Sasoia, colec­ti­vo de pen­sio­nis­tas [email protected], lla­ma a la Huel­ga gene­ral del día 26

Pensionistas de Sasoia y el colectivo 'Nafarroako Pentsionistak Martxan' han protestado este martes frente a las sedes de Caja Navarra, el Banco Santander y BBVA.

Es hora de dejar de estar aga­rro­ta­dos y salir de esa pasi­vi­dad que nos mata. Somos muchos y muchas. Lo que tene­mos que con­se­guir es agru­par­nos y pelear con ilu­sión. No debe­mos dar­nos por derro­ta­dos

Ante la lla­ma­da de los sin­di­ca­tos y movi­mien­tos socia­les a la huel­ga para el día 26 de este mes, que­re­mos expre­sar la valo­ra­ción de las per­so­nas jubi­la­das de Sasoia.

Par­ti­mos de nues­tra pro­pia situa­ción, eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria fun­da­men­tal­men­te.

Fue un gol­pe el que duran­te un año nos con­ge­la­ran las pen­sio­nes, pero aún es mayor la caí­da con­ti­nua de su valor real en los últi­mos años, acer­cán­do­nos al 18% de pér­di­da en los últi­mos 10 años, según exper­tos. La pal­pa­mos a la hora de hacer las com­pras y en las fac­tu­ras que paga­mos. Una mayo­ría pue­de que cobre­mos por deba­jo del umbral de la pobre­za. Es nece­sa­rio des­ta­car la situa­ción de las muje­res jubi­la­das que mien­tras vive el mari­do no tie­nen nin­gu­na, con lo que supo­ne de depen­den­cia matri­mo­nial, y cuan­do enviu­dan, les que­dan pen­sio­nes irri­so­rias.

Por si esto fue­ra poco, muchas pen­sio­nes se con­vier­ten en col­chón para nece­si­da­des fami­lia­res. Ade­más, los recor­tes siguen hacien­do estra­gos en otras nece­si­da­des nues­tras: eche­mos una mira­da a las resi­den­cias que resul­tan inac­ce­si­bles, a la Ley de Depen­den­cia vacía de con­te­ni­do, a la asis­ten­cia a domi­ci­lio cada vez más esca­sa… Y nos ama­ne­ce sep­tiem­bre con el aumen­to del IVA. ¿Cómo nos ama­ne­ce­rán los pró­xi­mos meses?

A nues­tra edad, la sani­dad es el pro­ble­ma que más nos preo­cu­pa. Y se han atre­vi­do con la gra­tui­dad. Lo que nos pare­cía into­ca­ble lo han vio­la­do. Y poco a poco van sacan­do medi­ci­nas de la Segu­ri­dad Social, abo­cán­do­nos a una sani­dad públi­ca para pobres y a una bue­na sani­dad para el nego­cio pri­va­do. Para los que man­dan tam­bién nues­tra salud tie­ne un pre­cio.

Si dicen que hay cri­sis, habrá cri­sis. Lo que vemos cla­ro es para qué está sir­vien­do. Para empu­jar­nos a la mise­ria, mien­tras ellos viven en la opu­len­cia y no tie­nen pro­ble­ma en usar el dine­ro de todos para sus nego­cios.

Des­de esta situa­ción, vemos impor­tan­te la con­vo­ca­to­ria de la huel­ga gene­ral.

Por expe­rien­cia sabe­mos que ir a la huel­ga es una deci­sión seria. Recor­da­mos las que hici­mos en nues­tros tiem­pos. Fue­ron días de fuer­te ten­sión, de mie­dos y de rabias, de con­flic­tos, pero sobre todo de soli­da­ri­dad, pues pre­do­mi­na­ba el ser par­te de un colec­ti­vo sobre los pro­ble­mas per­so­na­les. De muchas de ellas sali­mos con resul­ta­dos posi­ti­vos con­cre­tos y de otras orgu­llo­sos de haber defen­di­do nues­tra dig­ni­dad como per­so­nas tra­ba­ja­do­ras y vas­cas.

Hoy resul­ta más difí­cil. Cree­mos que la situa­ción en los pues­tos de tra­ba­jo ha varia­do para peor. El capi­ta­lis­mo ha empeo­ra­do las rela­cio­nes de tra­ba­jo y el con­su­mis­mo hace hue­lla en la con­cien­cia de muchas per­so­nas. Por ello damos la enho­ra­bue­na a los sin­di­ca­tos con­vo­can­tes y espe­ra­mos que sea un día de lucha y afir­ma­ción obre­ra en todo Eus­kal Herria. Es una pena que otros sin­di­ca­tos se hayan que­da­do al mar­gen, difi­cul­tan­do el éxi­to de ese día.

No enten­de­mos la huel­ga sólo como una para­da del tra­ba­jo en fábri­cas y ofi­ci­nas; la vemos como un día de pro­tes­ta gene­ral de todas las per­so­nas, con tra­ba­jo o sin tra­ba­jo, jóve­nes y mayo­res, autóc­to­nos e inmi­gran­tes… La situa­ción es crí­ti­ca y si no le hace­mos fren­te, va a ir a peor. Es la hora de decir ¡bas­ta!

No va a ser un día de solu­cio­nes, pero va a ser un día de dig­ni­dad y de adver­ten­cia, como han sido la mar­cha de los jor­na­le­ros anda­lu­ces, las luchas de los mine­ros de varios luga­res del Esta­do y los enfren­ta­mien­tos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en otros pue­blos del mun­do. Es un dar pasos, aunar fuer­zas, tener la mecha encen­di­da has­ta con­se­guir una socie­dad sin cla­ses.

Así enten­de­mos la huel­ga: como un día de soli­da­ri­dad con toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra en gene­ral y en con­cre­to tam­bién con las per­so­nas jubi­la­das más nece­si­ta­das. Hace­mos una lla­ma­da a las per­so­nas jubi­la­das. La huel­ga tam­bién va con noso­tros y noso­tras. Somos cons­cien­tes de la situa­ción que vivi­mos y del futu­ro negro que nos espe­ra.

Es hora de dejar de estar aga­rro­ta­dos y salir de esa pasi­vi­dad que nos mata. Somos muchos y muchas. Lo que tene­mos que con­se­guir es agru­par­nos y pelear con ilu­sión. No debe­mos dar­nos por derro­ta­dos.

La deja­ción es sen­tar un pre­ce­den­te, y debe­mos dejar bien cla­ro que no esta­mos de acuer­do o esto irá a más. La solu­ción a nues­tros pro­ble­mas la tene­mos que con­se­guir noso­tras y noso­tros.

Y a los sin­di­ca­tos con­vo­can­tes que­re­mos decir­les que cuen­ten con nues­tro apo­yo en ese día y siem­pre que nece­si­ten ayu­da para defen­der a la cla­se obre­ra

Sebas­tian Rosino y Patxi Erdo­zain | Sasoia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *