«Hay que ser sub­ver­si­vo e insu­mi­so a todos los recor­tes que nos plan­tean»

Gara entre­vis­ta a Mari Car­men Gar­cía, Res­pon­sa­ble de acción sin­di­cal del SAT

La sin­di­ca­lis­ta anda­lu­za Mari Car­men Gar­cía, res­pon­sa­ble terri­to­rial de Sevi­lla y de Acción Sin­di­cal en el Comi­té Nacio­nal del Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res (SAT), ha par­ti­ci­pa­do en las mar­chas que LAB ha orga­ni­za­do en Nafa­rroa y, ayer mis­mo, entre Ermua y Malla­bia en Biz­kaia para lla­mar a la par­ti­ci­pa­ción en la huel­ga gene­ral del 26 de setiem­bre.

Des­cri­be a GARA la situa­ción por la que atra­vie­san en Anda­lu­cía, con 1,5 millo­nes de para­dos, que más de la mitad son muje­res. Supo­ne casi el 30% de la pobla­ción acti­va, aun­que en algu­nos núcleos como Cádiz «supe­ran el 40%» y el paro juve­nil sobre­pa­sa el 50%. Mari Car­men Gar­cía reco­no­ce que tra­ba­jan para con­se­guir la fuer­za nece­sa­ria para hacer una huel­ga gene­ral en Anda­lu­cía.

La mar­cha anda­lu­za y las dife­ren­tes pro­tes­tas del SAT han lle­na­do muchos minu­tos en los medios de comu­ni­ca­ción. ¿Qué balan­ce hace de esas movi­li­za­cio­nes?

Lle­va­mos todo el año movi­li­zán­do­nos, pero la que más reper­cu­sión mediá­ti­ca tuvo fue cuan­do entra­mos en Mer­ca­do­na y Carre­four en verano. Nos han per­mi­ti­do expli­car nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes. Ter­mi­na­mos la mar­cha entre el 13 y el 14 de setiem­bre en Alme­ría, y ayer mis­mo [por el miér­co­les] salie­ron mis com­pa­ñe­ros que se ence­rra­ron en la Uni­ver­si­dad de Sevi­lla para pro­tes­tar por los recor­tes bru­ta­les, la pér­di­da de becas, etc. No para­mos. El día 25 tam­bién esta­re­mos a pie de calle, de nue­vo.

¿Qué ocu­rre este mar­tes, día 25 de setiem­bre, en Anda­lu­cía, que sea sig­ni­fi­ca­ti­vo?

Hemos con­vo­ca­do una con­cen­tra­ción en el Par­la­men­to anda­luz. Lle­va­mos nues­tra lucha al pue­blo, por­que van a com­pa­re­cer el expre­si­den­te del Gobierno anda­luz, Manuel Cha­ves, y el actual, José Anto­nio Gri­ñán, para decla­rar por el escán­da­lo de los ERE. Han sido roba­dos 1.300 millo­nes a los para­dos de Anda­lu­cía. Vamos a pedir que se inves­ti­gue, que se recu­pe­re y se pon­ga como fon­do para crear una ren­ta bási­ca para los para­dos anda­lu­ces.

¿Por qué están preo­cu­pa­dos los gobier­nos por la chis­pa que pro­vo­có el SAT en sus ocu­pa­cio­nes de super­mer­ca­dos?

Les preo­cu­pa que se tomen como ejem­plo, pero no les preo­cu­pa que mucha gen­te esté pasa­do nece­si­da­des. Que­re­mos denun­ciar que si se le sigue recor­tan­do al pue­blo, con subi­das del IVA, del gas, de la elec­tri­ci­dad y eli­mi­nan­do dere­chos de for­ma gra­tui­ta, la úni­ca alter­na­ti­va que le que­da al pue­blo para seguir sub­sis­tien­do es ésa. Deci­mos que hay que adop­tar medi­das para que el pue­blo no lle­gue a ese extre­mo. Por­que la alter­na­ti­va no es vivir de la cari­dad. Hay que pedir a los super­mer­ca­dos que los pro­duc­tos que van a cadu­car en bre­ve los entre­guen a los ban­cos de ali­men­tos. Pero tam­bién deci­mos que no se pue­de sobre­vi­vir siem­pre de los ban­cos de ali­men­tos. Al pue­blo hay que dar­le una ren­ta bási­ca, para que viva dig­na­men­te, hay que dar­le un empleo y un sala­rio. No se pue­de estar per­ma­nen­te­men­te recor­tan­do.

¿Qué le pare­ce la ini­cia­ti­va del minis­tro espa­ñol Arias Cañe­te de cam­biar los enva­ses y alar­gar el perío­do de cadu­ci­dad de los pro­duc­tos?

Pura hipo­cre­sía, por­que nos dicen que van a ampliar la fecha de cadu­ci­dad de los ali­men­tos y, a la vez, nos dicen que quien tira más ali­men­tos es la gen­te. Es una excu­sa bara­ta para no cul­par a las gran­des super­fi­cies que sí tiran muchos ali­men­tos y son cul­pa­bles de la explo­ta­ción de muchos tra­ba­ja­do­res; de que están ter­mi­nan­do con el peque­ño comer­cio en nues­tros pue­blos; y, ade­más, ter­mi­nan con los peque­ños agri­cul­to­res del medio rural. No solo en Anda­lu­cía, sino en otros sitios en el mun­do.

¿Qué pien­sa de la cri­mi­na­li­za­ción del SAT por esas accio­nes rei­vin­di­ca­ti­vas?

Cuan­do el sis­te­ma nos cri­mi­na­li­za es por­que sabe que le esta­mos hacien­do daño. Esta­mos seña­lan­do a los cul­pa­bles de la cri­sis y esta­mos pidien­do que se adop­ten medi­das y se dé voz al pue­blo. Eso les moles­ta. Antes nos repri­mían con mul­tas y peti­cio­nes de cár­cel, aho­ra la «solu­ción» es cri­mi­na­li­zar­nos.

La lucha del SAT se ha que­ri­do visua­li­zar en la figu­ra de Juan Manuel Sán­chez Gor­di­llo. Han hecho mucho hin­ca­pié en una tra­ba­ja­do­ra de Mer­ca­do­na que se puso a llo­rar en la acción del super­mer­ca­do, pero no nos tie­nen que decir a noso­tros nada de dere­chos. Lle­va­mos más de 30 años defen­dien­do los dere­chos de las muje­res. Hay cien­tos de muje­res en Huel­va en la reco­lec­ción de la fre­sa. Son explo­ta­das, no se les res­pe­tan los dere­chos y a muchas se les está explo­tan­do, inclu­so, sexual­men­te. Ahí no hacen nada. Nos pare­ce muy bien que los medios de comu­ni­ca­ción denun­cien los escán­da­los, pero que lo hagan siem­pre. Que se preo­cu­pen si esa caje­ra de Mer­ca­do­na está bien paga­da, o si en tres día está des­pe­di­da, y si se res­pe­tan los dere­chos socia­les y labo­ra­les que se mere­ce como per­so­na.

¿La lucha en defen­sa de la mujer está fue­ra de los medios de comu­ni­ca­ción?

Así es. No solo en Anda­lu­cía. Pero de 1,5 millo­nes de para­dos, más de la mitad somos muje­res, pero no se nos valo­ra ni se visua­li­za la pro­ble­má­ti­ca que tene­mos en el medio labo­ral.

¿El pue­blo apo­ya las mar­chas y las accio­nes del SAT para des­en­mas­ca­rar a los res­pon­sa­bles de la cri­sis eco­nó­mi­ca actual?

El apo­yo de hom­bres y muje­res del pue­blo anda­luz ha sido muy impor­tan­te. Nos han reci­bi­do con los puños levan­ta­dos en señal de soli­da­ri­dad. Nos apo­ya­ron, nos die­ron áni­mo en cada eta­pa. Muchos no tie­nen nada y apor­ta­ron des­de barras de pan, zumos, agua… Te da mucha fuer­za. La ver­dad es que el pue­blo anda­luz ha reci­bi­do a la Mar­cha Obre­ra Anda­lu­cía en pie con enor­me soli­da­ri­dad. Nos ha dado la ener­gía para seguir, tenien­do en cuen­ta que hubo eta­pas muy duras, de mucho calor. Pero hemos resis­ti­do y segui­re­mos hacién­do­lo.

¿Qué exi­gen al Gobierno anda­luz y al espa­ñol ante la crí­ti­ca situa­ción cau­sa­da por la cri­sis?

Es una bar­ba­ri­dad que cada mar­tes el Con­se­jo de Gobierno de la Jun­ta de Anda­lu­cía y cada vier­nes el Con­se­jo de Minis­tros espa­ñol res­pon­dan a la cri­sis actual con recor­tes y recor­tes para el pue­blo. Lo úni­co que pedi­mos es una ren­ta bási­ca para los para­dos; que no esta­mos dis­pues­tos a pagar su deu­da; que no haya desahu­cios. Por­que vemos que a las fami­lias las echan de sus casas y se que­dan los ban­cos con las vivien­das com­ple­men­ten­te cerra­das. Deci­mos: ni gen­te sin casa, ni casa sin gen­te. Ni un desahu­cio más. En el tema de los recor­tes pedi­mos que la Sani­dad y la Edu­ca­ción sean uni­ver­sa­les. No pode­mos que­dar­nos con los bra­zos cru­za­dos vien­do cómo nues­tros hijos y nues­tros nie­tos se van a que­dar sin dere­chos fun­da­men­ta­les en Sani­dad y Edu­ca­ción. Tam­bién pedi­mos, entre otras recla­ma­cio­nes, que se dé mar­chas atrás a los recor­tes. Lo fun­da­men­tal es que se le dé voz al pue­blo, por­que ya está bien de los recor­tes a los tra­ba­ja­do­res y a los para­dos.

¿Qué valo­ra­ción hace del Gobierno anda­luz, del PSOE e IU?

Como dice nues­tro com­pa­ñe­ro Die­go Caña­me­ro «la PSOE», que es de la mayo­res empre­sas de Anda­lu­cía. Ese Gobierno tie­ne asu­mi­da la doble moral, por­que cuan­do el PSOE esta­ba en el Gobierno del Esta­do espa­ñol nos alar­gó la edad de jubi­la­ción a los 67 años, empe­zó a pri­va­ti­zar todo lo pri­va­ti­za­ble, hizo la refor­ma labo­ral que retro­ce­dió en dere­chos labo­ra­les y socia­les a más de trein­ta años atrás. Tie­ne la doble moral que, por una par­te, son los que empe­za­ron a recor­tar, y aho­ra se ponen delan­te jun­to a la pan­car­ta en las mani­fes­ta­cio­nes. Deci­mos que cuan­do se está en con­tra de los recor­tes, del retro­ce­so de los dere­chos socia­les y labo­ra­les hay que estar siem­pre. No se pue­de salir a la calle depen­dien­do de quién gobier­ne.

Pasa lo mis­mo con los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios (CCOO y UGT). Por­que denun­cian que todos los recor­tes vie­nen dic­ta­dos des­de el Gobierno espa­ñol, y en Anda­lu­cía los asu­men por impe­ra­ti­vo legal. No se pue­de asu­mir nada por impe­ra­ti­vo legal, hay que ser sub­ver­si­vo y hacer­se insu­mi­so a todos los recor­tes que sean injus­tos. Al Gobierno anda­luz le deci­mos que no se dis­fra­ce de izquier­das cuan­do le con­vie­ne y cuan­do hace polí­ti­ca de dere­chas.
«Esta­mos reca­ban­do apo­yos para hacer una gran movi­li­za­ción en Anda­lu­cía»

¿Van a con­ti­nuar con las movi­li­za­cio­nes?

En este con­tac­to con los com­pa­ñe­ros de LAB he com­par­ti­do exerien­cias. En octu­bre, vamos a man­te­ner un encuen­tro con los movi­mien­tos socia­les y con sin­di­ca­tos alter­na­ti­vos de Anda­lu­cía para ver si nos pode­mos poner de acuer­do y con­vo­car una gran movi­li­za­ción.

¿Qué le pare­ce la huel­ga gene­ral en Eus­kal Herria?

Nece­sa­ria. En la mar­cha por los pue­blos de Anda­lu­cía nos inter­pe­la­ban y nos decían a ver cuán­tos recor­tes son nece­sa­rios para con­vo­car una huel­ga gene­ral. Nos pare­ce que lo del 15 de setiem­bre en Madrid fue un mero entre­te­ni­mien­to de esos sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios para aca­llar las voces de pro­tes­ta. No pode­mos que­dar­nos de bra­zos cru­za­dos vien­do cómo nos recor­tan y nos qui­tan nues­tros dere­chos. Noso­tros, jun­to con otros sin­di­ca­tos, hemos con­vo­ca­do para el 26 de setiem­bre con­cen­tra­cio­nes y mani­fes­ta­cio­nes para recor­dar que otros pue­blos están en lucha con la huel­ga gene­ral.

En Anda­lu­cía el paro afec­ta al cam­po, pero tam­bién a las empre­sas de las ciu­da­des, ¿cómo se encuen­tra la situa­ción?

La idea de la Mar­cha Obre­ra Anda­lu­cía en pie fue unir el medio rural, que se está murien­do, con la ciu­da­des. Se tra­ta de poner en pie a Anda­lu­cía. Por­que, en lo que es el medio rural que cono­ce­mos bien, la gen­te no podrá jun­tar las 35 peo­na­das, que es el requi­si­to para acce­der al des­em­pleo agra­rio. Fíje­se, la mayo­ría de muje­res no ha tra­ba­ja­do 35 días en el cam­po. No va a tener nada. Por eso, deci­mos que se eli­mi­ne ese requi­si­to, mien­tras dure la cri­sis.

¿Cum­plie­ron los obje­ti­vos de la mar­cha?

Si. Tra­ta­mos de unir la pro­ble­má­ti­ca del medio rural con los sec­to­res en cri­sis del medio urbano: con los estu­dian­tes, con los tra­ba­ja­do­res del metal, los de asti­lle­ros, los emplea­dos públi­cos. Pre­ten­de­mos ir más allá de la gran movi­li­za­ción que he comen­ta­do antes, o la con­vo­ca­to­ria de una huel­ga gene­ral en nues­tro pue­blo anda­luz. Tra­ta­mos de unir nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes, por­que cuan­do los de aba­jo nos jun­ta­mos, los de arri­ba tiem­blan. Eso es lo que que­re­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *