¿Por qué Chá­vez?- Ste­lla Callo­ni

A menos de un mes de las elec­cio­nes del pró­xi­mo 7 de octu­bre en Vene­zue­la, que apa­re­cen como un ple­bis­ci­to para dar con­ti­nui­dad a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na lide­ra­da por el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, el país vive un rit­mo indes­crip­ti­ble, las mareas de ban­de­ras rojas “cha­vis­tas” inun­dan las calles y en los barrios popu­la­res es evi­den­te la espe­ran­za la pobla­ción en que el pro­ce­so de cam­bios pro­fun­dos comen­za­do en 1998, sal­drá triun­fan­te de este nue­vo desa­fío.

La pobla­ción entien­de muy bien la impor­tan­cia de estas elec­cio­nes no sólo a nivel interno, sino para avan­zar hacia la con­so­li­da­ción de la inte­gra­ción y uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña.

Este blo­que regio­nal desa­fian­te ener­va a Washing­ton, que des­ti­na millo­nes de dóla­res para sos­te­ner a las dere­chas loca­les e inclu­so impo­ne can­di­da­tos, aun­que ten­gan pocas luces, como se está vien­do en Vene­zue­la.

La opo­si­ción de dere­cha, bajo ase­so­ría y finan­cia­ción exter­na que nadie disi­mu­la, se ha uni­do inclu­yen­do los dos par­ti­dos tra­di­cio­na­les, Acción Demo­crá­ti­ca (AD) y el social­cris­tiano (COPEI)en torno a la can­di­da­tu­ra de Hen­ri­que Capri­les Radons­ki. un empre­sa­rio favo­ri­to de Esta­dos Uni­dos e Israel, con un his­to­rial liga­do al gol­pis­mo, jugan­do un rol pro­ta­gó­ni­co en el ase­dio a la emba­ja­da cuba­na en Vene­zue­la duran­te el gol­pe con­tra Chá­vez en abril de 2002.

Esta­dos Uni­dos no sólo inten­ta gol­pear a Vene­zue­la sino al blo­que de inte­gra­ción regio­nal, que a pesar de las dife­ren­cias de sus gobier­nos y la debi­li­da­des que aún ame­na­zan, inten­ta un camino eman­ci­pa­to­rio.

Los obje­ti­vos de esta uni­dad son libe­ra­do­res del poder hege­mó­ni­co del cuál aún son depen­dien­tes las nacio­nes que con­for­man Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, sal­vo Cuba cuya resis­ten­cia resul­ta épi­ca por lo mis­mo.

Es por eso que en Vene­zue­la se jue­ga en estos momen­tos tam­bién el futu­ro lati­no­ame­ri­cano, enten­dien­do que el pre­si­den­te vene­zo­lano ha sido la figu­ra más poten­te en el camino de uni­fi­car e inte­grar, más allá de acuer­dos de escri­to­rio.

Chá­vez, ya plan­teó des­de su mani­fies­to en el alza­mien­to- cívi­co-mili­tar- en febre­ro de 1992, la nece­si­dad urgen­te de la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na, como el vie­jo sue­ño de los patrio­tas que derro­ta­ron al colo­nia­lis­mo espa­ñol en diver­sas bata­llas en el siglo XIX median­te la uni­dad de los pue­blos y ejér­ci­tos, como los que coman­da­ban el vene­zo­lano Simón Bolí­var y el argen­tino José de San Mar­tín.

La inde­pen­den­cia logra­da fue cas­tra­da de raíz por Esta­dos Uni­dos que entró rápi­da­men­te a jugar su jue­go expan­sio­nis­ta, impo­nien­do for­mas diver­sas de colo­nia­lis­mo y neo­co­lo­nia­lis­mo encu­bier­to,

La región bajo hege­mo­nía impe­rial, fue inter­ve­ni­da a lo lar­go de todo el siglo XX para impe­dir que sur­gie­ran gobier­nos desa­fian­tes, sem­bran­do de dic­ta­du­ras a Amé­ri­ca Lati­na.

Enten­der que los orga­nis­mos de inte­gra­ción como la Alian­za Boli­va­ria­na para los pue­blos de Amé­ri­ca (Alba), la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur), la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños y el Mer­ca­do Común del Sur (Mer­co­sur), están tra­za­dos con un cri­te­rio eman­ci­pa­to­rio, hace la dife­ren­cia con lo que es la Unión Euro­pea, tan debi­li­ta­da hoy.

Por eso Vene­zue­la resul­ta una nación estra­té­gi­ca para la uni­dad en estas cir­cuns­tan­cias.

Des­pués de las dic­ta­du­ras, que deja­ron un geno­ci­dio en el siglo XX, y den­tro del mis­mo esque­ma de domi­na­ción, en Esta­dos Uni­dos se pla­nea­ron en 1990, las nue­vas “demo­cra­cias” tute­la­das que debían suce­der­las. En esos años fue apli­ca­do el lla­ma­do Con­sen­so de Washing­ton y el neo­li­be­ra­lis­mo ram­pan­te aso­ló la región, deri­van­do en un asal­to a los esta­dos nacio­na­les, diez­man­do éstos, des­tru­yen­do s logros socia­les, edu­ca­ti­vos y cul­tu­ra­les, acu­mu­la­dos des­pués de lar­gas y cruen­tas luchas, lo que lle­vó a las resis­ten­cias loca­les.

La explo­sión popu­lar con­tra las pri­me­ras medi­das neo­li­be­ra­les que inten­tó impo­ner el gobierno del social­de­mó­cra­ta ex pre­si­den­te Car­los Andrés Pérez (AD) en Vene­zue­la pro­du­jo lo que se lla­mó el “cara­ca­zo” en febre­ro de 1989. una rebe­lión que ganó las calles y fue repri­mi­da vio­len­ta­men­te dejan­do unas mil víc­ti­mas fata­les y cen­te­na­res de heri­dos.

Caye­ron enton­ces las más­ca­ras de las fal­sas “demo­cra­cias” vene­zo­la­nas y se pusie­ron en evi­den­cia los pac­tos de los par­ti­dos de la bur­gue­sía que ase­gu­ra­ban la per­ma­nen­cia de un bipar­ti­dis­mo con la exclu­sión de las mayo­rías vene­zo­la­nas.

Una cla­se oli­gár­qui­ca, de esca­so desa­rro­llo polí­ti­co, era la bene­fi­cia­ria abso­lu­ta de los divi­den­dos del petró­leo y fue cons­tru­yen­do una capi­tal (Cara­cas) como una ciu­dad “sau­di­ta, no en las are­nas de un desier­to, sino entre mon­ta­ñas ver­des que que­da­ron escon­di­das en un extra­ño pai­sa­je.

Por un lado los ras­ca­cie­los desa­fian­tes y por el otro los “barrios”, edi­fi­ca­dos en las altu­ras, como las fave­las de Bra­sil, mul­ti­co­lo­res, mira­dos como un man­to de estre­llas bajas en las noches, fren­te a la opu­len­cia de los nue­vos ricos y los polí­ti­cos vora­ces.

Esto lle­va a enten­der los plan­tea­mien­tos hechos por Chá­vez quien al fren­te de jóve­nes mili­ta­res, estu­dian­tes y gru­pos de izquier­da se rebe­ló en febre­ro de 1992 lo que fue carac­te­ri­za­do como un típi­co “gol­pe mili­tar” a los que esta­ba acos­tum­bra­da Amé­ri­ca Lati­na.

Pero este tenía par­ti­cu­la­ri­da­des: no era un gol­pe pla­nea­do en Washing­ton y sus pro­pues­tas eran revo­lu­cio­na­rias al decla­rar que los mili­ta­res se nega­ban a ser usa­dos para repri­mir al pue­blo y su pro­gra­ma adver­tía con­tra las fal­si­fi­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas, la corrup­ción rei­nan­te, la nece­si­dad de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar y recu­pe­ra­ción sobe­ra­na. Mani­fies­to cui­da­do­sa­men­te ocul­ta­do por los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción.

Chá­vez se dife­ren­ció así del gol­pis­mo común en la región y aun­que fue derro­ta­do con­ti­nuó tra­ba­jan­do en sus dos años de cár­cel crean­do un Movi­mien­to Boli­va­riano Revo­lu­cio­na­rio 200 que fue base para el cre­ci­mien­to de otro movi­mien­to más amplio y final­men­te inte­gró con fuer­zas de izquier­da, nacio­na­lis­tas tam­bién de izquier­da y otros, un Polo Patrió­ti­co, ganan­do las elec­cio­nes el 6 de diciem­bre de 1998, rom­pien­do el bipar­ti­dis­mo rei­nan­te.

Esta cor­ta rese­ña es cla­ve para enten­der en qué momen­to polí­ti­co sur­ge la figu­ra de Hugo Chá­vez Fría en Vene­zue­la.

La revo­lu­ción boli­va­ria­na ini­cia­da des­de que Chá­vez asu­me la pre­si­den­cia ya ha cum­pli­do tre­ce años duran­te los cuá­les hubie­ron 16 pro­ce­sos elec­to­ra­les en 15 de los cua­les se impu­so el gobierno.

En este perío­do, y des­de 2003 comen­za­ron a sur­gir gobier­nos ele­gi­dos por volun­tad popu­lar en Amé­ri­ca Lati­na, que cam­bia­ron el esce­na­rio en la región, y expre­sa­ron las gran­des rebe­lio­nes con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo, un hura­cán des­pia­da­do derro­ta­do en las calles y carre­te­ras por las rebe­lio­nes popu­la­res.

Chá­vez logró que el pue­blo vota­ra a favor de una Cons­ti­tu­yen­te que ela­bo­ró una de las Cons­ti­tu­cio­nes más avan­za­das en Amé­ri­ca Lati­na, don­de el pue­blo y sus nece­si­da­des está en pri­mer lugar y tam­bién es un camino abier­to a la recu­pe­ra­ción de sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia. Vol­vió a expo­ner su car­go sólo un año des­pués de haber gana­do las elec­cio­nes de 1998 ganan­do en 1999, aumen­tan­do su cau­dal de votos.

En todo este pro­ce­so y el que siguió las masas popu­la­res logra­ron una expe­rien­cia de par­ti­ci­pa­ción, pro­ta­go­nis­mo y pre­sen­cia como nun­ca había suce­di­do en el país.

Fren­te a este sur­gi­mien­to y des­de esos pri­me­ros años, se orga­ni­zó una opo­si­ción ideo­ló­gi­ca­men­te pobre, que era due­ña de mono­po­lios de la infor­ma­ción con intere­ses tras­na­cio­na­li­za­dos, que a lo lar­go de estos años ha recu­rri­do a todas las for­mas de des­es­ta­bi­li­za­ción posi­ble.

Asi se pro­du­jo el gol­pe de Esta­do de abril de 2002 que puso en el esce­na­rio las ver­da­de­ras carac­te­rís­ti­cas de una opo­si­ción vio­len­ta y las gro­se­ras mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas, repe­ti­das por las cade­nas mun­dia­les del poder hege­mó­ni­co.

El gol­pe finan­cia­do y diri­gi­do por EE.UU, como se com­pro­bó feha­cien­te­men­te, fue una de las mayo­res derro­tas para esa opo­si­ción y para Washing­ton y por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na, el pue­blo sin armas, con un peque­ño libro de la Cons­ti­tu­ción en sus manos, dio una lec­ción de demo­cra­cia al mun­do y acom­pa­ña­da por un fuer­te sec­tor del ejér­ci­to-otro movi­mien­to ejem­plar- logra­ron derro­tar el gol­pe. En 48 horas Chá­vez fue res­ca­ta­do de su secues­tro y regre­sa­do a su car­go pre­si­den­cial.

No fue el úni­co gol­pe, ven­drían lue­go el paro patro­nal, que inten­tó para­li­zar y des­abas­te­cer al país y no pudo hacer­lo, por­que la ima­gi­na­ción popu­lar tam­bién lo derro­có, al crear for­mas de abas­te­ci­mien­to, que darían lugar a la apa­ri­ción de mer­ca­dos popu­la­res, y a la des­apa­ri­ción de inter­me­dia­rios que enca­re­cían los ali­men­tos.

A fines de 2002 y prin­ci­piosd de 2003 fue el paro petro­le­ro, tan fuer­te como un nue­vo gol­pe de Esta­do, con sabo­ta­jes incluí­do y con el robo de la tec­no­lo­gía más avan­za­da en la infor­má­ti­ca. Fue derro­ta­do nue­va­men­te.

De cada gol­pe y otros que vinie­ron, Chá­vez no sólo logró salir triun­fan­te sino que, como en el caso del petró­leo, recu­pe­ró para el país la empre­sa cla­ve.

LOGROS

“Las empre­sas del sec­tor tri­bu­ta­ban, has­ta enton­ces, poco más del uno por cien­to de impues­tos”, rela­ta Nel­son Meren­tez, actual pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral y ex-minis­tro de Finan­zas, “El gobierno ele­vó esa tasa al 33% y hizo de PDVSA socia mayo­ri­ta­ria de todas las com­pa­ñías del sec­tor, ade­más de poner a la pro­pia esta­tal bajo su coman­do. Antes, era un Esta­do den­tro del Esta­do.”

Con la derro­ta del paro, el gobierno pudo apo­de­rar­se de la prin­ci­pal palan­ca para el desa­rro­llo vene­zo­lano. Pero no sólo esto sino que recu­pe­ró la rela­ción con los paí­ses pro­duc­to­res uni­dos en la OPEP, para lograr la reduc­ción de la pro­duc­ción petro­le­ra, con el pre­cio del barril subien­do a US$ 23 en diciem­bre de 1999 e ini­cian­do una esca­la­da que lle­ga­ría a más de US$ 100 en los últi­mos años. Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas comen­za­ron a cam­biar.

Ya en 2004 se fijó como prio­ri­dad la expan­sión de los pro­gra­mas socia­les, Este es otro inusual aspec­to. Impe­di­do por las buro­cra­cias esta­ta­les de avan­zar en estos pro­yec­tos Chá­vez creó las “misio­nes”; Robin­son para la alfa­be­ti­za­ción, lo que se logró rápi­da­men­te; Vuel­van caras” para luchar con­tra el desempleo,lo que tam­bién logró derro­tar; “Barrio Aden­tro”, que sig­ni­fi­có la aten­ción direc­ta de salud para dece­nas de miles de vene­zo­la­nos por pri­me­ra vez y tan­tas otras simi­la­res. Cuba fue cla­ve en Robrin­son y Barrio aden­tro por su cola­bo­ra­ción con maes­tros y médi­cos.

El gobierno desa­fió la des­in­for­ma­ción abso­lu­ta, con la pre­sen­cia direc­ta de Chá­vez en “Aló pre­si­den­te “, todos los domin­gos infor­man­do a la pobla­ción y demos­tran­do las men­ti­ras más vio­len­tas con­tra su gobierno, con docu­men­tos y tes­ti­mo­nios, lo que sig­ni­fi­có el mejor men­sa­je didác­ti­co para el pue­blo.

Tam­bién pro­pu­so inter­cam­bios direc­tos en el caso de salud: petró­leo por médi­cos con Cuba. En Argen­ti­na cuan­do este país esta­ba en una cri­sis ener­gé­ti­ca con­cre­tó el inter­cam­bio de petró­leo por vacas y equi­pos para desa­rro­llar agri­cul­tu­ra, ya que la Vene­zue­la “sau­di­ta” impor­ta­ba todo, inclu­so ali­men­tos fáci­les de pro­du­cir en un país esen­cial­men­te ver­de.

Ade­más pen­san­do en las asi­me­trías regio­na­les, ofre­ció petró­leo a los paí­ses más peque­ños con cré­di­tos a lar­go pla­zo y ayu­das que, mar­ca­ron un nue­vo camino en Amé­ri­ca Lati­na. Con­tri­bu­yó deci­si­va­men­te a con­cre­tar la inte­gra­ción has­ta ese momen­to sólo posi­ble en acuer­dos y pape­les difu­sos.

Ade­más de com­ba­tir la dra­má­ti­ca situa­ción de pobre­za, mise­ria y des­truc­ción de los ser­vi­cios públi­cos que había here­da­do en su país, este fue tam­bién uno de los cami­nos para aumen­tar tan­to el con­su­mo fami­liar, como los gas­tos lo que gene­ró una amplia recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía, del empleo y de la ren­ta.

La ele­va­ción del pre­cio inter­na­cio­nal del petró­leo, se aso­ció en Vene­zue­la a inver­sio­nes socia­les y de nue­vos pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra, que han cam­bia­do radi­cal­men­te al país, como reco­no­cen los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les.

” En el segun­do quin­que­nio de Chá­vez, el país tuvo el mayor índi­ce de cre­ci­mien­to del PBI de Suda­mé­ri­ca y uno de los más altos de mun­do. El sal­to fue de un 61,20% en el perío­do, un pro­me­dio anual supe­rior al 10%. Sólo vol­ve­ría a bajar en 2009 (-3,3%) y 2010 (-1,4%), duran­te la cri­sis inter­na­cio­nal, para vol­ver a cre­cer en 2011 (4%), seña­la Nel­son Meren­tez.

Estos recur­sos des­ti­na­dos a los pro­gra­mas socia­les con­vir­tie­ron a Vene­zue­la en el país con menor des­igual­dad social del sub­con­ti­nen­te, redu­cien­do drás­ti­ca­men­te la mise­ria entre otros indi­ca­do­res posi­ti­vos.

“Pero tam­bién sir­vie­ron, par­ti­cu­lar­men­te tras 2006, para dotar al Esta­do de meca­nis­mos más poten­tes de inter­ven­ción en la eco­no­mía. Fon­dos públi­cos fue­ron crea­dos para finan­ciar la indus­tria­li­za­ción y la infra­es­truc­tu­ra, ade­más de inver­sio­nes socia­les. Actual­men­te, el más impor­tan­te de ellos es el Fon­den (Fon­do de Desa­rro­llo Nacio­nal), crea­do en 2005 con un capi­tal ini­cial de US$ 6 mil millo­nes, pero que alcan­za, en 2012, casi US$ 100 mil millo­nes”, aña­de.

Abas­te­ci­do por la rece­ta tri­bu­ta­ria del petró­leo y por reser­vas del Ban­co Cen­tral, este fon­do, que hoy tie­ne en su car­te­ra más de 400 pro­yec­tos de gran por­te, per­mi­tió al Esta­do nacio­na­li­zar empre­sas de sec­to­res estra­té­gi­cos, rea­li­zar obras logís­ti­cas e incen­ti­var pro­gra­mas socia­les.

Expli­ca Meren­tez que aun­que las nacio­na­li­za­cio­nes hayan sido ori­gi­nal­men­te pla­ni­fi­ca­das para alcan­zar sólo algu­nos seg­men­tos estruc­tu­ra­les de la eco­no­mía (ener­gía, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y sis­te­ma finan­cie­ro), ter­mi­na­ron por exten­der­se, a veces de for­ma caó­ti­ca, a otros rubros y acti­vi­da­des. “Muchas de las adqui­si­cio­nes de empre­sas por el Esta­do fue­ron toma­das para resol­ver embo­te­lla­mien­tos en la pro­duc­ción, pro­ble­mas de ofer­ta, resis­ten­cias de los capi­ta­lis­tas a polí­ti­cas del gobierno o deman­das de los tra­ba­ja­do­res”.

LAS ESTRATEGIAS DE WASHINGTON Y LAS RESPUESTAS

La fuga de capi­ta­les fue una de las estra­te­gias más uti­li­za­das por los empre­sa­rios alen­ta­dos por Washing­ton. De acuer­do al Ban­co Cen­tral des­pués de reelec­ción de Chá­vez a fines de 2006, en pocas sema­nas fue­ron remi­ti­dos al exte­rior más de diez mil millo­nes de dóla­res, lo que obli­gó al gobierno a que cual­quier pro­ce­so de reme­sa o de impor­ta­ción pasa­ra por un estric­to sis­te­ma de auto­ri­za­ción.

“No somos una eco­no­mía neo­li­be­ral”, dice Merentez.”Nuestra lógi­ca no es recor­tar la deman­da para pro­te­ger la remu­ne­ra­ción del capi­tal a cual­quier cos­to, sino ampliar la ofer­ta a tra­vés de inver­sio­nes cre­cien­tes en las dis­tin­tas for­mas de pro­pie­dad.”

Leyes recien­tes fija­ron la com­bi­na­ción de cua­tro tipos de eco­no­mía. El pri­me­ro, el de con­trol esta­tal, poten­cial­men­te orien­ta­do a los pila­res ya men­cio­na­dos del desa­rro­llo nacio­nal. Otro, de carác­ter pri­va­do y rela­ti­vo a la com­pe­ten­cia, que se con­cen­tra en los nichos que no afec­tan al fun­cio­na­mien­to estra­té­gi­co del país. El ter­ce­ro, de capi­tal mix­to, repre­sen­ta la aso­cia­ción del Esta­do a empre­sas pri­va­das nacio­na­les o com­pa­ñías extran­je­ras. Final­men­te el cuar­to, que alber­ga la eco­no­mía coope­ra­ti­va y comu­nal, de pro­pie­dad de los con­se­jos comu­na­les y cen­tra­da en la auto­ges­tión.

“Esta cuar­ta for­ma de pro­pie­dad, que se basa, un poco, en los méto­dos con­du­ci­dos por la Yugos­la­via de Tito entre los años 1950 y 1980, es actual­men­te el orgu­llo de dis­tin­tos diri­gen­tes del país. Bási­ca­men­te, se tra­ta de una estra­te­gia de ini­cia­ti­va empre­sa­rial colec­ti­va, a tra­vés de la cual los pro­pios ciu­da­da­nos, y sus orga­ni­za­cio­nes, crea­rían empre­sas capa­ces de ofre­cer ser­vi­cios, pro­du­cir bie­nes de menor com­ple­ji­dad tec­no­ló­gi­ca y inclu­so abas­te­cer par­cial­men­te la deman­da ali­men­ti­cia”

Tam­bién “el desa­rro­llo de la eco­no­mía comu­nal es fun­da­men­tal para que derro­tar la infla­ción y evi­tar situa­cio­nes de escasez(…)Buena par­te de los pro­duc­tos y ser­vi­cios fun­da­men­ta­les para la pobla­ción se pue­den poner en prác­ti­ca a nivel local, aten­dien­do a la deman­da y gene­ran­do ren­ta en don­de viven los ciu­da­da­nos, bajo su con­trol y pro­pie­dad.”

El sue­ño de una eco­no­mía sin Esta­do ni patrón no es pro­pia­men­te una nove­dad. Pero en Vene­zue­la es fomen­ta­do por una for­mi­da­ble rece­ta petro­le­ra, hoy ente­ra­men­te bajo tute­la del gobierno, que inclu­so se pue­de dar el lujo de dar alas a la ima­gi­na­ción.

Por otra par­te la inte­gra­ción sur­ame­ri­ca­na es el cen­tro de la polí­ti­ca exte­rior de Chá­vez y la Refor­ma agra­ria es la apues­ta para la inde­pen­den­cia ali­men­ti­cia de Vene­zue­la que comen­zó a apa­re­cer en el mapa del mun­do y espe­cial­men­te en Amé­ri­ca Lati­na a par­tir de este gobierno.

LA OPOSICIÓN ELECTORAL

La alian­za opo­si­to­ra, de la que en los últi­mos días se han apar­ta­do algu­nos sec­to­res, ante el hecho de que Capri­les Radons­ki había ocul­ta­do su pro­gra­ma neo­li­be­ral y su pro­yec­to de rom­per con la uni­dad regio­nal, ha que­da­do a más de entre 18 y 25 pun­tos de dis­tan­cia de Chá­vez en las últi­mas encues­tas Ante esta situa­ción y con la deci­sión del pre­si­den­te de EE.UU Barack Oba­ma, se han des­ti­na­do en Washing­ton 20 millo­nes de dóla­res para diver­sos pla­nes des­ti­na­dos a obs­truir el pro­ce­so elec­to­ral acu­san­do frau­de y otras alter­na­ti­vas mucho más gra­ves.

Pero el tema del frau­de no será posi­ble, por el nue­vo y moderno sis­te­ma elec­to­ral incor­po­ra­do, úni­co en la región y que se pro­bó el pasa­do 28 de agos­to en un simu­la­cro que fue elo­gia­do por los vee­do­res inter­na­cio­na­les de dis­tin­tos paí­ses.

Pero hay ame­na­zas más gra­ves, des­pués que el ex pre­si­den­te Alva­ro Uri­be, ampa­ra­do por Washing­ton con­fe­sa­ra que “no había teni­do sufi­cien­te tiem­po de gobierno para inva­dir Vene­zue­la” y lue­go que jefes para­mi­li­ta­res colom­bia­nos tam­bién men­cio­na­ran ‑en los jui­cios a los que están some­ti­dos-que empre­sa­rios vene­zo­la­nos inten­ta­ron con­tra­tar sus ser­vi­cios para derro­car a Chá­vez y ase­si­nar­lo.

Ha habi­do varios inten­tos de mag­ni­ci­dio frus­tra­dos. Ya en enero 2005, la enton­ces secre­ta­ria de Esta­do, Con­do­leez­za Rice, dijo que Chá­vez era “una ame­na­za” para la región”. Jus­to des­pués, la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) colo­có a Vene­zue­la como un país “inde­sea­ble” y unos días más tar­de el reve­ren­do Pat Rober­tson (republicano)declaró públi­ca­men­te que era mejor “ase­si­nar” a Chá­vez de inme­dia­to.

Des­de enton­ces has­ta aho­ra la gue­rra encu­bier­ta y psicológica‑a tra­vés de los medios masi­vos y la cor­po­ra­ción mun­dial- con­tra Chá­vez no ha teni­do tre­gua y esto se advier­te como una som­bra en las pró­xi­mas elec­cio­nes , que están baj­po ame­na­zas mili­ta­res de crear algu­na “rebe­lión popu­lar” e intro­du­cir mer­ce­na­rios por dis­tin­tas fron­te­ras como en Libia o en Siria.

OBSESIÓN ANTI-CHÁVEZ

En la pren­sa inter­na­cio­nal, afir­man que Chá­vez es un dic­ta­dor, tirano, auto­ri­ta­rio, anti-ame­ri­cano, terro­ris­ta, pero nun­ca pre­sen­ta­ron prue­bas. Con­vir­tie­ron la ima­gen de Vene­zue­la en vio­len­cia, inse­gu­ri­dad, cri­men, corrup­ción y caos, sin men­cio­nar nun­ca los gran­des logros y avan­ces socia­les duran­te la últi­ma déca­da, ni las cau­sas de las des­igual­da­des socia­les deja­das des­de gobier­nos ante­rio­res, advier­te el ana­lis­ta Juan Rome­ro.

Duran­te años, un gru­po de con­gre­sis­tas esta­dou­ni­den­ses, demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos, han inten­ta­do colo­car a Vene­zue­la en su lis­ta de “esta­dos terro­ris­tas” por su rela­ción con Cuba, Irán, Rusia, Chi­na y otros , como evi­den­cia de la “gra­ve ame­na­za” que el país sur­ame­ri­cano repre­sen­ta para Washing­ton.

El can­di­da­to pre­si­den­cial repu­bli­cano Mitt Romey ame­na­za con “ava­bar con Vene­zue­la”. El pre­si­den­te Barack Oba­ma decla­ró en estos días que Chá­vez no era una ame­na­za para la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos pero ante las pre­sio­nes de lso gru­pos de Miamy y los repu­bli­ca­nos envió más de 20 millo­nes de dóla­res a las agen­cias esta­dou­ni­den­ses para la cam­pa­ña opo­si­to­ra en Vene­zue­la.

¿Es Vene­zue­la una ame­na­za para Washing­ton?. No “lo que ame­na­za es el ejem­plo de lo que se pue­de hacer en un país con sobe­ra­nía “, dicen los tra­ba­ja­do­res agru­pa­dos aho­ra en nue­vas aso­cia­cio­nes sin­di­ca­les, que no están liga­das a las patro­na­les ni a Washing­ton.

En 2009 el gol­pe en Hon­du­ras y en el 2012 el gol­pe de Esta­do par­la­men­ta­rio en Para­guay fue­ron dos men­sa­jes para la región, Pero esta sigue avan­zan­do y por eso los pue­blos orga­ni­za­dos en Amé­ri­ca Lati­na han lan­za­do una con­sig­na que “toda Amé­ri­ca vota por Chá­vez” el pró­xi­mo 7 de octu­bre.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *