Pere­za Vs. demo­cra­cia- Kepa Gor­de­jue­la y Rakel Peña

La situa­ción de Eus­kal Herria y de Euro­pa es tan gra­ve y com­pli­ca­da que nos exi­ge un esfuer­zo per­so­nal y colec­ti­vo para encon­trar nue­vas for­mas de actua­ción y alter­na­ti­vas polí­ti­cas que con­so­li­den los obje­ti­vos de la lucha his­tó­ri­ca de la izquier­da aber­tza­le.

A nues­tro enten­der, el últi­mo giro estra­té­gi­co de la izquier­da aber­tza­le, y la con­si­guien­te revi­sión de las for­mas de lucha, no tenía como úni­co obje­ti­vo supe­rar el accio­nar arma­do, sino que tam­bién se tra­ta­ba de un pun­to de par­ti­da para imple­men­tar nue­vas for­mas de hacer polí­ti­ca, más acor­des con los tiem­pos, más demo­crá­ti­cas, más pega­das al sue­lo, abier­tas y efi­ca­ces. La evo­lu­ción des­de el mode­lo polí­ti­co-mili­tar de la tran­si­ción al nue­vo mode­lo defi­ni­do en “Zutik Eus­kal Herria” a pri­me­ros de 2010 debía supo­ner un pun­to de infle­xión en la refun­da­ción de la izquier­da aber­tza­le, tan­to en sus plan­tea­mien­tos polí­ti­co-ideo­ló­gi­cos, como en su mode­lo de direc­ción y en la polí­ti­ca de alian­zas para con­se­guir sus obje­ti­vos estra­té­gi­cos, que es, al fin y al cabo, en lo que con­sis­te la polí­ti­ca.

Bus­car la máxi­ma adhe­sión social se con­vir­tió pues en una prio­ri­dad a la que había que hacer fren­te con nue­vos ins­tru­men­tos, plan­tea­mien­tos y esque­mas men­ta­les. Sin embar­go, en estos casi tres años se ha ido dan­do un dete­rio­ro en el que, cada día más, pri­ma la ver­ti­ca­li­dad, la impro­vi­sa­ción, y la fal­ta de par­ti­ci­pa­ción de las bases, que son las que pue­den y deben sus­ten­tar un pro­ce­so de este cali­bre; fal­ta de par­ti­ci­pa­ción en las deci­sio­nes de más enver­ga­du­ra, y en las de menos tam­bién.

Para­dó­ji­ca­men­te, el “fac­tor sor­pre­sa”, que a cor­to pla­zo y en el plano mediá­ti­co pue­de tener su efec­to, se ha pre­sen­ta­do como un valor en posi­ti­vo, cuan­do lo úni­co que evi­den­cia es que son sólo unas cuan­tas manos, muy pocas, las que entran en la coci­na y deci­den el pla­to del día. Al res­to del cuer­po social de la izquier­da aber­tza­le sólo le que­da comer lo que toque y, si no le gus­ta, dejar­lo, como las len­te­jas.

Los ejem­plos que obvian los míni­mos prin­ci­pios de un fun­cio­na­mien­to demo­crá­ti­co for­mal, son innu­me­ra­bles. A cor­to pla­zo se nos pre­sen­ta­rán públi­ca y mediá­ti­ca­men­te las lis­tas al Par­la­men­to de Gas­teiz, para las que nadie ha podi­do, siquie­ra, pre­sen­tar pro­pues­tas, y mucho menos ele­gir a las per­so­nas que con­si­de­re más con­ve­nien­tes. Pre­vi­si­ble­men­te esa paten­te fal­ta de demo­cra­cia inter­na tra­ta­rá de suplir­se con un mero acto de rati­fi­ca­ción en el que, de nue­vo, se nos pre­sen­ta­rá el menú de las len­te­jas

Dar a cono­cer un futu­ri­ble “Gobierno de Gas­teiz”, y la deci­sión implí­ci­ta de que, si se ganan las elec­cio­nes, se va a asu­mir de cabo a rabo la ges­tión de la ins­ti­tu­ción, podría ser un paso de gigan­te si res­pon­die­se a una deman­da inter­na y social veri­fi­ca­da y, sobre todo, si estu­vie­ra con­tras­ta­da con sus posi­bles alter­na­ti­vas. Por­que la pura ges­tión, si no está com­bi­na­da con nive­les de con­fron­ta­ción y des­obe­dien­cia, y ade­más sin dis­po­ner de los ins­tru­men­tos nece­sa­rios, nos pue­de cons­tre­ñir a tener que seguir las pau­tas del sis­te­ma, des­vián­do­nos de los obje­ti­vos de pro­fun­do cam­bio social y polí­ti­co que nece­si­ta este país.

Hay muchas for­mas de hacer polí­ti­ca. Siguien­do con el ejem­plo, habría que deci­dir no sólo quién, sino más bien qué se va a hacer ante una hipo­té­ti­ca vic­to­ria elec­to­ral el 21 de octu­bre: ¿ges­tio­nar lo que hay cam­bian­do de nom­bre a los depar­ta­men­tos?; ¿o qui­zá olvi­dar­nos de los nom­bres y cen­trar­nos en los con­te­ni­dos? ¿Y si eso nos lle­va a poner patas arri­ba el mode­lo poli­cial, o a la des­obe­dien­cia civil y a la con­fron­ta­ción inter­ins­ti­tu­cio­nal? ¿Y si nos lle­va a evi­tar que el Esta­do nos siga atra­can­do y dejar de pagar­le el cupo, o a res­pon­der de la for­ma más con­tun­den­te para negar­nos a apun­ta­lar un mode­lo social cada vez más injus­to y des­igual? Y es indu­da­ble que estas refle­xio­nes sir­ven tan­to para la labor de ges­tión como para una tarea de opo­si­ción.

Cier­to es que, vis­ta la ges­tión ins­ti­tu­cio­nal adop­ta­da en otros ámbi­tos, poco hace pre­sa­giar que la pre­sen­cia de la izquier­da aber­tza­le vaya a ser sinó­ni­mo de un cues­tio­na­mien­to del sta­tus quo, como cabría espe­rar. Pero qui­zá peor que lo que se está hacien­do es lo que no se está dejan­do hacer: deba­tes don­de todas las posi­bi­li­da­des estén abier­tas para que toda la fuer­za social acau­da­la­da por la izquier­da aber­tza­le a tra­vés de su his­to­ria que­de expre­sa­da, con­tras­ta­da y demo­crá­ti­ca­men­te plas­ma­da en cada deci­sión. La izquier­da aber­tza­le no pue­de renun­ciar al deba­te interno, a la con­fron­ta­ción y dis­pa­ri­dad de ideas, por­que pre­ci­sa­men­te esa rique­za y esa plu­ra­li­dad han hecho de ella una refe­ren­cia social y polí­ti­ca de pri­me­ra mag­ni­tud en su entorno.

La pere­za inte­lec­tual se ha apo­de­ra­do de la izquier­da aber­tza­le. La salu­da­ble bata­lla de las ideas que siem­pre le ha carac­te­ri­za­do ha ido dejan­do paso a una espe­cie de apa­tía en la que casi nada se dis­cu­te y nada se cues­tio­na. Deci­sio­nes polí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas y orga­ni­za­ti­vas de pri­me­ra mag­ni­tud que­dan en manos de un redu­ci­do gru­po, mien­tras la mayo­ría se ve resig­na­da al papel de agen­te pasi­vo y acrí­ti­co. Si acier­tan, bien y, si no, tam­bién.

Otra for­ma de hacer polí­ti­ca es posi­ble pero, para ello, muchos nos tene­mos que des­po­jar de nues­tra pere­za inte­lec­tual, y otros, aun­que tam­bién les de pere­za, ten­drán que acos­tum­brar­se a pen­sar que nadie está facul­ta­do ‑excep­to dele­ga­ción expre­sa- para tomar deci­sio­nes por todos y todas; por­que, pre­ci­sa­men­te, deci­dir en nom­bre de los demás fue uno de los gran­des males de la eta­pa ante­rior que el espí­ri­tu de Zutik Eus­kal Herria tra­ta­ba de supe­rar.

Sólo des­pe­re­zán­do­nos, y con la acti­va­ción de todo el capi­tal humano acu­mu­la­do por la izquier­da aber­tza­le, más el que ven­ga a sumar­se, ten­dre­mos la garan­tía de que nues­tro pro­yec­to se con­vier­ta en una reali­dad asu­mi­da por la mayo­ría social.

Kepa Gor­de­jue­la y Rakel Peña (miem­bros de la izquier­da aber­tza­le)

Fuen­te: http://​ezke​rre​tik​bil​duz​.blogs​pot​.com​.es/​2​0​1​2​/​0​9​/​p​e​r​e​z​a​-​v​s​-​d​e​m​o​c​r​a​c​i​a​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *