Sabra y Cha­ti­la, 30 años de injus­ti­cia- Suhail Hani Daher Akel

Con el suges­ti­vo cali­fi­ca­ti­vo mili­tar ‘Paz para Gali­lea’, la inva­sión de Israel al Líbano el 6 de junio de 1982 se trans­for­mó en la hogue­ra que cal­ci­nó a niños, muje­res y ancia­nos al paso de la sol­da­des­ca del pre­mier israe­lí Menahem Beguin y su minis­tro de Defen­sa Ariel Sha­ron. A 30 años del mag­ni­ci­dio nadie pagó la cul­pa ni fue­ron lle­va­dos ante la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de la ONU.

El Líbano y los cam­pos de refu­gia­dos pales­ti­nos fue­ron sumer­gi­dos en un caos total, ceñi­dos de muer­tes, dolor y des­truc­ción. La resis­ten­cia pales­ti­na de la OLP, enca­be­za­da por el coman­dan­te Yas­ser Ara­fat y la resis­ten­cia liba­ne­sa, con tena­ci­dad enfren­ta­ron al pode­río sio­nis­ta. Lue­go de 88 días de mor­tí­fe­ros bom­bar­deos sobre Bei­rut, Ara­fat, com­pro­me­tió a las fuer­zas inter­na­cio­na­les a res­guar­dar los cam­pos de refu­gia­dos pales­ti­nos y con un acuer­do en agos­to de 1982, la OLP se reti­ro del país. “Sali­mos para que el pue­blo liba­nes res­pi­re aire puro, espe­re­mos que este sea un ejem­plo para que todas las fuer­zas extran­je­ras se reti­ren de aquí”, decla­ró Ara­fat a la pren­sa el 18 de agosto.

Nadie se fue y las fuer­zas ocu­pan­tes israe­líes ante mira­das ató­ni­tas del 16 al 18 de sep­tiem­bre de 1982, rodea­ron los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos pales­ti­nos de Sabra y Cha­ti­la en Bei­rut. Con­vir­tie­ron la noche del 16 en día con sus ben­ga­las de gue­rra, dan­do luz a un ser­vil gru­po de mer­ce­na­rios liba­ne­ses falan­gis­tas que res­pon­dien­do a sus bajos ins­tin­tos no titu­bea­ron en ali­ge­rar su incen­ti­va­do odio.

Con hachas, cuchi­llos y fusi­la­mien­tos en masa, ase­si­na­ron impu­ne­men­te a inde­fen­sos civi­les pales­ti­nos, mien­tras los bul­dó­cer mili­ta­res israe­líes apre­su­ra­da­men­te se encar­ga­ron de remo­ver los escom­bros de las casas des­trui­das envuel­tos con los cadá­ve­res de refu­gia­dos para evi­tar saber la can­ti­dad de muertos.

Más de 5.000 már­ti­res pales­ti­nos mayo­ri­ta­ria­men­te niños, muje­res y ancia­nos, comen­za­ron a con­ver­tir el aire de Sabra y Cha­ti­la en los recuer­dos de la muer­te, jun­to con miles de már­ti­res liba­ne­ses ase­si­na­dos duran­te la invasión.

Enca­be­za­da por el Pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo israe­lí, Yitzhak Kahan, el juez Aaron Barak y el gene­ral Iona Efrat, se for­mó la ‘Comi­sión Kahan’, que redac­tó su inves­ti­ga­ción en un Infor­me de 115 pági­nas el 8 de febre­ro de 1983, hallan­do res­pon­sa­bles direc­tos a la falan­ge liba­ne­sa del ase­si­na­do Bashir Gema­yel, diri­gi­dos por Fadi Frem y Eli Hobei­ka, quie­nes a las 18 horas del 16, die­ron la orden de ata­car los cam­pos, con el vis­to bueno de Sharon.

Los Comi­sión con­si­de­ró a Israel indi­rec­ta­men­te res­pon­sa­ble sin hacer­lo car­go por el alto cos­to humano que les cau­só a los refu­gia­dos. Al tiem­po, que redu­jo cual­quier otro inten­to de inves­ti­gar a los cul­pa­bles, dejan­do a la mis­ma como un deplo­ra­ble show de la san­gre derra­ma­da. Los fun­cio­na­rios israe­líes til­da­dos como res­pon­sa­bles con­ti­nua­ron man­te­nien­do sus car­gos mili­ta­res y guber­na­men­ta­les. Ariel Sha­ron, quien diri­gió per­so­nal­men­te la inva­sión y super­vi­só el ata­que, la Comi­sión, sugi­rió su renun­cia sin poder acce­der nun­ca más a car­gos públi­cos. Como minis­tro sin car­te­ra y a car­go de varios minis­te­rios, inclu­so el de can­ci­ller, Sha­ron, se con­vir­tió en pri­mer minis­tro israe­lí en 2001, feli­ci­ta­do por los gober­nan­tes de la comu­ni­dad internacional.

En cuan­to al Gene­ral Amos Yaron, coman­dan­te de las fuer­zas de ocu­pa­ción en Bei­rut, la Comi­sión reco­men­dó no per­mi­tir­le acce­der a car­gos ofi­cia­les, sin embar­go, se con­vir­tió en direc­tor gene­ral del Minis­te­rio de Defen­sa israe­lí. El pri­mer minis­tro Menahem Beguín, no acep­tó dimi­tir, pero fue obli­ga­do a renun­ciar por la mani­fes­ta­ción en su con­tra de 400 mil israe­líes con reme­ras blan­cas man­cha­das de san­gre, acu­sán­do­lo del atroz cri­men, igual­men­te nun­ca se lo con­vo­có por su com­pro­me­te­do­ra par­ti­ci­pa­ción. Tam­po­co se soli­ci­tó la cesan­tía del jefe de Esta­do Mayor del Ejér­ci­to israe­lí, gene­ral Rafael Eytan, por el solo hecho “de jubi­lar­se próximamente”.

Los pales­ti­nos que sobre­vi­vie­ron ator­men­ta­dos por los recuer­dos de la muer­te, sus heri­das no tra­ta­das con jus­ti­cia siguie­ron abier­tas. En junio de 2001, vein­ti­trés sobre­vi­vien­tes pales­ti­nos y liba­ne­ses logra­ron abrir una deman­da en los tri­bu­na­les bel­gas con­tra Sha­ron, basa­dos en la Ley Bel­ga de 1993 que reco­no­ce com­pe­ten­cia uni­ver­sal a la jus­ti­cia por geno­ci­dio y crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, inde­pen­dien­te­men­te del lugar don­de se come­tie­ron y las nacio­na­li­da­des y luga­res de resi­den­cia de las víc­ti­mas y los acusados.

Sha­ron, ave­za­do cri­mi­nal de gue­rra, actual­men­te en esta­do vege­ta­ti­vo, igno­ró la deman­da inter­na­cio­nal y los fun­cio­na­rios del gobierno israe­lí cali­fi­ca­ron inme­dia­ta­men­te de “escan­da­lo­sa la deci­sión de la jus­ti­cia bel­ga”. La mis­ma fue aco­gi­da con cóle­ra por el pre­si­den­te israe­lí Moshe Katsav (quien en el 2007 renun­ció por aco­sos sexua­les a sus subor­di­na­das y fue con­de­na­do en 2011). Arro­gan­te, Katsav, decla­ró: “Nie­go abso­lu­ta­men­te el dere­cho moral a Bél­gi­ca de juz­gar a líde­res y ofi­cia­les del ejér­ci­to israe­lí… Nadie tie­ne el dere­cho de poner en duda las nor­mas mora­les y huma­nas con las que tra­ba­ja el ejér­ci­to israelí”.

Por su par­te, Eli Hobei­ka, nom­bra­do en 1985 jefe de las Fuer­zas Liba­ne­sas, ade­más de obte­ner más ade­lan­te car­gos polí­ti­cos, fue cita­do a decla­rar ante los tri­bu­na­les bel­gas. Ale­ja­do de sus vie­jas rela­cio­nes con Israel, públi­ca­men­te se mos­tró deci­di­do a decla­rar en con­tra de Sha­ron. Antes de lle­gar hacer­lo, Hobei­ka, murió el 24 de enero de 2002, víc­ti­ma de un aten­ta­do explo­si­vo en con­tra de su auto a pocos metros de su casa en Bei­rut, en la que murie­ron ade­más de su hijo, tres de sus guar­da­es­pal­das. Según El dia­rio fran­cés L’Humanité, ase­gu­ró que “Eli Hobei­ka había afir­ma­do con­tar con docu­men­tos que des­vin­cu­la­ban a las mili­cias falan­gis­tas de la masa­cre de Sabra y Cha­ti­la e impli­ca­ban direc­ta­men­te a Sharon”.

Xenó­fo­bos y con un alto gra­do de into­le­ran­cia y anti­se­mi­tis­mo en con­tra del semi­ta pue­blo Pales­tino, el Tsu­na­mi arro­lla­dor de Israel, des­nu­dó la bar­ba­rie de la ocu­pa­ción dejan­do cifras deses­pe­ran­tes en la vida pales­ti­na. Es absur­do qué los cri­mi­na­les israe­líes de Sabra y Cha­ti­la; de las dis­tin­tas Inti­fa­das; de la masa­cre de Gaza y de los líde­res pales­ti­nos, sigan impu­ne­men­te libres y aga­sa­ja­dos por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal con sig­ni­fi­ca­ti­vos pre­mios que exce­den su éti­ca y moral. Es absur­do que los líde­res israe­líes res­pon­sa­bles de vio­lar los dere­chos huma­nos por déca­das, sigan man­te­nien­do rela­cio­nes con gobier­nos que abo­rre­cen a voces los regí­me­nes vio­la­do­res de los dere­chos huma­nos, pero con Israel, dis­traí­da­men­te hacen una emba­ra­zo­sa excepción.

Des­de la masa­cre de Deir Yas­sin en 1948, pasan­do por Sabra y Cha­ti­la en 1982, la ope­ra­ción Plo­mo Fun­di­do con­tra Gaza en 2008 y has­ta la actua­li­dad, la línea del dolor y el sufri­mien­to for­mó par­te del pue­blo pales­tino, víc­ti­ma de una Euro­pa del siglo pasa­do que apa­gó la lla­ma de su holo­caus­to euro­peo, encen­dien­do el holo­caus­to pales­tino, al que nadie se atre­ve a pagar.

* Suhail Hani Daher Akel fue el pri­mer Repre­sen­tan­te de la OLP en la Argentina.


Pales­ti­na Info: www​.jeru​sa​lem​-pales​ti​na​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *