Decla­ra­ción del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano ante el ini­cio de los diá­lo­gos en Colom­bia

ANTE EL INICIO DE LOS DIÁLOGOS DE PAZ EN COLOMBIA
El Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano cons­cien­tes de la impor­tan­cia polí­ti­ca e his­tó­ri­ca de los acon­te­ci­mien­tos que se vie­nen ges­tan­do en Colom­bia, los cua­les han desem­bo­ca­do en la ins­ta­la­ción de una Mesa de Con­ver­sa­cio­nes entre las FARC-EP y el Gobierno Colom­biano, con la par­ti­ci­pa­ción de los gobier­nos de Cuba y Norue­ga como garan­tes y de los gobier­nos de Vene­zue­la y Chi­le como acom­pa­ñan­tes, expre­sa lo siguien­te:

1. Nos cons­ta que las FARC-EP, par­te del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano, han sos­te­ni­do siem­pre con fir­me­za la ban­de­ra de la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to social y arma­do que des­de hace cin­co déca­das se vive en Colom­bia. Han sido los gobier­nos de la oli­gar­quía, en acuer­do con el impe­ria­lis­mo, los que han bus­ca­do la gue­rra, lucrán­do­se con ella y enlu­tan­do los hoga­res del pue­blo.

El Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano des­de su fun­da­ción acom­pa­ña al pue­blo colom­biano en la lucha por una paz con jus­ti­cia social, defen­dien­do simul­tá­nea­men­te el dere­cho de los pue­blos a la rebe­lión fren­te a la opre­sión y al atro­pe­llo sis­te­má­ti­co de sus dere­chos. Esta voca­ción por la paz no equi­va­le sin embar­go a acep­tar el des­truc­ti­vo orden neo­li­be­ral y la reco­lo­ni­za­ción impues­ta por la cla­se domi­nan­te y el poder impe­rial de EEUU.

Tam­po­co equi­va­le a acep­tar la des­mo­vi­li­za­ción y la sim­ple inser­ción legal den­tro de un sis­te­ma polí­ti­co anti-demo­crá­ti­co y exclu­yen­te, den­tro de estruc­tu­ras eco­nó­mi­co-socia­les pla­ga­das de injus­ti­cias, explo­ta­ción y des­igual­da­des, como las que impe­ran en Colom­bia. La paz ver­da­de­ra es inse­pa­ra­ble del mul­ti­co­lor cami­nar de las ban­de­ras socia­les y popu­la­res levan­ta­das por el dere­cho al tra­ba­jo, la tie­rra, la edu­ca­ción, la salud, la cul­tu­ra y el dere­cho a la vida dig­na.

De la mis­ma mane­ra que los com­pa­ñe­ros coman­dan­tes Manuel Maru­lan­da y Alfon­so Cano expre­sa­ron reite­ra­da­men­te, Timo­león Jimé­nez, par­te de la pre­si­den­cia Colec­ti­va del MCB, ha seña­la­do que la paz que se bus­ca va más allá de la ausen­cia de gue­rra, sino que se pro­po­ne un acuer­do nacio­nal que per­mi­ta supe­rar las cau­sas que ori­gi­na­ron el con­flic­to. Los nue­vos movi­mien­tos polí­ti­cos y socia­les que sur­jan en la vida polí­ti­ca del país, no pue­den repe­tir por nin­gún moti­vo la trá­gi­ca expe­rien­cia de la Unión Patrió­ti­ca en la cual fue­ron ase­si­na­dos impu­ne­men­te miles de sus mili­tan­tes. Por su par­te, en múl­ti­ples oca­sio­nes el MCB, a tra­vés de decla­ra­cio­nes, accio­nes y cam­pa­ñas colec­ti­vas, ha levan­ta­do estas deman­das y res­pal­da­do a esa ruta, apo­yan­do soli­da­ria­men­te a las FARC-EP en sus anhe­los de paz y eman­ci­pa­ción nacio­nal y social.

3- Esta­mos con­ven­ci­dos que una pri­me­ra prue­ba de bue­na volun­tad sería un cese al fue­go bila­te­ral antes de ini­ciar los diá­lo­gos, rodeán­do­los así de un cli­ma menos ten­so, más pro­pi­cio para deba­tir y lograr acuer­dos. No cree­mos que exis­ta otra razón para el gobierno colom­biano, que no sea com­pla­cer a los sec­to­res más gue­rre­ris­tas, para recha­zar esa pro­pues­ta, sobre todo des­pués que las FARC-EP han pro­cla­ma­do su dis­po­si­ción a aca­tar­la.

4. Lla­ma­mos a los pue­blos del con­ti­nen­te y el mun­do, a los movi­mien­tos por la paz, a las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas a que este 8 de Octu­bre, ani­ver­sa­rio de la caí­da en com­ba­te del Coman­dan­te Ernes­to Gue­va­ra y día en que se ins­ta­la­rá la mesa de nego­cia­cio­nes entre las FARC-EP y el Gobierno en Oslo, Norue­ga, a mani­fes­tar­nos en cada uno de nues­tros paí­ses en apo­yo a la paz con jus­ti­cia social en Colom­bia, en la cla­ra con­vic­ción que la movi­li­za­ción y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta es la úni­ca garan­tía para evi­tar que los Uri­be, los hal­co­nes de Washing­ton y demás seño­res de la gue­rra, sedien­tos de san­gre y terror sal­gan ade­lan­te en su inten­to­na de reven­tar esta posi­bi­li­dad de paz.

El 8 de Octu­bre, todos a las calle por la paz con jus­ti­cia social en Colom­bia!

¡Por la Patria Gran­de y el Socia­lis­mo!

Pre­si­den­cia Colec­ti­va y Direc­ción Gene­ral, Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano MCB

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *