Dig­ni­dad sin jus­ti­cia- Glo­ria Rekar­te

Se apea con movi­mien­tos len­tos que la retra­tan dolo­ri­da y can­sa­da y esti­ra, como pue­de, cuan­to pue­de, el cuer­po lleno de kiló­me­tros. La mano hin­cha­da que se afe­rra al bas­tón se adi­vi­na cáli­da. Sé que es cáli­da. En la otra mano, un feo bol­so de cua­dros ver­des, tal vez azu­les, qui­zás rojos, que entre­ga­rá con pocas cosas y un cari­ño infi­ni­to: dos libros de tapa blan­da, una cami­se­ta, algu­nas fotos cui­da­do­sa­men­te esco­gi­das que segu­ra­men­te le devol­ve­rán…

Y levan­ta los hom­bros aun­que casi no pue­de, y la cabe­za, aun­que el cue­llo se resien­te, para enfren­tar, con sere­ni­dad, las puer­tas que encie­rran lo que más quie­re.

Y hay una dig­ni­dad inque­bran­ta­ble en sus pasos len­tos. En su andar tra­ba­jo­so cuan­do aban­do­na el bas­tón para pasar por el detec­tor, en el ges­to con el que sopor­ta que los perros la olfa­teen. Hay dig­ni­dad en sus lágri­mas cuan­do las arran­ca la impo­ten­cia, el sufri­mien­to, la ausen­cia… el mie­do a que un día su cuer­po ago­ta­do no le per­mi­ta subir­se al auto­bús.

Des­pués, con la mis­ma dig­ni­dad y la son­ri­sa aún en los labios, se apres­ta a la pelea que libra­ran duran­te las horas y los kiló­me­tros de vuel­ta, el sue­ño, el can­san­cio y ese ter­co, puñe­te­ro, dolor de hue­sos. Le cos­ta­rá repo­ner­se al menos dos días, tal vez tres, qui­zás cua­tro esta vez. Y vol­ve­rá al médi­co que le dirá, como siem­pre, que esos des­pla­za­mien­tos no le con­vie­nen, que tie­ne que dejar de via­jar. Y ella se reirá, con los ojos húme­dos pero con muchas ganas, mien­tras él le dobla la medi­ca­ción. Y sal­drá con­tan­do los días que res­tan para poner­se en camino otra vez. Para bata­llar con la fuer­za que ya no tie­ne en los hue­sos pero que lle­va, pode­ro­sa, imba­ti­ble, en el cora­zón.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *