A diez años de su crea­ción ¿quién recuer­da el Muro de apartheid israe­lí?- Palestinalibre

El Muro en el check­point de Qalan­di­ya (entra­da nor­te a Jeru­sa­lén) duran­te Rama­dán (Acti­ves­tills).

“A fines de 2002 me encon­tré mar­chan­do por las calles de A‑Ram, un pue­blo pales­tino cer­ca de Jeru­sa­lén. La pro­tes­ta era con­tra los pla­nes de cons­truir un muro en el cora­zón del pue­blo; cuan­do los acti­vis­tas loca­les me mos­tra­ron el plano del tra­za­do, yo inge­nua­men­te pen­sé que debía haber un error. Miran­do alre­de­dor veía un pue­blo como cual­quier otro, con casas, comer­cios, ofi­ci­nas y escue­las a ambos lados de la calle prin­ci­pal. ¿Cómo podía ser que un muro fue­ra a cons­truir­se en medio de ellas y cor­tar al pue­blo por la mitad? (…) Diez años des­pués, un muro de cemen­to de 8 metros de altu­ra divi­de a A‑Ram en dos. Cami­nan­do a lo lar­go del muro –por la mis­ma calle prin­ci­pal- aho­ra sólo se pue­de ver la mitad de las casas, de los comer­cios, de las ofi­ci­nas y escue­las que se veía antes. El pue­blo, al igual que las vidas de sus miles de habi­tan­tes, que­dó par­ti­do en dos”. (Hag­gai Matar, acti­vis­ta israe­lí). (1)

El Muro cer­ca de Al-Walla­jah. Jeru­sa­lén al fon­do (Oren Ziv, Activestills)

Obje­ti­vo: “La mayor can­ti­dad de terri­to­rio pales­tino posi­ble, con la menor can­ti­dad de pobla­ción pales­ti­na posible”

Hace exac­ta­men­te diez años Israel comen­zó a cons­truir una barre­ra de sepa­ra­ción (2)entre su terri­to­rio y los terri­to­rios pales­ti­nos que ocu­pa. El argu­men­to esgri­mi­do fue –como siem­pre- la segu­ri­dad. No pare­cía difí­cil jus­ti­fi­car esa deci­sión ante el mun­do: 2002 fue el año más cruen­to de la segun­da Inti­fa­da, que había empe­za­do con mani­fes­ta­cio­nes masi­vas repri­mi­das san­gui­na­ria­men­te por Israel y con­ti­nuó con una esca­la­da de aten­ta­dos sui­ci­das palestinos.

Tie­rras de Budrus roba­das por la cer­ca elec­tró­ni­ca; detrás, Tel Aviv (Ruth Edmonds)

Sin embar­go, los datos cru­dos del Muro per­mi­ten fácil­men­te infe­rir cuál era la ver­da­de­ra inten­ción detrás de la ini­cia­ti­va: la ane­xión y frag­men­ta­ción del terri­to­rio pales­tino, que ‑al igual que la cons­truc­ción de colo­nias judías- bus­ca crear hechos con­su­ma­dos y hacer impo­si­ble la exis­ten­cia de un esta­do pales­tino soberano.

En efec­to, 85% del Muro está cons­trui­do den­tro del terri­to­rio de Cis­jor­da­nia, y sólo 15% sigue la Línea Ver­de (fron­te­ra reco­no­ci­da des­de el armis­ti­cio de 1949 que des­po­jó a los pales­ti­nos del 78% de su terri­to­rio). Su sinuo­sa y arbi­tra­ria ruta, que tie­ne más del doble de exten­sión que la Línea Ver­de, está tra­za­da para dejar del lado israe­lí los prin­ci­pa­les blo­ques de colo­nias judías (ile­ga­les según el Dere­cho Inter­na­cio­nal). Cuan­do esté ter­mi­na­do, no sólo habrá frag­men­ta­do aun más el terri­to­rio pales­tino (ya redu­ci­do a ban­tus­ta­nes): tam­bién habrá par­ti­do a Cis­jor­da­nia en dos mita­des a la altu­ra de Jerusalén.

La ciu­dad de Qal­qi­li­ya total­men­te rodea­da por el Muro. Com­pa­rar la Línea Ver­de con la ruta del Muro (en rojo). En azul, los blo­ques de colo­nias judías arbi­tra­ria­men­te ‘del lado israe­lí’ (B’Tselem).

Des­de que Ariel Sha­ron anun­ció la cons­truc­ción del Muro, su ruta ofi­cial ha sido cam­bia­da o su cons­truc­ción dete­ni­da en dis­tin­tos perío­dos. En ambos casos, debi­do a la con­tro­ver­sia den­tro de Israel sobre cuán­ta por­ción de terri­to­rio pales­tino se debía ane­xar, o a que las deman­das judi­cia­les de las comu­ni­da­des afec­ta­das lle­va­ron a la Cor­te Supre­ma de Israel a fre­nar la cons­truc­ción mien­tras estu­dia­ba los recla­mos. En casos excep­cio­na­les (los más emble­má­ti­cos: Budrus y Bil’in, por la inclau­di­ca­ble lucha de sus habi­tan­tes) la Cor­te orde­nó que la ruta del Muro fue­ra cam­bia­da para devol­ver­le a las comu­ni­da­des pales­ti­nas una por­ción (nun­ca la tota­li­dad) de la tie­rra robada.

¿Segu­ri­dad o anexión?

El Muro y su ruta tam­bién fue­ron moti­vo de deba­te entre los dis­tin­tos gru­pos de inte­rés en Israel: los colo­nos más extre­mis­tas se opo­nían a su cons­truc­ción por­que sig­ni­fi­ca­ba poner un freno a sus ambi­cio­nes de expan­sión ili­mi­ta­da hacia el terri­to­rio pales­tino. Otros gru­pos vin­cu­la­dos al esta­men­to mili­tar afir­man que al no cons­truir el Muro sobre la Línea Ver­de Israel ha pues­to en peli­gro la segu­ri­dad de sus habi­tan­tes y de las fuer­zas encar­ga­das de cus­to­diar­lo, por prio­ri­zar los intere­ses de un gru­po espe­cí­fi­co (los colo­nos) en detri­men­to de la segu­ri­dad general.

Uno de los pun­tos don­de el Muro se inte­rrum­pe abrup­ta­men­te (Oren Ziv, Activestills).

Es que siguien­do la ruta del Muro uno se encuen­tra con varios luga­res don­de la cons­truc­ción se inte­rrum­pe abrup­ta­men­te y el pasa­je hacia el lado israe­lí es rela­ti­va­men­te fácil. Las razo­nes por las que esos tra­mos no están ter­mi­na­dos son varia­das y en algu­nos casos des­co­no­ci­das: por fal­ta de finan­cia­mien­to, por­que pen­de una reso­lu­ción judi­cial que podría cues­tio­nar su ruta, o por­que la resis­ten­cia pales­ti­na es muy fuer­te y ha atraí­do la aten­ción y con­de­na internacional.

El Muro se con­vier­te en cer­ca elec­tró­ni­ca en algu­nos pun­tos (Oren Ziv, Activestills)

Algu­nos ana­lis­tas afir­man que a Israel no le con­vie­ne con­cluir la cons­truc­ción del Muro, por la mis­ma razón por la que aún no ha defi­ni­do sus fron­te­ras defi­ni­ti­vas (y por eso no tie­ne una Cons­ti­tu­ción): hacer­lo sig­ni­fi­ca­ría renun­ciar al terri­to­rio al este de él y entre­gar­lo a los pales­ti­nos, cuan­do todo el mun­do sabe que para los gobier­nos israe­líes “la tie­rra de Israel” (Eretz Yis­rael) es indi­vi­si­ble entre el Medi­te­rrá­neo y el Jordán.

Más allá de la inten­ción ane­xio­nis­ta, el argu­men­to de segu­ri­dad es débil en sí mis­mo: es ver­dad que los aten­ta­dos sui­ci­das se redu­je­ron has­ta des­apa­re­cer, pero fun­da­men­tal­men­te por­que hubo una deci­sión polí­ti­ca de la resis­ten­cia pales­ti­na de poner­les fin y ele­gir otras estra­te­gias. De hecho todos los días unos 60.000 pales­ti­nos entran a tra­ba­jar en Israel (sólo la mitad con per­mi­so legal).

Entran­do sin per­mi­so a Jeru­sa­lén en el últi­mo Rama­dán (Acti­ves­tills).

Un ejem­plo recien­te fue el pasa­do mes de Rama­dán: por pri­me­ra vez se libe­ra­li­zó el acce­so a Jeru­sa­lén, y se cal­cu­la que unas 300.000 per­so­nas de Cis­jor­da­nia entra­ron en Israel –y has­ta fue­ron a la pla­ya en Tel Aviv, muchas por pri­me­ra vez en su vida. Inclu­so miles de hom­bres jóve­nes que no obtu­vie­ron per­mi­so igual tre­pa­ron el Muro y entra­ron ile­gal­men­te sin que se regis­tra­ra un solo inci­den­te de vio­len­cia, dan­do la razón a lo que orga­nis­mos de dere­chos huma­nos vie­nen sos­te­nien­do des­de hace años: some­ter a todo un pue­blo al cas­ti­go colec­ti­vo por las accio­nes de un puña­do de per­so­nas es una polí­ti­ca injus­ti­fi­ca­da, inhu­ma­na y racis­ta –ade­más de un cri­men de gue­rra, según el IV Con­ve­nio de Ginebra.

Impac­tos catastróficos

Los datos apor­ta­dos por la Ofi­ci­na para la Coor­di­na­ción de Asun­tos Huma­ni­ta­rios de la ONU (OCHA oPt) sobre los impac­tos del Muro son tan elo­cuen­tes como dramáticos:

Tra­ba­ja­do­res pales­ti­nos en el check­point de Qalan­di­ya (entra­da nor­te a Jeru­sa­lén). Foto: M.Delgado.

- La pobla­ción pales­ti­na de Cis­jor­da­nia no tie­ne acce­so a Jeru­sa­lén. Sólo quie­nes con­si­guen per­mi­sos espe­cia­les pue­den entrar a tra­vés de uno de los 4 check­points que la rodean. Los autos con matrí­cu­la de Cis­jor­da­nia tie­nen prohi­bi­do cir­cu­lar por Jeru­sa­lén; esto inclu­ye a las ambu­lan­cias pales­ti­nas, que al lle­gar al check­point deben tras­la­dar al pacien­te –sin impor­tar su gra­ve­dad- a una ambu­lan­cia israe­lí (si el enfer­mo tie­ne per­mi­so para entrar). Eso expli­ca por qué muchas per­so­nas han muer­to y dece­nas de pales­ti­nas han dado a luz en los check­points israelíes.

- Den­tro de Jeru­sa­lén Este, el Muro ha deja­do ‘fue­ra de la ciu­dad’ a muchos barrios, subur­bios y aldeas del área metro­po­li­ta­na. Las fami­lias que­da­ron sepa­ra­das, y la pobla­ción resi­den­te fue­ra del Muro per­dió el acce­so a sus hos­pi­ta­les, escue­las, uni­ver­si­da­des, mez­qui­tas y cen­tros de la vida eco­nó­mi­ca, social y cul­tu­ral. Estas áreas ago­ni­zan en una tie­rra de nadie, sin ser­vi­cios muni­ci­pa­les ni urba­nos, sin segu­ri­dad ni auto­ri­da­des, y a mer­ced de la cre­cien­te criminalidad.

El Muro en cons­truc­ción, cor­tan­do pue­blos y aldeas por la mitad. En Walla­jah (Oren Ziv, Activestills).

- En Cis­jor­da­nia, las 7.500 per­so­nas que han que­da­do ‘atra­pa­das’ entre el Muro y la Línea Ver­de (en la zona cono­ci­da como “de cos­tu­ra”) nece­si­tan un per­mi­so espe­cial para vivir en sus pro­pios hoga­res, sólo pue­den salir a tra­vés de un check­point, y no pue­den reci­bir visi­tas. Esto ha tras­tor­na­do su acce­so a los luga­res de tra­ba­jo y estu­dio, su vida social y fami­liar, así como la pro­vi­sión de ser­vi­cios a estas comu­ni­da­des (ambu­lan­cias, bom­be­ros, pro­vee­do­res de ali­men­tos y com­bus­ti­ble, etc.). Cuan­do el Muro esté con­clui­do, 23.000 per­so­nas más esta­rán en esa situación.

“Vivi­mos en algo que es par­te cár­cel, par­te infierno. Nues­tra aldea es peque­ña, sólo 500 per­so­nas, y no tie­ne hos­pi­tal ni clí­ni­ca ni escue­la ni comer­cios o fuen­tes de tra­ba­jo, así que todo requie­re cru­zar el check­point. Pero hacer­lo pue­de tomar una hora como míni­mo. Vol­vien­do en auto, tie­nes que vaciar com­ple­ta­men­te tu vehícu­lo, pasar cada míni­mo obje­to a tra­vés de un máqui­na de rayos X; lue­go el auto es revi­sa­do manual­men­te, lue­go un perro lo olfa­tea todo, y lue­go de cual­quier líqui­do que trai­gas (inclu­so agua o acei­te) toman una mues­tra para ana­li­zar en el labo­ra­to­rio. Así es mi regre­so a casa cada día” (Qasab Sha’ur, resi­den­te de A‑Ramadin).

- 150 comu­ni­da­des cuyas tie­rras han que­da­do del otro lado del Muro deben obte­ner per­mi­so “de visi­tan­te” para acce­der a ellas a tra­vés de “por­to­nes agrí­co­las” (con­tro­la­dos por sol­da­dos), que en su mayo­ría abren sólo seis sema­nas al año duran­te la cose­cha de oli­vo, y por un perío­do limi­ta­do de horas al día.

Cam­pe­si­nos de Jay­yus en el checkpoint/​portón agrí­co­la para entrar a su tie­rra (M. Delgado).

- Duran­te la cose­cha de 2011, el 42% de las soli­ci­tu­des de per­mi­so fue­ron recha­za­das, ale­gan­do “razo­nes de segu­ri­dad” o “fal­ta de cone­xión con la tie­rra”. Las cifras de OCHA mues­tran una caí­da sis­te­má­ti­ca de la can­ti­dad de per­mi­sos otor­ga­dos cada año. La Ofi­ci­na de Nacio­nes Uni­das de Regis­tro de Daños (UNRoD) ha reci­bi­do has­ta la fecha más de 26.000 que­jas por daño mate­rial cau­sa­do por la cons­truc­ción del Muro sólo en el nor­te de Cis­jor­da­nia (Hag­gai Matar).

- Como resul­ta­do de estas res­tric­cio­nes, los agri­cul­to­res han teni­do que aban­do­nar la pro­duc­ción más ren­ta­ble y cam­biar a gra­nos de esca­so valor que requie­ren menos cui­da­dos (con las con­si­guien­tes pér­di­das eco­nó­mi­cas). Muchos han teni­do que aban­do­nar total­men­te sus tie­rras, y el esta­do israe­lí se las ha entre­ga­do a las colo­nias judías ‑reve­lan­do así el ver­da­de­ro pro­pó­si­to de esta política.

- El Muro hizo que dece­nas de miles de pales­ti­nos per­die­ran su tra­ba­jo en Israel. Con una eco­no­mía estran­gu­la­da, el alto des­em­pleo les obli­ga aún hoy a bus­car esa opción, ya sea espe­ran­do horas en un check­point a las 4 AM (si tie­nen per­mi­so) o tre­pan­do el Muro clan­des­ti­na­men­te y arries­gan­do ser heri­dos, arres­ta­dos o inclu­so per­der la vida a manos de la poli­cía mili­ta­ri­za­da. (3)

“Aho­ra sólo pode­mos pasar a tra­vés de este cue­llo de bote­lla del check­point. Sig­ni­fi­ca levan­tar­te a las 3, hacer horas de cola en el check­point y espe­rar que sal­ga el sol. Vuel­ves a casa de noche, duer­mes un poco, y otra vez tie­nes que levan­tar­te. Es como ir y vol­ver a una pri­sión cada día, pero no tene­mos opción”. (Tra­ba­ja­dor pales­tino de Qalqiliya).

Check­point para cru­zar a Israel des­de Tul­ka­rem (Foto M.Delgado).

“Para noso­tros ir a tra­ba­jar es como ir a la gue­rra. Tie­nes que pre­pa­rar­te para ser heri­do, ase­si­na­do o arres­ta­do. Cuan­do sali­mos de casa deci­mos adiós a nues­tros hijos por­que no sabe­mos si vol­ve­re­mos. No hay tra­ba­jo en Cis­jor­da­nia. Yo ten­go que man­te­ner a mis sie­te hijos, mi espo­sa y mi madre. Tra­ba­ja­mos para Israel, cons­trui­mos sus casas. Lo úni­co que espe­ro es que mis hijos ten­gan un futu­ro mejor que el mío”. (Nidal Kawas­ba, 31 años, tra­ba­ja ile­gal en Israel des­de los 15).

Con­de­na inter­na­cio­nal y resis­ten­cia local

En 2004 ‑a pedi­do de la Asam­blea Gene­ral de la ONU- la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de La Haya emi­tió una opi­nión con­sul­ti­va lapi­da­ria sobre el Muro: afir­mó cate­gó­ri­ca­men­te que –si bien Israel tie­ne dere­cho a pro­te­ger su fron­te­ra- la ruta vio­la el IV Con­ve­nio de Gine­bra, e Israel debe des­man­te­lar el Muro cons­trui­do sobre terri­to­rio pales­tino; y lla­mó a todos los esta­dos de la ONU a tomar medi­das efec­ti­vas para obli­gar­lo a res­pe­tar el dere­cho inter­na­cio­nal. Has­ta hoy Israel recha­za este jui­cio, al igual que muchas otras reso­lu­cio­nes de la ONU.

Mani­fes­ta­ción de muje­res con­tra el Muro en Ni’lin (Acti­ves­tills).

La resis­ten­cia pales­ti­na comen­zó al mis­mo tiem­po que la cons­truc­ción del Muro. Las aldeas que vie­ron cómo de la noche a la maña­na su vida coti­dia­na iba a ser tras­tor­na­da empe­za­ron a mani­fes­tar pací­fi­ca­men­te para sal­var sus oli­vos y sus tie­rras, reci­bien­do el apo­yo de acti­vis­tas israe­líes e inter­na­cio­na­les. Aho­ra se arti­cu­lan en el Comi­té de coor­di­na­ción de la lucha popu­lar y man­tie­nen la resis­ten­cia des­ar­ma­da pese a la bru­tal repre­sión del ejér­ci­to: cien­tos han sido ase­si­na­dos, heri­dos o arres­ta­dos, dece­nas de oli­vos fue­ron incen­dia­dos y de ani­ma­les muer­tos por el gas lacri­mó­geno y la muni­ción israelí.

Gas lacri­mó­geno en el cie­lo de Bil’in duran­te una pro­tes­ta sema­nal (Acti­ves­tills).

La aldea de Wala­jah lucha des­de 2007 con mani­fes­ta­cio­nes sema­na­les, actos cul­tu­ra­les y artís­ti­cos, accio­nes judi­cia­les e inter­na­cio­na­les para fre­nar el Muro en cons­truc­ción que, cuan­do esté con­clui­do, habrá ence­rra­do a la aldea por los cua­tro cos­ta­dos, des­co­nec­tán­do­la de sus tie­rras, de su capi­tal Belén y de los pue­blos veci­nos. Ade­más de ais­lar a Wala­jah, el Muro atra­ve­sa­rá los terre­nos del monas­te­rio de Cre­mi­san (en Beit Jala), dejan­do a los mon­jes sepa­ra­dos de las mon­jas que viven en el monas­te­rio vecino. En ambos casos, la ruta ha sido tra­za­da para favo­re­cer la expan­sión de las colo­nias judías Gilo y Har Gilo.

La comu­ni­dad cris­tia­na de Beit Jala cele­bra misa como pro­tes­ta en las tie­rras de Cre­mi­san, ame­na­za­das por el Muro. Detrás, la colo­nia Har Gilo en expan­sión (Foto: M.Delgado).

“Nadie está exi­gien­do a Israel que rin­da cuen­tas por sus actos; tie­ne total apo­yo de los super­po­de­res, y mien­tras lo ten­ga segui­rá ade­lan­te con sus crí­me­nes. Pero estoy segu­ra que un día esto va a cam­biar. Pue­de que lle­ve 10 o 15 años, pero las cosas van a cam­biar; y cuan­do ocu­rra, Israel pro­ba­ble­men­te no ten­drá que vér­se­las sólo con los pales­ti­nos, sino con todo el mun­do ára­be. Yo espe­ro real­men­te que los israe­líes entien­dan esto aho­ra y encon­tre­mos una solu­ción que no nos lle­ve a matar­nos unos a otros. Pero no los veo tra­tan­do de cam­biar ese des­tino…” (Shi­rin Al-Araj, líder social de Walajah).

Has­ta aho­ra la lucha pales­ti­na logró que el terri­to­rio ane­xa­do por el Muro sea un 9% (en lugar del 17% pre­vis­to); y lo que es más impor­tan­te: lla­mó la aten­ción inter­na­cio­nal sobre la inhu­ma­ni­dad del pro­yec­to israe­lí. Según los pales­ti­nos, uno de sus prin­ci­pa­les logros ha sido “Mos­trar­le al mun­do que no somos los terro­ris­tas, sino las víc­ti­mas del terror” (Moha­med Kha­tib, diri­gen­te de Bil’in). Aun así, Israel y sus pode­ro­sos alia­dos han hecho oídos sor­dos al cla­mor pales­tino, al man­da­to de la CIJ y a la con­de­na de la socie­dad civil internacional.

Más allá del Muro de Apartheid

Shi­rin Al-Araj en la pro­tes­ta sema­nal de Walla­jah (R.R. Beiler).

Sien­do el sím­bo­lo más fuer­te de la ocu­pa­ción de Pales­ti­na, el Muro no pue­de ser ana­li­za­do sin el sis­te­ma aso­cia­do de per­mi­sos y los 500 check­points y otras for­mas de encie­rro y frag­men­ta­ción (sin olvi­dar el blo­queo a Gaza); todo lo cual cons­ti­tu­ye un pro­yec­to per­ver­so des­ti­na­do a impe­dir el movi­mien­to de lxs pales­tinxs den­tro de su terri­to­rio, a des­co­nec­tar­les de sus cen­tros urba­nos (sobre todo de su capi­tal, Jeru­sa­lén Este) y a des­po­jar­les de más y más tie­rras para cons­truir colo­nias judías, con el fin últi­mo de hacer invia­ble un esta­do pales­tino. En resu­men, son las for­mas moder­nas de la lim­pie­za étni­ca de Palestina.

Cada vez más inte­lec­tua­les, diri­gen­tes polí­ti­cos y acti­vis­tas socia­les coin­ci­den en que la ‘solu­ción’ de dos esta­dos (pro­pues­ta por la ONU en 1947 e implí­ci­ta en los Acuer­dos de Oslo) ha deja­do de ser una opción váli­da y es nece­sa­rio mover­se hacia otro para­dig­ma: el de un solo esta­do demo­crá­ti­co y secu­lar no sio­nis­ta en toda la Pales­ti­na his­tó­ri­ca, con igual­dad ple­na de dere­chos para todxs sus habi­tan­tes ‑cual­quie­ra sea su ads­crip­ción étni­ca, polí­ti­ca o reli­gio­sa. (4)En los hechos lo que exis­te hoy es un solo esta­do que gobier­na des­de el Medi­te­rrá­neo al Jor­dán impo­nien­do dos sis­te­mas lega­les, jurí­di­cos y polí­ti­cos dife­ren­tes sobre dos gru­pos dis­tin­tos de pobla­ción: Israel es una demo­cra­cia para quie­nes tie­nen nacio­na­li­dad judía, y un régi­men de apartheid para la pobla­ción árabe.

Pro­tes­ta sema­nal en Bil’in. Detrás del Muro, la colo­nia judía de Modi’in Illit (Moham­med Vasin).

Esta es pre­ci­sa­men­te la tram­pa en que el esta­do sio­nis­ta se encuen­tra actual­men­te: como dicen sus crí­ti­cos den­tro y fue­ra del país, ha sido el mis­mo Israel, con sus polí­ti­cas de ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción, el que ha mata­do el pro­yec­to de dos esta­dos sepa­ra­dos, y aho­ra se enfren­ta a un dile­ma crí­ti­co: demo­cra­ti­zar­se real­men­te (ter­mi­nan­do con los pri­vi­le­gios exclu­yen­tes del esta­do judío) o pro­fun­di­zar el régi­men de apartheid que hoy impo­ne a la pobla­ción pales­ti­na a ambos lados de la Línea Ver­de. (5)

Los más pesi­mis­tas con­si­de­ran que para Israel el dile­ma se resuel­ve con la opción más cómo­da: man­te­ner el sta­tus quo (acom­pa­ña­do, como siem­pre, de la retó­ri­ca hue­ca sobre su volun­tad de “nego­ciar la paz”), en la medi­da que –al menos has­ta aho­ra- ni la resis­ten­cia pales­ti­na ni la pre­sión inter­na­cio­nal han sido sufi­cien­te­men­te fuer­tes para hacer­le pagar un cos­to polí­ti­co por sus acciones.

En Bil’in usan los millo­nes de car­tu­chos de gas y las gra­na­das del ejér­ci­to para cons­truir sím­bo­los de resis­ten­cia pací­fi­ca (H. Matar)

Los opti­mis­tas, en cam­bio, afir­man que el régi­men actual es insos­te­ni­ble, y que se equi­vo­ca quien crea que en el siglo XXI un esta­do pue­de gober­nar inde­fi­ni­da­men­te un terri­to­rio some­tien­do a la mitad de su pobla­ción a un régi­men de dis­cri­mi­na­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, opre­sión bru­tal y total nega­ción de dere­chos; más tem­prano que tar­de el esta­lli­do será incon­tro­la­ble –sobre todo en la región más ines­ta­ble y cam­bian­te del mundo.

Es posi­ble que los pri­me­ros ten­gan razón en el cor­to pla­zo, y los segun­dos en el lar­go. Lo cier­to es que la con­cien­cia mun­dial sobre la ile­gi­ti­mi­dad del apartheid israe­lí cre­ce día a día, jun­to con los éxi­tos impre­sio­nan­tes del tam­bién cre­cien­te movi­mien­to de boi­cot, desin­ver­sión y san­cio­nes (BDS) para aca­bar con él. El fan­tas­ma de Sudá­fri­ca está siem­pre pre­sen­te, y en una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca no es difí­cil ima­gi­nar cuál será el des­en­la­ce. Es cues­tión de tiem­po; y el pales­tino ha pro­ba­do ser el pue­blo más pacien­te y resi­lien­te del mundo.

Graf­fit­ti sobre el Muro en Belén (Anne Paq, Activestills)

Notas:

(1) Hag­gai Matar, The Wall Pro­ject, en +972 Maga­zi­ne . Los tes­ti­mo­nios en este artícu­lo tam­bién son de esta fuen­te (tra­duc­ción mía del inglés).

(2) La barre­ra de sepa­ra­ción es un muro de cemen­to alre­de­dor de las ciu­da­des y pue­blos pales­ti­nos, y una cer­ca (con moni­to­reo elec­tró­ni­co, zan­jas a ambos lados del camino, alam­bra­do de púas, cáma­ras de vigi­lan­cia, patru­lla­je mili­tar y con perros) en las zonas no urba­nas. Para sim­pli­fi­car, aquí lla­ma­re­mos “Muro” a ambas for­mas de la barrera.

(3) El docu­men­tal “Nine to five” (2009) del direc­tor israe­lí Daniel Gal mues­tra las penu­rias que enfren­tan los tra­ba­ja­do­res pales­ti­nos que cru­zan el Muro clan­des­ti­na­men­te para tra­ba­jar en Israel.

(4) Aun­que no es tema de este artícu­lo, con­vie­ne acla­rar que las crí­ti­cas al para­dig­ma de ‘dos esta­dos’ no se basan úni­ca­men­te en un argu­men­to de tipo prag­má­ti­co (la invia­bi­li­dad), el cual impli­ca­ría admi­tir que Israel ganó con su polí­ti­ca de hechos con­su­ma­dos; el argu­men­to de fon­do es que admi­tir un esta­do pales­tino con “las fron­te­ras de 1967”implicaría dejar­le a este pue­blo sólo un 22% de su terri­to­rio ori­gi­nal, no resol­ve­ría la situa­ción del millón y medio que vive den­tro de Israel y, sobre todo, haría impo­si­ble el retorno de lxs 5 – 6 millo­nes de refu­giadxs (la gran mayo­ría del pue­blo palestino).

(5) Ver mi artícu­lo “Hacien­do visi­ble el apartheid israelí”.

Más imá­ge­nes:

Un album de fotos sobre el Muro: http://​www​.flickr​.com/​p​h​o​t​o​s​/​a​c​t​i​v​e​s​t​i​l​l​s​/​s​e​t​s​/​7​2​1​5​7​6​2​9​3​9​7​6​4​4​5​64/

En este video de B’Tselem, la orga­ni­za­ción israe­lí de dere­chos huma­nos, se narra la his­to­ria de Dha­ri­fa Sha­reb y su fami­lia, de Jay­yus. Aun­que actual­men­te la situa­ción ha cam­bia­do para ella, el caso sigue sien­do ilus­tra­ti­vo de la reali­dad que toda­vía viven cien­tos de fami­lias pales­ti­nas que que­da­ron atra­pa­das ‘del lado equi­vo­ca­do del Muro’ (entre el Muro y la Línea Verde).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *