­si­den­te Chá­vez y de todo el pro­ce­so boli­va­riano, pos­te­rior al segu­ro triun­fo elec­to­ral de octu­bre, con­sis­te en apo­yar­se en la orga­ni­za­ción polí­ti­ca de las cla­ses popu­la­res, explo­ta­das y sul­bal­ter­nas (su prin­ci­pal y más leal fuer­za de lucha) e ir encon­tran­do for­mas con­cre­tas de ges­tión de la pro­pie­dad esta­tal o nacio­na­li­za­da que debi­li­ten social­men­te el enemi­go escuá­li­do y sien­ten las pri­me­ras bases eco­nó­mi­cas de la tran­si­ción socia­lis­ta. Hay que gol­pear y debi­li­tar a los escuá­li­dos no sólo en la retó­ri­ca, en la comu­ni­ca­ción, en las urnas y en la sen­si­bi­li­dad cul­tu­ral (algo fun­da­men­tal e impres­cin­di­ble) sino tam­bién en las colum­nas ver­te­bra­les del mer­ca­do capi­ta­lis­ta de la eco­no­mía vene­zo­la­na. Para ven­cer al tigre hay que ani­mar­se a poner­le sal en la cola. O se enfren­ta a la bur­gue­sía debi­li­tán­do­la social­men­te o la bur­gue­sía ter­mi­na­rá por devo­rar­se al pro­ce­so boli­va­riano como le ocu­rrió a la revo­lu­ción san­di­nis­ta en 1990. No se pue­de “civi­li­zar a la bur­gue­sía” (expre­sión poco feliz de Tomás Bor­ge en 1986). ¡Hay que enfren­tar­la y derrotarla!

Chá­vez lo pue­de hacer. Le sobra ener­gía, pro­yec­to, valen­tía y deci­sión polí­ti­ca. Inclu­so puso en ries­go su pro­pia vida (recor­de­mos el gol­pe de esta­do y la dig­na acti­tud que enton­ces asu­mió, tan dis­tin­ta de la pusi­la­ni­mi­dad y la cobar­día de la mayor par­te de la eli­te polí­ti­ca de Amé­ri­ca Lati­na). Su deci­sión per­so­nal no es lo úni­co que aquí jue­ga. La revo­lu­ción boli­va­ria­na se apo­ya en muchos logros que van más allá del lide­raz­go caris­má­ti­co de un individuo:

* Inter­na­cio­na­li­zó la dispu­ta polí­ti­ca y cul­tu­ral al pun­to de invo­lu­crar a todo un con­ti­nen­te en cada una de las peleas socia­les inter­nas de Venezuela.

* Poli­ti­zó com­ple­ta­men­te a la socie­dad: has­ta el más indi­fe­ren­te o dis­traí­do hoy debe pro­nun­ciar­se (a favor o en con­tra). Que­dó atrás la era del “prag­ma­tis­mo efi­cien­tis­ta” y la des­po­li­ti­za­ción pos­mo­der­na de las masas popu­la­res que reco­rrió no sólo Vene­zue­la sino toda Nues­tra Amé­ri­ca en los años 90.

* Recu­pe­ró una mira­da his­tó­ri­ca (boli­va­ria­na) de nues­tra iden­ti­dad popu­lar ponien­do en cri­sis el indi­vi­dua­lis­mo cíni­co del pos­mo­der­nis­mo que nos invi­ta­ba tram­po­sa­men­te a des­con­fiar de “los gran­des rela­tos” y a vivir al día, pen­san­do úni­ca­men­te en con­su­mir, sin idea­les, sin his­to­ria y sin pro­yec­tos colectivos.

* Rele­gi­ti­mó los sím­bo­los, la cul­tu­ra y la tra­di­ción polí­ti­ca del socia­lis­mo, que eran una mala pala­bra demo­nía­ca en los años ’90.

* Redis­tri­bu­yó la ren­ta petro­le­ra en los sec­to­res popu­la­res y en pro­yec­tos polí­ti­cos regio­na­les, cuan­do antes era un botín de gue­rra de la bur­gue­sía vene­zo­la­na des­ti­na­do a su con­su­mo frí­vo­lo y suntuario.

* Reins­ta­ló una opción antim­pe­ria­lis­ta a nivel regio­nal y con­ti­nen­tal, inclu­so diría­mos mun­dial, esta­ble­cien­do víncu­los con muchos pue­blos y gobier­nos del mun­do (los “malos” en el len­gua­je holly­woo­den­se de las admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas), des­de Amé­ri­ca Lati­na has­ta Áfri­ca y Asia.

Por todo eso, resul­ta vital apo­yar resuel­ta­men­te la con­ti­nui­dad del pro­yec­to encar­na­do por Chá­vez al mis­mo tiem­po que se tor­na impos­ter­ga­ble la pro­fun­di­za­ción de la revo­lu­ción boli­va­ria­na apun­tan­do a la expro­pia­ción de las gran­des for­tu­nas, las gran­des fir­mas, los gran­des ban­cos y las gran­des empre­sas (nacio­na­les y extran­je­ras). Si la revo­lu­ción boli­va­ria­na no mar­cha al socia­lis­mo de una vez por todas —socia­li­zan­do en serio las gran­des empre­sas, nacio­na­li­zan­do las palan­cas fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía y esta­ble­cien­do, con­tra la regu­la­ción mer­can­til, una pla­ni­fi­ca­ción socia­lis­ta de gran esca­la, más allá inclu­so del ámbi­to nacio­nal hacia lo regio­nal a tra­vés del ALBA — , nece­sa­ria­men­te retro­ce­de­rá y será derro­ta­da por sus enemi­gos his­tó­ri­cos, inter­nos y externos.

No será ten­dién­do­le la mano al pre­si­den­te San­tos, vecino per­ver­so, hipó­cri­ta y sinies­tro, ni ponien­do nue­va­men­te la meji­lla a las ame­na­zas gol­pis­tas escuá­li­das de la dere­cha vene­zo­la­na que ama­gan con patear el table­ro si no ganan las elec­cio­nes, como se pro­fun­di­za­rá la revo­lu­ción. No es hora de pres­tar la ore­ja a los man­sos y tram­po­sos social­de­mó­cra­tas que en nom­bre del «rea­lis­mo» siem­pre acon­se­jan ami­no­rar la mar­cha —como hicie­ron en Chi­le en 1973, en Nica­ra­gua en 1990 y así de segui­do— para ter­mi­nar, inva­ria­ble­men­te… en la derro­ta. No. El coman­dan­te Cha­vez y la revo­lu­ción boli­va­ria­na deben apro­ve­char esta cri­sis mun­dial del capi­ta­lis­mo y la actual debi­li­dad de los EEUU y de Euro­pa occi­den­tal para apre­tar el ace­le­ra­dor. No sólo el pue­blo vene­zo­lano sino todos los pue­blos del mun­do esta­mos aten­tos. Lo que se jue­ga en esta dispu­ta ten­drá sin duda reper­cu­sio­nes mucho más allá de la tie­rra natal de Simón Bolívar.

26 de Setiem­bre de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *