Auda­cia, más auda­cia, La izquier­da radi­cal triun­fa, o la con­tra­re­vo­lu­ción gana­rá- Samir Amin

¿Por qué auda­cia?

1. El capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo es un capi­ta­lis­mo de mono­po­lios gene­ra­li­za­dos. Con esto quie­ro decir que los mono­po­lios no son ya más islas gran­des en un mar de empre­sas rela­ti­va­men­te autó­no­mas, sino que son un sis­te­ma inte­gra­do, que con­tro­la abso­lu­ta­men­te todos los sis­te­mas de pro­duc­ción. Peque­ñas y media­nas empre­sas, inclu­so las gran­des cor­po­ra­cio­nes que no son estric­ta­men­te oli­go­po­lios, están bajo el con­trol de una red que rem­pla­za a los mono­po­lios. Su gra­do de auto­no­mía se ha vis­to redu­ci­do al pun­to de con­ver­tir­se en sub­con­tra­tis­tas de los mono­po­lios.

Este sis­te­ma de mono­po­lios gene­ra­li­za­dos es pro­duc­to de una nue­va fase de cen­tra­li­za­ción del capi­tal que tuvo lugar duran­te los 80 y 90 en los paí­ses que com­po­nen la Tria­da (Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Japón).

Los mono­po­lios gene­ra­li­za­dos domi­nan aho­ra la eco­no­mía mun­dial. “Glo­ba­li­za­ción” es el nom­bre que le han dado al con­jun­to de deman­das median­te las cua­les ejer­cen su con­trol sobre los sis­te­mas pro­duc­ti­vos de la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo glo­bal (peri­fe­ria enten­di­da como el mun­do por deba­jo de la Tria­da). Esto no es más que una nue­va fase del impe­ria­lis­mo.

2. El capi­ta­lis­mo de los mono­po­lios gene­ra­li­za­dos y glo­ba­li­za­dos es un sis­te­ma que garan­ti­za que estos mono­po­lios gra­ven impues­tos sobre la masa de plus­va­lía (trans­for­ma­da en ganan­cias) que el capi­tal extrae de la explo­ta­ción del tra­ba­jo. En la medi­da en que estos mono­po­lios están ope­ran­do en las peri­fe­rias del sis­te­ma glo­bal, la ren­ta mono­pó­li­ca es ren­ta impe­ria­lis­ta. El pro­ce­so de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta –que defi­ne el capi­ta­lis­mo en todas sus suce­si­vas for­mas his­tó­ri­cas- está deter­mi­na­do por la maxi­mi­za­ción de la ren­ta monopólica/​imperialista que per­si­gue.

Este des­pla­za­mien­to del cen­tro de gra­ve­dad de la acu­mu­la­ción del capi­tal es la fuen­te de la con­ti­nua con­cen­tra­ción del ingre­so y la rique­za en bene­fi­cio de los mono­po­lios, amplia­men­te con­tro­la­da por las oli­gar­quías (plu­to­cra­cias) que gobier­nan los gru­pos oli­go­pó­li­cos a expen­sas de la remu­ne­ra­ción del tra­ba­jo e inclu­so de la remu­ne­ra­ción del capi­tal no mono­pó­li­co.

3. Esto pone en ries­go al mis­mo cre­ci­mien­to, des­equi­li­bran­do la fuen­te de finan­cia­li­za­ción del sis­te­ma eco­nó­mi­co. Con esto me refie­ro a que el seg­men­to cre­cien­te de la plus­va­lía no pue­de ser inver­ti­do en la expan­sión y pro­fun­di­za­ción de los sis­te­mas de pro­duc­ción y por con­si­guien­te la inver­sión finan­cie­ra de la plus­va­lía des­me­di­da se vuel­ve la úni­ca opción para sos­te­ner la acu­mu­la­ción bajo el con­trol de los mono­po­lios.

La imple­men­ta­ción que el capi­tal rea­li­za en deter­mi­na­dos sis­te­mas, per­mi­te que la finan­cia­li­za­ción ope­re de dis­tin­tas mane­ras, gene­ran­do:

(i) la subor­di­na­ción de la ges­tión de las empre­sas al prin­ci­pio del “valor de las accio­nes”.

(ii) la sus­ti­tu­ción del sis­te­ma de pen­sio­nes basa­do en la capi­ta­li­za­ción (fon­dos de pen­sión) por sis­te­mas de dis­tri­bu­ción de las pen­sio­nes.

(iii) la adop­ción del prin­ci­pio de “inter­cam­bio de tasas fle­xi­bles”.

(iv) el aban­dono del prin­ci­pio bajo el cual los ban­cos cen­tra­les deter­mi­nan la tasa de inte­rés –el prin­ci­pio de liqui­dez- y la trans­fe­ren­cia de esta res­pon­sa­bi­li­dad al “mer­ca­do”.

La finan­cia­li­za­ción ha trans­fe­ri­do la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal en el con­trol de la repro­duc­ción del sis­te­ma de acu­mu­la­ción a 30 gran­des ban­cos que son par­te de la Tria­da. Los eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­dos “mer­ca­dos” no son otra cosa más que los luga­res don­de son des­ple­ga­das las estra­te­gias de los acto­res que domi­nan la esce­na eco­nó­mi­ca.

Por con­si­guien­te esta finan­cia­li­za­ción, que es res­pon­sa­ble del cre­ci­mien­to de la des­igual­dad en la dis­tri­bu­ción del ingre­so (y la rique­za), gene­ra la mis­ma plus­va­lía que la sos­tie­ne. La “inver­sión finan­cie­ra” (o mejor dicho la inver­sión en espe­cu­la­ción finan­cie­ra) con­ti­núa cre­cien­do a gran velo­ci­dad sin corres­pon­der­se con el cre­ci­mien­to del Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (que en la actua­li­dad se está con­vir­tien­do en algo fic­ti­cio) o con la inver­sión en la pro­duc­ción real.

El cre­ci­mien­to explo­si­vo de la inver­sión finan­cie­ra requie­re, y se ali­men­ta de, la exis­ten­cia de deu­da en todas sus for­mas, espe­cial­men­te de la deu­da sobe­ra­na. Cuan­do los gobier­nos que están en el poder dicen estar per­si­guien­do la reduc­ción de la deu­da, están min­tien­do deli­be­ra­da­men­te. Para con­cre­tar la estra­te­gia de finan­cia­li­za­ción de los mono­po­lios se nece­si­ta el cre­ci­mien­to de la deu­da, algo que en reali­dad los mono­po­lios bus­can más que com­ba­ten, como una mane­ra de absor­ber la ganan­cia de los mono­po­lios. Las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad impues­tas para “redu­cir la deu­da”, han teni­do como resul­ta­do (tal y como se pre­ten­día) el incre­men­to del volu­men de la mis­ma.

4. Es este sis­te­ma –lla­ma­do popu­lar­men­te neo­li­be­ral, el sis­te­ma del mono­po­lio gene­ra­li­za­do capi­ta­lis­ta, “glo­ba­li­za­do” (impe­ria­lis­ta) y finan­cia­li­za­do (como una nece­si­dad para su pro­pia repro­duc­ción) – que implo­sio­na ante nues­tros ojos. Pero este sis­te­ma, apa­ren­te­men­te inca­paz de derro­tar sus cre­cien­tes con­tra­dic­cio­nes inter­nas, está con­de­na­do a con­ti­nuar su sal­va­je expan­sión.

La “cri­sis” del sis­te­ma es cau­sa­da por su pro­pio “éxi­to”. En efec­to, la estra­te­gia des­ple­ga­da por los mono­po­lios siem­pre ha pro­du­ci­do los resul­ta­dos desea­dos: los pla­nes de “aus­te­ri­dad” y los lla­ma­dos pla­nes de reduc­ción social (en reali­dad anti-social) con­ti­núan sien­do impues­tos, a pesar de la resis­ten­cia y las luchas. Actual­men­te, la ini­cia­ti­va yace en manos de los mono­po­lios (“los mer­ca­dos”) y sus sier­vos polí­ti­cos (los gobier­nos subor­di­na­dos a las deman­das del “mer­ca­do”).

5. Bajo estas con­di­cio­nes el capi­tal mono­pó­li­co ha decla­ra­do abier­ta­men­te la gue­rra tan­to a los tra­ba­ja­do­res como a los pue­blos. Esta decla­ra­ción es par­te del plan­tea­mien­to de “el libe­ra­lis­mo no es nego­cia­ble”. El capi­tal mono­pó­li­co segui­rá expan­dién­do­se sin redu­cir su velo­ci­dad. La crí­ti­ca a la “regu­la­ción” que expli­co a con­ti­nua­ción, está basa­da en este hecho.

No esta­mos vivien­do un momen­to his­tó­ri­co en don­de la bús­que­da de un “com­pro­mi­so social” sea una opción posi­ble. Ha habi­do momen­tos en el pasa­do, como el com­pro­mi­so social duran­te la post Gue­rra entre el capi­tal y el tra­ba­jo refe­ren­te a un Esta­do social demo­crá­ti­co en el oes­te, el socia­lis­mo actual­men­te exis­ten­te en el este, y los pro­yec­tos nacio­na­lis­tas y popu­la­res en el sur, pero el actual momen­to his­tó­ri­co ya no es el mis­mo. El con­flic­to actual se pro­du­ce entre el capi­tal mono­pó­li­co, y los tra­ba­ja­do­res y la gen­te que es lla­ma­da a ren­dir­se incon­di­cio­nal­men­te. Las estra­te­gias defen­si­vas de resis­ten­cia bajo estas con­di­cio­nes no son efec­ti­vas y even­tual­men­te lle­van inclu­so a ser derro­ta­das. En la gue­rra decla­ra­da por el capi­tal mono­pó­li­co, los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos deben desa­rro­llar estra­te­gias que les per­mi­tan colo­car­se a la ofen­si­va.

El perio­do de gue­rra social está nece­sa­ria­men­te acom­pa­ña­do por la pro­li­fe­ra­ción de con­flic­tos polí­ti­cos inter­na­cio­na­les e inter­ven­cio­nes mili­ta­res de las fuer­zas impe­ria­lis­tas de la Tria­da. La estra­te­gia de “con­trol mili­tar del pla­ne­ta” por las fuer­zas arma­das de los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos subor­di­na­dos de la OTAN es, en últi­ma ins­tan­cia, el úni­co medio por el cual los mono­po­lios impe­ria­lis­tas de la Tria­da pue­den con­ti­nuar su domi­nio sobre los pue­blos, nacio­nes y esta­dos del Sur.

Ante este desa­fío de la gue­rra decla­ra­da por los mono­po­lios, ¿cuá­les son las alter­na­ti­vas que se pro­po­nen?

Pri­me­ra res­pues­ta: “regu­la­ción de los mer­ca­dos” (finan­cie­ros y de otros tipos)

Esta regu­la­ción es una ini­cia­ti­va que los mono­po­lios y los gobier­nos rei­vin­di­can. Sin embar­go esto es solo retó­ri­ca vacía, dise­ña­da para con­fun­dir a la opi­nión públi­ca. Estas ini­cia­ti­vas no pue­den parar la desen­fre­na­da carre­ra por el bene­fi­cio finan­cie­ro, resul­ta­do de la lógi­ca de acu­mu­la­ción con­tro­la­da por los mono­po­lios. Son por tan­to una fal­sa alter­na­ti­va.

Segun­da res­pues­ta: un retorno a los mode­los de la post Gue­rra.

Estas res­pues­tas ali­men­tan una tri­ple nos­tal­gia: (i) la recons­truc­ción de una ver­da­de­ra “social­de­mo­cra­cia” en Euro­pa occi­den­tal, (ii) la resu­rrec­ción de “socia­lis­mos” basa­dos en los prin­ci­pios que gober­na­ron el siglo XX (iii) el retorno a fór­mu­las de nacio­na­lis­mo popu­lar en la peri­fe­ria del Sur. Estas nos­tal­gias ima­gi­nan que es posi­ble obli­gar a retro­ce­der al capi­ta­lis­mo mono­pó­li­co, for­zán­do­le a regre­sar a lo que era en 1945. Pero la his­to­ria nun­ca per­mi­te tales retor­nos al pasa­do. El capi­ta­lis­mo debe ser con­fron­ta­do tal y como es hoy, no como noso­tros hubié­ra­mos desea­do que hubie­se sido ima­gi­nán­do­nos un blo­queo en su evo­lu­ción. Sin embar­go, estos anhe­los siguen ator­men­tan­do a una bue­na par­te de la izquier­da glo­bal.

Ter­ce­ra res­pues­ta: la bús­que­da de un con­sen­so “huma­nis­ta”

Yo defino este pia­do­so deseo de la siguien­te mane­ra: la ilu­sión de que un con­sen­so entre intere­ses en con­flic­to pue­de ser posi­ble. Algu­nos inge­nuos movi­mien­tos eco­lo­gis­tas, entre otros, com­par­ten esta ilu­sión.

Cuar­ta res­pues­ta: las ilu­sio­nes del pasa­do

Estas ilu­sio­nes invo­can “la espe­ci­fi­ci­dad” y “el dere­cho a la dife­ren­cia” sin preo­cu­par­se de enten­der su alcan­ce y sig­ni­fi­ca­do. El pasa­do ya nos ha res­pon­di­do las pre­gun­tas del futu­ro. Estos “cul­tu­ra­lis­mos” pue­den adop­tar varias for­mas étni­cas o para-reli­gio­sas. Teo­cra­cias y etno­cra­cias se con­vier­ten en con­ve­nien­tes subs­ti­tu­tos de las luchas socia­les demo­crá­ti­cas que han vis­to vacia­da su agen­da.

Quin­ta res­pues­ta: la prio­ri­dad de la “liber­tad per­so­nal”.

La gama de res­pues­tas basa­das en esta prio­ri­dad, con­si­de­ra­da el “valor supre­mo”, inclu­yen entre sus filas a los retró­gra­dos defen­so­res de la “demo­cra­cia elec­to­ral repre­sen­ta­ti­va”, a la que equi­pa­ran con demo­cra­cia en sí mis­ma. La fór­mu­la sepa­ra la demo­cra­ti­za­ción de las socie­da­des del pro­gre­so social, tole­ran­do inclu­so una aso­cia­ción de fac­to con la regre­sión social con tal de no poner en ries­go y des­acre­di­tar la demo­cra­cia, redu­ci­da aho­ra al esta­tus de una trá­gi­ca far­sa.

Pero hay varia­cio­nes de esta posi­ción inclu­so más peli­gro­sas. Me refie­ro aquí a algu­nos típi­cos “post moder­nos” actua­les (como Toni Negri en par­ti­cu­lar) quie­nes ima­gi­nan que el indi­vi­duo se ha con­ver­ti­do ya en el pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria, como si el comu­nis­mo, que per­mi­te al indi­vi­duo ser eman­ci­pa­do de la alie­na­ción y con­ver­tir­se en pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria, ya hubie­se sido ins­tau­ra­do.

Está cla­ro que todas las res­pues­tas de arri­ba, inclu­yen­do aque­llas de dere­cha (como las “regu­la­cio­nes” que no afec­tan a la pro­pie­dad pri­va­da de los mono­po­lios) toda­vía encuen­tran pode­ro­sos ecos en una mayo­ría de la gen­te de izquier­da.

6. La gue­rra decla­ra­da por el gene­ra­li­za­do capi­ta­lis­mo mono­pó­li­co del impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo no tie­ne nada que temer de las fal­sas alter­na­ti­vas que aca­bo de per­fi­lar.

¿Qué hacer enton­ces?

Este momen­to nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de ir mucho más lejos; nos deman­da como úni­ca y efec­ti­va res­pues­ta una audaz y atre­vi­da radi­ca­li­za­ción en la for­mu­la­ción de alter­na­ti­vas capa­ces de movi­li­zar tra­ba­ja­do­res y pue­blos para colo­car­se a la ofen­si­va y defen­der­se de la estra­te­gia de gue­rra de sus enemi­gos. Estas for­mu­la­cio­nes, basa­das en el aná­li­sis del capi­ta­lis­mo actual­men­te exis­ten­te, deben con­fron­tar direc­ta­men­te el futu­ro a ser cons­trui­do, y sacar­nos de la nos­tal­gia del pasa­do y de las ilu­sio­nes de la iden­ti­dad o el con­sen­so.

Pro­gra­mas auda­ces para una izquier­da radi­cal

Voy a orga­ni­zar los siguien­tes plan­tea­mien­tos bajo tres ideas cen­tra­les: (i) la socia­li­za­ción de la pro­pie­dad de los mono­po­lios, (ii) la des-finan­cia­li­za­ción del mane­jo de la eco­no­mía, (iii) des-glo­ba­li­za­ción de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les.

Socia­li­za­ción de la pro­pie­dad de los mono­po­lios

La efec­ti­vi­dad de la res­pues­ta alter­na­ti­va requie­re nece­sa­ria­men­te del cues­tio­na­mien­to del prin­ci­pio de la pro­pie­dad pri­va­da del mono­po­lio del capi­tal. La pro­pues­ta de “regu­lar” las ope­ra­cio­nes finan­cie­ras, el retorno de los mer­ca­dos a la “trans­pa­ren­cia” para per­mi­tir que las expec­ta­ti­vas de los “agen­tes” se con­vier­tan en “racio­na­les” y defi­nan los tér­mi­nos de un con­sen­so de estas refor­mas sin abo­lir la pro­pie­dad pri­va­da de los mono­po­lios no es más que un cla­ro inten­to de con­fun­dir a un públi­co inge­nuo. Los mono­po­lios son lla­ma­dos a “ges­tio­nar” refor­mas con­tra sus pro­pios intere­ses, igno­rán­do­se el hecho de que los mono­po­lios man­tie­nen mil y un for­mas de bur­lar los obje­ti­vos de estas refor­mas.

El pro­yec­to social alter­na­ti­vo debe­ría rever­tir la direc­ción del actual orden social (des­or­den social) pro­du­ci­do por las estra­te­gias de los mono­po­lios, con el pro­pó­si­to de ase­gu­rar empleo pleno y esta­ble, garan­ti­zan­do sala­rios decen­tes al mis­mo tiem­po que gene­ra la pro­duc­ti­vi­dad de la labor social. Este obje­ti­vo es sim­ple­men­te impo­si­ble sin la expro­pia­ción del poder de los mono­po­lios.

El “soft­wa­re de los teó­ri­cos de la eco­no­mía” debe ser recons­trui­do (en pala­bras de Fra­nçois Morin) así como la absur­da e impo­si­ble teo­ría eco­nó­mi­ca de que las “expec­ta­ti­vas” pro­mue­ven la demo­cra­cia por­que per­mi­ten un mayor con­trol en la toma de deci­sio­nes eco­nó­mi­cas. La auda­cia en este momen­to requie­re de refor­mas radi­ca­les en la edu­ca­ción para la for­ma­ción no solo de eco­no­mis­tas sino tam­bién de aque­llos lla­ma­dos a ocu­par car­gos de ges­tión.

Los mono­po­lios son cuer­pos ins­ti­tu­cio­na­les que deben ser mane­ja­dos de acuer­do a los prin­ci­pios de la demo­cra­cia, en con­flic­to direc­to con quie­nes san­ti­fi­can la pro­pie­dad pri­va­da. A pesar de que el tér­mino “bie­nes”, impor­ta­do de la pala­bra anglo sajo­na, es en sí mis­mo ambi­guo por­que está des­co­nec­ta­da del deba­te sobre el sig­ni­fi­ca­do de los con­flic­tos socia­les (el len­gua­je anglo sajón igno­ra deli­be­ra­da­men­te la reali­dad de las cla­ses socia­les), el tér­mino aquí pue­de ser uti­li­za­do espe­cí­fi­ca­men­te para deno­mi­nar a los mono­po­lios como par­te de los “bie­nes”.

La abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da de los mono­po­lios debe tener lugar a tra­vés de su nacio­na­li­za­ción. Este pri­mer paso legal es inevi­ta­ble. Pero la auda­cia impli­ca en este pun­to ir más allá de este paso legal para pro­po­ner­se la socia­li­za­ción de la ges­tión de los mono­po­lios nacio­na­li­za­dos y la pro­mo­ción de las luchas socia­les demo­crá­ti­cas arti­cu­la­das en este pro­ce­so.

Daré un ejem­plo con­cre­to que podría incluir­se en estos pla­nes de socia­li­za­ción.

Tan­to los pro­pie­ta­rios de tie­rra ‘capi­ta­lis­tas’ (aque­llos de los paí­ses desa­rro­lla­dos) como los pro­pie­ta­rios ‘cam­pe­si­nos’ (mayor­men­te del Sur) son pri­sio­ne­ros tan­to de los mono­po­lios que pro­veen inputs [1] y cré­di­tos, como de los que depen­den del pro­ce­so de trans­por­te y comer­cia­li­za­ción de sus pro­duc­tos. Pero nin­guno de los dos gru­pos tie­ne auto­no­mía real en la toma de deci­sio­nes. A esto se suma que la pro­duc­ti­vi­dad alcan­za­da es apro­pia­da por los mono­po­lios que redu­cen a los pro­duc­to­res al sta­tus de “sub­con­tra­tis­tas”. Fren­te a esto, ¿cuál es la alter­na­ti­va posi­ble?

Los mono­po­lios debe­rían ser subs­ti­tui­dos por ins­ti­tu­cio­nes públi­cas que tra­ba­jen den­tro de un mar­co legal como par­te de su for­ma de gober­nar. Estas ins­ti­tu­cio­nes debe­rían ser cons­ti­tui­das por repre­sen­tan­tes de: (i) cam­pe­si­nos (los prin­ci­pa­les intere­sa­dos), (ii) uni­da­des ascen­den­tes (manu­fac­tu­ra de inputs, ban­cos) y des­cen­den­tes (indus­tria ali­men­ta­ria, cade­nas comer­cia­les), (iii) con­su­mi­do­res, (iv) auto­ri­da­des loca­les com­pro­me­ti­das con el medio ambien­te y la socie­dad (escue­las, hos­pi­ta­les, pla­ni­fi­ca­ción urba­na, vivien­da, trans­por­te), (v) el Esta­do (los ciu­da­da­nos). Estos repre­sen­tan­tes debe­rían ser selec­cio­na­dos de acuer­do a pro­ce­di­mien­tos corres­pon­dien­tes a su pro­pia mane­ra de ges­tión social, como por ejem­plo uni­da­des de pro­duc­ción de inputs ges­tio­na­das por con­se­jos de admi­nis­tra­ción con­for­ma­dos por tra­ba­ja­do­res direc­ta­men­te emplea­dos por las uni­da­des con­cer­nien­tes así como por quie­nes están emplea­dos por uni­da­des de sub­con­tra­to. Estas estruc­tu­ras debe­rían estar dise­ña­das de tal mane­ra que aso­cien la ges­tión del per­so­nal con cada uno de estos nive­les, así como con cen­tros de inves­ti­ga­ción que bus­quen una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te, y tec­no­lo­gía apro­pia­da. Podría­mos has­ta con­ce­bir una repre­sen­ta­ción de los pro­vee­do­res de capi­tal (”peque­ños accio­nis­tas”) here­da­dos de la nacio­na­li­za­ción, si es que lo con­si­de­ra­mos útil.

Esta­mos hablan­do por tan­to de apro­xi­ma­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les que son más com­ple­jas que las refor­mas de auto­ges­tión o coope­ra­ti­vas cono­ci­das has­ta el momen­to. Es nece­sa­rio inven­tar los cami­nos de este pro­ce­so de tal mane­ra que pro­mue­van el ejer­ci­cio de una demo­cra­cia ver­da­de­ra en el mane­jo de la eco­no­mía, ejer­ci­cio basa­do en nego­cia­cio­nes abier­tas entre todos las par­tes intere­sa­das. Se requie­re una for­mu­la que vin­cu­le sis­te­má­ti­ca­men­te la demo­cra­ti­za­ción de la socie­dad con el pro­gre­so social, en con­tras­te con la reali­dad del capi­ta­lis­mo que diso­cia la demo­cra­cia, redu­cién­do­la al mane­jo for­mal de la polí­ti­ca, con las con­di­cio­nes socia­les aban­do­na­das al “mer­ca­do” domi­na­do por lo que pro­du­ce el mono­po­lio del capi­tal. Ahí y solo ahí podre­mos hablar de una ver­da­de­ra trans­pa­ren­cia de los mer­ca­dos, cuan­do estos sean regu­la­dos bajo for­mas ins­ti­tu­cio­na­li­za­das de ges­tión socia­li­za­da.

El ejem­plo pue­de pare­cer mar­gi­nal en los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos debi­do a que los peque­ños pro­pie­ta­rios de tie­rra y cam­pe­si­nos son solo una peque­ña pro­por­ción de los tra­ba­ja­do­res (3 – 7%). Sin embar­go, este tema es cen­tral para el Sur, en don­de la pobla­ción rural segui­rá sien­do sig­ni­fi­ca­ti­va por algún tiem­po. Aquí, el acce­so a la tie­rra, que debe ser garan­ti­za­do para todos (con la mayor equi­dad posi­ble en su dis­tri­bu­ción) es fun­da­men­tal para avan­zar en la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na. Esta “agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na” no debe ser enten­di­da como sinó­ni­mo de “agri­cul­tu­ra está­ti­ca” o “tra­di­cio­nal y fol­kló­ri­ca”. El pro­gre­so nece­sa­rio de la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na impli­ca una cier­ta “moder­ni­za­ción” (a pesar de que este tér­mino es poco apro­pia­do debi­do a que inme­dia­ta­men­te sugie­re moder­ni­za­ción a tra­vés del capi­ta­lis­mo). Más inputs efec­ti­vos, cré­di­tos, y cade­nas de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción son nece­sa­rias para impul­sar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo cam­pe­sino. Las fór­mu­las pro­pues­tas aquí tie­nen por obje­ti­vo avan­zar en la moder­ni­za­ción bajo for­mas y orien­ta­das por un espí­ri­tu “no-capi­ta­lis­ta”, es decir, bajo un hori­zon­te socia­lis­ta.

Obvia­men­te, el ejem­plo espe­cí­fi­co esco­gi­do aquí en este artícu­lo es uno de los que nece­si­ta ser ins­ti­tu­cio­na­li­za­do. La nacio­na­li­za­ción /​socia­li­za­ción de la ges­tión de los mono­po­lios en los sec­to­res de la indus­tria y el trans­por­te, ban­cos y otras ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, deben ser ima­gi­na­das bajo el mis­mo espí­ri­tu, toman­do las espe­ci­fi­ci­da­des de sus pro­pias eco­no­mías y fun­cio­nes socia­les en la cons­ti­tu­ción de sus con­se­jos de admi­nis­tra­ción. Como ya se ha seña­la­do, estos con­se­jos deben incluir a los tra­ba­ja­do­res de la com­pa­ñía, así como a los sub­con­tra­tis­tas, repre­sen­tan­tes de las indus­trias, ban­cos, ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción, con­su­mi­do­res y ciu­da­da­nos.

La nacionalización/​socia­li­za­ción de los mono­po­lios nos seña­la una nece­si­dad fun­da­men­tal como eje cen­tral del reto que deben enca­rar los tra­ba­ja­do­res y pue­blos bajo un capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo de mono­po­lios gene­ra­li­za­dos. Este es el úni­co camino para dete­ner la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión a la que nos está lle­van­do el mane­jo de la eco­no­mía por par­te de los mono­po­lios.

La acu­mu­la­ción domi­na­da por los mono­po­lios pue­de ser de hecho repro­du­ci­da sola­men­te si el área suje­ta al “mane­jo del mer­ca­do” está en cons­tan­te expan­sión. Esto es posi­ble por la exce­si­va pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos (des­po­se­sión de los ciu­da­da­nos), y el acce­so a recur­sos natu­ra­les (des­po­se­sión de los pue­blos). La extrac­ción de las ganan­cias de las uni­da­des eco­nó­mi­cas “inde­pen­dien­tes” por par­te de los mono­po­lios es tam­bién una des­po­se­sión (entre capi­ta­lis­tas!) de la oli­gar­quía finan­cie­ra.

De-finan­cia­li­za­ción: un mun­do sin Wall Street

La nacionalización/​socia­li­za­ción de los mono­po­lios debe­ría abo­lir el prin­ci­pio de “valor de las accio­nes” impues­to por la estra­te­gia de acu­mu­la­ción al ser­vi­cio de la ren­ta mono­pó­li­ca. El obje­ti­vo es esen­cial para cual­quier agen­da que quie­ra esca­par del anqui­lo­sa­mien­to bajo el cual nos tie­ne enfan­ga­dos el actual mane­jo de la eco­no­mía. La imple­men­ta­ción de un pro­ce­so de nacio­na­li­za­ción tras­to­ca la finan­cia­li­za­ción del mane­jo de la eco­no­mía. Pero ¿esta­ría­mos regre­san­do a la famo­sa “euta­na­sia de la ren­ta” acu­ña­da por Key­nes en su épo­ca? No nece­sa­ria­men­te, y des­de lue­go no com­ple­ta­men­te. Se pue­de fomen­tar el aho­rro, pero bajo la con­di­ción de que su ori­gen (aho­rros de los tra­ba­ja­do­res, nego­cios, comu­ni­da­des) y las con­di­cio­nes de las ganan­cias, sean bien defi­ni­das. El dis­cur­so del aho­rro macro­eco­nó­mi­co en la teo­ría eco­nó­mi­ca con­ven­cio­nal escon­de la pre­ten­sión del acce­so exclu­si­vo al mer­ca­do de capi­tal por par­te de los mono­po­lios. La tan lla­ma­da “ganan­cia gene­ra­da por el mer­ca­do” no es otra cosa que el medio para garan­ti­zar el cre­ci­mien­to de la ren­ta mono­pó­li­ca.

Por supues­to la nacio­na­li­za­ción /​socia­li­za­ción de los mono­po­lios tam­bién se pue­de uti­li­zar para los ban­cos, al menos para los más gran­des. Pero la socia­li­za­ción de su inter­ven­ción (”polí­ti­cas de cré­di­to”) tie­ne carac­te­rís­ti­cas espe­cí­fi­cas que requie­ren de más pre­ci­sión en la cons­ti­tu­ción de sus con­se­jos de admi­nis­tra­ción. La nacio­na­li­za­ción en el sen­ti­do más clá­si­co se refie­re úni­ca­men­te a la subs­ti­tu­ción de con­se­jos de admi­nis­tra­ción con­for­ma­dos por accio­nis­tas pri­va­dos por otros defi­ni­dos por el Esta­do. Esto per­mi­ti­ría en prin­ci­pio, la imple­men­ta­ción de polí­ti­cas de cré­di­to for­mu­la­das des­de el Esta­do, lo cual no es poco. Pero no es sufi­cien­te si con­si­de­ra­mos que la socia­li­za­ción requie­re de la par­ti­ci­pa­ción de accio­nis­tas socia­les rele­van­tes en la ges­tión del ban­co. Aquí la ges­tión de los ban­cos por sus pro­pios tra­ba­ja­do­res no sería lo más apro­pia­do. El per­so­nal afec­ta­do debe ser incor­po­ra­do en las deci­sio­nes sobre sus pro­pias con­di­cio­nes labo­ra­les, pero poco más, debi­do a que no le corres­pon­de deter­mi­nar las polí­ti­cas de cré­di­to que deben ser imple­men­ta­das.

Si los con­se­jos de admi­nis­tra­ción deben lidiar con el con­flic­to de intere­ses entre quie­nes pro­veen prés­ta­mos (los ban­cos) y aque­llos que los reci­ben (las “empre­sas”), la fór­mu­la para la com­po­si­ción de los con­se­jos de admi­nis­tra­ción debe ser dise­ña­da toman­do en cuen­ta cuá­les son estas empre­sas y que es lo que nece­si­tan. Nece­si­ta­mos una res­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma ban­ca­rio, sis­te­ma que se ha con­ver­ti­do en algo exce­si­va­men­te cen­tra­li­za­do des­de que los mar­cos regu­la­to­rios de los últi­mos dos siglos fue­ron aban­do­na­dos en las últi­mas cua­tro déca­das. Este es un argu­men­to fuer­te que jus­ti­fi­ca la recons­truc­ción de la espe­cia­li­za­ción ban­ca­ria en fun­ción de los reque­ri­mien­tos de los bene­fi­cia­rios de los cré­di­tos, así como de su pro­pia fun­ción eco­nó­mi­ca (pro­vi­sión de liqui­dez a cor­to pla­zo, con­tri­buir a la finan­cia­ción de inver­sio­nes en el mediano y lar­go pla­zo). Debe­ría­mos enton­ces por ejem­plo, crear un ” ban­co agrí­co­la” (o un con­jun­to coor­di­na­do de ban­cos agrí­co­las) entre cuya clien­te­la se inclu­yan no solo peque­ños pro­pie­ta­rios de tie­rra y cam­pe­si­nos sino tam­bién a todos los invo­lu­cra­dos en las dife­ren­tes enti­da­des de la agri­cul­tu­ra des­cri­tas arri­ba. El con­se­jo de admi­nis­tra­ción del ban­co podría incor­po­rar por un lado a los “ban­ca­rios” (per­so­nal del ban­co, los que han sido reclu­ta­dos por el con­se­jo de admi­nis­tra­ción) y otros clien­tes (peque­ños pro­pie­ta­rios de tie­rra o cam­pe­si­nos, y otras enti­da­des.

Pode­mos ima­gi­nar tam­bién otros tipos de sis­te­mas arti­cu­la­dos de ban­cos, ade­cua­dos para dife­ren­tes sec­to­res indus­tria­les, en don­de los con­se­jos de admi­nis­tra­ción podrían incluir clien­tes indus­tria­les, así como cen­tros de inves­ti­ga­ción, tec­no­lo­gía y ser­vi­cios, para ase­gu­rar el con­trol del impac­to eco­ló­gi­co de la indus­tria, y de esta mane­ra garan­ti­zar el míni­mo ries­go (reco­no­cien­do cla­ro está que nin­gu­na acción huma­na está com­ple­ta­men­te libre de ries­gos), y vin­cu­lar­lo a un deba­te trans­pa­ren­te y demo­crá­ti­co.

La des-finan­cia­li­za­ción de la ges­tión eco­nó­mi­ca requie­re asi­mis­mo de dos tipos de legis­la­ción. La pri­me­ra refe­ren­te a la auto­ri­dad de un Esta­do sobe­rano para prohi­bir que fon­dos espe­cu­la­ti­vos (fon­dos de cober­tu­ra) ope­ren en su pro­pio terri­to­rio. La segun­da es la refe­ri­da a los fon­dos de pen­sio­nes, los cua­les se han con­ver­ti­do actual­men­te en los mayo­res ope­ra­do­res en la finan­cia­li­za­ción del sis­te­ma eco­nó­mi­co. Estos fon­dos fue­ron desig­na­dos, en Esta­dos Uni­dos en pri­mer lugar por supues­to, para trans­fe­rir a los tra­ba­ja­do­res los ries­gos nor­mal­men­te asu­mi­dos por el capi­tal, y que cons­ti­tu­yen las razo­nes a las que se sue­le ape­lar para jus­ti­fi­car la remu­ne­ra­ción del capi­tal! Esto cons­ti­tu­ye un arre­glo escan­da­lo­so, en cla­ra con­tra­dic­ción inclu­so con la defen­sa ideo­ló­gi­ca del capi­ta­lis­mo! Pero esta “inven­ción” es un ins­tru­men­to ideal para las estra­te­gias de acu­mu­la­ción domi­na­das por los mono­po­lios.

La abo­li­ción de los fon­dos de pen­sio­nes es nece­sa­ria para el bene­fi­cio de sis­te­mas redis­tri­bu­ti­vos de pen­sio­nes, los cua­les por su pro­pia natu­ra­le­za, requie­ren de un deba­te demo­crá­ti­co para deter­mi­nar las can­ti­da­des y perio­dos de con­tri­bu­ción así como la rela­ción entre las can­ti­da­des de las pen­sio­nes y los pagos. En una demo­cra­cia que res­pe­ta dere­chos socia­les, los sis­te­mas de pen­sio­nes son uni­ver­sal­men­te acce­si­bles para todos los tra­ba­ja­do­res.

Todas las medi­das de de-finan­cia­li­za­ción suge­ri­das aquí nos lle­van a una con­clu­sión obvia: Un mun­do sin Wall Street, toman­do pres­ta­do el títu­lo de un libro de Fra­nçois Morin, es posi­ble y desea­ble.

En un mun­do sin Wall Street, la eco­no­mía está toda­vía con­tro­la­da por el mer­ca­do. Pero por pri­me­ra vez estos mer­ca­dos son ver­da­de­ra­men­te trans­pa­ren­tes, regu­la­dos por una nego­cia­ción demo­crá­ti­ca entre acto­res socia­les genui­nos (acto­res que por pri­me­ra vez ya no son adver­sa­rios, como ocu­rre bajo el capi­ta­lis­mo). Es el “mer­ca­do” finan­cie­ro, opa­ca­do por la natu­ra­le­za y el carác­ter de los reque­ri­mien­tos de la ges­tión para bene­fi­cio de los mono­po­lios, el que des­apa­re­ce. Podría­mos inclu­so explo­rar si es que es útil o no ter­mi­nar con el inter­cam­bio de accio­nes, dado que los dere­chos a la pro­pie­dad (tan­to en su for­ma pri­va­da como social) serían diri­gi­dos de otra mane­ra. El sim­bo­lis­mo en cual­quier caso – un mun­do sin Wall Street- con­ser­va todo su poder.

Des-finan­cia­li­za­ción no sig­ni­fi­ca en cual­quier caso la abo­li­ción de la polí­ti­ca macro­eco­nó­mi­ca y en par­ti­cu­lar la ges­tión macro del cré­di­to. Por el con­tra­rio, res­tau­ra su efi­cien­cia al libe­rán­do­la de la sub­yu­ga­ción a estra­te­gias que bus­can la maxi­mi­za­ción de las ren­tas de los mono­po­lios. La res­tau­ra­ción de los pode­res de los ban­cos cen­tra­les nacio­na­les, ya no más “inde­pen­dien­tes” sino depen­dien­tes tan­to del Esta­do como de los mer­ca­dos y regu­la­dos por la nego­cia­ción demo­crá­ti­ca entre los accio­nis­tas socia­les, nos otor­ga la for­mu­la­ción de una polí­ti­ca macro de cré­di­to capaz de per­mi­tir una ges­tión social de la eco­no­mía.

En el nivel inter­na­cio­nal: des­co­ne­xión

En este pun­to voy a uti­li­zar el tér­mino “des­co­ne­xión” que pro­pu­se hace medio siglo, un con­cep­to que el dis­cur­so con­tem­po­rá­neo apa­ren­te­men­te ha sus­ti­tui­do por el sinó­ni­mo “des-glo­ba­li­za­ción”. Nun­ca he con­cep­tua­li­za­do des­co­ne­xión como una for­ma autár­qui­ca de refu­gio, sino como un cam­bio estra­té­gi­co de cara tan­to a las fuer­zas inter­nas como exter­nas en res­pues­ta a los reque­ri­mien­tos inevi­ta­bles del desa­rro­llo auto­de­ter­mi­na­do. La des­co­ne­xión pro­mue­ve la recons­truc­ción de una glo­ba­li­za­ción basa­da en la nego­cia­ción, en vez de una subor­di­na­ción a los intere­ses exclu­si­vos de los mono­po­lios impe­ria­lis­tas. La des­co­ne­xión hace tam­bién posi­ble la reduc­ción de las des­igual­da­des inter­na­cio­na­les.

La des­co­ne­xión es nece­sa­ria por­que sin ésta, las medi­das defi­ni­das en las dos sec­cio­nes pre­vias de este artícu­lo no podrán ser jamás imple­men­ta­das a esca­la glo­bal, o inclu­so tam­po­co a nivel regio­nal (por ejem­plo en Euro­pa). Estas medi­das úni­ca­men­te podrán empe­zar a rea­li­zar­se en el con­tex­to de los esta­dos /​nacio­nes a par­tir de luchas socia­les y polí­ti­cas, com­pro­me­ti­das con un pro­ce­so de socia­li­za­ción del mane­jo de su eco­no­mía.

El impe­ria­lis­mo, bajo la for­ma adop­tó has­ta jus­to des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, gene­ró un fuer­te con­tras­te entre cen­tros impe­ria­lis­tas indus­tria­li­za­dos y peri­fe­rias domi­na­das don­de la indus­tria fue prohi­bi­da. Las vic­to­rias de los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal ini­cia­ron el pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción de las peri­fe­rias, median­te la imple­men­ta­ción de polí­ti­cas de des­co­ne­xión nece­sa­rias para alcan­zar el desa­rro­llo endó­geno. Aso­cia­das con refor­mas socia­les, que para aque­llos tiem­pos eran refor­mas radi­ca­les, estas des­co­ne­xio­nes crea­ron las con­di­cio­nes para un even­tual “sur­gi­mien­to” de los paí­ses que más lejos habían lle­ga­do en esa direc­ción – obvia­men­te con Chi­na a la cabe­za de este blo­que de paí­ses.

Pero el impe­ria­lis­mo del actual momen­to his­tó­ri­co, el impe­ria­lis­mo de la Tria­da, está for­za­do a rene­go­ciar y “ajus­tar­se” a las con­di­cio­nes de este nue­vo momen­to, y por lo tan­to a recons­truir­se bajo nue­vas bases, basa­das en “ven­ta­jas” median­te las cua­les se bus­ca man­te­ner el pri­vi­le­gio de la exclu­si­vi­dad que he cla­si­fi­ca­do en cin­co cate­go­rías. Estas se refie­ren al con­trol de:

· tec­no­lo­gía

· acce­so a recur­sos natu­ra­les del pla­ne­ta

· inte­gra­ción glo­bal de los sis­te­mas mone­ta­rios y finan­cie­ros

· sis­te­mas de comu­ni­ca­ción e infor­ma­ción

· armas de des­truc­ción masi­va.

Actual­men­te, la prin­ci­pal for­ma de des­co­ne­xión es aque­lla defi­ni­da pre­ci­sa­men­te por estos cin­co pri­vi­le­gios del impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo. Los paí­ses emer­gen­tes están des­ti­na­dos a la des­co­ne­xión de estos cin­co pri­vi­le­gios, con dis­tin­tos gra­dos de con­trol y auto deter­mi­na­ción. Mien­tras que el éxi­to tem­prano en las pasa­das dos déca­das de des­co­ne­xión per­mi­tió la ace­le­ra­ción de su desa­rro­llo, en par­ti­cu­lar a tra­vés del desa­rro­llo indus­trial den­tro del sis­te­ma “libe­ral” glo­ba­li­za­do, es decir “capi­ta­lis­ta”, este éxi­to ha ali­men­ta­do la des­ilu­sión sobre la posi­bi­li­dad de con­ti­nuar por este camino, es decir, emer­gien­do como los nue­vos “socios capi­ta­lis­tas de igual nivel”. La inten­ción de “coop­tar” a los más pres­ti­gio­sos de estos paí­ses median­te la crea­ción del G20 ha fomen­ta­do estas ilu­sio­nes.

Pero con la actual implo­sión del sis­te­ma impe­ria­lis­ta (lla­ma­do “glo­ba­li­za­ción”), estas ilu­sio­nes deben disi­par­se. El con­flic­to entre los pode­res impe­ria­lis­tas de la Tria­da y los paí­ses emer­gen­tes ya es visi­ble, y se espe­ra que empeo­re. Si quie­ren avan­zar, las socie­da­des de los paí­ses emer­gen­tes se verán for­za­das a avan­zar hacia mode­los de desa­rro­llo auto­su­fi­cien­tes median­te pla­nes nacio­na­les y a tra­vés del for­ta­le­ci­mien­to de la coope­ra­ción Sur-Sur.

La auda­cia, en estas cir­cuns­tan­cias, inclu­ye un com­pro­mi­so vigo­ro­so y cohe­ren­te has­ta el final, que vin­cu­le las medi­das reque­ri­das de des­co­ne­xión con los avan­ces desea­dos en el pro­gre­so social.

El obje­ti­vo de esta radi­ca­li­za­ción impli­ca: la demo­cra­ti­za­ción de la socie­dad; el con­se­cuen­te pro­gre­so social aso­cia­do; y la toma de posi­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas. Un com­pro­mi­so en esta direc­ción es posi­ble, no solo para las socie­da­des de los paí­ses emer­gen­tes, sino tam­bién para los “aban­do­na­dos” o los “invi­si­bi­li­za­dos” del Sur glo­bal. Estos paí­ses han sido reco­lo­ni­za­dos a tra­vés de los pro­gra­mas de ajus­te estruc­tu­ral de los 1980s. Sus pue­blos están actual­men­te movi­li­za­dos, y o bien han alcan­za­do algu­nas vic­to­rias (en Amé­ri­ca del Sur) o no lo han logra­do toda­vía (en el mun­do ára­be).

Auda­cia sig­ni­fi­ca que la izquier­da radi­cal de estas socie­da­des debe tener el cora­je nece­sa­rio para medir los retos que afron­ta y apo­yar la con­ti­nua­ción y radi­ca­li­za­ción de las nece­sa­rias luchas actual­men­te en mar­cha.

La des­co­ne­xión del Sur pre­pa­ra el camino para la decons­truc­ción del pro­pio sis­te­ma impe­ria­lis­ta. Esto es espe­cí­fi­ca­men­te obvio cla­ro en áreas afec­ta­das por el mane­jo del sis­te­ma mone­ta­rio y finan­cie­ro glo­bal, resul­ta­do de la hege­mo­nía del dólar.

Pero cui­da­do: es una ilu­sión espe­rar que a este sis­te­ma le sus­ti­tu­ya “otro mun­do mone­ta­rio y otro sis­te­ma finan­cie­ro” que sea más equi­li­bra­do y favo­ra­ble para el desa­rro­llo de las peri­fe­rias. Como sue­le ocu­rrir, la bús­que­da de un “con­sen­so” basa­do en la recons­truc­ción inter­na­cio­nal y pro­du­ci­do des­de arri­ba, es un mero deseo en espe­ra de que ocu­rra un mila­gro. Lo que está en la agen­da aho­ra es la decons­truc­ción del sis­te­ma exis­ten­te – su pro­pia implo­sión – y la recons­truc­ción de sis­te­mas nacio­na­les alter­na­ti­vos (para paí­ses, con­ti­nen­tes o regio­nes), algo que ya ha comen­za­do a suce­der en Amé­ri­ca del Sur. Auda­cia es tener el cora­je de avan­zar con la mayor deter­mi­na­ción posi­ble, sin preo­cu­par­se dema­sia­do por cómo vaya a reac­cio­nar el impe­ria­lis­mo.

La mis­ma cues­tión de la des­co­ne­xión es igual­men­te impor­tan­te para Euro­pa, que es una espe­cie de sub esce­na­rio de glo­ba­li­za­ción domi­na­do por mono­po­lios. El pro­yec­to euro­peo fue dise­ña­do des­de afue­ra y cons­trui­do sis­te­má­ti­ca­men­te para des­po­seer a la gen­te de su capa­ci­dad para ejer­cer su poder demo­crá­ti­co. La Unión Euro­pea fue esta­ble­ci­da como un pro­tec­to­ra­do de los mono­po­lios. Con la implo­sión de la zona euro, la subor­di­na­ción a la ganan­cia de los mono­po­lios ha sig­ni­fi­ca­do la abo­li­ción de la demo­cra­cia, que ha sido redu­ci­da al esta­tus de far­sa y que adop­ta for­mas extre­mas, con­cen­trán­do­se solo en la pre­gun­ta: cómo el “mer­ca­do” (o sea los mono­po­lios) y las “agen­cias de cali­fi­ca­ción de ries­gos” (es decir, de nue­vo los mono­po­lios) reac­cio­nan? Actual­men­te ese es el úni­co asun­to plan­tea­do. Ya no es un tema a ser con­si­de­ra­do el cómo la gen­te reac­cio­na.

Está cla­ro que ni aquí ni allí exis­te una alter­na­ti­va a la auda­cia: es nece­sa­rio “des­obe­de­cer” las reglas impues­tas por la “Cons­ti­tu­ción Euro­pea” y el fic­ti­cio Ban­co Cen­tral Euro­peo. En otras pala­bras, no exis­te otra alter­na­ti­va que decons­truir las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas y la zona euro. Este es el pre requi­si­to insos­la­ya­ble para la even­tual recons­truc­ción de “otra Euro­pa” de pue­blos y nacio­nes.

En con­clu­sión: Auda­cia, más auda­cia, siem­pre auda­cia.

En defi­ni­ti­va esto es lo que quie­ro decir con auda­cia:

(i) Para la izquier­da radi­cal de las socie­da­des de la Tria­da impe­ria­lis­ta, la nece­si­dad de un com­pro­mi­so para cons­truir un blo­que social anti mono­pó­li­co.

(ii) Para la izquier­da radi­cal de las socie­da­des de la peri­fe­ria, el com­pro­mi­so de cons­truir un blo­que social alter­na­ti­vo anti-com­pra­dor.

Va a tomar tiem­po avan­zar en la cons­truc­ción de estos blo­ques, pero podría dar­se una ace­le­ra­ción si es que la izquier­da radi­cal se mue­ve con deter­mi­na­ción y se com­pro­me­te en avan­zar por el lar­go camino al socia­lis­mo. Es sin embar­go nece­sa­rio pro­po­ner estra­te­gias no para “salir de la cri­sis del capi­ta­lis­mo” sino para “salir del capi­ta­lis­mo en cri­sis”, como dice el títu­lo de uno de mis recien­tes tra­ba­jos.

Nos encon­tra­mos en un perio­do cru­cial de la his­to­ria. La úni­ca legi­ti­mi­dad del capi­ta­lis­mo es haber crea­do las con­di­cio­nes para tran­si­tar al socia­lis­mo, que debe­mos enten­der­lo como una fase más avan­za­da de la civi­li­za­ción. El capi­ta­lis­mo es ya un sis­te­ma obso­le­to, su con­ti­nui­dad solo pue­de lle­var­nos a la bar­ba­rie. No es posi­ble otro capi­ta­lis­mo. La posi­bi­li­dad de un cho­que de civi­li­za­cio­nes es, como siem­pre, incier­to. O la izquier­da radi­cal triun­fa median­te la auda­cia de sus pro­pias ini­cia­ti­vas para ela­bo­rar avan­ces revo­lu­cio­na­rios, o la con­tra revo­lu­ción gana­rá.

Todas las estra­te­gias de la izquier­da no radi­cal no son de hecho estra­te­gias, sino tan solo ajus­tes coyun­tu­ra­les a los alti­ba­jos de un sis­te­ma que implo­sio­na. Y si el poder que se quie­re, como Le Gué­pard, es el de “cam­biar todo para que nada cam­bie”, y si los can­di­da­tos de la izquier­da creen que es posi­ble “cam­biar la vida sin tocar el poder de los mono­po­lios”, la izquier­da no radi­cal no deten­drá el triun­fo de la bar­ba­rie del capi­ta­lis­mo. Ya han per­di­do la bata­lla por no que­rer enfren­tar­lo.

Auda­cia es lo que hace fal­ta para pro­vo­car el oto­ño del capi­ta­lis­mo, oto­ño que será anun­cia­do por la implo­sión del pro­pio sis­te­ma y por el naci­mien­to de una autén­ti­ca pri­ma­ve­ra de los pue­blos, una pri­ma­ve­ra posi­ble.

Refe­ren­cias:

Samir Amin, Sor­tir de la cri­se du capi­ta­lis­me ou sor­tir du capi­ta­lis­me en cri­se ; Le temps des ceri­ses, 2009.

Samir Amin, Ending the cri­sis of capi­ta­lism or ending capi­ta­lism. Pam­ba­zu­ka Press 2011

Samir Amin, Du capi­ta­lis­me à la civi­li­sa­tion ; Syllep­se, 2008.

Auré­lien Ber­nier, Déso­béis­sons à l’Union Euro­péen­ne ; Les mille et une nuits, 2011.

Jac­ques Niko­noff, Sor­tir de l’euro ; Mes mille et une nuits, 2011.

Fra­nçois Morin, Un mon­de sans Wall Street ; Le seuil, 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *