Ez zai­tuz­te­gu ahaztuko!!!

Eus­kal Herria se encuen­tra ante un nue­vo Guda­ri Egu­na, un día que nun­ca se ha pen­sa­do como una fes­ti­vi­dad, sino un día en el que se mues­tra la fuer­za del pue­blo vas­co por con­ti­nuar su lucha, por avan­zar hacia la total libe­ra­ción, con­jun­ta­men­te con sus guda­ris. Un día de recuer­do de todos los guda­ris muer­tos en su lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo de Eus­kal Herria, pero tam­bién de todas las per­so­nas que duran­te déca­das han sido dete­ni­das, tor­tu­ra­das, encar­ce­la­das, han teni­do que ale­jar­se de sus seres que­ri­dos por la per­se­cu­ción de los cuer­pos de repre­sión espa­ño­les y fran­ce­ses. Un recuer­do que debe for­ta­le­cer­nos y ayu­dar­nos a avan­zar por el camino tra­za­do por todos ellos. Camino com­pli­ca­do, lleno de difi­cul­ta­des, pero que como ha demos­tra­do la his­to­ria es posi­ble sor­tear todas estas difi­cul­ta­des si tra­ba­ja­mos con el pue­blo, sin apar­tar­nos de él, si se sabe ana­li­zar las situa­cio­nes con­cre­tas en la que se encuen­tra, apren­dien­do de todas las expe­rien­cias de otros pue­blos, pero sin copiar­las, apli­cán­do­las a las carac­te­rís­ti­cas de la lucha del pue­blo vas­co, de las nece­si­da­des con­cre­tas en cada momen­to. De ese modo, la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo en Eus­kal Herria podrá ser­vir a otros pue­blos, pues una de sus carac­te­rís­ti­cas es su internacionalismo.

Este será el segun­do Guda­ri Egu­na en el que el accio­nar arma­do de una de las par­tes enfren­ta­das, ETA, dejó de oír­se. Has­ta el momen­to de tomar esa deci­sión, las auto­ri­da­des espa­ño­las siem­pre habían dicho que nada sería posi­ble si la voz de las armas de una par­te del con­flic­to no se calla­ba, pero des­pués del silen­cio de las armas de ETA ¿han cam­bia­do real­men­te las cosas?

En estos dos años hemos vis­to que el Esta­do espa­ñol ha ido pidien­do cada vez más cosas, ele­van­do con­ti­nua­men­te el lis­tón. Cada vez que la Izquier­da Aber­tza­le ha dado un paso hacia ade­lan­te, el Esta­do espa­ñol (y el fran­cés, cla­ro está), ha pedi­do algo más. Esta acti­tud nos ha ido demos­tran­do que en reali­dad el Esta­do espa­ñol, inde­pen­dien­te­men­te del par­ti­do que haya gana­do las elec­cio­nes y esté en el poder, no quie­re real­men­te bus­car una solu­ción al con­flic­to. Lo que quie­ren en reali­dad los dos Esta­dos es que el pue­blo vas­co deje de luchar, quie­ren que la Izquier­da Aber­tza­le des­apa­rez­ca (podrían acep­tar una Izquier­da Aber­tza­le des­ca­fei­na­da), que Eus­kal Herria desaparezca.

No es cier­to que el con­flic­to se haya aca­ba­do, con­ti­nua­mos sufrien­do la opre­sión de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, sobre todo aho­ra en estos momen­tos de cri­sis, en los que sus bur­gue­sías nos arras­tran en su locu­ra por sal­var el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, opri­mien­do toda­vía más a nues­tro pueblo.

¿Se pue­de decir que la vio­len­cia ya no exis­te en Eus­kal Herria, como algu­nas voces nos repi­ten con­ti­nua­men­te? No, eso es com­ple­ta­men­te fal­so, con­ti­núa la vio­len­cia de la otra par­te, la vio­len­cia pri­me­ra no ha decre­ta­do nin­gún alto el fue­go y con­ti­núa ata­can­do al pue­blo vas­co: las deten­cio­nes de mili­tan­tes vas­cos está al orden del día, las tor­tu­ras tam­bién, los jui­cios far­sa lo mis­mo, en las cár­ce­les la situa­ción de nues­tros pre­sos y pre­sas cada vez está más dete­rio­ra­da. Y no sólo eso, la esca­la­da repre­si­va con­ti­nua cri­mi­na­li­zan­do inclu­so la soli­da­ri­dad con los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras polí­ti­cas. ¿Quie­ren con eso que los olvi­de­mos? El pue­blo vas­co nun­ca ha olvi­da­do a los que luchan por su liber­tad ni lo hará nunca.

Aho­ra inten­tan, no sólo los espa­ño­les, sino tam­bién los vas­cos ven­di­dos al poder espa­ñol rees­cri­bir la historia.

El domin­go 16 de sep­tiem­bre, el pre­si­den­te del PNV y can­di­da­to de dicho par­ti­do a la lehen­da­ka­ritza de Gas­teiz (no olvi­de­mos que Eus­kal Herria con­ti­núa divi­di­da y que hay una lehen­da­ka­ri nava­rra, en este caso de UPN, Yolan­da Bar­ci­na) man­da­ba el men­sa­je a EH Bil­du de que «no deben de caer en el olvi­do el dolor cau­sa­do pese al nue­vo tiem­po». Estos seño­res olvi­dan todo el mal cau­sa­do por orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas como la Tri­ple A, el Bata­llón Vas­co Espa­ñol, los Coman­dos Anti­mar­xis­tas, los GAL y un lar­go etcé­te­ra que han cos­ta­do dece­nas de vidas y a los que nun­ca no sólo no se les ha moles­ta­do sino que por el con­tra­rio se le ha paga­do bien por sus ser­vi­cios pres­ta­dos. Olvi­dan las dece­nas de miles de per­so­nas que de for­ma sis­te­má­ti­ca han sido dete­ni­das, tor­tu­ra­das, ase­si­na­das, encar­ce­la­das, con­de­na­das… Así mis­mo, qué decir de esos mal lla­ma­dos médi­cos y foren­ses que ante las mues­tras de tor­tu­ras han mira­do a otro lado e inclu­so han cola­bo­ra­do para que se reali­cen. La Igle­sia roma­na apos­tó­li­ca y cató­li­ca espa­ño­la, legi­ti­ma­do­ra de la lim­pie­za polí­ti­ca duran­te el fran­quis­mo y vale­do­ra del nacio­na­lis­mo machis­ta y expan­sio­nis­ta espa­ñol, que ante toda la vio­len­cia des­ple­ga­da en Eus­kal Herria, úni­ca­men­te tie­ne repro­ches y exi­gen­cias para el más débil y nun­ca para los eje­cu­to­res del Estado.

Decla­ra­cio­nes de este tipo no sor­pren­den en boca del repre­sen­tan­te del PNV, pues­to que este par­ti­do ha esta­do siem­pre al ser­vi­cio del Esta­do inva­sor, inten­tan­do algu­nas veces jugar a una fal­sa neu­tra­li­dad (eso que está tan de moda, ni con los unos ni con los otros, ¡cómo si se pudie­ra ser neu­tral en la lucha de un pue­blo por su super­vi­vien­cia!), sacan­do las con­sig­nas inde­pen­den­tis­tas, cri­ti­can­do a los Esta­dos opre­so­res de boca para afue­ra cuan­do se acer­can las elec­cio­nes, para olvi­dar todo lo que han dicho en cuan­to las pape­le­tas han sido depo­si­ta­das en las urnas y vol­ver a ser los perri­tos fal­de­ros del Esta­do espa­ñol. A lo lar­go de su his­to­ria nun­ca han esta­do al lado de las miles de per­so­nas que han sufri­do la vio­len­cia del Esta­do, y no sólo eso, sino que han ayu­da­do direc­ta­men­te en esa vio­len­cia con­tra el pue­blo vas­co y en con­cre­to con­tra los guda­ris vascos.

El gobierno espa­ñol se des­col­ga­ba hace unos días con un plan, que no es nue­vo, ya hace algún tiem­po se inten­tó, para el retorno de los mili­tan­tes de ETA que tuvie­ran cuen­tas pen­dien­tes con la «jus­ti­cia» espa­ño­la. El plan es sen­ci­llo, la per­so­na hui­da, a cau­sa de la repre­sión, vuel­ve a Espa­ña, se pre­sen­ta a las auto­ri­da­des espa­ño­las y con­fie­sa si ha hecho algu­na acti­vi­dad delic­ti­va, des­de el pun­to de los espa­ño­les, ¡cla­ro está! y enton­ces los jue­ces espa­ño­les, en total inde­pen­den­cia (ya cono­ce­mos su «inde­pen­den­cia»), deci­den si ingre­sa en la cár­cel o por el con­tra­rio se va para su casa.

Es nor­mal que el Esta­do espa­ñol inten­te encar­ce­lar a todas las per­so­nas que han hui­do y si se pre­sen­tan por ellas mis­mas, mejor. Pero que alguien en Eus­kal Herria sea capaz de decir que este plan debe estu­diar­se es cuan­do menos son­ro­jan­te. Como decía­mos más arri­ba, la vio­len­cia no ha aca­ba­do. No hay una situa­ción en la que las cau­sas del con­flic­to se estén solucionando.

Esta legis­la­tu­ra de Fran­cis­co López no aca­ba como nos ven­den los par­ti­dos espa­ño­les y auto­no­mis­tas sin víc­ti­mas por la vio­len­cia polí­ti­ca, por­que sin ir más lejos, tene­mos el caso del segui­dor del Athe­tic Iñi­go Caba­cas, muer­to tras una sal­va­je car­ga de la poli­cía auto­nó­mi­ca en la zona de la herri­ko de Indautxu en Bil­bo e igno­ra­da y olvi­da­da por dichos par­ti­dos «demo­crá­ti­cos». ¿¡Eso no es violencia!?

No hay que olvi­dar las dece­nas de tra­ba­ja­do­res que han muer­to en acci­den­tes de tra­ba­jo, los miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que están en una situa­ción de máxi­ma pobre­za por las medi­das que el Gobierno vas­co con­jun­ta­men­te con el Esta­do opre­sor han toma­do en con­tra de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras vas­cas. La situa­ción de deses­pe­ro en la que se encuen­tra la juven­tud vas­ca, las per­so­nas mayo­res con esas pen­sio­nes de ham­bre… ¡Eso tam­bién es vio­len­cia! Lo mis­mo que el ata­que al eus­ka­ra, a la cul­tu­ra, a la iden­ti­dad del pue­blo vasco.

Esos hace­do­res de fal­sas paces se olvi­dan que uno de los pun­tos fun­da­men­ta­les en lo que lla­man «pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción» sigue sien­do el des­man­te­la­mien­to de las estruc­tu­ras de gue­rra que tan­to los Esta­dos espa­ñol como fran­cés han esta­ble­ci­do duran­te déca­das en Eus­kal Herria, tie­nen que aban­do­nar Eus­kal Herria todos aque­llos que vinie­ron a hacer la gue­rra, sobra la Guar­dia Civil, la Poli­cía Nacio­nal, los ejér­ci­tos fran­cés y espa­ñol, así como los varios ser­vi­cios de inte­li­gen­cia que actúan por aquí, debe disol­ver­se la Ertzain­tza para que deje de ser una poli­cía polí­ti­ca y se pue­da abrir un deba­te en torno al mode­lo de poli­cía que pue­da nece­si­tar el pue­blo así como se debie­ran des­mi­li­ta­ri­zar y depu­rar el res­to de cuer­pos poli­cia­les del país.

La baza de la izquier­da aber­tza­le para los pró­xi­mos años es, como lo ha sido siem­pre, la rique­za de las per­so­nas que la for­man, todas pue­den y deben apor­tar ideas para la con­se­cu­ción de los obje­ti­vos fija­dos, es decir, la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. Pero en dicho camino, hemos de ser cons­cien­tes de no caer ni en per­so­na­lis­mos ni en dog­ma­tis­mos. Debe­mos tener muy cla­ro cua­les son los obje­ti­vos que nos unen a todos y todas en un pro­yec­to común y sobre todo, quie­nes no son, ni van a ser nun­ca, nues­tros ami­gos. Tene­mos que saber dis­tin­guir entre nues­tros enemi­gos y nues­tros ami­gos. Entre nues­tros ami­gos los habrá para todo el camino, los que nos acom­pa­ña­rán has­ta la con­se­cu­ción del socia­lis­mo, y los habrá que sólo nos acom­pa­ña­rán un tra­mo del camino. Por­que en la lucha de un pue­blo no todo es negro o blan­co, hay infi­ni­dad de gri­ses que debe­mos saber uti­li­zar para poner­las al ser­vi­cio del pueblo.

Debe­mos tener cla­ro que el refor­mis­mo aso­ma sus ore­jas en cuan­to se le deja y eso nos obli­ga a lle­var la bata­lla a todos los nive­les, no debe­mos dejar ni un res­qui­cio abier­to para que se cue­le, debe­mos plan­tar­le cara con­ti­nua­men­te. A pesar de las dife­ren­cias que exis­tan, debe­mos saber tra­ba­jar con­jun­ta­men­te con per­so­nas y sec­to­res con los que no esta­mos de acuer­do al cien por cien. Cada per­so­na debe tener la posi­bi­li­dad de dar lo mejor de sí, sin vetos ni ami­guis­mos, de tal mane­ra, que el con­jun­to del tra­ba­jo ayu­de a avan­zar en la direc­ción que el pue­blo vas­co nece­si­ta, en la direc­ción correc­ta. ¿Cómo saber cual es la direc­ción correc­ta? A tra­vés del deba­te en las orga­ni­za­cio­nes del movi­mien­to popu­lar vas­co, lle­van­do ese deba­te a la prác­ti­ca de tal mane­ra que teo­ría y prác­ti­ca vayan siem­pre uni­das en un todo para pos­te­rior­men­te ana­li­zar lo rea­li­za­do y corre­gir­lo, de mane­ra que el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio siga siem­pre en ascen­so. No debe­mos tener mie­do a equi­vo­car­nos, por­que eso es nor­mal, si actua­mos es muy posi­ble que lo haga­mos, el pro­ble­ma no es equi­vo­car­se, el pro­ble­ma es no ser capa­ces de ana­li­zar lo hecho, ver en qué nos hemos equi­vo­ca­do, ana­li­zar­lo y corre­gir­lo. No debe aban­do­nar­se nun­ca el deba­te por­que pen­se­mos que es inú­til. La mane­ra de avan­zar es la lucha de ideas, por­que si deja­mos que ideas refor­mis­tas o cor­to­pla­cis­ta se ins­ta­len defi­ni­ti­va­men­te será un retro­ce­so enor­me, hemos de dar­les bata­lla en todo momen­to. El Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co debe ser cons­cien­te de que la lucha de cla­ses no es algo que enfren­ta úni­ca­men­te a la bur­gue­sía con la cla­se tra­ba­ja­do­ra, como algo ajeno a él. Den­tro de él exis­te la lucha de cla­ses a todos los nive­les, y por supues­to que den­tro de sus orga­ni­za­cio­nes tam­bién se da. Hemos de ser cons­cien­tes de eso para saber reba­tir las ideas y las prác­ti­cas que van en con­tra de sus intereses.

No olvi­de­mos que PP y PSOE (tam­bién PSF y UMP) siem­pre tra­ba­jan en la mis­ma direc­ción, con los mis­mos obje­ti­vos y con unos medios eco­nó­mi­cos y huma­nos enor­mes, y por mucho que nos repi­tan que quie­ren aca­bar con la vio­len­cia, eso no es cier­to, quie­ren aca­bar con la vio­len­cia del pue­blo opri­mi­do, no con la suya pro­pia. Su obje­ti­vo es la des­apa­ri­ción de la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y la trans­for­ma­ción social que defien­de la Izquier­da Aber­tza­le. Y es que si Eus­kal Herria avan­za, mue­re Espa­ña, dado que los dos pro­yec­tos son incom­pa­ti­bles en el tiem­po y en el espa­cio. Abetza­lis­mo eus­kal­dun con­tra nacio­na­lis­mo espa­ñol. Y una cosa está cla­ra, es impo­si­ble ser­vir a los dos.

Por ulti­mo recor­dar a los guda­ris que fue­ron eje­cu­ta­dos aquel 27 de sep­tiem­bre de 1975 y a los que han dado y con­ti­núan dan­do su vida por la liber­tad de Eus­kal Herria.

Recor­dar igual­men­te que el mis­mo día que el fas­cis­mo espa­ñol aca­bó con la vida de Txi­ki y de Otae­gi, ase­si­nó a tres comu­nis­tas espa­ño­les. Éstos que lucha­ban por la repú­bli­ca socia­lis­ta espa­ño­la, Txi­ki y Otae­gi por la repú­bli­ca socia­lis­ta vas­ca, y todos lucha­ban para aca­bar con el tirano Fran­co y sus adlá­te­res. Todos ellos fue­ron fusi­la­dos y así con­ti­núo el régi­men fran­quis­ta, como había comen­za­do, con la eli­mi­nia­ción físi­ca de los revolucionarios.

La repú­bli­ca socia­lis­ta vas­ca por la que lucha­ron y murie­ron Txi­ki y Otae­gi, es la mayor apor­ta­ción soli­da­ria e inter­na­cio­na­lis­ta que Eus­kal Herria pue­de hacer al pro­yec­to comu­nis­ta mun­dial. El día que nues­tro país sea un Esta­do revo­lu­cio­na­rio y comien­ce su anda­du­ra en la cons­truc­ción del socia­lis­mo y el comu­nis­mo, al mis­mo tiem­po que nos libe­ra­mos, esta­re­mos dan­do pasos en la libe­ra­ción de la huma­ni­dad para aca­bar con la explo­ta­ción del ser humano por el ser humano y la derro­ta defi­ni­ti­va del capi­ta­lis­mo, ori­gen de la actual opre­sión de cla­se, de gene­ro y nacional.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *