Siria y el 11 de sep­tiem­bre- Luis Tole­do

Ante otro 11 de sep­tiem­bre era pre­vi­si­ble que los medios domi­nan­tes ‑así como qui­zás tam­bién, influi­das por ellos, has­ta las con­ver­sa­cio­nes cotidianas‑, remi­tie­ran en par­ti­cu­lar a ese día de 2001, que des­de los pri­me­ros momen­tos dichos medios han pro­cu­ra­do con­ver­tir en el 11 de sep­tiem­bre por anto­no­ma­sia. Se tien­de así un man­to de silen­cio y olvi­do sobre el que vivió en 1973 el pue­blo chi­leno con la aso­na­da fas­cis­ta, y a par­tir de enton­ces. ¿Qué que­da­rá para el cono­ci­do como la Dia­da, el de 1714? Enton­ces el pue­blo cata­lán sufrió el bru­tal emba­te de fuer­zas coman­da­das por el mer­ce­na­rio anglo-fran­cés James Stuart Fitz James, duque de Ber­wick. Esas tro­pas deci­die­ron el res­ta­ble­ci­mien­to en Espa­ña de la dinas­tía bor­bó­ni­ca, la mis­ma que en 1975 se reins­tau­ró en ese país con la lla­ma­da Tran­si­ción Demo­crá­ti­ca, fra­gua­da por el san­gui­na­rio dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co, quien, entre otras cosas, tuvo a su car­go la pre­pa­ra­ción del actual rey.

Esos hitos sitúan la efe­mé­ri­de del 11 de sep­tiem­bre, como par­te del deve­nir de la huma­ni­dad, en la his­to­ria de con­fron­ta­cio­nes y some­ti­mien­tos de la cual es inse­pa­ra­ble la tra­ge­dia que en 2001 segó miles de vidas en el Cen­tro Mun­dial de Nego­cios de Nue­va York, aun­que no tan­tas como las tron­cha­das por la dic­ta­du­ra fas­cis­ta en Chi­le. Es har­to sabi­do que la tra­ge­dia de las Torres Geme­las la capi­ta­li­zó como pre­tex­to, para refor­zar su polí­ti­ca de con­quis­ta impe­rial, el gobierno de una nación exper­ta en el ejer­ci­cio del terro­ris­mo de Esta­do, y que pro­hi­jó al cabe­ci­lla de Al Qae­da pre­sen­ta­do como res­pon­sa­ble de aquel fatí­di­co acon­te­ci­mien­to.

Ese mis­mo gobierno se jac­ta de haber ase­si­nan­do al som­brío per­so­na­je que antes uti­li­zó en tareas terro­ris­tas diver­sas y en capí­tu­los como la lucha con­tra los sovié­ti­cos en Afga­nis­tán, y que inclu­so des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001 siguió sién­do­le útil. Obje­ti­va­men­te le sir­vió, con decla­ra­cio­nes gra­ba­das en videos que cir­cu­la­ron cuan­do al impe­rio le con­ve­nía para ava­lar la “cru­za­da con­tra el terro­ris­mo”. No por gus­to aque­lla des­gra­cia neo­yor­qui­na ha que­da­do entre los epi­so­dios en los cua­les se sabe o se sos­pe­cha que ha inter­ve­ni­do la com­pli­ci­dad de agen­tes y fuer­zas de los pro­pios Esta­dos Uni­dos. Bas­te com­pro­bar la par­ti­ci­pa­ción de Al Qae­da en las accio­nes pro­mo­vi­das para jus­ti­fi­car la inva­sión a Libia y, aho­ra, en los actos de vio­len­cia que for­man par­te de una posi­ble ope­ra­ción mayor con­tra Siria.

La pre­sun­ta misión de luchar con­tra el terro­ris­mo ‑por la que se ini­ció en Afga­nis­tán una gue­rra moral­men­te injus­ti­fi­ca­ble y que sigue cos­tan­do vidas- la han suma­do el gobierno de los Esta­dos Uni­dos y sus cóm­pli­ces a otro de sus pro­pó­si­tos “mesiá­ni­cos”: pro­pa­gar en el mun­do “la demo­cra­cia”. En seme­jan­te afán figu­ran los pla­nes con­tra Siria, don­de se ha fabri­ca­do ‑como se hizo en Libia- una opo­si­ción con pro­ba­da pre­sen­cia de mer­ce­na­rios y bene­fi­cia­da por un avie­so mane­jo de la (des)información.

Los mer­ce­na­rios allí uti­li­za­dos por quie­nes pro­cu­ran sata­ni­zar al gober­nan­te de Siria para jus­ti­fi­car ‑siguien­do una prác­ti­ca cono­ci­da- una posi­ble inva­sión a ese país, públi­ca y gro­se­ra­men­te alar­dean de sus crí­me­nes. Ante evi­den­cias tan mons­truo­sas cabe una con­clu­sión: sea enga­ña­do quien desee ser­lo. No fal­ta­rán quie­nes cobren por simu­lar que lo son.

Sos­te­ner esas ver­da­des no impli­ca idea­li­zar al gober­nan­te sirio, como tam­po­co había que idea­li­zar al de Libia, lin­cha­do por las tro­pas inter­ven­to­ras. Pero lo cier­to es que su muer­te fue moti­vo de júbi­lo para el impe­rio que antes había entra­do en diver­sos jue­gos per­ver­sos con él. Como sím­bo­lo del gro­tes­co gozo per­du­ra, entre otras imá­ge­nes, la risa maca­bra de una Hilary Clin­ton deve­ni­da cari­ca­tu­ra del tem­pe­ra­men­to de Lady Mac­beth, pero sin la inten­si­dad trá­gi­ca impre­sa por el genio de Sha­kes­pea­re a su per­so­na­je. Todo está a la vis­ta para el que quie­ra ver, y para eso los ojos del pen­sa­mien­to son más impor­tan­tes y pode­ro­sos que los del ros­tro.

¿Tie­ne el gober­nan­te sirio la volun­tad de afe­rrar­se al poder? ¿Será esa la cau­sa real de la hos­ti­li­dad que con­tra él des­atan las fuer­zas impe­ria­les en sus manio­bras mediá­ti­cas? Por ambi­ción de man­do, por satis­fa­cer intere­ses cuyo logro el ejer­ci­cio del poder garan­ti­za, por el tesón de auto­ri­dad que pare­ce ser fas­ci­nan­te, por sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad, por bien o mal enten­di­da cues­tión de honor, y aun por voca­ción misio­nal de ser­vi­cio a los ciu­da­da­nos que repre­sen­ta, como nor­ma un gober­nan­te no lo dis­tin­gue la dis­po­si­ción a renun­ciar a su inves­ti­du­ra, o a per­mi­tir que se la arre­ba­ten fácil­men­te.
Para com­pren­der y repu­diar la natu­ra­le­za de las manio­bras impe­ria­les diri­gi­das a derro­car gober­nan­tes, no es nece­sa­rio atri­buir­les a estos vir­tu­des bea­tí­fi­cas. ¿Moles­ta a los rec­to­res de los Esta­dos Uni­dos, fabri­can­te de gobier­nos san­gui­na­rios, un rey como el de Ara­bia Sau­di­ta, su alia­do? ¿Los irri­tan en gene­ral las monar­quías? Estas, por muy deco­ra­ti­vas que resul­ten, son cla­ra expre­sión ins­ti­tu­cio­nal de la heren­cia anti­de­mo­crá­ti­ca acu­mu­la­da duran­te siglos en el mun­do; pero, que se sepa, los Esta­dos Uni­dos no han ges­ta­do pla­nes para librar de reyes a pue­blo alguno, y menos si el monar­ca les resul­ta dócil. Su mode­lo “bipar­ti­dis­ta” ‑que otros paí­ses han impor­ta­do- si para algo sir­ve en ver­dad es para ase­gu­rar la per­ma­nen­cia de un rey: el capi­tal, que se auto­con­si­de­ra bien repre­sen­ta­do por pre­si­den­tes, reyes, gober­nan­tes sedi­cio­sos y gol­pis­tas: por quien­quie­ra que sin mira­mien­tos ni escrú­pu­los garan­ti­ce su poder sobre la mayo­ría de la pobla­ción de un país dado, y del mun­do.

El impe­rio no apo­ya movi­mien­tos popu­la­res: entre­na, finan­cia y emplea tro­pas que sir­van a sus intere­ses de domi­na­ción pla­ne­ta­ria. A pro­pó­si­to de Libia, Luis Brit­to Gar­cía escri­bió un artícu­lo medu­lar­men­te cla­ro: “Cómo dife­ren­ciar una inva­sión de la OTAN de un movi­mien­to social”. Se publi­có en diver­sos sitios digi­ta­les, y aún pue­de leer­se. La expe­rien­cia libia con­fir­mó los pun­tos de vis­ta del autor vene­zo­lano, y lo que está ocu­rrien­do en Siria va por un camino simi­lar.

No sería mera con­je­tu­ra sos­te­ner que, si las fuer­zas impe­ria­lis­tas no han con­su­ma­do su agre­sión direc­ta con­tra Siria ‑y oja­lá no lle­guen a hacerlo‑, será por­que no han con­se­gui­do un aval simi­lar al que tuvie­ron para agre­dir a Libia. Enton­ces la esca­sa visión o la debi­li­dad de gobier­nos como los de Rusia y Chi­na, de peso en el anti­de­mo­crá­ti­co Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das, les dejó abier­to el camino para sus des­ma­nes. Lo tra­ma­do aho­ra con­tra Siria es un capí­tu­lo más de los pla­nes del gobierno esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos, que, entre otros ejem­plos de su acti­tud, dan el de no uti­li­zar su pode­río para poner fin a la mar­gi­na­ción y la masa­cre del pue­blo pales­tino por par­te del gobierno de Israel, a fin de cuen­tas una sucur­sal, encla­va­da en el Medio Orien­te, del impe­rio geno­ci­da.

Cuan­do el diplo­má­ti­co gha­nés Kofi Annan, for­ma­do en los Esta­dos Uni­dos y exse­cre­ta­rio gene­ral de la ONU, via­jó a Siria como envia­do de esa orga­ni­za­ción ‑la cual se sabe para cuán­tas cosas ha ser­vi­do bajo la coyun­da yan­qui- en bus­ca pre­sun­ta­men­te de una solu­ción pací­fi­ca al con­flic­to, todo pare­cía cues­tión de días. El gobierno sirio acep­tó con­di­cio­nes y pla­zos que a todas luces resul­ta­ban incum­pli­bles, y que las fuer­zas movi­li­za­das des­de el exte­rior no res­pe­ta­rían. Aque­llo hacía pen­sar en la cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da.

La nega­ti­va rusa y chi­na a secun­dar el pro­yec­to impe­ria­lis­ta con­tra Siria ‑ya no podían seguir igno­ran­do el peli­gro que sig­ni­fi­ca­ba para ellos mis­mos- debe tener­se en cuen­ta al ana­li­zar por qué, aun­que aque­llas con­di­cio­nes y aque­llos pla­zos no se cum­plie­ron, la OTAN no ha inter­ve­ni­do toda­vía en Siria direc­ta o visi­ble­men­te. En tales cir­cuns­tan­cias, Annan, de cono­ci­da his­to­ria en esas lides diplo­má­ti­cas, aca­bó renun­cian­do a su misión siria (al menos en su par­te públi­ca).

¿Tomó Annan esa deci­sión por­que vio difi­cul­ta­do el que pudo haber sido su papel de mam­po­rre­ro de la OTAN? ¿Lo habrá hecho por­que recor­dó el dolo­ro­so final de aquel ins­pec­tor de la ONU que murió infar­ta­do a raíz de ver cómo se des­co­no­cía el dic­ta­men, ava­la­do por él, que des­men­tía la fal­sa acu­sa­ción a Irak de tener armas de exter­mi­nio masi­vo? Con­cé­da­se el bene­fi­cio de la duda a Annan, aun­que ello supon­ga come­ter inge­nui­dad, pues can­do­ro­so e ino­cen­te no se supo­ne que él sea: era secre­ta­rio gene­ral de la ONU cuan­do se fabri­có aquel pre­tex­to para jus­ti­fi­car una nue­va esca­la­da en la agre­sión a Irak.
Si alguien cree de veras que la tur­bu­len­cia en Siria con­tra el gobierno la man­tie­ne un movi­mien­to popu­lar legí­ti­mo, pudie­ra ir a esa nación y jugar­se allí la vida jun­to a quie­nes, a su jui­cio, recla­man mayor demo­cra­cia y jus­ti­cia social. Tal vez enton­ces ten­ga ver­da­de­ro moti­vo para sen­tir­se orgu­llo­so de su idea y de su acti­tud, o, por el con­tra­rio, des­cu­bra que las posi­bles legí­ti­mas aspi­ra­cio­nes del pue­blo sirio ‑que, como todos, mere­ce jus­ti­cia social y demo­cra­cia- están sien­do mani­pu­la­das por fuer­zas aje­nas a él, mer­ce­na­rios inclui­dos. Nada que ver con un ver­da­de­ro movi­mien­to social.

No es el momen­to para que nadie, y menos aún quie­nes hon­ra­da­men­te se con­si­de­ren, o sean, de izquier­da ‑con­cep­to que las fuer­zas domi­nan­tes en el mun­do, ayu­da­das por la paté­ti­ca y ver­gon­zo­sa izq­mier­da, y por las cir­cuns­tan­cias impe­ran­tes, pro­cu­ran oscu­re­cer cada vez más‑, se dejen arras­trar por argu­cias de esta­ción algu­na. Al impe­rio le vie­ne muy bien crear con­fu­sio­nes y ganar la men­te de per­so­nas que pue­dan ejer­cer influen­cia, en espe­cial los lla­ma­dos líde­res de opi­nión.

En la actual encru­ci­ja­da habrá quie­nes aco­me­tan, has­ta con la mejor volun­tad, la des­ca­li­fi­ca­ción del gobierno sirio, y pro­mue­van con­tra él crí­ti­cas que pro­ba­ble­men­te en otro con­tex­to darían lugar a medi­ta­ción y dis­cu­sio­nes más pro­duc­ti­vas. Pero tam­po­co fal­ta­rán, si no están ya en pleno apo­geo, quie­nes de hecho secun­den la con­vo­ca­to­ria impe­rial o se des­orien­ten ante ella por inge­nui­dad, o por vani­dad y petu­lan­cia de supues­tos gurúes filo­só­fi­cos, por cegue­ra o intere­ses de quién sabe qué índo­le. Así ‑aun­que no sea ese en todos los casos su pro­pó­si­to- podrán qui­zás cum­plir, o ya cum­plen, una fun­ción que los deja­rá mal para­dos ante la his­to­ria, sin capa­ci­dad para librar­se de ser tam­bién ellos con­si­de­ra­dos mam­po­rre­ros de la OTAN.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *