Tres poe­ti­sas comunistas

Un valle­kano en Rumania

Los tres poe­mas pre­sen­ta­dos y tra­du­ci­dos a con­ti­nua­ción están inclui­dos en el libro reco­pi­la­to­rio «Tara Poe­ti­lor» (El País de los poe­tas), publi­ca­do en la Edi­to­rial Alba­tros en 1971, y en el que se reco­gen poe­mas de los prin­ci­pa­les poe­tas nacio­na­les de la enton­ces Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Ruma­nía.

Los tres poe­mas selec­cio­na­dos aquí tie­nen en común dos cosas: en pri­mer lugar, qué están escri­tos por muje­res comu­nis­tas, como repre­sen­tan­tes de un sis­te­ma que igua­la a muje­res y hom­bres tra­ba­ja­do­ras en su lucha con­tra el enemi­go común y gran peli­gro para la huma­ni­dad ente­ra: el bur­gués capi­ta­lis­ta; y en segun­do lugar, que los tres poe­mas hablan de los sufri­mien­tos del pue­blo rumano en el pasa­do y de, como por enci­ma de ellos, se logra el triun­fo final que Veró­ni­ca Porum­ba­cu lla­ma la «gene­sis» de un mun­do nue­vo, abrien­do la «ven­ta­na de la liber­tad» para esca­par de la nie­bla tris­te, como expre­sa Maria Banus, o, como seña­la Cons­tan­ta Buzea, para con­quis­tar su «sobe­ra­nia» por vez primera.

En los tres poe­mas se pue­de apre­ciar el entu­sia­mo popu­lar, toda­via en ebu­lli­ción en los años 70 cuan­do se publi­ca el libro, por haber­se cons­trui­do con las pro­pias manos un pais nue­vo, en el que los pro­ta­go­nis­tas de su cons­truc­ción son los pro­pios tra­ba­ja­do­res, cuyo bien­es­tar y dig­ni­dad son los prin­ci­pa­les obje­ti­vos de la eco­no­mia, la polí­ti­ca y la cul­tu­ra nacional.

A con­ti­nua­ción pode­mos leer «Sim­ple», «Pri­mer libro comu­nis­ta»; y «Can­to a la Ruma­nía Socia­lis­ta». de Vero­ni­ca Porum­ba­cu, Maria Banus y Cons­tan­ta Buzea res­pec­ti­va­men­te, tres home­na­jes rea­li­za­dos por muje­res a las con­quis­tas socia­les y eco­no­mi­cas del pue­blo rumano , a las que, sin embar­go, dos deca­das des­pués de la reins­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo fas­cis­ta, (aquel «nebu­lo­so como una taber­na» que decía Maria Banus), y de la des­truc­ción de todo lo logra­do por los tra­ba­ja­do­res ruma­nos has­ta enton­ces, ya nadie pue­de cantar.

Sim­ple

Vero­ni­ca Porom­ba­cu (24 de octu­bre de 1921
/​4 de mar­zo de 1977)

Flu­yen
sobre nosotros
‑las piedras-
el agua,
el fuego,
el viento,
el tiempo.
Cargados
de recuerdos
gri­ta­mos en silencio,
nosotros,
los grises,
nosotros,
las pie­dras del mundo.

Una gue­rra,
una sequía,
una epidemia,
un diluvio,
ade­más de otras
gran­des o pequeñas
heridas
de las que ya no hablamos.

Y a pesar de todo eso
‑una génesis-

Pri­mer libro comunista

Maria Banus ( 10 abril de 1914 /
14 julio de 1999)

Qué uni­ver­so nebu­lo­so como una taberna
fue el mun­do en el que naci­mos noso­tros dos.
El sinies­tro gong de la pri­me­ra guerra
gol­peó, y pare­ció que regre­sá­ba­mos a las cavernas.

!Oh! Cuán­tas noches llo­ra­mos, con el ros­tro en la almohada
sin enten­der a la sal­va­je multitud,
su vida estú­pi­da, los años vacios,
su mira­da ávi­da y hueca.
¿Te acuer­das qué pasó? ¿Cómo se abrió,
como arran­ca­da por el vien­to, entre aque­lla nie­bla triste,
una ven­ta­na hacia la liber­tad y hacia nues­tro sueño?

Y cómo las alon­dras can­ta­ban; can­ta­ban: existe
un mun­do nue­vo – Entrad en él, como está escrito
en nues­tro pri­mer libro comunista.

Can­to a la Ruma­nía Socialista

Cons­tan­ta Buzea (29 de mar­zo 194131 de agos­to de 2012)

Des­de el naci­mien­to de la mira­da, y del oido, y de las manos,
des­de cuan­do mi ros­tro for­mó el pri­mer cie­lo en torno a ellos,
des­de el sabor de la madru­ga­da, y de la hoja, y del pan,
des­de la pri­me­ra aven­tu­ra en la natu­ra­le­za y en las ideas.

Es algo que no ter­mi­na de for­mar espu­ma en el agua,
de cre­cer en la fru­ta, de volar por el cielo.
Que­da en mi cuer­po tan­ta nación como tuve bajo los párpados
des­de el pri­mer gol­pe de luz en mis oidos.

De heroes está lle­na nues­tra tie­rra, con los heroes la mira­da siente
más allá de mi mis­ma repre­sen­tan­do esta tierra
con una lla­ma­ra­da de san­gre segui­da de palabras
que se encar­nan en la idea de lo que soy.

Can­to para siem­pre la pasión por lo nuevo
los muros como torres de los nue­vos edificios
can­to los vera­nos inti­mi­da­dos por una den­sa tie­rra de liras,
madu­rez de los cam­pos, el polen de los amo­res vegetales.

Y cuan­do lle­ga el futu­ro y la igual­dad exis­te entre nosotros,
uno a la colum­na de hom­bres un cán­ti­co de brindis,
por la ilu­mi­na­da tie­rra heroi­ca, patria socialista,
Ruma­nía, épo­ca de oro, espa­cio con for­ta­le­zas de fuego.

De este modo, los cuer­pos con los que nacemos
y que duran­te la vida son ali­men­ta­dos sin pau­sa por la tierra,
son aque­llas par­tes del pais, de su soberanía,
pro­te­gi­das por aque­llos que la conquistaron.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *