Pro-sis­te­ma sí- Borro­ka Garaia

El otro día me pre­gun­ta­ron a ver si creía que el mode­lo de ges­tión de PNV-PSOE-PP había fra­ca­sa­do. Con­tes­té a bote pron­to y rápi­da­men­te que sí, más pen­san­do en el mode­lo capi­ta­lis­ta como un fra­ca­so a esca­la mun­dial para la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción que no tie­ne otro hori­zon­te más que la mise­ria y el caos. Bien, posi­ble­men­te fue una res­pues­ta basa­da más en un deseo que en la reali­dad. La reali­dad indi­ca que el triun­fo del capi­ta­lis­mo ha sido arro­lla­dor y por doble par­ti­da. Tan­to para cebar a esa mino­ría capi­ta­lis­ta dán­do­le unas cotas de con­trol abru­ma­dor y por otra par­te, esa terri­ble capa­ci­dad de “hacer creer” a la socie­dad que no exis­ten nin­gún tipo de alter­na­ti­vas y en el caso de haber­las el capi­ta­lis­mo sería la “menos mala”.

Lle­ga­dos a este pun­to, se podría decir que el capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma alta­men­te sofis­ti­ca­do y que ha sabi­do sin­te­ti­zar la expe­rien­cia de siglos de opre­sión. De la capa­ci­dad de esas alter­na­ti­vas para suble­var­se no hay dudas, hari­na de otro cos­tal sería su capa­ci­dad para asen­tar­se. Y es que hablan­do en pla­ta, el pro­yec­to socia­lis­ta, sal­vo hon­ro­sas y esca­sas excep­cio­nes ha sido inca­paz de man­te­ner el pul­so dejan­do vía libre a la expan­sión del capi­ta­lis­mo. Más inclu­so que una derro­ta mate­rial ha sido sobre todo una derro­ta espi­ri­tual. Los valo­res bur­gue­ses son aco­gi­dos por todas las cla­ses socia­les. Eus­kal Herria no es una excep­ción y pese a que en diver­sos apar­ta­dos hay una laten­te resis­ten­cia y cier­ta­men­te datos que indi­can que exis­ten unas bases amplias para empe­zar a dar la vuel­ta a la tor­ti­lla, el caso es que el sis­te­ma es vis­to como un todo-pode­ro­so que pue­de ser ata­ca­do pero poco más.

Digá­mos­lo cla­ro, el mode­lo de ges­tión de UPN-PNV-PSOE-PP es un éxi­to. Y lo es, no sim­ple­men­te por­que a lo lar­go de las déca­das han sabi­do man­te­ner­se en el poder y ges­tio­nar en bare­mos capi­ta­lis­tas el pro­pio capi­ta­lis­mo (no hay mucho espa­cio para otra cosa), ade­más con un fuer­te apo­yo popu­lar, sino por­que han for­za­do a la alter­na­ti­va a colo­car­se a la defen­si­va y tra­tar de ganar la bata­lla de la efi­ca­cia ges­to­ra aun­que sea en bare­mos dife­ren­tes. Eso impo­si­bi­li­ta en gran par­te el cam­bio de sis­te­ma y sitúa las rei­vin­di­ca­cio­nes de máxi­mos en un posi­bi­lis­mo que lo redu­ce a la bús­que­da de un capi­ta­lis­mo de ros­tro ama­ble, cuan­do no, en una mera resis­ten­cia y dis­cur­so del NO pero sin apor­tar nin­gún SI. ¿Cómo apor­tar una alter­na­ti­va al sis­te­ma y no a la mera ges­tión de éste o a la mera lucha con­tra él?. Esa es una de las incóg­ni­tas aún no resuel­tas. Y no por fal­ta de defi­ni­ción: (Esta­do socia­lis­ta vas­co), sino por algún moti­vo que blo­quea el boce­to de una teo­ría socia­lis­ta vas­ca de carác­ter revo­lu­cio­na­rio que par­tien­do de la expe­rien­cia de la lucha gene­ra­da en déca­das y la pro­pia his­to­ria, cul­tu­ra e idio­sin­cra­cia vas­ca vaya dibu­jan­do el plano de la demo­cra­cia socia­lis­ta para Eus­kal Herria. Si a eso aña­di­mos la fal­ta de un dise­ño estra­té­gi­co glo­bal de la lucha de cla­ses, lo cual hace no gene­rar un avan­ce inte­gral en toda Eus­kal Herria cuan­do se pro­du­cen avan­ces sec­to­ria­les, sino que se que­dan como luchas inco­ne­xas con el res­to de diná­mi­cas y no ayu­dan a ali­men­tar en toda Eus­kal Herria una línea de tra­ba­jo con­cre­to, coor­di­na­do y orga­ni­za­do, ahí tene­mos en mi opi­nión el nudo bien señalado.

Se podría ale­gar que la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria toma la for­ma de libe­ra­ción nacio­nal. Sien­do esto correc­to y tenien­do en cuen­ta que las nece­si­da­des de un pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal con uno de libe­ra­ción social difie­ren sobre todo en los suje­tos moto­res y alian­zas, eso no debe­ría impe­dir ni ser óbi­ce para des­ple­gar tam­bién una estra­te­gia socia­lis­ta en cla­ve de ofen­si­va con el capi­tal con el que se cuen­ta. No se alcan­za­rá la inde­pen­den­cia si el pro­ce­so socia­lis­ta no gene­ra cier­tas con­di­cio­nes nece­sa­rias debi­do a la natu­ra­le­za capi­ta­lis­ta de los esta­dos espa­ñol y fran­cés jun­to con los lazos que tie­ne con la oli­gar­quía vas­ca y capas de la bur­gue­sía autóc­to­na. Eso hace que el avan­ce hacia el Esta­do vas­co tie­ne que tener el motor cons­trui­do des­de aba­jo y la izquier­da, de lo con­tra­rio no se ace­le­ran las con­tra­dic­cio­nes de cara a una rup­tu­ra. ¿Qué sig­ni­fi­ca todo esto?. Que las pro­ba­bi­li­da­des de alcan­zar la inde­pen­den­cia en el caso vas­co están ínti­ma­men­te liga­das a la capa­ci­dad con la que pue­da que­dar ero­sio­na­do el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y se avan­cen en los esque­mas del nue­vo Esta­do tan­to a nivel nacio­nal como social, lo cual como efec­to cola­te­ral tam­bién trae­rá la sacu­di­da den­tro de la esfe­ra de influen­cia social del regio­na­lis­mo, espe­cial­men­te del PNV. No, el PNV como par­ti­do difí­cil­men­te apos­ta­rá con todas sus con­se­cuen­cias por la libe­ra­ción nacio­nal has­ta que se radi­ca­li­zen las con­tra­dic­cio­nes de cla­se en su seno. Por mucho que se inten­te des­de el lado nacio­nal ape­nas fun­cio­na­rá como ha sido com­pro­ba­do has­ta ahora.

Para todo esto, va a hacer fal­ta algo más que una ges­tión dife­ren­te a lo cono­ci­do has­ta aho­ra y sim­ple­men­te des­de las ins­ti­tu­cio­nes se hará impo­si­ble un cam­bio real y enca­mi­na­do hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, si no va acom­pa­ña­do por una alter­na­ti­va inte­gral dis­pues­ta a des­ple­gar­se, empe­zan­do por los barrios y pue­blos, des­de la calle, en las fábri­cas, en los cen­tros de ense­ñan­za y en todos los espa­cios libe­ra­dos de poder popu­lar exis­ten­tes y que se harán nece­sa­rios de crear en el futu­ro y en todos sus fren­tes y nive­les, ele­van­do un poder dual enfren­ta­do al esta­do que le luche la hege­mo­nía has­ta que cas­que lo vie­jo y se abra paso el nue­vo sis­te­ma. Y para que cas­que lo vie­jo, obvia­men­te nun­ca se pue­de olvi­dar tam­po­co la lucha fron­tal con­tra éste.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *