Vene­zue­la y la dere­cha para­noi­ca- Abner D. Barre­ra

En las últi­mas sema­nas los gran­des medios comer­cia­les en dis­tin­tos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na han arre­cia­do la pro­pa­gan­da con­tra el can­di­da­to Hugo Chá­vez Frías. La pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Vene­zue­la el 07 de octu­bre tie­ne deses­pe­ra­da y angus­tia­da a la dere­cha caver­na­ria. Cun­de el páni­co des­de el inte­rior de Cara­cas, por­que todas las encues­tas, inclu­yen­do las que rea­li­zan los sec­to­res afi­nes a Capri­les, indi­can que Hugo Chá­vez gana­ría las elec­cio­nes con una dife­ren­cia cer­ca­na al 20%.

La con­sig­na que se agi­tó en las calles vene­zo­la­nas hace varios lus­tros ¡Uh ah Chá­vez no se va!, vuel­ve a retum­bar en los oídos de pro­pios y extra­ños, den­tro y fue­ra de Vene­zue­la.

Como uno de sus recur­sos espe­ran­za­do­res y últi­mos (?), los enemi­gos de la revo­lu­ción boli­va­ria­na apos­ta­ron este año, a que Chá­vez fue­ra derro­ta­do por la enfer­me­dad y estu­vie­ra impe­di­do de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes; espe­ra­ron “bue­nas” noti­cias de cada diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to médi­co. Pero en todos estos meses tuvie­ron que tra­gar­se sus odios. Abun­da­ron los arti­cu­lis­tas, a los que no les tem­bló la mano, para desear la muer­te del líder boli­va­riano. Algu­nos ago­re­ros y médi­cos de la cloa­ca dere­chis­ta lati­no­ame­ri­ca­na vati­ci­na­ron, que le que­da­ba pocos días de vida. Hoy cuan­do ven a Chá­vez, con­tra vien­to, calor y llu­via reba­sa­do por mul­ti­tu­des, se vuel­ven para­noi­cos. No saben qué hacer; ya han juga­do casi todas sus car­tas y nin­gu­na les ha deja­do bue­nos rédi­tos, más bien, esas car­tas han juga­do en su con­tra. Por ejem­plo, pre­go­nar la muer­te del pre­si­den­te, hizo que los segui­do­res de Chá­vez se unie­ran más, para defen­der sus pro­gra­mas socia­les y for­ta­le­cer la lucha elec­to­ral.

Es de cono­ci­mien­to inter­na­cio­nal que la cam­pa­ña de la bur­gue­sía vene­zo­la­na enca­be­za­da por el seño­ri­to Capri­les se ha carac­te­ri­za­do por reite­ra­das calum­nias con­tra el gobierno boli­va­riano y por el ofre­ci­mien­to de enga­ños. Todo esto se ha estre­lla­do con­tra un pue­blo, que en estos años ha adqui­ri­do mayor cul­tu­ra polí­ti­ca y par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca; ya no es ese pue­blo que solían enga­ñar los Pérez, los Lusin­chi y los Cal­de­ras.

El can­di­da­to de la dere­cha ter­mi­nó auto sepul­tán­do­se, cuan­do hace unas sema­nas deve­ló su pro­gra­ma de gobierno, cono­ci­do popu­lar­men­te como el paque­ta­zo, que apli­ca­ría en los pri­me­ros cien días de gobierno si gana­ra las elec­cio­nes. Ala­bó dichas medi­das, como si se tra­ta­ra de una nove­dad eco­nó­mi­ca, “igno­ran­do” que, no es sino el mis­mo plan vetus­to y fra­ca­sa­do, que des­de los años noven­ta los gobier­nos neo­li­be­ra­les apli­ca­ron en Amé­ri­ca Lati­na con resul­ta­dos socia­les y eco­nó­mi­cos catas­tró­fi­cos. Cuan­do la pren­sa lo inte­rro­gó, el tipe­jo no supo dar expli­ca­cio­nes, evi­den­cian­do que es un lori­to más de los que la oli­gar­quía colo­ca en la tri­bu­na para que repi­ta las mis­mas fra­se­ci­tas de siem­pre.

El des­orien­ta­do Capri­les que­rien­do pose­sio­nar­se como un polí­ti­co mode­ra­do, dijo que su gobierno sería simi­lar al de Lula (en Bra­sil). Al pobre­ci­llo sus ase­so­res no le han infor­ma­do que Lula hace algu­nos meses le dijo a Hugo Chá­vez: “Tu vic­to­ria será nues­tra vic­to­ria”. Como pue­de ver­se, el tipo no pes­ca ni una.

Caí­do ya en des­gra­cia y con pocas sim­pa­tías socia­les ‑inclu­so algu­nos par­ti­dos polí­ti­cos han deci­di­do qui­tar­le el apoyo‑, la maqui­na­ría mediá­ti­ca inter­na­cio­nal sigue publi­ci­tán­do­lo, y para eso se valen de todo. Ahí está CNN como la mejor tira­nía pro­pa­gan­dís­ti­ca al ser­vi­cio de la caver­na vene­zo­la­na. Cre­yen­do que están ayu­dan­do al can­di­da­to bur­gués, han hecho des­fi­lar por su set a los figu­ri­nes: Var­gas Llo­sa, Andrés Oppenhei­mer, Álva­ro Uri­be (al que hay que avi­sar­le que ya no es pre­si­den­te de Colom­bia), Car­los Alber­to Mon­ta­ner, entre otros. Para coro­nar ese set de “estre­llas”, sólo fal­ta que por ahí des­fi­le el terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les y con­ver­se ami­ga­ble­men­te con Janiot y del Rin­cón. ¡Fla­co favor que le hacen a Capri­les! Prác­ti­ca­men­te no hay un solo pro­gra­ma de CNN (Noti­cias, ‘Cho­que’ de Opi­nio­nes, Cala, Mira­dor Mun­dial, Pano­ra­ma Mun­dial, Vive el Golf, Noti­mu­jer…) en don­de no se ata­que a Hugo Chá­vez y se ensal­ce a Capri­les. Así fun­cio­na la impar­cia­li­dad perio­dís­ti­ca de CNN.

Un ejem­plo de lo que veni­mos sos­te­nien­do es la recien­te “entre­vis­ta” en CNN, que Oppenhei­mer simu­la hacer­le al lechu­guino Capri­les: “Can­di­da­to Hen­ri­que Capri­les hace pocas sema­nas Car­los Alber­to Mon­ta­ner, uno de los colum­nis­tas y escri­to­res más cono­ci­dos, y más reco­no­ci­dos de Amé­ri­ca Lati­na escri­bió una colum­na titu­la­da “La tram­pa que se ave­ci­na en Vene­zue­la”, y ahí cita a un ase­sor polí­ti­co vene­zo­lano dicien­do que hay dos millo­nes de votan­tes vir­tua­les, o sea inexis­ten­tes en el padrón elec­to­ral, y que por lo tan­to, el gobierno según él pue­de dis­tri­buir­lo a su anto­jo en la noche de las elec­cio­nes ¿Es cier­to eso? ¿Pue­de haber un frau­de elec­tró­ni­co?”. La res­pues­ta no impor­ta. Lo que intere­sa es la for­ma de hacer perio­dis­mo de este publi­cis­ta. Tres obser­va­cio­nes: Pri­me­ro, cita a Mon­ta­ner, un tipo con total des­cré­di­to por sus víncu­los con la CIA (Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia); segun­do, se tra­ta de un colum­nis­ta carac­te­ri­za­do por difa­mar, fan­ta­sear e inven­tar (sus fuen­tes siem­pre son “secre­tas”), y ter­ce­ro, ya es his­to­ria en Amé­ri­ca Lati­na, que cada vez que los can­di­da­tos de dere­cha ven pró­xi­ma su derro­ta, enton­ces caen en his­te­ria, y gri­tan: frau­de, frau­de. Pero nun­ca han podi­do demos­trar­lo. Hace algu­nas sema­nas refi­rién­do­se a las pró­xi­mas elec­cio­nes en Vene­zue­la, Var­gas Llo­sa eruc­tó: “Si las elec­cio­nes son libres, va a ganar la opo­si­ción” (segu­ro esta­ba toda­vía cele­bran­do su Nobel con cham­pag­ne).

Como pue­de ver­se, la publi­ci­dad de la fau­na dere­chis­ta no tie­ne lími­tes. ¡Chá­vez los tie­ne locos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *