Vien­to Sur- Ando­ni Base­rri­go­rri

Exis­te en Eus­kal Herria, el tér­mino Hai­ze Hegoa, que vie­ne a evo­car unos días plo­mi­zos, can­si­nos, en los que no hay ganas de hacer nada. Son los días en los que los meteo­ró­lo­gos nos hablan del vien­to sur, el hai­ze egoa que can­ta­ba Mikel Laboa.

Son dece­nas las leyen­das y cuen­tos vas­cos que se desa­rro­llan en estos días. En las jor­na­das de hai­ze hegoa apa­re­cen las sor­gi­ñas, esas bru­jas míti­cas del ima­gi­na­rio ances­tral vas­co y cual­quier cosa pue­de suce­der.

Nos están lle­gan­do estos días, del sur, noti­cias que nos deben hacer refle­xio­nar, no sólo a vas­cos sino a todos los pue­blos del esta­do y, por ende, de Euro­pa. En el sur de la penín­su­la Ibé­ri­ca esta­mos asis­tien­do a uno de los mayo­res cues­tio­na­mien­tos del esta­do capi­ta­lis­ta en los últi­mos años. Y eso es así por­que se va direc­ta­men­te (ya era hora) al núcleo cen­tral del capi­ta­lis­mo, a la pro­pie­dad.

El capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma social y eco­nó­mi­co, que ha demos­tra­do capa­ci­dad sobra­da para asi­mi­lar diver­sas for­mas de lucha de las que nos hemos dota­do las cla­ses popu­la­res en esta bai­na que vie­ne a lla­mar­se lucha de cla­ses. Deci­mos bien, lucha de cla­ses, esa diná­mi­ca que nos anun­cia­ron muer­ta hace 20 años y que a fuer­za de repe­tir­la tan­to, por los medios, más de una y de uno que se las da de izquier­dis­ta, se la ha creí­do y actua­do en con­se­cuen­cia.

Pero lo que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y sus poli­ti­cos a suel­do no van a acep­tar ni asi­mi­lar jamás es que se toque la pro­pie­dad pri­va­da. Lo dijo Azku­na, ese alcal­de bil­baíno que va a pasar a la his­to­ria por ser uno de las más reac­cio­na­rios de los que ha cono­ci­do Bil­bo, alcal­des fran­quis­tas inclui­dos. Azku­na, hace un año, tras los fuer­tes inci­den­tes des­pués del des­alo­jo del Gaz­tetxe de Kukutza, seña­ló la línea roja que no se debe pasar

-La pro­pie­da pri­va­da no se toca. Así, lite­ral­men­te.

La pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, la pro­pie­dad pri­va­da sobre los bie­nes estra­té­gi­cos, de pri­me­ra nece­si­dad o sobre tie­rras o inmue­bles para la espe­cu­la­ción, es la base del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que nos toca pade­cer. Y si tocas estas “líneas rojas” de las que habla­ba Azku­na, estas tocan­do el sis­te­ma ner­vio­so del capi­ta­lis­mo y ponién­do­lo en cues­tio­na­mien­to por la vía de la acción. Esa es el lími­te que no está dis­pues­to a dejar que pase­mos. Nos pue­den per­mi­tir y lega­li­zar mani­fes­ta­cio­nes, sen­ta­das, huel­gas, encarceladas……pero tocar la pro­pie­dad privada…eso no.

Es por eso que cuan­do, las y los com­pa­ñe­ros del Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res, han entra­do en super­mer­ca­dos y saca­do la comi­da sin pagar para repar­tir­la entre gen­tes nece­si­ta­das, el esta­do se ha pues­to tan ner­vio­so. Les han tras­pa­sa­do la línea que no dejan pasar.

Y se han pues­to ner­vio­sos por­que saben que los com­pa­ñe­ros anda­lu­ces han dado en la dia­na y acer­ta­do en la estra­te­gia. Decía un polí­ti­co del PNV, las pasa­das sema­nas que lo que hay que hacer es cola­bo­rar con Cári­tas fren­te a lo que el con­si­de­ra­ba “un robo”. De lo de Urdan­ga­rin no dijo nada. ¿Cola­bo­rar con Cári­tas? Evi­den­te­men­te, y es que Cári­tas no es, sino, la cara “bue­na” del capi­ta­lis­mo, que con una mano te da un peda­zo de pan y con la otra te pone el cru­ci­fi­jo mien­tras te pide resig­na­ción ante este robo a gran esca­la que es el sis­te­ma.

Pues, pre­ci­sa­men­te, la cla­ve de nues­tra libe­ra­ción como cla­se esta en eso, en robar. O dicho de otra mane­ra que no parez­ca una lla­ma­mien­to a la delin­cuen­cia común. La cla­ve está en cues­tio­nar la pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios de pro­duc­ción y demás bie­nes estra­té­gi­cos y de pri­me­ra nece­si­dad con los que jue­gan y espe­cu­lan los capi­ta­lis­tas y actuar en con­se­cuen­cia, es decir, en con­fis­cár­se­los a las cla­ses explo­ta­do­ras y espe­cu­la­do­ras y pro­ce­der a colec­ti­vi­zar­los o socia­li­zar­los. El ABC del socia­lis­mo. Del socia­lis­mo mar­xis­ta, que­re­mos decir, obvia­men­te.
Y el esta­do se ha pues­to ner­vio­so ante las accio­nes del SAT, por­que saben que crean con­cien­cia y pue­den crear efec­to domi­nó. Y hoy ser, sólo, los com­pa­ñe­ros del SAT, pero maña­na cien­tos las per­so­nas que apues­ten por este tipo de accio­nes que cues­tio­nan el capi­ta­lis­mo y el sta­tus quo.

El día que la mayo­ria de la cla­se obre­ra y otros sec­to­res popu­la­res nos con­cien­ce­mos de eso y actue­mos en con­se­cuen­cia, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta tie­ne los dias con­ta­dos.

En nues­tras manos está

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *