Repre­sen­ta­ción polí­ti­ca, legi­ti­mi­dad e insur­gen­cia- José Anto­nio Gutié­rrez

El doc­tor Rodol­fo Aran­go, en una recien­te colum­na en El Espec­ta­dor (29÷08), titu­la­da sin rodeos “Las Farc: ¿a quié­nes representan?”[1], se refie­re con espe­ran­za a la nego­cia­ción entre los insur­gen­tes y el Esta­do. Aran­go ha sido un demó­cra­ta con­sis­ten­te que no ha vaci­la­do en denun­ciar las per­ver­sio­nes y la corrup­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y polí­ti­co que se ha impues­to a san­gre y fue­go en una déca­da de uri­bis­mo-san­tis­mo desen­fre­na­do y de Plan Colom­bia. Se ha nega­do a callar su voz crí­ti­ca recha­zan­do sumar­se al una­nis­mo que rei­na entre los opi­nó­lo­gos a suel­do de los gran­des medios. La lec­tu­ra de sus colum­nas, aun­que muchas veces ten­ga­mos dife­ren­cias con ellas, siem­pre entre­ga una visión fres­ca sobre los pro­ble­mas que enfren­ta la socie­dad colom­bia­na, en medio de tan­ta medio­cri­dad, lam­bo­ne­ría y cinis­mo.

Esta colum­na cons­ti­tu­ye un intere­san­te ejer­ci­cio en el que se bus­ca con­ci­liar, en el con­tex­to de la nego­cia­ción, el prin­ci­pio demo­crá­ti­co de la “repre­sen­ta­ti­vi­dad” con la supues­ta “ile­gi­ti­mi­dad” del movi­mien­to gue­rri­lle­ro, según se des­pren­de de las encues­tas. Ter­mi­na el artícu­lo con una intere­san­te defen­sa de la natu­ra­le­za nece­sa­ria­men­te polí­ti­ca que debe tener esta nego­cia­ción que va mucho más allá de la paz, para abar­car “las dife­ren­cias de fon­do en sus con­cep­cio­nes de la socie­dad, de la eco­no­mía y del Esta­do”.

El artícu­lo, aun­que esti­mu­la el deba­te, pue­de ser mal enten­di­do, pre­ci­sa­men­te en el sen­ti­do con­tra­rio al que el autor pre­ten­de. Al pre­gun­tar­se sobre la repre­sen­ta­ti­vi­dad polí­ti­ca de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia hoy en día, Aran­go plan­tea:

La res­pues­ta no es fácil. Ame­ri­ta toda una inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca sobre sus orí­ge­nes y desa­rro­llo. En el ima­gi­na­rio colec­ti­vo apa­re­cen el des­po­jo cam­pe­sino y la opre­sión social. Aun si para otros se tra­ta de meros car­te­les del cri­men. Por aho­ra bas­ta res­pon­der un inte­rro­gan­te sur­gi­do de datos con­tra­pues­tos: en las encues­tas sobre la legi­ti­mi­dad de los auto­res polí­ti­cos, el res­pal­do a las Farc no pasa del 3% de la pobla­ción. Pero, cuan­do se pre­gun­ta si se apo­ya una sali­da nego­cia­da del con­flic­to, el 60% de los encues­ta­dos res­pon­de afir­ma­ti­va­men­te. ¿Si las Farc repre­sen­tan a tan pocos colom­bia­nos, por qué la mayo­ría quie­re que se nego­cie con ellas?.”

La fuen­te de esta para­do­ja, es pre­ci­sa­men­te la natu­ra­le­za equí­vo­ca de las encues­tas, las cua­les Aran­go asu­me con total natu­ra­li­dad como “obje­ti­vas”, aún cuan­do está cla­ro que des­de el gobierno de Uri­be Vélez las encues­tas han sido ama­ña­das, inven­ta­das y mani­pu­la­das a gus­to para legi­ti­mar un régi­men ile­gí­ti­mo, al que se le die­ron irri­so­rios nive­les de “popu­la­ri­dad” de has­ta el 90%. Sin lugar a dudas, Aran­go es cons­cien­te de lo equí­vo­ca que pue­de ser una encues­ta tele­fó­ni­ca en las cua­tro ciu­da­des prin­ci­pa­les de Colom­bia, en la que se le pre­gun­te a la gen­te si apo­ya, o no, a la gue­rri­lla. Pri­me­ro que nada por­que no todos los colom­bia­nos tie­nen telé­fono y cla­ra­men­te el apo­yo a la insur­gen­cia es más mar­ca­do entre sec­to­res que no tie­nen acce­so a los ser­vi­cios más bási­cos. Segun­do, por­que ni Barran­qui­lla, Cali, Mede­llín o Bogo­tá son los esce­na­rios prin­ci­pa­les de la gue­rra inter­na que azo­ta a Colom­bia, la cual tie­ne un carác­ter mar­ca­da­men­te regio­nal: tam­po­co estas ciu­da­des han sido nun­ca las reser­vas prin­ci­pa­les de apo­yo a la insur­gen­cia, las cua­les se encuen­tran fun­da­men­tal­men­te en zonas rura­les, prin­ci­pal­men­te, en el caso de las FARC-EP, en zonas de colo­ni­za­ción. Ter­ce­ro, por­que en el actual ambien­te de per­se­cu­ción, estig­ma­ti­za­ción, ame­na­zas y agre­sio­nes en con­tra de quie­nes remo­ta­men­te expre­sen la menor sim­pa­tía con el movi­mien­to gue­rri­lle­ro es extra­or­di­na­ria­men­te impro­ba­ble que alguien en su sano jui­cio diga sim­pa­ti­zar con la insur­gen­cia, menos en una encues­ta tele­fó­ni­ca. ¡Estoy segu­ro que con­sul­ta­do en esta cla­se de encues­tas, ni siquie­ra el mis­mí­si­mo Timo­chen­ko reco­no­ce­ría sim­pa­ti­zar con la gue­rri­lla! Pre­gun­tar a un colom­biano si apo­ya o no a la insur­gen­cia en una encues­ta, es como hacer una encues­ta sobre la homo­se­xua­li­dad en Ara­bia Sau­di­ta.

El perio­dis­ta Garry Leech, autor de un exce­len­te libro sobre las FARC, lla­ma la aten­ción sobre la para­do­ja de una gue­rri­lla, supues­ta­men­te, sin res­pal­do, y las alu­ci­na­cio­nes para­noi­cas de un Esta­do que ve la mano de la gue­rri­lla en toda aso­cia­ción comu­ni­ta­ria, en toda huel­ga, en toda movi­li­za­ción social para exi­gir los dere­chos más bási­cos. “ Esta posi­ción con­tra­dic­to­ria –que las FARC no tie­nen res­pal­do popu­lar pero que a la vez impor­tan­tes sec­to­res de la socie­dad civil apo­ya­rían a la gue­rri­lla- es repe­ti­da has­ta la sacie­dad por los dere­chis­tas y dicho argu­men­to rara vez se con­fron­ta en los medios. Pero la dere­cha no pue­de tener siem­pre lo que quie­re. O bien las FARC tie­nen un res­pal­do sig­ni­fi­ca­ti­vo en las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil y entre los cam­pe­si­nos, o no lo tie­ne (…) En últi­ma ins­tan­cia, la reali­dad se encuen­tra en algún pun­to inter­me­dio entre estas dos posi­cio­nes con­tra­dic­to­rias que agi­ta la dere­cha ”[2].

Difí­cil­men­te una orga­ni­za­ción de cam­pe­si­nos insur­gen­tes podría enfren­tar de mane­ra exi­to­sa, como lo hacen las FARC-EP, una ofen­si­va tan devas­ta­do­ra como la que libra el Ejér­ci­to Nacio­nal (for­mi­da­ble fuer­za de medio millón de hom­bres res­pal­da­dos con inte­li­gen­cia, finan­cia­mien­to y tec­no­lo­gía de pun­ta por los EEUU, la UE e Israel, entre otros), sin un apo­yo sus­tan­cial de la pobla­ción, al menos en aque­llas regio­nes rura­les que, his­tó­ri­ca­men­te, han sido baluar­tes de la lucha gue­rri­lle­ra. Habrá quien diga que es una orga­ni­za­ción que la man­tie­ne el nar­co­trá­fi­co, afir­ma­ción dis­cu­ti­ble pues nadie ha podi­do demos­trar de mane­ra ine­quí­vo­ca que los gue­rri­lle­ros tra­fi­quen (aún cuan­do cobren impues­to a los nar­cos al igual que a otros empre­sa­rios) como sí lo hacen los para­mi­li­ta­res o has­ta el mis­mo Ejér­ci­to, según lo demues­tra el caso San­to­yo. La pre­gun­ta es, ¿por qué apo­yar a una orga­ni­za­ción per­se­gui­da por el Esta­do, si otros acto­res ile­ga­les son tole­ra­dos y has­ta auxi­lia­dos por la ofi­cia­li­dad? Obvia­men­te esta expli­ca­ción, que redu­ce la per­sis­ten­cia de la lucha gue­rri­lle­ra al nar­co­trá­fi­co, se que­da coja y no escla­re­ce la reali­dad de que, pese a la per­se­cu­ción ofi­cial y para­ofi­cial, la insur­gen­cia tie­ne una base social de apo­yo sig­ni­fi­ca­ti­va, que dis­tin­gue al pro­yec­to insur­gen­te de otros “acto­res arma­dos ile­ga­les” y esa es la razón por la cual no sola­men­te ha sobre­vi­vi­do al Plan Colom­bia, sino que ha sido capaz de rever­tir la suer­te de las armas lige­ra­men­te a su favor en los últi­mos cin­co años.

Lo gra­ve del argu­men­to, es que esa supues­ta fal­ta de repre­sen­ta­ti­vi­dad es esgri­mi­da por par­te del esta­ble­ci­mien­to como una de las prin­ci­pa­les razo­nes por las que opo­ner­se a una nego­cia­ción polí­ti­ca para solu­cio­nar el con­flic­to social y arma­do [3]. Es decir, aun­que el artícu­lo de Aran­go está enca­mi­na­do a jus­ti­fi­car la nece­si­dad de la nego­cia­ción polí­ti­ca, el argu­men­to de la repre­sen­ta­ti­vi­dad y la acep­ta­ción acrí­ti­ca de los resul­ta­dos de una encues­ta cues­tio­na­ble, ter­mi­nan por entre­gar bate­rías a quie­nes se opo­nen a la nego­cia­ción polí­ti­ca por con­si­de­rar­la, como Aran­go lo men­cio­na, un pre­mio al uso de la vio­len­cia polí­ti­ca, un “chan­ta­je por las armas” de la insur­gen­cia al país [4]. Esta lógi­ca sim­plis­ta y ahis­tó­ri­ca no es del todo satis­fac­to­ria para Aran­go, según se des­pren­de de su colum­na:

la nego­cia­ción adquie­re pleno sen­ti­do si se pien­sa que la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca lo que refle­ja es un pro­ce­so cir­cu­lar entre las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les y las prác­ti­cas socia­les, como la defi­ne Nadia Urbi­na­ti en su libro Repre­sen­ta­ti­ve Demo­cracy (Uni­ver­sity of Chica­go Press, 2006). ¿Cuá­les son las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les en las zonas tra­di­cio­nal­men­te ocu­pa­das por las gue­rri­llas? ¿Res­pon­den dichas ins­ti­tu­cio­nes a las prác­ti­cas socia­les en tales terri­to­rios?

Lo cual lle­va la dis­cu­sión a otro terreno, en el que nocio­nes sim­plis­tas de repre­sen­ta­ti­vi­dad polí­ti­ca y encues­tas a sec­to­res urba­nos de cla­se media no son de mucha ayu­da. Pri­me­ro, por­que se reco­no­ce que las zonas que tra­di­cio­nal­men­te tie­nen pre­sen­cia gue­rri­lle­ra repre­sen­tan diná­mi­cas socia­les pro­pias, en muchas de las cua­les la insur­gen­cia, por déca­das, ha sido vis­ta como la auto­ri­dad legí­ti­ma. Para com­pro­bar­lo bas­ta dar­se una vuel­ta por depar­ta­men­tos como Putu­ma­yo, Toli­ma, Cau­ca, Caque­tá, Meta, Arau­ca, por nom­brar sólo algu­nos. Muchos cam­pe­si­nos en las zonas de con­so­li­da­ción mili­tar se resien­ten ante la lle­ga­da del Ejér­ci­to, al cual aso­cian a vio­len­cia, abu­sos, des­pla­za­mien­to y des­po­jo. Segun­do, por­que las prác­ti­cas socia­les que se dan en esos terri­to­rios, difí­cil­men­te son com­pa­ti­bles con nocio­nes estre­chas de demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va como las que mane­ja la izquier­da “res­pe­ta­ble” y el pro­pio Aran­go.

Esas “comu­ni­da­des dís­co­las”, como las defi­nió Fals Bor­da, han cons­trui­do otras for­mas de repre­sen­ta­cio­nes polí­ti­cas y colec­ti­vas. En los pue­blos de esa otra Colom­bia, invi­si­ble des­de las gran­des urbes, se han cons­trui­do expe­rien­cias de poder popu­lar, de demo­cra­cia direc­ta, expe­rien­cias auto­ges­tio­na­rias muchas veces, que no han reci­bi­do la nece­sa­ria aten­ción por par­te de inves­ti­ga­do­res. Por algo el corres­pon­sal fran­cés Romeo Lan­glo­is se que­ja­ba amar­ga­men­te de que los perio­dis­tas no vayan a las zonas de con­flic­to, que no visi­ten las zonas rura­les, pre­fi­rien­do la cómo­da y asép­ti­ca trans­mi­sión de par­tes mili­ta­res des­de el Minis­te­rio de Defen­sa. Allá, en esas zonas, la gen­te dice cosas que uno no escu­cha en los medios, como que el Esta­do es terro­ris­ta; allá la gen­te se sien­te orgu­llo­sa de ese “Ejér­ci­to del Pue­blo” al cual se unen sus mucha­chos, sus hijos, sus ami­gos, sus vecinos[5]. En un tra­ba­jo de Fran­cis­co Tolo­za, de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Colom­bia, se reco­no­ce que “ las FARC, como pocas en el mun­do es una gue­rri­lla telú­ri­ca, en estre­cha rela­ción con las zonas que actúa, obvia­men­te no sólo con su geo­gra­fía (…) sino espe­cial­men­te con su pobla­ción ”[6]. Nego­ciar con la insur­gen­cia es mucho más que nego­ciar con diez mil hom­bres y muje­res en armas.

La insur­gen­cia, ade­más, encar­na una par­te impor­tan­te de esa lar­ga tra­di­ción de luchas y de pro­gra­mas de país ela­bo­ra­dos por cua­tro gene­ra­cio­nes de lucha­do­res socia­les, muchos de los cua­les fue­ron exter­mi­na­dos físi­ca­men­te, a san­gre y fue­go; de esas ela­bo­ra­cio­nes, reco­gi­das y asi­mi­la­das bien o mal por la insur­gen­cia, miles si no millo­nes de per­so­nas toma­ron par­te. El reco­no­ci­mien­to de esa otra Colom­bia, his­tó­ri­ca­men­te nega­da e igno­ra­da en todos los inten­tos de nego­cia­ción del pasa­do, así como de la legi­ti­mi­dad de la que se ha dota­do a sí mis­ma en medio siglo de resistencia[7], es un fac­tor de pri­mer orden para avan­zar hacia una solu­ción polí­ti­ca, estruc­tu­ral, de fon­do, de las cau­sas que ori­gi­na­ron el con­flic­to. El reco­no­ci­mien­to polí­ti­co del pro­yec­to insur­gen­te como expre­sión his­tó­ri­ca de un acu­mu­la­do de luchas popu­la­res, pero ante todo, como expre­sión polí­ti­ca actual de muchas comu­ni­da­des, está en el cora­zón de la nego­cia­ción polí­ti­ca vigen­te. Des­de ese espa­cio de repre­sen­ta­ti­vi­dad polí­ti­ca, pue­de tam­bién arti­cu­lar­se el pro­yec­to polí­ti­co insur­gen­te con el de otros sec­to­res mar­gi­na­dos, opri­mi­dos y exclui­dos que tam­po­co tie­nen posi­bi­li­dad de repre­sen­ta­ción en el actual mode­lo. Es que el pro­ble­ma de la repre­sen­ta­ti­vi­dad de un movi­mien­to como el insur­gen­te es más com­ple­jo que según lo plan­tea Aran­go: las pro­pues­tas de la insur­gen­cia pue­den repre­sen­tar los intere­ses y aspi­ra­cio­nes de sec­to­res que no nece­sa­ria­men­te se sien­ten repre­sen­ta­dos por sus méto­dos. Y es, pre­ci­sa­men­te, la posi­bi­li­dad de que esa con­ver­gen­cia de intere­ses se mate­ria­li­ce en el mar­co del pro­ce­so de nego­cia­ción al con­flic­to lo cual cons­ti­tu­ye la pesa­di­lla últi­ma del blo­que domi­nan­te.

Des­de ese espa­cio de con­ver­gen­cia es des­de don­de se podrían rein­ven­tar, radi­cal­men­te, nue­vas for­mas de repre­sen­ta­ción y, en últi­ma ins­tan­cia, de demo­cra­cia. Pro­yec­tos como los con­te­ni­dos en el Con­gre­so de los Pue­blos o la Mar­cha Patrió­ti­ca toman en con­si­de­ra­ción reali­da­des que son viven­cia coti­dia­na en muchos rin­co­nes de Colom­bia don­de rara vez los medios diri­gen su mira­da. Es a par­tir de esas reali­da­des y pro­yec­tos de vida des­de las cua­les se debe cons­truir una nue­va Colom­bia, una don­de todo el mun­do sea toma­do en serio.

El reco­no­ci­mien­to de la repre­sen­ta­ti­vi­dad y, con­se­cuen­te­men­te, de la legi­ti­mi­dad polí­ti­ca de la insur­gen­cia (así como de otros sec­to­res polí­ti­cos y socia­les opri­mi­dos y subal­ter­nos) es un aspec­to cen­tral para quie­nes creen en la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to social y arma­do colom­biano más allá de los salu­dos a la ban­de­ra y las bue­nas inten­cio­nes. Y para ello, es nece­sa­rio “desuri­bi­zar” el dis­cur­so de la gue­rra y la paz, aún el de per­so­nas que como el doc­tor Aran­go no tuvie­ron pelos en la len­gua para cri­ti­car al régi­men.

José Anto­nio Gutié­rrez

18 de sep­tiem­bre de 2012

Rebe­lión

NOTAS:

[1]http://www.elespectador.com/opinion/columna-371191-farc…entan
[2] Garry Leech “ FARC, the Lon­gest Insur­gency ”, Zed Books, 2011, pp.92 – 93

[3] Hay otras, como supues­ta­men­te la ban­do­le­ri­za­ción o la des­ideo­lo­gi­za­ción de los gue­rri­lle­ros, o su carác­ter supues­ta­men­te terro­ris­ta, tér­mino extre­ma­da­men­te elás­ti­co y mal defi­ni­do.

[4] Es curio­so que el argu­men­to del “chan­ta­je de las armas” es uti­li­za­do por quie­nes han impues­to por las armas, no un deba­te sobre temas de impor­tan­cia nacio­nal, sino que un pro­yec­to de país y de Esta­do median­te la herra­mien­ta para­mi­li­tar, por quie­nes han sido cóm­pli­ces del des­po­jo de tie­rras del cam­pe­si­na­do y del exter­mi­nio de par­ti­dos ente­ros de opo­si­ción.

[5]http://​anar​kis​mo​.net/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​3​219
[6] En “FARC-EP, Temas y Pro­ble­mas Nacio­na­les, 1958−2008” Ed. Car­los Medi­na Galle­go, Uni­ver­si­dad Nacio­nal, 2009, p.63

[7] El con­cep­to de legi­ti­mi­dad está ínti­ma­men­te liga­do al de repre­sen­ta­ti­vi­dad, aun­que no repre­sen­tan lo mis­mo. Para dis­cu­tir el con­cep­to de “legit­mi­dad” hay que entrar a deba­tir temas como los ins­tru­men­tos del dere­cho inter­na­cio­nal, o inclu­so la mis­ma decla­ra­ción de los Dere­chos Huma­nos que con­sa­gra el dere­cho a la rebe­lión. Eso, obvia­men­te, es un tema muy impor­tan­te a deba­tir, pero que­da por fue­ra del deba­te de este artícu­lo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *