Sobre huel­gas, elec­cio­nes e Izquier­da Aber­tza­le- EHK

A estas altu­ras del cre­cien­te con­flic­to polí­ti­co social en el que esta­mos inmer­sos el abun­dar en los por­qués para pro­mo­ver y desa­rro­llar una huel­ga gene­ral no pare­ce nece­sa­rio. Las nume­ro­sas razo­nes esgri­mi­das des­de el pun­to de vis­ta del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y des­de pers­pec­ti­vas polí­ti­cas cer­ca­nas al inte­rés de nues­tro pue­blo están coin­ci­dien­do con la per­cep­ción que de mane­ra muy gene­ra­li­za­da, tie­ne el con­jun­to de la socie­dad en rela­ción a las medi­das que están sien­do toma­das por gobier­nos y par­ti­dos defen­so­res del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en gene­ral y supe­di­ta­dos a los intere­ses de la ban­ca y las mul­ti­na­cio­na­les en per­jui­cio de la mayo­ría social.

Pero qui­zá sí habría que sub­ra­yar el carác­ter de autén­ti­co gol­pe de esta­do que sub­ya­ce en esta agre­sión sin pre­ce­den­tes en lo eco­nó­mi­co, en lo social, en lo cul­tu­ral y en lo polí­ti­co y en con­se­cuen­cia sacar las con­clu­sio­nes per­ti­nen­tes. Plan­tear la huel­ga des­de la pers­pec­ti­va de la defen­sa de las con­quis­tas rea­li­za­das en otros momen­tos de mayor con­cien­cia y com­ba­ti­vi­dad no es un mal comien­zo, pero es evi­den­te­men­te insuficiente.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta está en cri­sis pro­fun­da y nece­si­ta impe­rio­sa­men­te reci­clar­se. Para ello com­bi­na todas las for­mas de inter­ven­ción de las que dis­po­ne, des­de las agre­sio­nes mili­ta­res a gobier­nos dís­co­los o no afi­nes a los intere­ses del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y euro­peo, pasan­do por inge­ren­cias y saqueos en los paí­ses y esta­dos que, como el espa­ñol, están bajo su con­trol. El capi­ta­lis­mo inten­ta impo­ner sin reser­vas su ideo­lo­gía para que sean acep­ta­das, con la menor resis­ten­cia posi­ble, todas las res­tric­cio­nes de carác­ter eco­nó­mi­co, social o polí­ti­co a favor de la acu­mu­la­ción de capi­tal y así aumen­tar las ganancias.

En Eus­kal Herria esta ofen­si­va de carác­ter inter­na­cio­nal tie­ne su pecu­lia­ri­dad mani­fes­ta­da en la cri­mi­na­li­za­ción pre­via de la resis­ten­cia socio­po­lí­ti­ca, que des­de for­mas dis­tin­tas de lucha, la ha carac­te­ri­za­do. Aquí resi­de el gran ardid pre­sen­ta­do por el impe­ria­lis­mo en Eus­kal Herria y en otras zonas del mun­do. Por un lado, inten­ta cerrar en fal­so mul­ti­tud de con­flic­tos arma­dos y polí­ti­cos que han per­ma­ne­ci­do abier­tos en sus áreas de influen­cia para ganar tiem­po. Por otro, sus urgen­cias sis­té­mi­cas le pre­sio­nan para abrir enfren­ta­mien­tos de mayo­res pro­por­cio­nes allá don­de más los nece­si­ta con obje­to de pro­lon­gar su esca­so mar­gen de maniobra.

La pre­sión que des­de los apa­ra­tos repre­si­vos del Esta­do, apo­ya­do en los par­ti­dos del Régi­men (PSOE y PP) con la apre­cia­ble cola­bo­ra­ción del PNV, se está some­tien­do a la disi­den­cia vas­ca, no tie­ne como expli­ca­ción la fal­ta de liber­ta­des del sis­te­ma laten­te en el Régi­men espa­ñol des­de los Pac­tos de la Mon­cloa, sino que res­pon­de a algo más sofis­ti­ca­do y ela­bo­ra­do, ten­den­te a la “domes­ti­ca­ción”, pri­me­ro ideo­ló­gi­ca y lue­go polí­ti­ca, del núcleo del Movi­mien­to de libe­ra­ción. En estos momen­tos de cri­sis y reade­cua­ción glo­bal, la pro­me­sa de las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les para favo­re­cer la reso­lu­ción del con­flic­to polí­ti­co vas­co escon­de el cara­me­lo enve­ne­na­do de la posi­bi­li­dad de acce­der a la inde­pen­den­cia nacio­nal vas­ca por vía elec­to­ral y uni­la­te­ral mien­tras no se mue­va el “sta­tus quo” del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, apun­ta­lan­do una demo­cra­cia par­la­men­ta­ris­ta que cada vez más, hace aguas ante el empu­je de las pro­pias fuer­zas eco­nó­mi­cas capi­ta­lis­tas. Es decir, quie­ren y nece­si­tan rom­per el bino­mio que, des­de los años 60, superan­do el enfren­ta­mien­to entre blo­ques y el hun­di­mien­to de la URSS, el MLNV ha man­te­ni­do como obje­ti­vos estra­té­gi­cos, la inde­pen­den­cia y el socialismo.

Si bien es ver­dad que avan­zar en pasos de sobe­ra­nía nacio­nal mejo­ra­ría las posi­cio­nes de cla­se de los [email protected] [email protected], des­de la direc­ción de la Izquier­da Aber­tza­le, creer que en esas ins­tan­cias se pue­den encon­trar apo­yos para el obje­ti­vo inde­pen­den­tis­ta que rom­pa con este mode­lo eco­nó­mi­co es un espe­jis­mo. El Esta­do espa­ñol es un Esta­do demo­crá­ti­co bur­gués” impe­ria­lis­ta,con­so­li­da­do y legi­ti­ma­do inter­na­cio­nal­men­te, la pre­sión exter­na hacia Él para que per­mi­ta la sece­sión de un terri­to­rio tan impor­tan­te como el vas­co y ade­más en cla­ve socia­lis­ta, no es más que una ilu­sión. El apo­yo inter­na­cio­na­lis­ta a nues­tra cau­sa debe­rá venir de los pue­blos y nacio­nes que bus­can la emancipación.

No son tiem­pos para desa­rro­llar plan­tea­mien­tos acep­ta­bles por el “sis­te­ma”, por ese camino nos sui­ci­da­ría­mos como movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. No es nece­sa­rio que teo­ri­ce­mos la vin­cu­la­ción de ésta huel­ga gene­ral con las pró­xi­mas elec­cio­nes, obje­ti­va­men­te están rela­cio­na­das, pero sí es pre­ci­so desa­rro­llar el deba­te y la coor­di­na­ción nece­sa­ria en el ámbi­to de la pro­pues­ta socio­po­lí­ti­ca ela­bo­ra­da hace cin­cuen­ta años y que con acier­tos y erro­res ha sido el refe­ren­te ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y emo­cio­nal que nos ha per­mi­ti­do lle­gar, sin renun­cias de prin­ci­pios, has­ta don­de nos encontramos.

El camino que debe­mos tran­si­tar se adi­vi­na tor­tuo­so y no exen­to de sacri­fi­cios, pero es el que ini­cia­mos y el que nos lle­va­rá a la cons­truc­ción de esa nue­va socie­dad cohe­ren­te con el pasa­do de luchas y la con­quis­ta del futuro.

Eus­kal Herria, 25 de Sep­tiem­bre de 2012

EHK (EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *