«Paga­re­mos la deu­da y hare­mos fren­te al día a día de Mutri­ku». Gara entre­vis­ta al alcal­de de Mutri­ku

p022_f01.jpg

Palen­zue­la es alcal­de de Mutri­ku por Bil­du des­de mayo de 2011. Esta for­ma­ción tie­ne ocho con­ce­ja­les, el PNV cua­tro y Ber­deak-Inde­pen­dien­teak uno. El ayun­ta­mien­to debe hacer fren­te a una deu­da here­da­da de 5,3 millo­nes de euros y para ello ha soli­ci­ta­do un cré­di­to con el aval de la Dipu­tación.

La difí­cil situa­ción de las cuen­tas de Mutri­ku ha corri­do de boca en boca en Gipuz­koa, des­pués de que se fil­tra­ran las ges­tio­nes que el equi­po de Gobierno del Ayun­ta­mien­to y el depar­ta­men­to de Hacien­da y Finan­zas de la Dipu­tación esta­ban hacien­do para dar sali­da a la situa­ción. Esta sema­na el orga­nis­mo foral ha pre­sen­ta­do a los gru­pos polí­ti­cos su plan de ayu­da a Mutri­ku, con­sis­ten­te en un aval de las Jun­tas Gene­ra­les para pedir un cré­di­to de 450.000 euros. Pare­ce el prin­ci­pio del fin de un gra­ve pro­ble­ma. El alcal­de, Jose­ba Palen­zue­la, dis­fru­ta este fin de sema­na con sus veci­nos de las fies­tas del Cal­va­rio, un res­pi­ro tras meses de inten­so tra­ba­jo con el ente foral.

¿Cuán­do se die­ron cuen­ta de la gra­ve situa­ción eco­nó­mi­ca del Ayun­ta­mien­to?

Cuan­do empe­za­mos el año pasa­do a pre­pa­rar los pre­su­pues­tos de 2012, nos mar­ca­mos nues­tros obje­ti­vos en fun­ción de las nece­si­da­des del pue­blo. A par­tir de ese momen­to, empe­za­mos a ana­li­zar las cuen­tas y vimos que no daban para nues­tros pro­yec­tos. Encon­tra­mos un rema­nen­te nega­ti­vo de teso­re­ría de 206.000 euros, fun­da­men­tal­men­te por­que en 2011 tuvi­mos que hacer fren­te a una devo­lu­ción al Fon­do Foral de 356.000 euros. Esto con­di­cio­nó el cie­rre de 2011, con lo que empe­za­mos 2012 con un sal­do nega­ti­vo.

Pero…¿la deu­da no que­da­ba solo en esto?

En diciem­bre con­fir­ma­mos que la deu­da que el Ayun­ta­mien­to tenía con las enti­da­des finan­cie­ras era de casi 5,3 millo­nes de euros. Eso supo­ne que la deu­da viva era del 118,8%, lo que quie­re decir que es muy supe­rior a los ingre­sos que pode­mos gene­rar en un año. La nor­ma foral pone en el 100% el lími­te de deu­da que pue­de tener un muni­ci­pio para con­tar con ayu­das de Dipu­tación. Está­ba­mos en una situa­ción en la que no podía­mos ni ir al ban­co de al lado y pedir­le mil euros, por­que las nor­mas nos impi­den hacer ese trá­mi­te.

¿Cómo se pue­de lle­gar a crear ese agu­je­ro?

Evi­den­te­men­te por una ges­tión pési­ma, pero hay que reco­no­cer que las últi­mas déca­das en la his­to­ria de Mutri­ku son un poco depri­men­tes. En los últi­mos años se han cerra­do talle­res y peque­ñas empre­sas y eso ha redun­da­do en la reduc­ción de ingre­sos por impues­tos. Pero es que en Mutri­ku no tene­mos ni un polí­gono indus­trial que gene­re ingre­sos al pue­blo. Mien­tras todas las demás loca­li­da­des de la comar­ca cuen­tan con polí­go­nos y empre­sas que expli­can bue­na par­te de los ingre­sos, Mutri­ku no tie­ne nada. En su tiem­po, cuan­do se mon­ta­ban los polos indus­tria­les, des­de el Gobierno vas­co y Dipu­tación se nos decía que era para bene­fi­cio de todo el eskual­de y el tiem­po ha demos­tra­do que los bene­fi­cios han ido a parar solo a los pue­blos que los tie­nen.

Des­cu­brie­ron el mon­to total de la deu­da y ¿qué hicie­ron enton­ces?

Nos diri­gi­mos al depar­ta­men­to de Hacien­da y Finan­zas de la Dipu­tación, y tene­mos que agra­de­cer el tra­ba­jo que han hecho y el tiem­po dedi­ca­do. Nos dije­ron que el pro­ble­ma no era solo de la deu­da con el Fon­do Foral, sino que era gene­ral de todo el pre­su­pues­to. De hecho, solo nues­tras car­gas finan­cie­ras de 2012 lle­gan al millón de euros.

¿Hicie­ron algu­na ges­tión antes con los ban­cos para rene­go­ciar la deu­da?

Fui­mos a Kutxa, con la que tene­mos la mayor par­te de la deu­da, para tra­tar de alar­gar en el tiem­po el pago de la deu­da garan­ti­zán­do­les un plan de via­bi­li­dad. Y nos dije­ron que la refi­nan­cia­ción de la deu­da de 5,3 millo­nes había que hacer­la obli­ga­to­ria­men­te sobre el mon­to total, que no se podía hacer por par­tes, y que tenía un cos­te de otro millón de euros. Esta fue la acti­tud de la Kutxa, la de los «ami­gos del pue­blo». Des­de Dipu­tación tuvie­ron cla­ro que esta solu­ción no era bue­na por­que sal­dría­mos al paso del día a día, pero a cuen­ta de hipo­te­car el futu­ro. Y eso es lo que no que­re­mos por nada del mun­do. Nues­tro obje­ti­vo es que cuan­do aca­be la legis­la­tu­ra la situa­ción esté sanea­da, pero no solo eso sino que ade­más tene­mos que hacer cosas. Noso­tros paga­re­mos la deu­da pero tam­bién hare­mos fren­te a los pro­ble­mas del día a día de Mutri­ku.

¿Qué alter­na­ti­vas les ofre­cie­ron des­de Dipu­tación?

Plan­tea­ron la posi­bi­li­dad de pedir un prés­ta­mo acu­dien­do a una nor­ma foral que lo per­mi­te, pre­via apro­ba­ción del Pleno de las Jun­tas Gene­ra­les. Pero no se tra­ta de pagar con este prés­ta­mo la deu­da con la Dipu­tación, que esa ya está encau­za­da, sino que va a ser­vir para ir hacien­do fren­te a las nece­si­da­des del pue­blo y al pago de la deu­da.

¿Se pue­de pen­sar en tra­to de favor por par­te de Dipu­tación?

Es ver­dad, algu­nos vie­nen y me pre­gun­tan ¿qué? ¿cuán­to os va a dar la Dipu­tación? y les tene­mos que res­pon­der que no nos van a dar ni un puto duro, sino que nos van a dar, aun­que no es poco, el per­mi­so para poder pedir un prés­ta­mo. Un prés­ta­mo que pedi­mos noso­tros, paga­mos noso­tros y en el que noso­tros asu­mi­mos todos los cos­tes que con­lle­va.

¿Están infor­ma­dos los veci­nos de Mutri­ku de todo esto?

En junio les con­sul­ta­mos y des­pués apro­ba­mos en Pleno los Pre­su­pues­tos, tenien­do en cuen­ta ya los 450.000 euros del cré­di­to. Todos los pasos que hemos dado han sido con­tras­ta­dos con los veci­nos y con los con­ce­ja­les de la opo­si­ción.

¿Cómo está res­pon­dien­do la gen­te?

Los veci­nos nos están apo­yan­do por­que nues­tra pro­pues­ta no con­sis­te solo en pagar la deu­da, sino que que­re­mos tam­bién res­pon­der a las nece­si­da­des del pue­blo. Y una cosa tene­mos cla­ra, lo que esta­mos hacien­do aho­ra o lo hace­mos noso­tros o, si no, no va a venir nadie a hacer­lo. Tene­mos cla­ro que no vamos a aban­do­nar la polí­ti­ca social, vamos a apo­yar a los nume­ro­sos jubi­la­dos que tene­mos, pro­ce­den­tes la mayo­ría del sec­tor Pri­ma­rio que tan­to peso tenía hace unos años; vamos a salir al paso de las obras que haya que hacer y de los pro­ble­mas que sur­jan cada día; pero, ade­más, vamos a lle­var ade­lan­te un plan de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co del pue­blo y vamos a tra­tar opti­mi­zar el fun­cio­na­mien­to del pro­pio Ayun­ta­mien­to.

Pero…¿y los res­pon­sa­bles que­da­rán en la impu­ni­dad?

En Mutri­ku todos sabe­mos quié­nes son los que nos han lle­va­do a los 5,3 millo­nes de deu­da, pero noso­tros no hemos que­ri­do hacer leña con ellos. Somos cons­cien­tes de que la situa­ción estruc­tu­ral del pue­blo en los últi­mos 30 años ha sido depri­men­te, pero esto no pue­de valer como jus­ti­fi­ca­ción. Cla­ro que hay unos res­pon­sa­bles. Noso­tros lo sabe­mos, el PNV lo sabe y el pue­blo tam­bién lo sabe. No es casua­li­dad que Bil­du ten­ga aho­ra ocho con­ce­ja­les y el PNV solo cua­tro. En las elec­cio­nes muni­ci­pa­les se les dio un cas­ti­go muy gran­de como con­se­cuen­cia de su ges­tión, por­que mucha gen­te ya sabía cómo se esta­ban hacien­do las cosas. Pero aho­ra no es momen­to de meter­nos en una refrie­ga polí­ti­ca. Debe­mos mirar hacia ade­lan­te, al futu­ro, estar uni­dos y solu­cio­nar los pro­ble­mas del pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *