Entre la qui­me­ra y el gol­pe de Esta­do- Iña­ki Ega­ña

Ape­nas recor­da­mos los ini­cios de la orga­ni­za­ción sin­di­cal entre noso­tros y si lo hace­mos pare­ce fue­ra de lugar. Por defi­ni­ción, el movi­mien­to obre­ro debe de ser diná­mi­co y las expe­rien­cias y las luchas labo­ra­les nos reco­gen su his­to­ria y no tan­to su desa­rro­llo, como una face­ta de la vida que, por lo que suce­de alre­de­dor, debe­ría ser hoy la madre de la ini­cia­ti­va polí­ti­ca.

El Capi­tal, tras el que se escon­den nom­bres y ape­lli­dos con más res­pon­sa­bi­li­dad en el fra­ca­so de la huma­ni­dad que cual­quier reye­zue­lo o dic­ta­dor al pelo, lan­zó hace ya tiem­po una ofen­si­va sin pre­ce­den­tes para ter­mi­nar con cual­quier atis­bo de jus­ti­cia social. La cola­bo­ra­ción de la izquier­da polí­ti­ca y sin­di­cal inte­gra­da pre­ci­sa­men­te en el sis­te­ma, la con­vier­te en trai­do­ra a la Huma­ni­dad, en engra­na­je de esa mafia que orde­na los des­ti­nos de miles de millo­nes de per­so­nas.

Hace bien poco, la dere­cha auto­no­mis­ta vas­ca armó los pre­su­pues­tos del Gobierno de Zapa­te­ro y su refor­ma labo­ral a cuen­ta del desa­rro­llo pleno del Esta­tu­to de Auto­no­mía de la CAV. Una bur­la. Aho­ra, cual cama­león, el PNV apo­ya las bar­ba­ri­da­des del PP des­de acuer­dos estra­té­gi­cos en Kutxa­bank, dipu­tacio­nes en Ara­ba y Biz­kaia o inci­ne­ra­do­ras comi­sio­nis­tas. Una apues­ta inte­gral. Sumi­sos ante los cua­tro due­ños de nues­tras vidas.

La pri­me­ra aso­cia­ción sin­di­cal que nació entre los vas­cos, clan­des­ti­na por cier­to, se lla­mó Soli­da­ri­dad. Un con­cep­to extra­ño para muchos de los que aho­ra se les lle­na la boca con las con­so­nan­tes del abe­ce­da­rio tim­bra­das con sua­vi­dad. Se ubi­có en Bil­bo, antes de la míti­ca huel­ga mine­ra de 1890 que for­jó, como el ace­ro, a nues­tros diri­gen­tes de cla­se, Facun­do Pere­za­gua entre ellos. Había lle­ga­do de lejos Pere­za­gua, pero no entró al tra­po en las cues­tio­nes que enzar­za­ban a Inda­le­cio Prie­to (antes monár­qui­co que sobe­ra­nis­ta) y sus cole­gas con los pri­me­ros aber­tza­les. Pere­za­gua per­ci­bía dón­de esta­ba la cla­ve de la domi­na­ción. Dejó pági­nas entra­ña­bles en nues­tra his­to­ria, lle­nas de dig­ni­dad y com­pro­mi­so. Uno de los nues­tros. Por eso fue expul­sa­do del PSOE a las pri­me­ras de cam­bio.

La ofen­si­va actual del Capi­tal, pone en jue­go nada menos que logros con­se­gui­dos a san­gre y sudor des­de los tiem­pos de Pere­za­gua, hace ya cien años. La res­pon­sa­bi­li­dad de los patro­nos es noto­ria, pero ya sabe­mos que son los pri­me­ros en defen­der sus pala­cios. Su vora­ci­dad es insa­cia­ble. Sus aspi­ra­cio­nes repug­nan­tes por sus­ten­tar­se en la mise­ria y mar­gi­na­li­dad de gran par­te de la socie­dad. En la injus­ti­cia del mun­do. Los gran­des patro­nos vas­cos y sus alia­dos no se dife­ren­cian ape­nas, qui­zás en el ape­lli­do (Yba­rra, Urqui­jo, Chá­va­rri, Eche­va­rría, Huar­te), de los de Leip­zig o Hara­re. Ni de los de Madrid o Bar­ce­lo­na.

La cri­sis de Espa­ña que nos está arras­tran­do tam­bién a la peri­fe­ria no ha sido una cri­sis del sec­tor públi­co, como nos quie­ren hacer ver, sino el fra­ca­so en las apues­tas de los gran­des ban­cos y de empre­sas pri­va­das estra­té­gi­cas que se endeu­da­ron como las dic­ta­du­ras mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nas hace 30 años, pro­vo­can­do aque­lla deu­da exter­na impa­ga­ble que denun­cia­ron plu­mas tan ági­les como la de Eduar­do Galeano.

Esas venas abier­tas que han cru­za­do el Atlán­ti­co y se han asen­ta­do en los sur­cos de nues­tra piel, nos son fami­lia­res, por mucho que los medios y los sumi­sos, voce­ros ofi­cia­les y ofi­cio­sos de los ban­cos, nos quie­ran seña­lar lo con­tra­rio. Son cien­tos de miles de millo­nes de euros los que debe Espa­ña a sus acree­do­res, pero de ellos sólo una cuar­ta par­te pro­vie­ne del sec­tor públi­co.

Y, sin embar­go, aque­llos logros por los que deja­ron la piel en el asfal­to los con­tem­po­rá­neos de Pere­za­gua, los obre­ros de Gas­teiz en aquel 3 de mar­zo enlu­ta­do por las hues­tes de Manuel Fra­ga, los hon­ra­dos tra­ba­ja­do­res de Ban­das de Etxa­ba­rri, los ague­rri­dos lan­gi­les de Unión Cerra­je­ra, los aga­za­pa­dos en las barri­ca­das de Eus­kal­du­na, inclu­so las alpar­ga­te­ras de Azkoi­tia y Azpei­tia y las «golon­dri­nas» de Isa­ba y Mau­le, están a pun­to de des­apa­re­cer. En 1926 se regu­ló en nues­tra tie­rra el con­tra­to de tra­ba­jo. En 2012 lo quie­ren inu­ti­li­zar.

Espa­ña quie­re sal­var su patio par­ti­cu­lar devol­vien­do favo­res a quie­nes, en las épo­cas del impe­rio, del fas­cis­mo, de la tran­si­ción, inclu­so del GAL (que, por cier­to, comen­zó cuan­do ETA abrió una cam­pa­ña con­tra la gran ban­ca), sos­tu­vie­ron sus seis letras. Y lo va hacer rom­pien­do sus raí­ces huma­nas, su socie­dad y, arras­tran­do en la apues­ta, a las nacio­nes peri­fé­ri­cas, a aque­llas que lle­ga­ron a ser espa­ño­las por razo­nes béli­cas, de con­quis­ta.

Con la excu­sa de pagar a los acree­do­res ale­ma­nes y fran­ce­ses, el Gobierno del PP, al que abrió la puer­ta el PSOE y aplau­dió el PNV, va a des­man­te­lar las pres­ta­cio­nes del Esta­do, for­ja­das en un siglo de luchas con­tra tira­nos y dés­po­tas. Va a esce­ni­fi­car el «que se jodan» de Andrea Fabra. Sin tapu­jos. Va a borrar a Pere­za­gua de la his­to­ria.

Los emplea­dos públi­cos ya han vis­to redu­ci­do su sala­rio en un 13% (en dos refor­mas a tra­vés del impa­go de sus pagas), la sani­dad va a tener un cos­te adi­cio­nal al mar­gen de los impues­tos, los sala­rios van a men­guar mien­tras el cos­te de la vida aumen­ta, las pres­ta­cio­nes sani­ta­rias uni­ver­sa­les están camino de des­apa­re­cer, se pri­va­ti­za­rán las empre­sas públi­cas ren­ta­bles (inclui­das las cajas de aho­rro vas­con­ga­das, ya cadá­ver la nava­rra), se redu­ci­rán las pen­sio­nes, se pri­va­ti­za­rá a gran esca­la la edu­ca­ción… Nues­tros hijos han naci­do sin futu­ro.

Y, mien­tras tan­to, los laca­yos de los espe­cu­la­do­res, esos mis­mos que aspi­ra­ban a con­ver­tir­se en el Ber­lus­co­ni de turno (poder, sexo y vinos espu­mo­sos) rei­vin­di­can­do el derro­che como fin: con el TAV, los super­puer­tos ausen­tes, los cir­cui­tos de carre­ras fan­tas­mas, las pasa­re­las de la imbe­ci­li­dad por­que en algo hay que gas­tar. Mien­tras, rega­lan cor­ba­tas a sus novios y fula­res a sus novias de museos cos­tea­dos des­de nues­tros bol­si­llos, hacen del frau­de foral su tasa­ción social, de la eva­sión de capi­tal su garan­tía de futu­ro y de las basu­ras la finan­cia­ción de sus estruc­tu­ras.

Hace no mucho tiem­po, cuan­do los que hoy dila­pi­dan has­ta el últi­mo gra­mo de soli­da­ri­dad que, con nues­tros impues­tos ofre­cía el Esta­do, se decía que el PNV gober­na­ba en la CAV («Eus­ka­di» en sus tex­tos) como si la Auto­no­mía fue­ra un batzo­ki. No les fal­ta­ba razón, pro­ba­ble­men­te.

Hemos cono­ci­do ofi­ci­nas de empleo con la foto de Sabino Ara­na al fon­do del pasi­llo, ayun­ta­mien­tos que­bra­dos por las ínfu­las de alcal­des acom­ple­ja­dos por el bri­llo del reloj del vecino, agen­tes con la porra flo­ja y la pis­to­la sin segu­ro que se sen­tían res­pal­da­dos des­de aque­llos ejer­ci­cios mís­ti­cos en Berro­zi. Gen­te hon­ra­da, sin embar­go, con­vi­vía en aque­llos batzo­kis con des­al­ma­dos espe­cu­la­do­res que de saber­lo habrían lle­na­do de dina­mi­ta la cue­va de Prai­leaitz. Pillos.

Y es que Espa­ña, don­de tam­bién vive gen­te hon­ra­da, se ha con­ver­ti­do en un «chi­rin­gui­to», una Cue­va de Ali­ba­bá diri­gi­da no por 40 ladro­nes, sino por 17, los que com­po­nen el CEC (Con­se­jo Empre­sa­rial para la Com­pe­ti­ti­vi­dad), las mayo­res empre­sas de Espa­ña, las de la deu­da astro­nó­mi­ca, las que con­tro­lan más del 35% de su PIB. Esos a quien el rey alien­ta en su expo­lio, el mis­mo monar­ca que pide a Cata­lu­ña uni­dad y no «qui­me­ras». Un CEC que diri­ge y sufra­ga la «Mar­ca Espa­ña».

Espa­ña es ese chi­rin­gui­to lite­ra­rio pero real de rate­ros, pillos y cua­tre­ros, como bien lo des­cri­bió ya en épo­ca leja­na Miguel Cer­van­tes. Los ladro­nes espa­ño­les dejan peque­ños a los funam­bu­lis­tas del batzo­ki, a los que aspi­ran a ser los ánge­les de los anun­cios. El frau­de fis­cal en Espa­ña es de 241.000 millo­nes de euros anua­les, récord Gui­ness, el 23% del PIB, el más alto de Euro­pa. Y según la Fis­ca­lía Anti­co­rrup­ción espa­ño­la, en los últi­mos 10 años los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les han roba­do 4.158 millo­nes de euros.

La cri­sis finan­cie­ra, que no era nues­tra, ha des­ta­pa­do un gol­pe de esta­do en toda regla. Mane­ja­do, como en 1981, por la monar­quía bor­bó­ni­ca, la mis­ma que man­dó en 1890 a las minas de Triano al Ejér­ci­to de Su Majes­tad. Con­tra Pere­za­gua y su gene­ra­ción. No han podi­do robar­nos nues­tro espí­ri­tu de rebel­día, a pesar de su insis­ten­cia, y van a por nues­tra car­te­ra.

Creo que fue Marx quien lo dijo. Qui­zás estoy equi­vo­ca­do y fue­ra Pere­za­gua. O alguno de los pas­qui­nes de los tra­ba­ja­do­res de Ban­das de Etxa­ba­rri fren­te a los esqui­ro­les que la Guar­dia Civil lle­va­ba en sus auto­bu­ses has­ta la fac­to­ría. Qué más da. Es la razón para seguir en la pelea: «La liber­tad ha exis­ti­do siem­pre, pero unas veces como pri­vi­le­gio de algu­nos, otras veces como dere­cho de todos». Recu­pe­re­mos la uto­pía, la qui­me­ra, la liber­tad uni­ver­sal. Por ella, tam­bién, sal­dre­mos a la huel­ga

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *