Las tira­nías feu­da­les ára­bes al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo deben ser derro­ca­das- Al Muka­wa­ma

De mane­ra alta­ne­ra y desa­fian­te, como el dés­po­ta tirá­ni­co que da órde­nes sabien­do que pue­de en cual­quier momen­to aca­bar con la vida de su escla­vo, laca­yo, subor­di­na­do o vasa­llo de mane­ra impu­ne, los dés­po­tas feu­da­les del lla­ma­do “Con­se­jo de coope­ra­ción del gol­fo” orde­nan un cam­bio de poder en Siria. El poder polí­ti­co en Siria goza de la ple­na legi­ti­mi­dad de la revo­lu­ción nacio­nal libe­ra­do­ra de mar­zo de 1963 que con pleno apo­yo de la pobla­ción lle­vó al poder al par­ti­do Baas sirio y a los sec­to­res pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rios, a los obre­ros y cam­pe­si­nos.

¿Qué legi­ti­mi­dad tie­ne ese con­se­jo?

Nin­gu­na, están en el poder por­que los ins­ta­la­ron en él los ser­vi­cios secre­tos de la poten­cia colo­nia­lo-impe­ria­lis­ta bri­tá­ni­ca que había con­quis­ta­do por las armas la penín­su­la ará­bi­ga, en par­ti­cu­lar Aden y otros puer­tos y se apro­ve­chó de la derro­ta de las tro­pas oto­ma­nas que admi­nis­tra­ban la región des­de hacía siglos. Lon­dres se apo­yó en unas pocas fami­lias de igno­ran­tes came­lle­ros corrom­pi­dos para ins­ta­lar regí­me­nes neo­co­lo­nia­les y feu­da­les. El úni­co régi­men sur­gi­do del pue­blo y de sus luchas revo­lu­cio­na­rias fue la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Yemen (RPDY) lamen­ta­ble­men­te entre­ga­do por sus auto­ri­da­des del Par­ti­do Socia­lis­ta yeme­ni­ta a la feu­da­li­dad nor­ye­me­ni­ta, otro agen­te ser­vil al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo.

El carác­ter estra­té­gi­co para los intere­ses de la oli­gar­quía impe­ria­lis­ta mun­dial de estos regí­me­nes se ha evi­den­cia­do has­ta la sacie­dad: con el acuer­do de apo­yo mutuo entre Tru­man y la dinas­tía Saud, el apo­yo de la gen­dar­me­ría fran­ce­sa a esta dinas­tía cri­mi­nal en 1981, la inter­ven­ción bri­tá­ni­ca en apo­yo al Sul­ta­na­to de Omán fren­te a la revo­lu­ción nacio­nal libe­ra­do­ra de Dho­far de los años 70, la bru­tal gue­rra de una inmen­sa coa­li­ción diri­gi­da por EEUU (lamen­ta­ble­men­te con el apo­yo equi­vo­ca­do de Hafez al Assad) para recu­pe­rar el con­trol de Kuwait libe­ra­do por las tro­pas ira­quies en 1990, hoy el apo­yo acti­vo y de pri­me­ra fila del régi­men tirá­ni­co sau­di­ta con­tra las revo­lu­cio­nes en mar­cha o en el poder en Libia, Egip­to, Túnez, Yemen, Siria y Bah­rein inclu­yen­do el des­plie­gue de tro­pas, los bom­bar­deos aéreos, la finan­cia­ción de ejér­ci­tos mer­ce­na­rios, la com­pra y soborno de polí­ti­cos vena­les.

El jeque de Qatar Al Tha­ni en com­pa­ñia de una lider israe­li.

¿Es segu­ro que el prín­ci­pe sau­di­ta Bin Laden, vie­jo agen­te de la CIA, ha sido eli­mi­na­do por sus anti­guos amos?

Estos regí­me­nes enri­que­ci­dos por la ven­ta petro­le­ra y gase­ra al impe­ria­lis­mo, a Chi­na y otros paí­ses no son mas que una fuen­te per­ma­nen­te de ines­ta­bi­li­dad al ser una enor­me barre­ra con­tra las luchas popu­la­res. Todo lo que tocan lo des­tru­yen, ensu­cian y corrom­pen: la OPEP, el islám, la Liga ára­be, la Orga­ni­za­ción de coope­ra­ción islá­mi­ca, las Nacio­nes Uni­das, la OLP y los No Ali­nea­dos.

Deben ser expul­sa­dos de todas par­tes y tra­ta­dos como apes­ta­dos incom­pa­ti­bles con las nor­mas míni­mas de decen­cia que deben regir toda rela­ción entre huma­nos. Han sobor­na­do recien­te­men­te a una par­te de Hamas pales­ti­na, mani­pu­lan a pla­cer a los Her­ma­nos Musul­ma­nes en el poder en Túnez y Egip­to, han des­trui­do has­ta los cimien­tos a Libia y aho­ra se esfuer­zan en liqui­dar el islam pro­pia­men­te libio para impo­ner su ver­sión repug­nan­te, fal­si­fi­ca­da y corrup­ta del Sagra­do Corán. La dig­ni­dad del pre­si­den­te Al Assad y su cora­je antim­pe­ria­lis­ta deses­pe­ra a esos came­lle­ros igno­ran­tes envuel­tos en sus túni­cas de seda con las que disi­mu­lan las gor­du­ras de su vida mue­lle y su abun­dan­te inges­ta de cer­do y alcohol.

Los pue­blos ára­bes recu­pe­ra­rán su uni­dad y su pro­yec­to nacio­nal tras liqui­dar y derro­car has­ta sus raí­ces este ver­da­de­ro cán­cer anti ára­be que son las monar­quías tota­li­ta­rias feu­do-petro­le­ras mani­pu­la­das por la CIA y el Mos­sad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *