¡Naci­mos para ven­cer, y no para ser ven­ci­dos!- FARC-EP

Comu­ni­ca­do: Evo­can­do al Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño en su segun­do aniversario.

¡Naci­mos para ven­cer, y no para ser ven­ci­dos!

Secre­ta­ria­do de las FARC-EP

“¿Quién nos va ata­jar a noso­tros en este país? Nadie. Ni los ríos, ni el sol, ni nada.
Por eso que­re­mos hablar. Bus­car otra sali­da para que no haya tan­to muerto”.

Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, enero de 1999, a la revis­ta Semana.

El epí­gra­fe ilus­tra de modo sin­gu­lar el opti­mis­mo y el con­ven­ci­mien­to revo­lu­cio­na­rios del Cama­ra­da Jor­ge Bri­ce­ño. Nun­ca habla­ba en pri­me­ra per­so­na, por­que sabía que no se tra­ta­ba de una lucha de él, como indi­vi­duo, sino del esfuer­zo colec­ti­vo de miles de gue­rri­lle­ros de las FARC-EP, que encar­na­ban el sen­tir de un pue­blo rebel­de y per­se­gui­do que los ani­ma­ba y res­pal­da­ba total­men­te en su empe­ño por el poder, la paz y la jus­ti­cia social.

Por eso, en los días del des­me­di­do e infer­nal aco­so que ter­mi­nó por arre­ba­tar­le la vida, deci­dió res­ca­tar y hacer suya, y de toda la gran fami­lia faria­na, aque­lla con­sig­na con la que lo recor­da­re­mos siem­pre: ¡Naci­mos para ven­cer, y no para ser ven­ci­dos! De esa mane­ra trans­mi­tía el sen­ti­do de per­te­nen­cia a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a su orga­ni­za­ción par­ti­da­ria, a su ejér­ci­to inven­ci­ble. Sabía, como Gai­tán, que no era cues­tión de un hom­bre, sino de un pueblo.

Tam­bién decía al perio­dis­ta en la entre­vis­ta cita­da: Los gene­ra­les siem­pre han dicho que noso­tros no tene­mos cora­zón, que noso­tros no tene­mos idea­les polí­ti­cos, ni prin­ci­pios. Pero en eso se han equi­vo­ca­do toda la vida. El Mono sabía bien que no sólo los gene­ra­les se equi­vo­can con noso­tros, sino el con­jun­to com­ple­to de las cla­ses domi­nan­tes, de su cla­se polí­ti­ca, de sus voce­ros y ana­lis­tas. Son inca­pa­ces de inter­pre­tar la reali­dad des­de la ópti­ca de los de abajo.

Como aves de pre­sa, con­tem­plan el pano­ra­ma des­de las altu­ras. Así, para todos ellos la paz no es otra cosa que la des­apa­ri­ción de las gue­rri­llas, como sea. Tal per­cep­ción les per­mi­te soñar­con satis­fac­ción en los pun­tos que cre­ce­ría el Pro­duc­to Interno Bru­to, en los bene­fi­cios que repor­ta­rían las inver­sio­nes, en los nego­cios que podrían cele­brar al calor de su segu­ri­dad. Nin­guno pien­sa que la paz impli­ca des­apa­re­cer los absur­dos índi­ces de inequi­dad social.

Ni en que para que pue­da mate­ria­li­zar­se la mis­ma, se reque­ri­rán pro­fun­dos cam­bios demo­crá­ti­cos en el régi­men polí­ti­co. Ni uno solo de los inte­gran­tes de la bur­gue­sía o el lati­fun­dis­mo mide la paz en tér­mi­nos de vidas, de solu­ción a las caren­cias más sen­ti­das de la gran pobla­ción empo­bre­ci­da. Menos aún en tér­mi­nos de res­pe­to a la exis­ten­cia de una ver­da­de­ra opo­si­ción polí­ti­ca. Para refor­mas está el Con­gre­so, lle­guen ahí con votos, repiten.

Como si no fue­ra la vio­len­cia cri­mi­nal ema­na­da del Esta­do la prin­ci­pal cau­sa del con­flic­to arma­do colom­biano. Como si las ins­ti­tu­cio­nes a las que nos invi­tan a inser­tar­nos con­fia­da­men­te no fue­ran mal olien­tes antros de corrup­ción polí­ti­ca. Como si no exis­tie­ran las escan­da­lo­sas evi­den­cias dia­rias en torno a la vin­cu­la­ción de la más ran­cia cla­se polí­ti­ca con el para­mi­li­ta­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co. Como si el alto man­do mili­tar fue­ra ajeno a tales prácticas.

La oli­gar­quía entre­guis­ta en el poder se rego­ci­ja en la idea de que en los últi­mos diez años la situa­ción mun­dial y nacio­nal se trans­for­mó enor­me­men­te. Tan­to que las cosas están madu­ras para la ter­mi­na­ción del con­flic­to. Pero no por­que la injus­ti­cia y la des­igual­dad alcan­cen nive­les indig­nan­tes capa­ces de gene­rar un irre­sis­ti­ble esta­lli­do social. Sino por­que ase­gu­ran que las gue­rri­llas fue­ron ven­ci­das estra­té­gi­ca­men­te y care­cen de porvenir.

Cuan­do nos citan el caso de paí­ses del con­ti­nen­te en los que fuer­zas de izquier­da acce­die­ron al poder por vías elec­to­ra­les, disi­mu­lan su pro­fun­do des­pre­cio hacia las fór­mu­las eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les del vecin­da­rio. Así como su vela­do anhe­lo de que la cons­pi­ra­ción impe­ria­lis­ta con­si­ga aplas­tar­los. Sus mono­po­lios mediá­ti­cos tachan esos gobier­nos de odio­sas dic­ta­du­ras y no esqui­van el afán por vin­cu­lar­los al trá­fi­co de dro­gas o el apo­yo al terrorismo.

Pero don­de más se pone de pre­sen­te su talan­te sober­bio y eli­tis­ta es en el tema de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en el pro­ce­so de paz. No sólo par­ten del cri­te­rio de que la insur­gen­cia care­ce del más míni­mo dere­cho a repre­sen­tar la voce­ría del pue­blo colom­biano, sino ade­más con­si­de­ran­que mucha gen­te metien­do la nariz en un asun­to de tan­ta importancia,únicamente pue­de traer bochin­ches y entra­bar los pro­gre­sos en la discusión.

Así que de lo que se tra­ta es de ser serios, de pro­po­ner cosas sen­sa­tas, de ser prag­má­ti­cos y aspi­rar tan solo a lo que la oli­gar­quía está dis­pues­ta a con­ce­der. Que está decre­ta­do des­de mucho antes, en su Plan Nacio­nal de Desa­rro­llo, en su ley de víc­ti­mas y res­ti­tu­ción, en su mar­co legal para la paz, en su pro­yec­to de ley de desa­rro­llo rural. Es a esos per­so­na­jes y argu­men­tos que vamos a enfren­tar­nos abier­ta­men­teen la nue­va Mesa de Conversaciones.

Ya lo decía el cama­ra­da Jor­ge Bri­ce­ño: Las FARC son muy serias en sus plan­tea­mien­tos sobre el pro­ce­so de con­ver­sa­cio­nes para bus­car una sali­da civi­li­za­da dis­tin­ta a los tiros… Esta­mos dis­pues­tos a hacer lo que sea para bus­car sali­das dialogadas.Por eso mis­mo supi­mos asi­mi­lar­su muer­te, y la de Alfon­so, trans­for­mán­do­las en una supe­rior fuer­za moral, en un agu­do aci­ca­te para per­se­ve­rar, en una férrea deci­sión de vic​to​ria​.Es cla­ro que la gigan­tes­ca agre­sión de los últi­mos diez años no logró ame­llar un milí­me­tro el filo de nues­tras ideas.

Y éstas han demos­tra­do sufi­cien­te­men­te que son mucho más más fuer­tes que el más pode­ro­so de los ejér­ci­tos. Nues­tra inque­bran­ta­ble uni­dad inter­na, nues­tra ele­va­da moral revo­lu­cio­na­ria y el ince­san­te apo­yo popu­lar nos garan­ti­zan que sal­dre­mos vic­to­rio­sos de esta nue­va prue­ba. Sabe­mos bien que el pue­blo colom­biano no va a que­dar­se calla­do, que sien­te lle­ga­da su opor­tu­ni­dad para recla­mar y exi­gir, y que se movi­li­za­rá masi­va­men­te por los cambios.

Refi­rién­do­se al Pre­si­den­te de enton­ces, el Mono expre­só con su habi­tual des­en­fa­do: “Pas­tra­na para noso­tros es un hom­bre de la oli­gar­quía, un neo­li­be­ral y un del­fín. Pero que tie­ne volun­tad de hablar. Enton­ces vamos a ver has­ta dón­de le aguan­ta el cal­zón”. No pare­ce des­acer­ta­do pen­sar en su vigen­cia con rela­ción al actual pri­mer man­da­ta­rio. Las cosas en una déca­da cam­bian, pero qui­zás no tan­to como qui­sie­ran algunos.

SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, 22 de sep­tiem­bre de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *