¿Qué hay detrás del «Ejér­ci­to Sirio Libre»? Cómo ope­ra, quien lo finan­cia y cuá­les son sus obje­ti­vos

Lo que está suce­dien­do en Siria, no es otra cosa que la exten­sión de las téc­ni­cas y estra­te­gias del «terro­ris­mo» de la CIA apli­ca­das en alta esca­la para des­es­ta­bi­li­zar a un gobierno y eje­cu­tar des­de aden­tro su derro­ca­mien­to. Esto con­vier­te a Siria (al igual que lo suce­di­do en Libia) en un nue­vo cam­po expe­ri­men­tal de con­quis­ta mili­tar arti­cu­la­do a par­tir de los mis­mos gru­pos mer­ce­na­rios ope­ra­ti­vos que actua­ron his­tó­ri­ca­men­te reclu­ta­dos por la CIA para eje­cu­tar las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas que fun­da­men­ta­ron las inva­sio­nes a Irak y Afga­nis­tán tras el 11‑S en EEUU.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com
Infor­me espe­cial

El lla­ma­do «Ejér­ci­to Sirio Libre» es un mosai­co de gru­pos com­ba­tien­tes irre­gu­la­res, entre­na­dos en dis­tin­tas moda­li­da­des de «gue­rra asi­mé­tri­ca», que han toma­do for­ma orgá­ni­ca y fun­cio­nal (den­tro de un plan y una estra­te­gia gene­ral dise­ña­dos por la CIA y el Pen­tá­gono en coor­di­na­ción ope­ra­ti­va con la OTAN, para Siria) a par­tir de los movi­mien­tos cono­ci­dos como la «pri­ma­ve­ra ára­be», o «revo­lu­cio­nes ára­bes», que se pro­yec­ta­ron des­de Egip­to, y Túnez, y alcan­za­ron su for­ma ope­ra­ti­va mili­tar en Libia y en Siria, des­de febre­ro de 2011 a la fecha.

Estos gru­pos mer­ce­na­rios des­cen­tra­li­za­dos (reclu­ta­dos o infil­tra­dos por la CIA, pro­ce­den­tes de dis­tin­tas nacio­nes del mun­do islá­mi­co) y muchas veces sin cone­xión entre sí, se ver­te­bran ope­ra­ti­va­men­te den­tro de pla­nes estra­té­gi­cos del Pen­tá­gono y de la OTAN, y su fun­ción es la des­es­ta­bi­li­za­ción terro­ris­ta y derro­ca­mien­to interno de gobier­nos no «dóci­les» a los obje­ti­vos mili­ta­res, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos del eje EEUU-Unión Euro­pea-Israel.

En este esce­na­rio, el «Ejér­ci­to Sirio Libre» res­pon­de en par­te a los patro­nes ope­ra­ti­vos pues­tos en prác­ti­ca por los «rebel­des libios» duran­te el levan­ta­mien­to arma­do que ter­mi­nó con Mua­mar Kada­fi y su régi­men en Libia.

Los gru­pos que hoy actúan en Siria se enmar­can den­tro de una estra­te­gia orien­ta­da a dele­gar las tareas sucias de la ocu­pa­ción mili­tar en gru­pos mer­ce­na­rios moti­va­dos por el dine­ro o por el fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so, o por ambas cosas a la vez, que sus­ti­tu­yen a las fuer­zas mili­ta­res impe­ria­les con­ven­cio­na­les en las ope­ra­cio­nes de inva­sión y de apo­de­ra­mien­to de mer­ca­dos y paí­ses.

Siria es una pie­za cen­tral en el plan estra­té­gi­co de ais­la­mien­to y derro­ca­mien­to del régi­men que con­tro­la Irán, y la caí­da del gobierno de Bashar al-Assad deja­ría a Tehe­rán sin su alia­do cla­ve y abri­ría la com­puer­ta para una ata­que del eje EEUU-Israel a sus cen­tra­les nuclea­res.

Lue­go de dis­tin­tos fra­ca­sos de sus ope­ra­cio­nes mili­ta­res en Asia, Áfri­ca y Medio Orien­te, Washing­ton, el Pen­tá­gono y las poten­cias alia­das de la OTAN, apren­die­ron. Y resol­vie­ron no pagar nun­ca más el cos­to humano, polí­ti­co y finan­cie­ro de las ocu­pa­cio­nes mili­ta­res eje­cu­ta­das a cara des­cu­bier­ta por sus fuer­zas regu­la­res .

Irak y Afga­nis­tán col­ma­ron el vaso. Billo­nes de dóla­res de cos­to al Teso­ro, dete­rio­ro de la «ima­gen» inter­na­cio­nal del Impe­rio loco­mo­to­ra, des­le­gi­ti­ma­ción inter­na y exter­na de las gue­rras mili­ta­res de con­quis­ta, le ense­ña­ron al Pen­tá­gono y a sus estra­te­gas que lo mejor es hacer la «gue­rra por otras vías», sin des­gas­tar­se ni pagar cos­tos polí­ti­cos y finan­cie­ros.

En esta moda­li­dad ope­ra­ti­va y estra­té­gi­ca se ins­cri­be el lla­ma­do «Ejér­ci­to Sirio Libre» com­pues­to por gru­pos de mer­ce­na­rios extran­je­ros, entre­na­dos, finan­cia­dos y arma­dos por EEUU y las poten­cias de la OTAN. Con la com­pli­ci­dad de Tur­quía y la finan­cia­ción de las monar­quías del Gol­fo Pér­si­co enca­be­za­das por Qatar y Ara­bia Sau­di­ta. Y con Israel, sus fuer­zas espe­cia­les y ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, jugan­do un rol cen­tral al lado de la CIA.

Des­de mar­zo de 2011, Siria fue some­ti­da pri­me­ro a una «revuel­ta popu­lar» digi­ta­da des­de afue­ra para derro­car al gobierno, lue­go a una «rebe­lión» arma­da con toma de ciu­da­des des­pués, y final­men­te, como suce­dió en Libia, la alian­za impe­rial pla­ni­fi­ca una inter­ven­ción mili­tar inter­na­cio­nal con bom­bar­deos inin­te­rrum­pi­dos y muer­te de civi­les ino­cen­tes, que con­duz­ca al derro­ca­mien­to del régi­men sirio, alia­do de Irán, Líbano y Gaza.

A dife­ren­cia de Libia, las fuer­zas de mer­ce­na­rios extran­je­ros y deser­to­res del ejér­ci­to (finan­cia­dos y arma­dos por EEUU, la UE y las monar­quías del Gol­fo) no toma­ron terri­to­rios o zonas, sino que se con­cen­tra­ron en ope­ra­cio­nes de infil­tra­ción y accio­nes de gue­rri­lla urba­na actuan­do entre la pobla­ción civil, para expo­ner­la al fue­go repre­si­vo del ejér­ci­to sirio.

Des­de mar­zo de 2011, estos gru­pos ope­ra­ti­vos con­te­ni­dos en el mosai­co del «Ejer­ci­to Sirio Libre» tie­nen su base de entre­na­mien­to y logís­ti­ca en Tur­quía.

Como seña­la Thierry Meys­san, «la reali­dad es que se han con­ver­ti­do en mili­cias de la OTAN, ya que el cuar­tel gene­ral del ESL se encuen­tra inclu­so en la base aérea de la OTAN de Incir­lik, en Tur­quía. Los isla­mis­tas más duros han for­ma­do sus pro­pias orga­ni­za­cio­nes o se han uni­do a al-Qae­da. Se hallan bajo con­trol de Qatar o de la rama sudai­ri de la fami­lia real sau­di­ta. De hecho, depen­den de la CIA».

O como apun­ta Pepe Esco­bar, «Las más de 100 pan­di­llas fuer­te­men­te arma­das invo­lu­cra­das en la gue­rra civil de Siria rebo­san de fon­dos con los cua­les el CCG (monar­quías del Gol­fo Pér­si­co) finan­cia sus gra­na­das rusas pro­pul­sa­das por cohe­tes y com­pra­das en el mer­ca­do negro. Nume­ro­sos sala­fis­tas-yiha­dis­tas cru­zan hacia Siria, no solo des­de Irak, sino tam­bién de Kuwait, Arge­lia, Túnez y Pakis­tán, des­pués de lla­ma­dos embra­ve­ci­dos de sus ima­mes. Secues­tros, vio­la­cio­nes y matan­zas de civi­les favo­ra­bles al régi­men de Assad se están con­vir­tien­do en la ley del país».

Para Meys­san «en el seno de la socie­dad siria, que repre­sen­ta el para­dig­ma de la tole­ran­cia reli­gio­sa, se desa­rro­lló una corrien­te tak­fi­ris­ta. Esa corrien­te sir­vió de base a los gru­pos arma­dos, que a su vez han sido abun­dan­te­men­te finan­cia­dos por las monar­quías waha­bi­tas (Ara­bia Sau­di­ta, Qatar, Shar­jah). Ese dine­ro pro­ve­nien­te del exte­rior atra­jo nue­vos com­ba­tien­tes, entre los que se hayan parien­tes de víc­ti­mas de la repre­sión masi­va del san­grien­to y fra­ca­sa­do gol­pe de Esta­do de la Her­man­dad Musul­ma­na, en 1982».

Según el ana­lis­ta fran­cés, «el móvil de esas per­so­nas es a menu­do más per­so­nal que ideo­ló­gi­co. Se tra­ta sobre todo de una bús­que­da de ven­gan­za. Atraí­dos por el dine­ro fácil, nume­ro­sos delin­cuen­tes e indi­vi­duos que ya tenían pro­ble­mas con la jus­ti­cia se unie­ron a esos ele­men­tos: cada «revo­lu­cio­na­rio» reci­be una suma que repre­sen­ta 7 veces el sala­rio medio sirio. Y final­men­te, tam­bién comen­za­ron a lle­gar pro­fe­sio­na­les que ya han com­ba­ti­do en Afga­nis­tán, Bos­nia, Che­che­nia o Irak. En pri­me­ra fila de estos se encuen­tran los hom­bres de al-Qae­da en Libia, lide­ra­dos por el pro­pio Abdelha­kim Belhaj. Los medios de pren­sa los pre­sen­tan como yiha­dis­tas, lo cual es total­men­te inapro­pia­do ya que en el Islam no se con­ci­be la gue­rra san­ta con­tra corre­li­gio­na­rios. Se tra­ta, ante todo, de mer­ce­na­rios».

Según Meys­san, un sec­tor mayo­ri­ta­rio de los mer­ce­na­rios del ESL «Reco­no­cen la auto­ri­dad espi­ri­tual del jeque Adnan al-Arour, pre­di­ca­dor tak­fi­ris­ta que lla­ma a derro­car y matar a Bachar al-Assad, no por moti­vos polí­ti­cos sino úni­ca­men­te por­que el pre­si­den­te sirio es alaui­ta, lo cual lo con­vier­te en un here­je a los ojos del jeque. Todos los ofi­cia­les del ESL que han podi­do ser iden­ti­fi­ca­dos son sun­ni­tas y todas las bri­ga­das del ESL lle­van nom­bres de figu­ras his­tó­ri­cas sun­ni­tas».

De acuer­do con Pepe Esco­bar, «El cru­ce Bab al-Hawa entre Siria y Tur­quía fue inva­di­do por más de 150 muyahi­di­nes des­cri­tos como mul­ti­na­cio­na­les, pro­ve­nien­tes de Arge­lia, Egip­to, Ara­bia Sau­di­ta, Túnez, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Che­che­nia e inclu­so Fran­cia. Muchos pro­cla­ma­ron su fide­li­dad a Al Qae­da en el Magreb Islá­mi­co (AQIM). Que­ma­ron nume­ro­sos camio­nes tur­cos. Fil­ma­ron su pro­pio vídeo pro­mo­cio­nal. Des­fi­la­ron con su ban­de­ra de Al Qae­da. Y decla­ra­ron que toda la zona fron­te­ri­za era un Esta­do islá­mi­co».

Según expre­sa Thierry Meys­san «El pro­gra­ma del ESL con­sis­te en aca­bar con el régi­men lai­co ins­tau­ra­do por el Baas, el PSNS y los comu­nis­tas y pre­vé la ins­tau­ra­ción de un régi­men con­fe­sio­nal estric­ta­men­te sun­ni­ta».

El «Ejer­ci­to Sirio Libre» como reci­cla­mien­to del «terro­ris­mo ter­ce­ri­za­do» de la CIA

La infil­tra­ción y coop­ta­ción de los gru­pos mer­ce­na­rios islá­mi­cos que hoy ope­ran den­tro de las estruc­tu­ras difu­sas del «Ejer­ci­to Sirio Libre» no es una nove­dad.

Bin Laden, ase­si­na­do por EEUU, fue el pio­ne­ro de esta estra­te­gia de derro­car gobier­nos (des­de aden­tro) y sin inva­dir mili­tar­men­te.

Son muchos los espe­cia­lis­tas, entre ellos Michel Chos­su­dovsky, que sos­tie­nen que his­tó­ri­ca­men­te la CIA infil­tró los cua­dros com­ba­tien­tes islá­mi­cos uti­li­zan­do de inter­me­dia­rio al ser­vi­cio de inte­li­gen­cia paquis­ta­ní (ISI), que en la actua­li­dad sigue actuan­do de nexo entre los gru­pos terro­ris­tas que ope­ran en Asia, los Bal­ca­nes y Medio Orien­te, prin­ci­pal­men­te la red Al Qae­da.

Reclu­ta­do y entre­na­do por la CIA y el Istaj­ba­rat, que diri­gía des­de Riad el prín­ci­pe Tur­ki Al Fay­sal, des­de 1980 el joven Osa­ma Bin Laden tomó par­te en la lucha con­tra los sovié­ti­cos orga­ni­zan­do cam­pos de adies­tra­mien­to y de reclu­ta­mien­to.
A su vez ser­vía de nexo para la cana­li­za­ción de fon­dos y de armas para la Jihad Islá­mi­ca, pro­ce­den­tes de la red de dro­ga y de dine­ro negro cen­tra­li­za­da en Ara­bia Sau­di­ta.

A par­tir de 1982 se esta­ble­ció en Pesha­war don­de puso en mar­cha la enti­dad Al Mak­tab ul-Khi­da­mat Mujahi­deen, una ofi­ci­na de ser­vi­cios a los mujai­di­nes con­tra­ta­dos para com­ba­tir con­tra los sovié­ti­cos.
Con su cuar­tel gene­ral ins­ta­la­do en Pesha­war, en don­de se dic­ta­ban cla­ses de adoc­tri­na­mien­to polí­ti­co y de estu­dio reli­gio­so, Bin Laden esta­ble­ció estre­chos con­tac­tos con ramas isla­mi­tas nacio­na­les, como la Jihad Islá­mi­ca egip­cia Al Jihad Al Isla­mi, y con orga­ni­za­cio­nes de dimen­sión trans­na­cio­nal, como los Her­ma­nos Musul­ma­nes, el his­tó­ri­co movi­mien­to isla­mis­ta fun­da­do en Egip­to en 1928.

Sin tomar par­te casi en nin­gún com­ba­te, según la mayo­ría de sus bió­gra­fos, la fun­ción de Bin Laden con­sis­tió en acre­cen­tar la finan­cia­ción encu­bier­ta esta­dou­ni­den­se y sau­di­ta con fon­dos pro­ce­den­tes del trá­fi­co de opio y mor­fi­na, y el reclu­ta­mien­to de miles de volun­ta­rios ára­bes de otras nacio­na­li­da­des, como uzbe­cos sovié­ti­cos, moros fili­pi­nos o uigu­res de la región chi­na de Xin­jiang.

Unos 35 mil extre­mis­tas musul­ma­nes, pro­ve­nien­tes de 40 paí­ses islá­mi­cos, se suma­ron a la lucha de Afga­nis­tán entre 1982 y 1992, entre­na­dos y finan­cia­dos por la red encu­bier­ta del eje CIA-ISI-Ara­bia Sau­di­ta, y tenien­do a Bin Laden como uno de sus ope­ra­do­res cen­tra­les.

Según el perio­dis­ta espe­cia­li­za­do, Wal­ter Goo­bar, de uno de los cen­tros de reclu­ta­mien­to de Bin Laden en Brooklyn, los volun­tar­tios pasa­ban a “La Gran­ja”, nom­bre con que se cono­cía en la jer­ga del espio­na­je a Camp Peary, un cen­tro de reclu­ta­mien­to de la CIA en Vir­gi­nia.
En “La Gran­ja”, los reclu­tas musul­ma­nes pro­ve­nien­tes de todo el mun­do apren­die­ron las téc­ni­cas de sabo­ta­je y de terro­ris­mo dic­ta­das por ofi­cia­les y espe­cia­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos.

En esta fase la CIA y su bra­zo de la inte­li­gen­cia paquis­ta­ní esta­ban con­cen­tra­dos en pla­nes des­ti­na­dos a des­es­ta­bi­li­zar a los ex regí­me­nes socia­lis­tas en los Bal­ca­nes.

Tras la des­apa­ri­ción de la Unión Sovié­ti­ca las redes del terro­ris­mo islá­mi­co, incluí­da Al Qae­da, se habían exten­di­do por las ex repú­bli­cas musul­ma­nas que inte­gra­ban la URSS antes de su desin­te­gra­ción.

Con la des­apa­ri­ción de la Unión Sovié­ti­ca, a prin­ci­pios de los 90, las for­ma­cio­nes de mujai­di­nes que habían ser­vi­do para com­ba­tir y des­es­ta­bi­li­zar a la URSS duran­te las admi­nis­tra­cio­nes de Reagan y Bush padre, habían per­di­do su razón de ser fun­cio­nal.

De esta mane­ra se divi­dió y se rom­pió la coa­li­ción islá­mi­ca que expul­só a los sovié­ti­cos de Afga­nis­tán.

Tras la derro­ta de la Unión Sovié­ti­ca en Afga­nis­tán la socie­dad de la CIA con los gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos entró en con­tra­dic­ción.

Una par­te de la Jihad (caso del eje Tali­bán-Al Qae­da-Che­che­nia) inten­tó cons­truir poder pro­pio al mar­gen de los intere­ses eco­nó­mi­cos y geo­po­lí­ti­cos de Esta­dos Uni­dos a par­tir de tomar el gobierno de Afga­nis­tán.

La CIA, que per­ma­ne­cía infil­tra­da, tan­to en la Alian­za del Nor­te como en el régi­men tali­bán, por medio de la inte­li­gen­cia pakis­ta­ní, comen­zó a dise­ñar la ope­ra­ción que cul­mi­na­ría con la inva­sión mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na a Afga­nis­tán tras la vola­du­ra de las Torres Geme­las.

El gobierno fun­da­men­ta­lis­ta de los tali­ba­nes ‑con Bin Laden como vir­tual minis­tro de Defen­sa- ter­mi­na­ría en el 2001 a cau­sa de las múl­ti­ples ope­ra­cio­nes de la CIA sobre los enemi­gos inter­nos y exter­nos de los tali­ba­nes, que cul­mi­nó con la inva­sión mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na a Afga­nis­tán.

Siria y la apli­ca­ción de la nue­va lógi­ca terro­ris­ta

Lo que está suce­dien­do en Siria, no es otra cosa que la exten­sión de las téc­ni­cas y estra­te­gias del «terro­ris­mo» de la CIA apli­ca­das en alta esca­la para des­es­ta­bi­li­zar a un gobierno y eje­cu­tar des­de aden­tro su derro­ca­mien­to.

Al con­tra­rio de lo que afir­ma la pren­sa inter­na­cio­nal (colum­na mediá­ti­ca de la ope­ra­ción) y las poten­cias occi­den­ta­les, Siria nun­ca estu­vo en un con­flic­to interno, ni en una gue­rra civil. Nun­ca hubo un «ejér­ci­to sirio libre», ni una «rebe­lión inter­na» con apo­yo civil de la pobla­ción siria.

Lo que se pla­ni­fi­có y comen­zó a eje­cu­tar­se en Siria, des­de hace 16 meses, fue una ope­ra­ción terro­ris­ta en alta esca­la eje­cu­ta­da y orga­ni­za­da inter­na­cio­nal­men­te como «libe­ra­ción de Siria» por el eje EEUU-UE-Israel-Liga Ára­be (con­tro­la­da por Ara­bia Sau­di­ta y las monar­quías del Gol­fo Pér­si­co).

A dife­ren­cia de Libia, las fuer­zas de mer­ce­na­rios extran­je­ros y deser­to­res del ejér­ci­to (finan­cia­dos y arma­dos por EEUU, la UE y las monar­quías del Gol­fo) no toma­ron terri­to­rios o zonas, sino que se con­cen­tra­ron en ope­ra­cio­nes de infil­tra­ción y accio­nes de gue­rri­lla urba­na actuan­do entre la pobla­ción civil, para expo­ner­la al fue­go repre­si­vo del ejér­ci­to sirio.

Las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas de des­es­ta­bi­li­za­ción inclu­ye­ron aten­ta­dos con­tra fuer­zas del régi­men y con­tra blan­cos civi­les para lue­go res­pon­sa­bi­li­zar a las Fuer­zas Arma­das y al gobierno sirio de las masa­cres de niños y muje­res.

Esto con­vier­te a Siria (al igual que lo suce­di­do en Libia) en un nue­vo cam­po expe­ri­men­tal de con­quis­ta mili­tar arti­cu­la­do a par­tir de los mis­mos gru­pos mer­ce­na­rios ope­ra­ti­vos que actua­ron his­tó­ri­ca­men­te reclu­ta­dos por la CIA para eje­cu­tar las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas que fun­da­men­ta­ron las inva­sio­nes a Irak y Afga­nis­tán tras el 11‑S en EEUU.

La lógi­ca del «nue­vo enemi­go» de EEUU, iden­ti­fi­ca­da con el terro­ris­mo tras el 11‑S, se arti­cu­ló ope­ra­ti­va­men­te a par­tir de la «gue­rra anti­te­rro­ris­ta», una estra­te­gia de domi­nio impe­rial-mili­tar que com­pen­sa la des­apa­ri­ción del «enemi­go estra­té­gi­co» en el cam­po inter­na­cio­nal de la Gue­rra Fría: la Unión Sovié­ti­ca.

A la luz de la expe­rien­cia, los exper­tos seña­lan que en las ope­ra­cio­nes del terro­ris­mo «ter­ce­ri­za­do» de la CIA es común que actúen varios gru­pos ope­ra­ti­vos infil­tra­dos, sin cone­xión entre sí, pero que res­pon­den a la con­se­cu­ción de un mis­mo obje­ti­vo terro­ris­ta impi­dien­do que apa­rez­ca el ver­da­de­ro orga­ni­za­dor y bene­fi­cia­rio.

Según lo que se des­pren­de de las dis­tin­tas inves­ti­ga­cio­nes sobre los gru­pos ope­ra­ti­vos del 11‑S en Nue­va York, 11‑M en Madridy el 7J en Lon­dres, toda la meto­do­lo­gía de reclu­ta­mien­to, entre­na­mien­to y pre­pa­ra­ción de los ata­ques terro­ris­tas está «ter­ce­ri­za­da» y sus ver­da­de­ros obje­ti­vos son des­co­no­ci­dos por sus eje­cu­to­res, quie­nes actúan moti­va­dos prin­ci­pal­men­te por el dine­ro que reci­ben o por con­vic­ción reli­gio­sa.

Aun­que en algu­nos casos ‑así lo reco­no­cen los espe­cia­lis­tas- la alie­na­ción reli­gio­sa pudo (y pue­de) jugar algún papel gra­vi­tan­te en los gru­pos infil­tra­dos.

De cual­quier mane­ra, la con­for­ma­ción «celu­lar» de los gru­pos ope­ra­ti­vos terro­ris­tas, don­de cada inte­gran­te solo se conec­ta con el res­to por medio de su «con­trol» (un agen­te encu­bier­to de la CIA) hace impo­si­ble que los eje­cu­to­res de los ata­ques conoz­can la pla­ni­fi­ca­ción gene­ral y el ver­da­de­ro obje­ti­vo de los mis­mos.

Y esto suce­de por el carác­ter cerra­do y «celu­lar» de las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas de la CIA, don­de cada par­te no se comu­ni­ca con la otra, aun­que el efec­to fun­cio­nal de las pie­zas arro­jan un «resul­ta­do gene­ral».

Estas expe­rien­cias reco­gi­das en el fun­cio­na­mien­to his­tó­ri­co del terro­ris­mo «ter­ce­ri­za­do» de la CIA fue­ron final­men­te uti­li­za­das para dise­ñar una nue­va for­ma de con­quis­ta mili­tar sin inva­dir con tro­pas regu­la­res, como la que ya se eje­cu­tó en Libia y se está eje­cu­tan­do en Siria.

Has­ta el inten­to fra­ca­sa­do de la toma de Ale­po y Damas­co, y a dife­ren­cia del ejér­ci­to de Kada­fi, el ejér­ci­to sirio no lucha­ba con­tra gru­pos que bus­ca­ban esta­ble­cer­se como «gobierno libre» en dis­tin­tas posi­cio­nes con­quis­ta­das, sino con­tra gru­pos ope­ra­ti­vos que eje­cu­tan ope­ra­cio­nes de gue­rri­lla relám­pa­go y terro­ris­mo en esce­na­rios móvi­les e infil­tra­dos entre la pobla­ción civil.

El obje­ti­vo cen­tral no era tomar ciu­da­des, sino gene­rar terror, caos e «incer­ti­dum­bre».

Las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas de des­es­ta­bi­li­za­ción inclu­ye­ron aten­ta­dos con­tra fuer­zas del régi­men y con­tra blan­cos civi­les para lue­go res­pon­sa­bi­li­zar a las Fuer­zas Arma­das y al gobierno sirio de las masa­cres de niños y muje­res.

Y este efec­to lo fue­ron con­si­guien­do a tra­vés de la difu­sión nive­la­da de la pren­sa inter­na­cio­nal cóm­pli­ce que vie­ne pre­sen­tan­do a Siria sumi­da en «el caos, la vio­len­cia y el des­con­trol». A dife­ren­cia de Libia, los «rebel­des» nun­ca pudie­ron esta­ble­cer un gobierno para­le­lo en Siria. Ni man­tu­vie­ron con­tro­les terri­to­ria­les zona­les, con apo­yo de la pobla­ción civil.

En Siria nun­ca hubo un «ejér­ci­to sirio libre» luchan­do una gue­rra con­ven­cio­nal con­tra un ejér­ci­to ofi­cial, sino gru­pos ope­ra­ti­vos arma­dos irre­gu­la­res orien­ta­dos a pre­pa­rar el derro­ca­mien­to interno del gobierno sirio median­te una ope­ra­ción mili­tar en alta esca­la lan­za­da por la OTAN como jus­ti­fi­ca­ti­vo para parar «el baño de san­gre y la matan­za de civi­les», como ya suce­dió en Libia.

Como esce­na­rio cen­tral, la estruc­tu­ra mediá­ti­ca sio­nis­ta inter­na­cio­nal siem­pre pre­sen­tó a Siria sumi­da en un «replie­gue del ejer­ci­to sirio», ante el avan­ce del «ejer­ci­to rebel­de», y con el régi­men de Bashar al-Assad repri­mien­do a civi­les para man­te­ner el con­trol.

Como ele­men­to de pre­sión psi­co­ló­gi­ca terro­ris­ta, la pren­sa inter­na­cio­nal siem­pre man­tu­vo laten­te la ame­na­za de las «armas quí­mi­cas» con­tra la pobla­ción, o el esta­lli­do de una «gue­rra civil» como pro­duc­to del caos y el des­con­trol del ejér­ci­to ofi­cial.

En reali­dad (y a dife­ren­cia de Libia don­de ocu­pa­ban terri­to­rios), los gru­pos mer­ce­na­rios extran­je­ros siem­pre estu­vie­ron enmar­ca­dos en una «ope­ra­ción terro­ris­ta en alta esca­la» para des­es­ta­bi­li­zar y debi­li­tar al gobierno, y pre­pa­rar las con­di­cio­nes y el argu­men­to para una inter­ven­ción mili­tar de la OTAN.

Para ello, se infil­tra­ron y comen­za­ron a ope­rar en zonas resi­den­cia­les alta­men­te pobla­das para obli­gar al ejér­ci­to a repri­mir con efec­tos cola­te­ra­les de muer­tes de civi­les como con­se­cuen­cia del fue­go cru­za­do.

Como segun­do paso, el obje­ti­vo con­sis­tió en mos­trar al gobierno sirio «tam­ba­lean­do en el caos y el des­con­trol». Mien­tras hechos de accio­nes tác­ti­cas (aten­ta­dos, y accio­nes de gue­rri­lla móvil con­tra ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les) fue­ron mos­tra­dos como «ofen­si­vas tota­les» en dis­tin­tos esce­na­rios cla­ves, como Damas­co y Ale­po, don­de incur­sio­nes y posi­cio­na­mien­tos defen­si­vos en dis­tin­tos barrios son mos­tra­dos como par­te de un ata­que sin­cro­ni­za­do para derro­car al gobierno sirio.

Como ter­cer obje­ti­vo, las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas coor­di­na­das por ofi­cia­les de las fuer­zas espe­cia­les de EEUU, Israel y Rei­no Uni­do bus­ca­ron crear una cabe­ce­ra de puen­te para una inva­sión terres­tre des­de la fron­te­ra con Tur­quía y el esta­ble­ci­mien­to de un «gobierno sirio libre» que legi­ti­ma­ra la ayu­da inter­na­cio­nal y posi­bi­li­ta­ra la pro­yec­ción de la ocu­pa­ción a todo el terri­to­rio sirio.

En un cuar­to obje­ti­vo prin­ci­pal, las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas con matan­zas dia­rias de civi­les por el fue­go cru­za­do inten­tan crear el esce­na­rio inter­na­cio­nal y el jus­ti­fi­ca­ti­vo para una acción aérea («ope­ra­ción huma­ni­ta­ria») deci­si­va de la OTAN que die­ra cober­tu­ra y apo­yo deci­si­vo a los gru­pos mer­ce­na­rios para derro­car al gobierno de Asad.

Pero a dife­ren­cia de lo ocu­rri­do en Libia, la ope­ra­ción mer­ce­na­ria fue hacien­do agua y fra­ca­san­do en todos los fren­tes.

Tres fac­to­res cen­tra­les inci­die­ron para que esto suce­die­ra. A) El apo­yo deci­di­do del eje Rusia-Chi­na-Irán al gobierno sirio, B) El pode­río y la acción estra­té­gi­ca del ejér­ci­to sirio que reali­zó manio­bras con­cén­tri­cas de ais­la­mien­to y exter­mi­nio de los gru­pos terro­ris­tas posi­cio­na­dos en los barrios (bom­bar­deos y ata­ques «qui­rúr­gi­cos») , C) La fal­ta de apo­yo de la pobla­ción siria (sobre todo en Damas­co y Ale­po) que le qui­tó sus­ten­ta­bi­li­dad en terreno a las fuer­zas mer­ce­na­rias.

El pilar estra­té­gi­co y ope­ra­ti­vo para ocu­par Siria con una ope­ra­ción terro­ris­ta-mer­ce­na­ria en alta esca­la ya fra­ca­só y se derrum­bó en Damas­co y en Ale­po, no obs­tan­te la per­ma­nen­cia de focos terro­ris­tas rodea­dos, sin logís­ti­ca ni comu­ni­ca­cio­nes, que son selec­ti­va­men­te eli­mi­na­dos por el ejer­ci­to sirio en ope­ra­cio­nes «qui­rúr­gi­cas» que bus­can pre­ser­var a la pobla­ción civil.

El «Con­se­jo Nacio­nal Sirio», bra­zo polí­ti­co de la ope­ra­ción terro­ris­ta en Siria asen­ta­do en el exte­rior, no pudo con­cre­tar en Siria el l libre­to libio. Fra­ca­só el inten­to de ocu­par Ale­po, para crear allí un gobierno de tran­si­ción, como ocu­rrie­ra con Ben­ga­zi en Libia.

Des­man­te­la­do el Plan A, aho­ra los obje­ti­vos del eje USA-UE-Israel-Liga Ára­be ya está bus­can­do nue­vas vías de con­cre­ción y finan­cia­mien­to inter­na­cio­nal para la eje­cu­ción de un Plan B.

Según la «Voz de Rusia», «EEUU se pro­po­ne redo­blar las accio­nes con sus socios de la OTAN para ace­le­rar el derro­ca­mien­to del gobierno legí­ti­mo del pre­si­den­te Bashar Assad en Siria. La secre­ta­ria nor­te­ame­ri­ca­na Hillary Clin­ton deba­tió el tema en con­fe­ren­cia tele­fó­ni­ca con sus cole­gas de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia y de Tur­quía».

Des­car­ta­da una inter­ven­ción mili­tar de la OTAN (por la opo­si­ción de Rusia y Chi­na en la ONU) el eje impe­rial EEUU-UE, sus alia­dos ára­bes y Tur­quía inten­tan reflo­tar las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas incre­men­tan­do la ayu­da finan­cie­ra, armas, logís­ti­ca y sis­te­mas de comu­ni­ca­cio­nes des­ti­na­das a los gru­pos mer­ce­na­rios del «Ejér­ci­to Sirio Libre».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *