Huel­ga por la vida- Juan Mari Ara­zu­ri

Soy cons­cien­te del error que supo­ne dejar pasar la vida, pero en mayor o menor medi­da, lo hace­mos. Deja­mos pasar la vida -¡¡y la puñe­te­ra corre que se las pela!!- cuan­do nues­tra «obse­sión» debie­ra ser tra­tar de suje­tar­la aun­que fue­ra a pelliz­cos. Uno no tie­ne idea de cuán­do ni dón­de le va a tocar can­tar «el bin­go» y, con suer­te (alzhei­mer median­te), serán esos pelliz­cos lo úni­co real­men­te valio­so que haya­mos con­se­gui­do vivir antes de hin­car­la irre­me­dia­ble­men­te.

Trans­cu­rri­mos plá­ci­da­men­te asis­tien­do a un espec­tácu­lo que nos han dicho y cree­mos que es vivir, con dis­tin­tos gra­dos pero acep­tán­do­lo: una vida gris, ruti­na­ria, metó­di­ca y arti­fi­cial­men­te ilu­mi­na­da. Pue­de ser­vir­nos… pero aca­ba­mos sien­do los sir­vien­tes. Nos acos­ta­mos entre las diez de la noche y la una de la maña­na. Si todo va bien, solo nos des­per­ta­mos «medio can­saos». ¡El des­per­ta­dor! ¿Ya? Las seis y media de la maña­na, ¡por lo menos es verano! Desa­yuno lige­ro, que hemos vuel­to a «apu­rar dema­siao» y lle­ga­mos jus­tos. Coche, moto, villa­ve­sa o auto­bús. Por los pelos lle­ga­mos a la «mina» y ahí están: Luis y Aina­ra (com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y por lo gene­ral, bue­na gen­te). ¡¡A currar!! El jefe lle­ga más tar­de. Saca­mos el tra­ba­jo como ayer, ante­ayer… No es que nos haga sen­tir satis­fe­chos, la ver­dad. El tra­ba­jo no es malo. Me refie­ro a esa frus­tra­ción de ver­nos tra­ba­jan­do por la nece­si­dad de con­se­guir dine­ro, sim­ple y lla­na­men­te. ¡Ben­di­to dine­ro! A todos nos gus­ta­ría tra­ba­jar y estar satis­fe­chos, con­ten­tos por rea­li­zar una labor útil que sir­va para algo más que para «lle­nar bol­si­llos», pero sabe­mos y acep­ta­mos que siem­pre hay alguien al que enri­que­cer. Ley de vida. Ade­más, sin tra­ba­jo, ya sabe­mos lo que nos espe­ra: la exclu­sión. Deu­das y más deu­das. Aguan­ta­mos el tirón. Somos afor­tu­na­dos: tene­mos tra­ba­jo.

Todo esto, ¿tie­ne algo que ver con los recor­tes, la cri­sis-saqueo y las refor­mas a las que asis­ti­mos con exas­pe­ran­te nor­ma­li­dad? ¡Hom­bre! Si no somos capa­ces de plan­tear­nos otra for­ma de orga­ni­zar­nos, más jus­ta e igua­li­ta­ria, que des­pla­ce el con­su­mo y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co para intro­du­cir el repar­to de los tra­ba­jos y de los recur­sos, e inten­ta­mos lle­var­la hacia delan­te con con­fian­za en nues­tras pro­pias ideas y medios, esta­re­mos «reman­do» con­tra nues­tros pro­pios intere­ses, con­tra nues­tra pro­pia vida.

Son tiem­pos de arries­gar, de soli­da­ri­dad hacia las per­so­nas para las que esta cri­sis no repre­sen­ta nin­gu­na nove­dad en sus vidas (migran­tes, para­dos, muje­res, jóve­nes, jubi­la­dos con pen­sio­nes míni­mas…) con el con­ven­ci­mien­to de que no son nece- sarias muchas cosas para vivir, siem­pre que nues­tras nece­si­da­des bási­cas que­den cubier­tas (sani­dad, edu­ca­ción, ren­ta bási­ca uni­ver­sal, vivien­da…).

Por­que solo des­de la pre­dis­po­si­ción al repar­to pode­mos exi­gir «repar­to» y ade­más hacer­lo de una for­ma creí­ble (todos apor­ta­mos en fun­ción de nues­tras posi­bi­li­da­des). Por­que no pode­mos seguir acep­tan­do tan­ta injus­ti­cia miran­do para otro lado, por más que nos la expli­quen como un fenó­meno natu­ral sobre el que no pode­mos inci­dir y por más que no nos afec­te aho­ra mis­mo de una for­ma direc­ta.

Sesu­dos exper­tos eco­no­mis­tas y polí­ti­cos nos dicen qué pode­mos y qué no pode­mos hacer. Cómo debe­mos hacer­lo. Cuán­do debe­mos hacer­lo. Vivi­mos «inter­ve­ni­dos» en todos los cam­pos de nues­tras vidas y si algu­na face­ta con­si­gue des­ha­cer­se de ese con­trol, posi­ble­men­te conoz­ca­mos de pri­me­ra mano eso que lla­man el «peso de la ley».

El 26 de sep­tiem­bre tene­mos una con­vo­ca­to­ria de huel­ga (con todas las defi­cien­cias que que­ra­mos bus­car y que tie­ne) que debe ser­vir­nos para, al menos, mos­trar nues­tro har­taz­go ante tan­to robo y atro­pe­llo. El 26, en la calle, debe­mos mos­trar que tene­mos alter­na­ti­vas a este sis­te­ma depre­da­dor y vio­len­to, que las que­re­mos mate­ria­li­zar y que no pen­sa­mos dejar en el camino a quie­nes más difi­cul­ta­des pade­cen. Exi­gi­re­mos jus­ti­cia social y repar­to, por­que de otro modo esta­mos con­de­na­dos a no sabo­rear la vida, jodi­da muchas veces, pero un rega­lo mara­vi­llo­so que no pode­mos des­per­di­ciar lamen­tán­do­nos, deján­do­la pasar meti­dos en una ofi­ci­na, una fábri­ca… sin mayor pre­ten­sión que poder seguir com­pran­do cosas. El pea­je que paga­mos es dema­sia­do ele­va­do y lo cono­ce­mos: «meter» algu­na hora de más, ver a los críos casi siem­pre dor­mi­dos, no dis­po­ner de tiem­po para con­ver­sar con ami­gos, com­pa­ñe­ros… o redu­cir­lo a meros men­sa­jes a tra­vés de una pan­ta­lla. Eso no es vivir, no señor. Se lla­ma­rá de otra for­ma, pero ¿vivir? ¡no jodas! La vida es tiem­po del que dis­po­ner gus­to­sa y rea­li­za­do­ra­men­te y, en el tra­ba­jo (se pue­de decir lo mis­mo del con­su­mo cuan­do iden­ti­fi­ca­mos el poder adqui­si­ti­vo con la «feli­ci­dad»), no solo nos roban dine­ro, sino que nos roban el tiem­po, la vida. Una vida que no está para des­per­di­ciar opor­tu­ni­da­des y el 26 de sep­tiem­bre, no deja de ser una más. A ver qué haces. Tic, tac, tic, tac…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *