El regre­so de los Clin­ton- Mumia Abu Jamal

No he per­di­do mucho tiem­po vien­do las con­ven­cio­nes de los par­ti­dos polí­ti­cos por­que son esen­cial­men­te, pues, con­ven­cio­na­les.

Los polí­ti­cos hacen pro­me­sas que no tie­nen la más míni­ma inten­ción de hon­rar, y las hacen con son­ri­sas sin­ce­ras, has­ta con lágri­mas si hace fal­ta.

Las con­ven­cio­nes de hoy no son tan­to la inven­ción de los par­ti­dos polí­ti­cos como de los empre­sa­rios que lle­van la batu­ta (lla­ma­dos “patro­ci­na­do­res” en la neo­len­gua de los noti­cie­ros).

Con fre­cuen­cia, tan­to los sitios y sumi­nis­tros para la con­ven­ción como la trans­por­ta­ción y el hos­pe­da­je en hotel de los dele­ga­dos son rega­los empre­sa­ria­les, “para sobor­nar­les mejor, que­ri­dos”.

Con la posi­ble excep­ción de Eli­za­beth Warren, la can­di­da­ta sena­to­rial de Mas­sa­chu­setts quien se hizo famo­sa al cri­ti­car los res­ca­tes ban­ca­rios, pocos ora­do­res me cap­tu­ra­ron la aten­ción, aun­que hay que decir que Miche­lle lució her­mo­sa.

Sin embar­go, lo que me pare­ció más nota­ble fue la par­ti­ci­pa­ción del ex pre­si­den­te Bill Clin­ton con su dis­cur­so sobre los empleos y la eco­no­mía.

Clin­ton, sin lugar a dudas, es el polí­ti­co más hábil de su gene­ra­ción, y se des­ta­ca así pre­ci­sa­men­te por­que tam­bién es pro­ba­ble­men­te el más inte­li­gen­te.

Lo que Clin­ton sabe es que gane quien gane en noviem­bre, los empleos bien paga­dos en las indus­trias manu­fac­tu­re­ras ya se fue­ron del país, gra­cias en gran medi­da a su rega­lo a los man­da­ma­ses empre­sa­ria­les y finan­cie­ros en 1994: el TCLAN.

El TCLAN (Tra­ta­do de Libre Comer­cia de Amé­ri­ca del Nor­te) abrió las puer­tas en el extran­je­ro para el tras­la­do de indus­trias a los paí­ses con cos­tos meno­res de mano de obra, con el resul­ta­do en Esta­dos Uni­dos de la pér­di­da de millo­nes de empleos para siem­pre.

Apues­to que aún si algu­nos de uste­des vie­ron cada momen­to de cada con­ven­ción, no hayan escu­cha­do el acró­ni­mo TCLAN una sola vez.

Segu­ro que no.

El TCLAN afec­tó a las barre­ras aran­ce­la­rias y la indus­tria tex­til, pro­mo­vió la des­re­gu­la­ción ban­ca­ria y finan­cie­ra e impu­so topes a los bue­nos sala­rios de la cla­se obre­ra en la indus­tria manu­fac­tu­re­ra al ofre­cer a la indus­tria pri­va­da una sali­da – – en el extran­je­ro.

Clin­ton no sólo fir­mó el tra­ta­do; pro­mo­vió la ini­cia­ti­va.

Él repre­sen­ta la trai­cio­ne­ra polí­ti­ca de par­ti­do que se encuen­tra en el fon­do de la maqui­na­ria elec­to­ral cor­po­ra­ti­va.

Los comen­ta­rios Bill Clin­ton sobre los empleos se pare­cen mucho a los con­se­jos que Drá­cu­la podría dar sobre los ban­cos de san­gre. Sabe mucho del tema, pero sus intere­ses son otros.

Es la per­so­ni­fi­ca­ción de nues­tro sis­te­ma polí­ti­co y la razón por la cual tan­tas per­so­nas se decep­cio­nan con él.

Des­de la nación encar­ce­la­da, soy Mumia Abu-Jamal.

–© ’12 maj
7 de sep­tiem­bre de 2012
Audio gra­ba­do por Noe­lle Han­rahan: www​.pri​son​ra​dio​.org
Tex­to cir­cu­la­do por Fati­rah [email protected]​aol.​com
Tra­duc­ción [email protected] de Mumia, Méxi­co

http://​ami​gos​de​mu​miamx​.word​press​.com/​2​0​1​2​/​0​9​/​2​0​/​e​l​-​r​e​g​r​e​s​o​-​d​e​-​l​o​s​-​c​l​i​n​t​on/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *