“Vivos o muer­tos esta­re­mos en nues­tra tie­rra”, dicen los gua­ra­ní-kaio­wá en Brasil

Ante la len­ti­tud e insen­si­bi­li­dad del gobierno cuan­do se tra­ta de devol­ver­les sus tie­rras, dos gru­pos de indí­ge­nas gua­ra­ní-kaio­wá se can­sa­ron de espe­rar y deci­die­ron recu­pe­rar dos áreas en la fron­te­ra con Para­guay, pese a las agre­sio­nes de hacen­da­dos y pistoleros.

Território Arroio Kora no dia 11 08 2012 às 17 h os membros guarani e kaiowá observam os cartuchos deflagrados contra a vida deles

Mato Gros­so do Sul,Brasil.Otros dos gru­pos de gua­ra­ní-kaio­wá se can­sa­ron de espe­rar la acción del gobierno bra­si­le­ño y toman la jus­ti­cia y la tie­rra con sus manos. Como si no bas­ta­ra la espe­ra por las dece­nas de áreas cuya demar­ca­ción aguar­dan des­de hace años, inclu­so en áreas cuyos decre­tos de homo­lo­ga­ción ya fue­ron fir­ma­dos por el pre­si­den­te de la repú­bli­ca con­ti­núan ocu­pa­das por los hacen­da­dos. Esto suce­de por la len­ti­tud del Poder Judi­cial cuan­do se tra­ta de garan­ti­zar los dere­chos indí­ge­nas, y por la rapi­dez de cier­tos jue­ces para con­ce­der medi­das a favor de los colo­nos blancos.

Los dos gru­pos que ocu­pa­ron tie­rras en las últi­mas sema­nas son de la región de Paranhos (Mato Gros­so do Sul), en ple­na zona fron­te­ri­za con el Para­guay. His­tó­ri­ca­men­te, la región tie­ne fama de ser vio­len­ta y peli­gro­sa debi­do a la impu­ni­dad de la que gozan una can­ti­dad inde­ter­mi­na­da de ase­si­nos a suel­do des­pa­rra­ma­dos en esta zona fron­te­ri­za sin con­trol. Ade­más, hay un gran flu­jo de armas de fue­go debi­do a la pre­sen­cia del nar­co­trá­fi­co – exis­ten enor­mes plan­ta­cio­nes de marihua­na des­ti­na­das a abas­te­cer las gran­des ciu­da­des bra­si­le­ñas de São Pau­lo y Río de Janei­ro que están en las pro­xi­mi­da­des del lado paraguayo.

El 10 de agos­to tocó el turno al gru­po de Arroio Korá, tam­bién en Paranhos. En diciem­bre de 2009, las 7 mil 100 hec­tá­reas de esa tie­rra indí­ge­na fue­ron homo­lo­ga­das por el enton­ces pre­si­den­te, Luiz Inácio Lula da Sil­va. A pesar de ello, pocos días des­pués, uno de los minis­tros más con­ser­va­do­res del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral, Gil­mar Men­des, con­ce­dió una medi­da cau­te­lar que impi­dió al gobierno com­ple­tar el pro­ce­so de con­ce­sión de las tie­rras a los indí­ge­nas y entre­gar­les la pose­sión del área.

El día de la recu­pe­ra­ción de las tie­rras, las más de 400 per­so­nas reu­ni­das allí divul­ga­ron la siguien­te nota a tra­vés de la Aty Gua­su, orga­ni­za­ción polí­ti­ca de los kaio­wá y guaraní:

“Mien­tras espe­ra­mos la demar­ca­ción y devo­lu­ción de nues­tros terri­to­rios (tekoha gua­su), cada día nues­tros niños y líde­res mue­ren en las ori­llas de las carre­te­ras de Bra­sil y en los cam­pa­men­tos. Esos hechos no los aguan­ta­mos más, no vamos a aguar­dar más a la ori­lla de las carre­te­ras y en los peque­ños cam­pa­men­tos ais­la­dos. Por eso, hoy, 10 de agos­to de 2012, comen­za­mos a rei­vin­di­car el des­alo­jo de los hacen­da­dos que inva­die­ron nues­tros terri­to­rios tra­di­cio­na­les. Sabe­mos que hay varios terri­to­rios tra­di­cio­na­les que ya fue­ron total­men­te demar­ca­dos y reco­no­ci­dos por el gobierno y la Jus­ti­cia Fede­ral. Inclu­so así, a noso­tros, gua­ra­ní y kaio­wá, nos impi­den la reocu­pa­ción de nues­tro tekoha gua­su, mien­tras que los hacen­da­dos siguen ocu­pan­do y des­tru­yen­do nues­tro terri­to­rio. Sólo por esta razón, ini­cia­mos la mani­fes­ta­ción pací­fi­ca y rei­vin­di­ca­mos la devo­lu­ción inme­dia­ta de todos nues­tros terri­to­rios anti­guos que nos per­te­ne­cen (…). Sabe­mos que los pis­to­le­ros de las hacien­das van a matar­nos pero, inclu­so así, nues­tra mani­fes­ta­ción pací­fi­ca comien­za hoy.”

El gru­po de Arroio Korá espe­ró pacien­te­men­te la jus­ti­cia de los karaí, como lla­man a los blan­cos, por más de tres años. Per­ma­ne­cie­ron alo­ja­dos en una peque­ña frac­ción de tie­rra pero, fren­te a la fal­ta de pers­pec­ti­vas de ver su pro­ble­ma resuel­to, más de 400 per­so­nas, según infor­ma­ción de la Aty Gua­su, ocu­pa­ron aho­ra una par­te mayor a fin de ampliar el espa­cio dis­po­ni­ble para sus plan­ta­cio­nes y viviendas.

Lo indig­nan­te es que los kaio­wá y gua­ra­ní no lle­ga­ron ayer a la región. Duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar (1964−1985), el gobierno jus­ti­fi­ca­ba el hecho de no garan­ti­zar­les tie­rras en esa mis­ma región con el argu­men­to de que serían “indios nóma­das”. Nada más fal­so: exis­ten abun­dan­tes regis­tros de la pre­sen­cia de estos indí­ge­nas des­de el siglo die­cio­cho en esa área, en las pro­xi­mi­da­des del anti­guo Fuer­te de Igua­te­mi, mar­co de la ocu­pa­ción mili­tar de los por­tu­gue­ses, que dispu­taron estas tie­rras con España.

Los de Arroio Korá fue­ron ata­ca­dos por hom­bres arma­dos el mis­mo día 10, y un hom­bre de cer­ca de 50 años des­apa­re­ció duran­te la agre­sión de los para­mi­li­ta­res, allí lla­ma­dos “pis­to­le­ros”. Cua­tro días des­pués, un niño de dos años murió como resul­ta­do del trau­ma pro­vo­ca­do por el ata­que, infor­ma­ron los indígenas.

En una nota divul­ga­da poco des­pués de la con­fron­ta­ción, el gru­po rela­tó la for­ma en que los pis­to­le­ros les lan­za­ban ofen­sas y amenazas:

“Oímos a aque­llos hom­bres – los pis­to­le­ros- , que reían, se reían mucho de noso­tros y habla­ban gri­tan­do: ‘¡Uste­des, indios de mier­da! ¡Ya están todos muer­tos ahí! ¡Hoy nin­gún indio va a salir vivo de aquí!’”.

A lo lar­go de agos­to, la pre­sen­cia cons­tan­te de auto­ri­da­des fede­ra­les no impi­dió que los hacen­da­dos con­ti­nua­ran inti­mi­dan­do a los indí­ge­nas con tiros hacia lo alto y ame­na­zas cons­tan­tes. Un hacen­da­do lle­gó a decla­rar, alto y fuer­te, a un repor­te­ro de la pren­sa regio­nal que:

“Si el gobierno quie­re gue­rra, va a tener gue­rra. Si ellos pue­den inva­dir, enton­ces noso­tros tam­bién pode­mos. No pode­mos tener mie­do de los indios. Noso­tros vamos a ir a la gue­rra y va a ser la sema­na que vie­ne. El peli­gro es que sobren algu­nos de esos indios ahí. Lo que no sobre, se lo vamos a dar a los puer­cos para que se lo coman. (…) La mayo­ría de los hacen­da­dos está comi­go. Para tener un arma sólo tie­nen que pedir­la. Yo armo a los hacen­da­dos de la fron­te­ra rapi­di­to, por­que el Para­guay está ahí ense­gui­da, y en la gue­rra no hay bandido”.

Suce­den reite­ra­da­men­te nue­vos ata­ques con­tra los de Arroio Korá. Los hom­bres arma­dos, des­pués de la con­fron­ta­ción del 10 de agos­to, no pro­du­je­ron más víc­ti­mas, pero en otra oca­sión des­tru­ye­ron per­te­nen­cias de los indí­ge­nas y, con tiros duran­te el día, lle­van a cabo su estra­te­gia de man­te­ner el terror constante.

La des­con­fian­za en la capa­ci­dad que ten­ga el poder judi­cial para resol­ver la dispu­ta en Arroio Korá está fun­da­da en casos seme­jan­tes, como el de Nhan­de­ru Maran­ga­tu (Anto­nio João, en el mis­mo esta­do), don­de los kaio­wá espe­ran des­de 2005 el jui­cio de soli­ci­tud de acción públi­ca pro­mo­vi­do por hacen­da­dos, des­pués de haber sido des­alo­ja­dos en deci­sión pre­li­mi­nar. Recien­te­men­te, los pata­xó hã-hã-hãe, del esta­do de Bahía, gana­ron una dispu­ta con hacen­da­dos en el Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral, cuyo trá­mi­te en el poder judi­cial se demo­ró casi 30 años.

Potre­ro

El 3 de sep­tiem­bre, tam­bién en Paranhos, fue el gru­po de Potre­ro Gua­su el que se can­só de espe­rar; ellos ocu­pa­ban mil hec­tá­reas, de 4 mil ya demar­ca­das des­de hace varios años. Fren­te a la fal­ta de acción del gobierno para reti­rar a los blan­cos del área y pagar­les indem­ni­za­cio­nes (final­men­te, fue el pro­pio Esta­do bra­si­le­ño el que, déca­das atrás, invi­tó a milla­res de colo­nos a diri­gir­se a la región a fin de “pro­te­ger” las fron­te­ras del país), los gua­ra­ní de Potre­ro ya avi­sa­ron que per­ma­ne­ce­rán en sus tie­rras. “¡No vamos a correr! ¡Vivos o muer­tos, esta­re­mos aquí en Potre­ro Gua­su!”, afir­mó una líder del gru­po, según infor­me del Con­se­jo de la Aty Guasu.

Exis­te una cre­cien­te movi­li­za­ción en la socie­dad civil bra­si­le­ña en rela­ción a la situa­ción de los kaio­wá y gua­ra­ní y la inca­pa­ci­dad que el gobierno fede­ral demues­tra al aten­der las rei­vin­di­ca­cio­nes indígenas.

En julio, el gobierno fede­ral publi­có el decre­to 303 que sus­pen­de la posi­bi­li­dad de aumen­tar las tie­rras indí­ge­nas. Con ello difi­cul­ta inclu­so los casos en los que hubo enor­mes injus­ti­cias en el pasa­do, como con los kaio­wá y gua­ra­ní, que hoy son cer­ca de 44 mil per­so­nas ocu­pan­do tan solo 42 mil hec­tá­reas divi­di­das en cer­ca de 30 fraccionamientos.

El decre­to 303 está sus­pen­di­do actual­men­te des­pués de pro­tes­tas de indí­ge­nas por todo el país fren­te a la posi­bi­li­dad, tam­bién abier­ta, de auto­ri­zar pro­yec­tos de explo­ta­ción mine­ra y rea­li­zar gran­des obras ‑como hidro­eléc­tri­cas y carre­te­ras- en sus tie­rras sin rea­li­zar una con­sul­ta a los gru­pos ni con­ce­der­les indem­ni­za­cio­nes. Las pro­tes­tas indí­ge­nas en Bra­sil no paran; por el con­tra­rio, cre­cen fren­te a la insen­si­bi­li­dad de la pre­si­den­ta Dil­ma Rousseff.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *