La izquier­da y la cri­sis de Sudá­fri­ca

Las esposas de los mineros fallecidos se manifiestan en el lugar en el que sus maridos fueron tiroteados - EFE

David Fin­kel y Dian­ne Fee­ley son edi­to­res de la revis­ta Against the Current, que publi­ca en EE UU la orga­ni­za­ción socia­lis­ta, anti­ra­cis­ta y femi­nis­ta Soli­da­rity. Brian Ash­ley es el edi­tor de la revis­ta suda­fri­ca­na Amand­la!, http://​www​.amand​la​pu​blishers​.co​.za/

¿Cuál es la orien­ta­ción y pers­pec­ti­vas de la revis­ta Amand­la!? ¿A qué publi­co os diri­gís en el mar­co de la izquier­da?

Amand­la! comen­zó a publi­car­se en 2006 cuan­do se agu­di­zó la cri­sis en el país, cuan­do las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les pro­fun­di­za­ron las divi­sio­nes del apartheid y la cri­sis en el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano (ANC, el par­ti­do gober­nan­te – ed.) y sus socios de Alian­za (Par­ti­do Comu­nis­ta de Sudá­fri­ca y fede­ra­ción sin­di­cal COSATU) se agra­va­ron. En un prin­ci­pio atra­jo la par­ti­ci­pa­ción acti­va de gen­tes de izquier­da de den­tro y fue­ra de la Alian­za-ANC, aun­que aque­llos de noso­tros que está­ba­mos fue­ra de la Alian­za lle­vá­ba­mos la ini­cia­ti­va.

La idea era esta­ble­cer un foro abier­to de la izquier­da y faci­li­tar una dis­cu­sión no sec­ta­ria sobre la estra­te­gia de la izquier­da, dadas las cri­sis (eco­nó­mi­ca y social) en el país y los levan­ta­mien­tos popu­la­res que se están desa­rro­llan­do en las comu­ni­da­des pobres, en vis­ta del fra­ca­so del Esta­do a la hora de pro­por­cio­nar ser­vi­cios bási­cos y esen­cia­les , así como las luchas de los tra­ba­ja­do­res con­tra los des­pi­dos y las pri­va­ti­za­cio­nes.

Sin embar­go, la izquier­da en la Alian­za bási­ca­men­te se disol­vió en la fac­ción del ANC lide­ra­da por su enton­ces vice­pre­si­den­te, Jacob Zuma, que hoy es el pre­si­den­te del país. Habien­do apa­ren­te­men­te gana­do la lucha por la hege­mo­nía en el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano, la izquier­da del ANC no cre­yó nece­sa­rio rela­cio­nar­se con las fuer­zas de izquier­da exis­ten­tes fue­ra de la Alian­za ANC. Como con­se­cuen­cia de ello, las dife­ren­cias den­tro del colec­ti­vo que publi­ca­ba Amand­la! se agu­di­za­ron, agra­va­das por el cre­cien­te auto­ri­ta­ris­mo e into­le­ran­cia de la ANC bajo la direc­ción de Zuma.

El Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano ha sido, evi­den­te­men­te, el par­ti­do polí­ti­co domi­nan­te des­de la caí­da del apartheid. ¿Su evo­lu­ción ha sido para­le­la a la de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas euro­peos que han trans­for­ma­do en «social-neo­li­be­ra­les»? ¿O es más com­pli­ca­do? ¿Cuá­les son las fuer­zas con­ten­dien­tes en su seno y cual es la natu­ra­le­za de la «alian­za tri­par­ti­ta» con la fede­ra­ción sin­di­cal COSATU y el Par­ti­do Comu­nis­ta de Sudá­fri­ca?

La ANC es un movi­mien­to nacio­na­lis­ta amplio, en el que exis­ten y han exis­ti­do dife­ren­tes corrien­tes polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas. Siem­pre ha habi­do fuer­zas bur­gue­sas y peque­ño-bur­gue­sas, prin­ci­pal­men­te, que han desem­pe­ña­do un papel domi­nan­te en la orga­ni­za­ción. El SACP y la alian­za del ANC con los movi­mien­tos sin­di­ca­les le han per­mi­ti­do una fuer­te influen­cia en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que lle­gó a ser mayor duran­te los levan­ta­mien­tos popu­la­res de los años 1980.

Sin embar­go, des­pués de ganar las liber­ta­des polí­ti­cas en 1994 y como resul­ta­do de la indi­ge­ni­za­ción de la fun­ción públi­ca y la polí­ti­ca de Empo­de­ra­mien­to Eco­nó­mi­co Negro, las fuer­zas nacio­na­lis­tas bur­gue­sas y peque­ño-bur­gue­sas han sido domi­nan­tes a la hora de deter­mi­nar la orien­ta­ción del ANC.

Muchos líde­res del ANC son aho­ra los prin­ci­pa­les inver­so­res en agri­cul­tu­ra finan­zas, mine­ría, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, arma­men­to, pes­ca, y toda una serie de otras indus­trias. Uti­li­zan su posi­ción polí­ti­ca en el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano y en el esta­do para hacer corrup­ta­men­te lucra­ti­vos nego­cios, gra­cias a los que se con­vier­ten, de la noche a la maña­na, en millo­na­rios.

Al expli­car el fra­ca­so del ANC a la hora de redis­tri­buir la rique­za y su apli­ca­ción de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, no hay que per­der de vis­ta el impac­to que ha teni­do el cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas inter­na­cio­nal tras el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca y el adve­ni­mien­to de la glo­ba­li­za­ción. Sin embar­go, la razón cla­ve del por­qué de la tran­si­ción neo­li­be­ral en Sudá­fri­ca hay que bus­car­la en el poder del capi­tal suda­fri­cano y en la renuen­cia ini­cial del ANC de enfren­tar­se al capi­tal y redis­tri­buir su rique­za a tra­vés de un nue­vo sis­te­ma fis­cal, pro­gra­mas de inver­sión regu­la­dos y diri­gi­dos e inclu­so lle­var a cabo nacio­na­li­za­cio­nes que ayu­da­sen a supe­rar el lega­do del apartheid y el sub­de­sa­rro­llo.

Por el con­tra­rio, lo que ha ocu­rri­do ha sido una gra­dual coop­ta­ción por par­te de las gran­des empre­sas, a tra­vés del pro­gra­ma de Empo­de­ra­mien­to Eco­nó­mi­co Negro, de los sec­to­res polí­ti­cos que repre­sen­ta­ban los intere­ses de la pro­to-bur­gue­sía negra, con­vir­tién­do­los en socios meno­res de las gran­des empre­sas median­te la des­agre­ga­ción y la rees­truc­tu­ra­ción neo­li­be­ral de la eco­no­mía.

Jacob Zuma supues­ta­men­te repre­sen­ta la «izquier­da» del ANC, al menos retó­ri­ca­men­te. ¿Su gobierno ha inten­ta­do hacer algo en rela­ción con las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les de la mayo­ría negra? y ¿cómo carac­te­ri­za­rías la eco­no­mía y los nive­les de des­igual­dad hoy en Sudá­fri­ca?

Fue una gran tra­ge­dia para la izquier­da cuan­do COSATU, el SACP y otras fuer­zas de izquier­da en el ANC, deses­pe­ra­dos por encon­trar una alter­na­ti­va a las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les apli­ca­das por Tha­bo Mbe­ki ‑que nega­ba, como se recor­da­rá, la exis­ten­cia del SIDA‑, se agru­pa­ron en torno a Jacob Zuma y le ayu­da­ron a ser ele­gi­do pre­si­den­te del ANC y pos­te­rior­men­te del país. Zuma es un polí­ti­co con­su­ma­do, que ha con­so­li­da­do su base y apo­yos pre­sen­tán­do­se al mis­mo tiem­po como un hom­bre de la izquier­da mien­tras se hacía con el man­to del nacio­na­lis­mo zulú que has­ta enton­ces había osten­ta­do el Par­ti­do de la Liber­tad Inkatha.

De hom­bre de la izquier­da, nada. A nivel per­so­nal es un homó­fo­bo, misó­gino y polí­ga­mo. Su gobierno con­ti­núa con las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas neo­li­be­ra­les, mone­ta­ris­tas, defla­cio­nis­tas y favo­ra­bles a la fle­xi­bi­li­dad labo­ral. Esto expli­ca la cre­cien­te alie­na­ción de COSATU del régi­men que ayu­dó a lle­gar al poder. La indi­ca­ción más recien­te de la rup­tu­ra entre el gobierno de Zuma y COSATU fue la masi­va huel­ga gene­ral lide­ra­da por COSATU de 12 de mar­zo 2012, con­tra el pea­je de las auto­pis­tas de Johan­nes­bur­go y el fra­ca­so del gobierno para prohi­bir los con­tra­tis­tas pira­tas de mano de obra.

Las ciu­da­des y los subur­bios son dos mun­dos apar­te, y una bre­cha aún mayor sepa­ra la vida de los anti­guos ban­tus­ta­nes de las áreas metro­po­li­ta­nas. Nues­tro país se enfren­ta a difi­cul­ta­des extre­mas para hacer fren­te al des­em­pleo masi­vo y la pobre­za. La pan­de­mia del SIDA sigue sien­do devas­ta­do­ra en su pro­pa­ga­ción e impac­to, inclu­so si ya nadie se atre­ve a dudar de su exis­ten­cia, como en la épo­ca de Mbe­ki. Tam­po­co pode­mos igno­rar las cri­sis de nues­tros sis­te­mas de edu­ca­ción, salud, agua y vivien­da. Como resul­ta­do de todo ello, el cri­men y la vio­len­cia siguen gol­pean­do nues­tra socie­dad y atur­dien­do nues­tros sen­ti­dos.

Una socie­dad des­igual, una Eco­no­mía en decli­ve

El des­em­pleo masi­vo y unos sala­rios de pobre­za se encuen­tran en el cen­tro de la cri­sis social a la que se enfren­ta nues­tro pue­blo. Más del 25% de la fuer­za de tra­ba­jo se encuen­tra en paro. Cuan­do los tra­ba­ja­do­res que han deja­do de bus­car tra­ba­jo se tie­nen en cuen­ta, la tasa de des­em­pleo es un enor­me 40% de la de la pobla­ción acti­va. Según la Comi­sión Nacio­nal de Pla­ni­fi­ca­ción, que pre­si­de el minis­tro Tre­vor Manuel, más de un ter­cio de todos los tra­ba­ja­do­res ganan menos de 120 $ al mes, mien­tras que la mitad de la fuer­za labo­ral gana menos de 300 $.

Detrás de esta cri­sis social esta el decli­ve de la eco­no­mía suda­fri­ca­na. Sudá­fri­ca se unió recien­te­men­te a los BRICS, que agru­pa a las prin­ci­pa­les eco­no­mías emer­gen­tes: Bra­sil, Rusia, India y Chi­na. La iro­nía es que mien­tras que la eco­no­mía suda­fri­ca­na domi­na la región y el con­ti­nen­te afri­cano de mane­ra más amplia, hay que con­si­de­rar­la una eco­no­mía en decli­ve y no en auge.

Y es así bási­ca­men­te como con­se­cuen­cia del ago­ta­mien­to del mode­lo de cre­ci­mien­to mine­ro y ener­gé­ti­co del apartheid, des­pués del fin del apartheid, y el fra­ca­so del ANC a la hora de impul­sar la diver­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía hacia nue­vos sec­to­res de cre­ci­mien­to. La aper­tu­ra de la eco­no­mía suda­fri­ca­na no logró atraer la inver­sión extran­je­ra que se espe­ra­ba para esti­mu­lar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble de sec­to­res pro­duc­ti­vos crea­do­res de empleo.

En el cora­zón del decli­ve de Sudá­fri­ca hay tres fac­to­res inter­re­la­cio­na­dos, a saber, la reduc­ción de los recur­sos bási­cos, la debi­li­dad de los mer­ca­dos inter­nos y la deman­da de bie­nes de con­su­mo, y un mar­co polí­ti­co que ha favo­re­ci­do una eco­no­mía abier­ta y orien­ta­da al exte­rior que ha faci­li­ta­do la finan­cia­ri­za­ción y la fuga de capi­ta­les.

Si bien la lite­ra­tu­ra post-apartheid se ha cen­tra­do tan­to en las debi­li­da­des estruc­tu­ra­les de la eco­no­mía suda­fri­ca­na como en el mar­co polí­ti­co neo­li­be­ral como barre­ras para el desa­rro­llo sos­te­ni­do, se ha pres­ta­do menos aten­ción al ago­ta­mien­to pau­la­tino de los recur­sos bási­cos en Sudá­fri­ca.

En Sudá­fri­ca exis­te un patrón común de ago­ta­mien­to de los recur­sos en una amplia gama de sec­to­res cla­ve, como la ener­gía, los mine­ra­les (por ejem­plo, las reser­vas de car­bón se han revi­sa­do a la baja a ape­nas una quin­ta par­te de las esti­ma­cio­nes ori­gi­na­les), agua (en el año 2004, el 98 % del total de los recur­sos hídri­cos ya habían sido asig­na­do) y la fer­ti­li­dad del sue­lo (la degra­da­ción afec­ta ya al 41% de la tie­rra cul­ti­va­da).

Inclu­so la diver­si­dad bio­ló­gi­ca y la infra­es­truc­tu­ra ambien­tal de Sudá­fri­ca están sufrien­do una ten­sión extre­ma a cau­sa de los pro­ce­sos indus­tria­les y el cam­bio cli­má­ti­co. El ago­ta­mien­to de los recur­sos de estos sec­to­res cla­ve ten­drá un efec­to nega­ti­vo en las expor­ta­cio­nes suda­fri­ca­nas y aumen­ta­rá los cos­tes de los insu­mos de los bie­nes de pro­duc­ción local, debi­li­tan­do aún más la eco­no­mía. A menos que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se des­vin­cu­le del cre­ci­mien­to en la uti­li­za­ción de los recur­sos y los impac­tos ambien­ta­les nega­ti­vos, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co se verá afec­ta­do, con con­se­cuen­cias nega­ti­vas para la socie­dad y el medio ambien­te.

En el con­tex­to de la cri­sis glo­bal, la vul­ne­ra­bi­li­dad de Sudá­fri­ca a los cho­ques exter­nos de la eco­no­mía mun­dial ha sido suce­si­va­men­te demos­tra­do a tra­vés de pro­ble­mas gra­ves en el mer­ca­do de divi­sas, fuga de capi­ta­les, dis­mi­nu­ción de las expor­ta­cio­nes y pér­di­das masi­vas de empleo. Duran­te la Gran Rece­sión de 2008 – 2009 se per­die­ron más de un millón de empleos.

Todo esto ha con­tri­bui­do a que Sudá­fri­ca sea uno de, si no el país más des­igual del mun­do. El coefi­cien­te Gini de Sudá­fri­ca es 0,73, repre­sen­tan­do 1 la des­igual­dad abso­lu­ta de ingre­sos. [En com­pa­ra­ción, en los Esta­dos Uni­dos, el más des­igual de las prin­ci­pa­les eco­no­mías indus­tria­les, el coefi­cien­te Gini es de entre 0,46 y 0,47, y en Espa­ña del 0,46 – nota de los edi­to­res.]

La casi dupli­ca­ción de la tasa de des­em­pleo des­de el fin del apartheid es una de las prin­ci­pa­les razo­nes del aumen­to de la des­igual­dad. El 70% de los des­em­plea­dos son meno­res de 35 años y más del 60% son muje­res.

Las muje­res en las zonas rura­les, espe­cial­men­te en los anti­guos ban­tus­ta­nes, son las más afec­ta­dos por el des­em­pleo y la pobre­za – espe­cial­men­te debi­do a la inca­pa­ci­dad del gobierno para redis­tri­buir la tie­rra. Del obje­ti­vo de redis­tri­bu­ción de la tie­rra para 2014 de un 30%, menos del 7% ha sido para gen­te negra. Gran par­te de esta tie­rra no se cul­ti­va de mane­ra pro­duc­ti­va debi­do a la inca­pa­ci­dad del gobierno para apo­yar a las comu­ni­da­des con los insu­mos y ser­vi­cios de exten­sión agrí­co­la impres­cin­di­bles.

La des­igual­dad tam­bién se mani­fies­ta en un acce­so des­igual a los ser­vi­cios de agua, elec­tri­ci­dad, sanea­mien­to, vivien­da, edu­ca­ción y salud. Ello ha pro­vo­ca­do una ola con­ti­nua de pro­tes­tas mili­tan­tes en rela­ción a estos ser­vi­cios, lo que ha con­ver­ti­do a Sudá­fri­ca en el país con uno de los índi­ces más altos de pro­tes­tas per cápi­ta en el mun­do.

Ciu­dad del Cabo es la úni­ca gran ciu­dad gober­na­da por la Alian­za Demo­crá­ti­ca (el par­ti­do de la opo­si­ción libe­ral) y la úni­ca zona del país don­de no hay una mayo­ría “negra”, según la cla­si­fi­ca­ción racial del apartheid, sino com­pues­ta por – «mes­ti­zos», “indios” y “blan­cos”. Somos cons­cien­tes de que muchos negros (no sólo los par­ti­da­rios del ANC) lo ven como un pro­ble­ma. ¿En que medi­da son reales esos sen­ti­mien­tos? ¿Cuál es la com­po­si­ción social de la Alian­za Demo­crá­ti­ca? ¿Los votan­tes negros de la DA per­te­ne­cen prin­ci­pal­men­te a las cla­ses pro­fe­sio­na­les y aco­mo­da­das? ¿Es una ame­na­za seria al ANC a lar­go pla­zo?

La mayo­ría de la gen­te en Ciu­dad del Cabo y la Pro­vin­cia Occi­den­tal del Cabo son lo que se deno­mi­nó «mes­ti­zo» en el régi­men del apartheid. Hay que tener en cuen­ta que bajo el apartheid Ciu­dad del Cabo fue una «región pre­fe­ren­te de mano de obra mes­ti­za». Lo que sig­ni­fi­có que la inmi­gra­ción de los lla­ma­dos “afri­ca­nos” de los ban­tus­ta­nes fue muy res­trin­gi­da. Ello expli­ca sus carac­te­rís­ti­cas demo­grá­fi­cas par­ti­cu­la­res.

Ade­más, des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co hay que enten­der que Ciu­dad del Cabo es la ciu­dad más anti­gua de Sudá­fri­ca y fue el des­tino de varias olea­das de colo­nia­lis­mo (holan­dés, inglés), así como de los pri­me­ros escla­vos afri­ca­nos y mala­yos.

Ciu­dad del Cabo tie­ne una rica his­to­ria de resis­ten­cia, sin­di­ca­lis­mo y luchas radi­ca­les. Los lla­ma­dos «colou­red» (mes­ti­zos) juga­ron un papel muy des­ta­ca­do en el movi­mien­to anti-apartheid y anti­ca­pi­ta­lis­ta en el Cabo Occi­den­tal. Sin embar­go, el papel y la con­tri­bu­ción de este sec­tor del pue­blo opri­mi­do no fue inte­gra­do ple­na­men­te en la afir­ma­ción post-apartheid del nacio­na­lis­mo afri­cano. El nacio­na­lis­mo afri­cano fue defi­ni­do en unos tér­mi­nos dema­sia­do estre­chos como para inte­grar y que la gen­te cla­si­fi­ca­da como “colou­red” pudie­ra sen­tir­se ple­na­men­te par­te de la nación en cons­truc­ción.

Dado que este sec­tor de la pobla­ción dis­fru­ta­ba de una situa­ción social un poco mejor en tér­mi­nos de sala­rios, nor­mas de vida y de vivien­da, la acción afir­ma­ti­va y la indi­ge­ni­za­ción del esta­do des­pués de la caí­da del apartheid hizo temer a la pobla­ción mes­ti­za que per­de­ría par­te de ello a favor de los «afri­ca­nos». Ello ace­le­ró el pro­ce­so de pola­ri­za­ción, el debi­li­ta­mien­to de una iden­ti­dad común negra (que fue uno de los obje­ti­vos de la lucha de libe­ra­ción) y refor­zó la sen­sa­ción de per­te­ne­cer a una iden­ti­dad sepa­ra­da.

Poco se ha hecho para supe­rar el lega­do del apartheid terri­to­rial, el desa­rro­llo sepa­ra­do y otras barre­ras (idio­ma, edu­ca­ción, depor­tes) a la inte­gra­ción en una ciu­da­da­nía común. La gen­te de la comu­ni­dad «mes­ti­za» sigue vivien­do en los mis­mos muni­ci­pios y sus hijos asis­ten a las mis­mas escue­las que lo hicie­ron bajo el apartheid.

Esta situa­ción ali­men­ta la inse­gu­ri­dad y los mie­dos en las comu­ni­da­des de cla­se obre­ra, ya que sufrie­ron las peo­res con­se­cuen­cias de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les: los recor­tes masi­vos de empleo en el sec­tor públi­co en los ser­vi­cios muni­ci­pa­les, la edu­ca­ción, la salud y el sec­tor de ser­vi­cios en gene­ral. El des­em­pleo masi­vo y las pri­va­cio­nes en muchos muni­ci­pios mes­ti­zos han dado lugar a una pro­fun­da alie­na­ción de la socie­dad, en par­ti­cu­lar entre los jóve­nes.

Todo ello ha pro­vo­ca­do altos nive­les de gangs­te­ris­mo, delin­cuen­cia y dro­ga­dic­ción, que se ase­me­jan a algu­nas zonas de los ghet­tos afro­ame­ri­ca­nos en EE UU. Esta situa­ción de inse­gu­ri­dad y paro masi­vo es lo que ha ena­je­na­do del ANC el voto de las comu­ni­da­des mes­ti­zas. Sin embar­go, la Alian­za Demo­crá­ti­ca (DA) sólo ganó peso en este sec­tor del elec­to­ra­do gra­cias a una serie de fusio­nes con par­ti­dos más peque­ños, como los Demó­cra­tas Inde­pen­dien­tes y el ex Par­ti­do Nacio­nal (el vie­jo par­ti­do pro-apartheid).

La base social prin­ci­pal de la Alian­za Demo­crá­ti­ca sigue sien­do blan­cos de cla­se media. Sin embar­go, a medi­da que la gen­te se deses­pe­ra por el aumen­to del des­em­pleo y la inca­pa­ci­dad del gobierno de pro­veer ser­vi­cios bási­cos, ade­más de la cre­cien­te corrup­ción, la DA, como prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción, comien­za a tener un cier­to eco y apo­yo en los subur­bios y barrios negros.

Es pro­ba­ble que en las pró­xi­mas elec­cio­nes una alian­za de peque­ños par­ti­dos, entre ellos la esci­sión disi­den­te del ANC en el momen­to de la caí­da de Mbe­ki y el Con­gre­so del Pue­blo (COPE), for­men una coa­li­ción elec­to­ral con la Alian­za Demo­crá­ti­ca y se fusio­nen pos­te­rior­men­te. De esta mane­ra la DA podría ampliar su apo­yo en algu­nos muni­ci­pios y subur­bios afri­ca­nos. Con todo, las cla­ses medias negras apo­yan prin­ci­pal­men­te al ANC y son movi­li­za­das median­te un nacio­na­lis­mo chau­vi­nis­ta afri­cano.

Against the Current. Tra­duc­ción para sin​per​mi​so​.info: Gus­ta­vo Bus­ter. Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *