“Esta­mos dis­pues­tos a alcan­zar la paz demo­crá­ti­ca y dura­de­ra”. Coman­dan­te Mau­ri­cio Jara­mi­llo (FARC), para RNV

El corres­pon­sal de Radio Nacio­nal de Vene­zue­la (RNV) en La Haba­na, Cuba, Rai­mun­do Urre­cha­ga, entre­vis­tó en exclu­si­va al Coman­dan­te Mau­ri­cio Jara­mi­llo, repre­sen­tan­te de la Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), para cono­cer a fon­do los pun­tos de vis­ta de las FARC con vis­tas a las con­ver­sa­cio­nes de paz a ini­ciar­se el pró­xi­mo 8 de octu­bre en Oslo, Norue­ga.
¿Cuál es la dife­ren­cia entre este diá­lo­go de paz (Gobierno de San­tos y FARC) y los otros del pasa­do?
– Si hay dife­ren­cias por­que se ha recru­de­ci­do el desa­rro­llo de la polí­ti­ca neo­li­be­ral en Colom­bia y por lo tan­to hay más des­igual social y des­equi­li­brio en esta socie­dad tan gol­pea­da y ame­dren­ta­da. El Gobierno colom­biano dice que ha hecho un esfuer­zo gran­de, por eso esta­mos sen­ta­dos tra­tan­do de solu­cio­nar todos esos pro­ble­mas.
Esta­mos pre­ce­di­dos de un gobierno inqui­si­dor que ha prohi­bi­do a las per­so­nas mani­fes­tar­se y ha per­di­do todas sus posi­bi­li­da­des demo­crá­ti­cas. Colom­bia está sumer­gi­da en un pro­ble­ma gra­ve.

– Noso­tros, FARC, tene­mos la volun­tad polí­ti­ca de solu­cio­nar este pro­ble­ma, por eso esta­mos en este diá­lo­go. Esta­mos dis­pues­tos a alcan­zar la paz demo­crá­ti­ca y dura­de­ra.

Coman­dan­te, hay seis temas que se acor­da­ron den­tro de este diá­lo­go. Sin embar­go, usted indi­có en una rue­da de pren­sa que tan pron­to se ins­ta­le la mesa de diá­lo­go plan­tea­rán y palea­rán por un cese al fue­go bila­te­ral, lo cual fue res­pon­di­do de mane­ra nega­ti­va por el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos. Asi­mis­mo, el Man­da­ta­rio plan­teó un lími­te de tiem­po para este pro­ce­so que será en junio de 2013. ¿Cómo creen uste­des que pudie­ran per­sua­dir al Gobierno, que lo mejor para Colom­bia sería ini­ciar unos diá­lo­gos con el cese al fue­go y si creen que es sufi­cien­te tiem­po el que se ha esta­ble­ci­do por el Gobierno colom­biano para lle­gar a un acuer­do final?

– Lo lógi­co en un acuer­do de este tipo es que esté pre­ce­di­do por un cese al fue­go para crear todas las con­di­cio­nes y poder avan­zar hacia lo que nos hemos pro­pues­to. Si hay volun­tad polí­ti­ca, el Gobierno tie­ne que acce­der y noso­tros hare­mos lo mis­mo, pero si el Gobierno no tie­ne una pre­ten­sión de ese mis­mo tipo, es muy difí­cil que las par­tes se pue­dan acer­car a una posi­bi­li­dad real por­que esa dis­tan­cia crea ines­ta­bi­li­dad en lo que vamos a desa­rro­llar. Vamos a espe­rar que el Gobierno tome esas deci­sio­nes.

Hay varios temas en la agen­da que impac­tan a la socie­dad colom­bia­na. Un pri­mer pun­to que se plan­tea en este acuer­do, es la polí­ti­ca de desa­rro­llo agra­rio inte­gral. ¿Cómo con­ci­be la FARC este pun­to para lograr un desa­rro­llo social, eco­nó­mi­co y equi­ta­ti­vo del país?

– Ese es uno de los temas fun­da­men­ta­les que tene­mos que enfren­tar. Bási­ca­men­te el tema social para Colom­bia es uno de los temas fun­da­men­ta­les don­de Colom­bia está en un pro­ce­so de des­le­gi­ti­ma­ción total don­de la gen­ta está des­pro­vis­ta de todos los ser­vi­cios pri­ma­rios. El desa­rro­llo ecó­no­mo tam­bién es un desa­rro­llo des­igual, es una eco­no­mía depen­dien­te de los Esta­dos Uni­dos.

En el tema de las tie­rras, el Gobierno trae un paque­te que tie­ne que ser un poco de leyes de desa­rro­llo rural y de tie­rras, pero noso­tros cree­mos que no es tan sim­ple hablar de estas cosas sino hay que hablar de una for­ma agra­ria inte­gral don­de en Colom­bia hay que ver­lo des­de el pun­to de vis­ta de las regio­nes, y por lo tan­to habrá que hablar de unas cin­co refor­mas agra­rias dis­tin­tas. Creo que el Gobierno y noso­tros –FARC– tene­mos que hacer un esfuer­zo gran­de para alla­nar todos estos pro­ble­mas.

Otro de los temas es el nar­co­trá­fi­co que ha sido ban­de­ra polí­ti­ca para los gru­pos de poder en Colom­bia, entre ellos el expre­si­den­te Álva­ro Uri­be, quien acu­sa a las FARC de ser los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de ese fla­ge­lo en el país ¿Cómo las FARC plan­tea una solu­ción al pro­ble­ma de las dro­gas ilí­ci­tas en Colom­bia?

– Des­de un ini­cio noso­tros hemos plan­tea­do la posi­ble solu­ción y se lo pro­pu­si­mos al país, al Gobierno y al mun­do, el cual abar­ca una sali­da a los cul­ti­vos de este tipo de dro­gas. Noso­tros decía­mos que el pro­ble­ma no es un pro­ble­ma de carác­ter mili­tar sino un pro­ble­ma de carác­ter social, y como tal pro­po­nía­mos enca­rar­lo con polí­ti­cas que tie­nen que ver con la eli­mi­na­ción de las dro­gas y plan­tear­le al pue­blo colom­biano, a los cul­ti­va­do­res que son los cam­pe­si­nos más pobres cómo sus­ti­tuir estos cul­ti­vos. Eso lo hici­mos fren­te a más de 40 paí­ses, aho­ra lo están plan­tean­do.

– El gobierno colom­biano está sien­do juz­ga­do por la jus­ti­cia. Hay unos 80 par­la­men­ta­rios que están com­pro­me­ti­dos con estos car­gos.

Uno de los pun­tos de la agen­da de paz es la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca. Allí se esta­ble­cen varias posi­cio­nes entre los cua­les está el de dere­cho y garan­tía para el ejer­ci­cio de la opo­si­ción polí­ti­ca en gene­ral y en par­ti­cu­lar para los nue­vos movi­mien­tos que sur­jan lue­go de la fir­ma del acuer­do final, meca­nis­mos demo­crá­ti­cos de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, inclui­dos los de par­ti­ci­pa­ción direc­ta y medi­das efec­ti­vas para pro­mo­ver mayor par­ti­ci­pa­ción en la polí­ti­ca nacio­nal, regio­nal y local. Tenien­do en cuen­ta la expe­rien­cia del pasa­do de dis­tin­tas movi­li­za­cio­nes de otros gru­pos gue­rri­lle­ros ¿Cómo se pue­de hacer via­ble en el con­tex­to actual de Colom­bia, una par­ti­ci­pa­ción social y polí­ti­ca de la izquier­da? ¿No temen uste­des que si logran un acuer­do pue­de repe­tir­se situa­cio­nes don­de fue­ron eli­mi­na­dos los más impor­tan­tes líde­res de la izquier­da colom­bia­na?

– Indu­da­ble­men­te, noso­tros atra­ve­sa­mos por esta incóg­ni­ta de espe­rar que el Gobierno cum­pla con todo lo que está plan­tean­do al país. Es un poco difí­cil, en el sen­ti­do de cómo está rodea­do el Gobierno, ya que hay una can­ti­dad de pro­ble­mas de carác­ter polí­ti­co. Comen­zan­do por esta ver­tien­te más ultra­de­re­chis­ta que es la de Uri­be Vélez. Noso­tros esta­mos espe­ran­do cómo trans­cu­rre todo esto y cómo se van vien­do las posi­bi­li­da­des para que Colom­bia entre en un desa­rro­llo polí­ti­co que les per­mi­ta a todas las per­so­nas par­ti­ci­par abier­ta­men­te y demo­crá­ti­ca­men­te.

– Es muy impor­tan­te que el pue­blo colom­biano y el pue­blo lati­no­ame­ri­cano esté pen­dien­te, por ello esta­mos soli­ci­tan­do el acom­pa­ña­mien­to para estas posi­bi­li­da­des se vuel­van una reali­dad.

En las decla­ra­cio­nes y en los prin­ci­pios de las FARC se reite­ra un aspec­to vital que es el apo­yo popu­lar del pue­blo colom­biano no solo para lograr un acuer­do de paz sino para des­mon­tar las cau­sas que die­ron ori­gen a este con­flic­to de hace déca­das ¿Cómo lograr ese apo­yo masi­vo para alcan­zar aho­ra los cam­bios estruc­tu­ra­les que requie­re Colom­bia casi medio siglo des­pués?

– Ese apo­yo popu­lar a tra­vés de estos últi­mos años, la socie­dad colom­bia­na ha comen­za­do a exi­gir­le al gobierno y a las FARC entrar en una eta­pa de con­ver­sa­cio­nes para alcan­zar una sali­da dis­tin­ta a todos estos pro­ble­mas que tene­mos en Colom­bia. Las movi­li­za­cio­nes últi­mas que se han rea­li­za­do en el país, dan cuen­ta de que hay la nece­si­ta de sen­tar­nos en la mesa, con la par­ti­ci­pa­ción de todos estos movi­mien­tos socia­les.

Según este docu­men­to para ini­ciar el diá­lo­go se esta­ble­ce que la cons­truc­ción de la paz es un asun­to de la socie­dad en su con­jun­to que requie­re la par­ti­ci­pa­ción de todos sin dis­tin­ción. Se ha sus­ci­ta­do en Colom­bia en los últi­mos días un gran deba­te de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil sobre su par­ti­ci­pa­ción en la mesa de diá­lo­go entre las FARC y el Gobierno ¿Cree las FARC que orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, que repre­sen­tan al pue­blo colom­biano, deben par­ti­ci­par de mane­ra direc­ta en este diá­lo­go que se va a ini­ciar pró­xi­ma­men­te?

– Ellos van a ser acto­res de pri­me­ra en la mesa. Van a estar alre­de­dor nues­tro y van a rubri­car muchos de los acuer­dos en la mesa. Esta­rán como acto­res de pri­mer tipo. Espe­ra­mos que toda la socie­dad civil, no sola­men­te colom­bia­na sino los paí­ses veci­nos y lati­no­ame­ri­ca­nos estén pen­dien­tes para que no haya con­fu­sio­nes. No vamos a caer como siem­pre hemos caí­do, que noso­tros hemos sido siem­pre los que hemos aca­ba­do o o damos por ter­mi­na­do los pro­ce­so de paz.

En todos estos años hemos pelea­do por salir ade­lan­te y por alcan­zar una paz esta­ble y dura­de­ra. Eso ha sido siem­pre unos de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les para noso­tros, por ejem­plo cuan­do estu­vi­mos en Cara­cas y en San Vicen­te del Caguán, don­de todos esos pro­ce­sos fue­ron falli­dos por­que el gobierno lo dio por ter­mi­na­do.

Tras el anun­cio de estos diá­lo­gos, dis­tin­tos sec­to­res de la socie­dad colom­bia­na se han pro­nun­cia­do en con­tra, entre ellos aque­llas per­so­nas que apues­tan al con­flic­to arma­do como una for­ma de vida de hacer nego­cio y de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca en Colom­bia ¿Cómo inter­pre­tar esas decla­ra­cio­nes de esos sec­to­res de la socie­dad par­ti­cu­lar don­de sean vis­to pro­nun­cia­mien­tos del expre­si­den­te Álva­ro Uri­be y supe­rar esos obs­tácu­los de gru­pos tan pode­ro­sos para que impe­re la paz en el país?

– Indu­da­ble­men­te esta­mos espe­ran­do el con­cur­so de todo el país. Hay muchos obs­tácu­los de fren­te y tene­mos que tra­tar de que esos obs­tácu­los no sean el ele­men­to que frus­tre ese diá­lo­go. Cree­mos que los Esta­dos Uni­dos son direc­ta­men­te res­pon­sa­bles de estas tra­bas que se nos están pre­sen­tan­do, por­que ellos están ins­ti­gan­do el Plan Colom­bia, el Plan Patrio­ta, están colo­can­do las bases mili­ta­res en nues­tra Patria. Noso­tros no esta­mos en gue­rra con nin­gún país vecino, la mili­ta­ri­za­ción es extre­ma. Todos estos ele­men­tos son tra­bas para no alcan­zar lo que nos hemos pro­pues­to. En estos tiem­pos que está en desa­rro­llo los TLC y esta eco­no­mía neo­li­be­ral que es muy difí­cil, por­que el desa­rro­llo de todo eso está en las pri­va­ti­za­cio­nes.

– Por ejem­plo, comen­zó la mine­ría pero en Colom­bia solo van a que­dar muchos hue­cos por­que la rique­za del sub­sue­lo va a des­apa­re­cer.

Hemos vis­to que en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be muchos gobier­nos han cogi­do con bene­plá­ci­to este diá­lo­go para tra­tar que en Colom­bia reine la paz, sien­do el úni­co país de Amé­ri­ca Lati­na que tie­ne aun un con­flic­to arma­do ¿Cree las FARC que la situa­ción polí­ti­ca, social y eco­nó­mi­ca que vive el con­ti­nen­te hoy, y en par­ti­cu­lar con gobier­nos que bus­can la feli­ci­dad y el bien­es­tar de su pue­blo pro­pi­cia estos diá­lo­gos para bus­car la paz?

– Hemos reci­bi­do el apo­yo incon­di­cio­nal de par­te del gobierno de Cuba y Vene­zue­la, que son paí­ses fun­da­men­ta­les para el desa­rro­llo de la acti­va­da que esta­mos desa­rro­llan­do. Ya hemos reci­bi­do apo­yo de Argen­ti­na, Ecua­dor, Nica­ra­gua, inclu­yen­do el pre­si­den­te Oba­ma, espe­ra­mos que así sea.

– Con res­pec­to al desa­rro­llo eco­nó­mi­co que han obte­ni­do todos estos paí­ses de Amé­ri­ca del Sur con­tras­ta mucho con las difi­cul­ta­des que tie­ne los otros paí­ses de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos.

Cómo ver que este diá­lo­go que se va a ini­ciar pró­xi­ma­men­te no es una vic­to­ria del gobierno colom­biano y una debi­li­dad de las FARC?

– Cuan­do comen­za­mos a hablar fue por­que en un momen­to deter­mi­na­do el Gobierno nos pro­pu­so hablar. En desa­rro­llo de esta pro­pues­ta bus­ca­mos una posi­bi­li­dad dis­tin­ta de encon­trar la paz, ana­li­za­mos la pro­pues­ta y expre­sa­mos que esta­mos en ple­na dis­po­ni­bi­li­dad y no por­que este­mos derro­ta­dos. El Gobierno pro­pu­so y esta­mos de acuer­do con la invi­ta­ción.

En uno de los pro­nun­cia­mien­tos del máxi­mo líder de las FARC, Timo­leon Jimé­nez, expre­só que lle­gan a la mesa de diá­lo­go sin ren­co­res y arro­gan­cias para plan­tear­le al Gobierno nacio­nal que con­si­de­re impor­tan­te a los de aba­jo y que no juz­gue con inge­nui­da­des sus anhe­los ¿Qué ofre­ce las FARC al pue­blo colom­biano a aque­llos que han sido borra­dos por los gran­des con­sor­cios mediá­ti­cos y los gru­pos de poder duran­te déca­das?

– Esta­mos pelean­do fun­da­men­tal­men­te por­que en Colom­bia haya una inclu­sión de todos esos acto­res que han sido exclui­dos, apa­bu­lla­dos, ame­dren­ta­dos por el Gobierno nacio­nal y que no les ha per­mi­ti­do la par­ti­ci­pa­ción en todos los even­tos que tie­ne refe­ren­cia en un país como Colom­bia. Nues­tra pelea es que todos los pobres de Colom­bia sean inclui­dos como par­te de la socie­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *