Tris­tán Marof y la “cone­xión boli­via­na” del socia­lis­mo indo­ame­ri­cano- Gus­ta­vo Pérez

tuak.jpg

…”Marx se iden­ti­fi­ca con la con­cep­ción de

Mor­gan de que en las comu­ni­da­des pri­mi­ti­vas

exis­tió el mode­lo de socie­dad que el hom­bre

recons­trui­rá una vez haya supe­ra­do la defor­ma­ción

que ha impre­so a su carác­ter a su esta­do de civi­li­za­ción.

Solo que a dife­ren­cia de Mor­gan, Marx afir­ma con cla­ri­dad

que este pro­ce­so se rea­li­za­rá a otro nivel que en

la socie­dad pri­mi­ti­va;”…

Law­ren­ce Kra­der “Los apun­tes etno­ló­gi­cos de Karl Marx”, Pág.22 .

Decía­mos, en un artícu­lo ante­rior, auto­crí­ti­ca­men­te, que habien­do sido for­ma­dos en la peor “orto­do­xia” nos acos­tum­bra­mos a creer que la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta estu­vo atra­ve­sa­da por la lucha de dos líneas : la pri­me­ra, que pre­ten­día que la Revo­lu­ción fue­se igual­men­te socia­lis­ta, des­de los ini­cios, para todos los paí­ses del mun­do, sin aten­der al nivel de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta de éstos, y la segun­da que con­si­de­ra­ba, pre­ci­sa­men­te aten­dien­do al insu­fi­cien­te nivel de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, que en algu­nos paí­ses de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na, debía pasar­se pri­me­ro por una Revo­lu­ción Nacio­nal Demo­crá­ti­ca que cum­plie­se prin­ci­pal­men­te tareas anti­im­pe­ria­lis­tas y anti­feu­da­les; y que la reali­dad nos había mos­tra­do que ésta segun­da línea real­men­te pre­ten­día, y pre­co­ni­za­ba, que en la tota­li­dad de paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na debía pasar­se pri­me­ro por una revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa, una Revo­lu­ción Nacio­nal Demo­crá­ti­ca que algu­nos lla­ma­ron “de Nue­va Demo­cra­cia”.

Salien­do de dicha “orto­do­xia”, en los últi­mos años de nues­tra vida, y estu­dian­do a J.C. Mariá­te­gui así como la par­ti­ci­pa­ción de los dele­ga­dos del Par­ti­do Socia­lis­ta del Perú, por él fun­da­do, en la I Con­fe­ren­cia Comu­nis­ta Lati­no­ame­ri­ca­na de Junio de 1929 en Bue­nos Aires, lle­ga­mos a con­si­de­rar que éste fue el úni­co esce­na­rio de deba­te inter­na­cio­nal entre, la “orto­do­xia” de la direc­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y la defen­sa de la espe­ci­fi­ci­dad del socia­lis­mo peruano, o del “socia­lis­mo indo-ame­ri­cano” (como solía deno­mi­nar el Amau­ta). No obs­tan­te hoy des­cu­bri­mos que ello no fue así, que Mariá­te­gui no estu­vo solo en este empe­ño, y que el deba­te real­men­te empe­zó en el VI Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, rea­li­za­do en Mos­cú, entre Julio y Sep­tiem­bre de 1928, Con­gre­so que con­tó con mayor asis­ten­cia de dele­ga­dos comu­nis­tas de Amé­ri­ca Lati­na, y que tuvo como pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les a Ricar­do Pare­des Rome­ro (fun­da­dor del Par­ti­do Socia­lis­ta de Ecua­dor y del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ecua­dor) y a “Tra­vin”, quien era real­men­te, Ser­gei Iva­no­vich Gusev (des­ta­ca­do bol­che­vi­que, miem­bro del Pre­si­dium del Comi­té Eje­cu­ti­vo de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta).

Hoy que­re­mos tra­tar de lo hemos deno­mi­na­do per­so­nal y arbi­tra­ria­men­te como “la cone­xión boli­via­na”, la defen­sa de la espe­ci­fi­ci­dad del “socia­lis­mo indo-ame­ri­cano”, espe­cí­fi­ca­men­te el andino en Boli­via y el papel que en ella jugó Tris­tán Marof (céle­bre seu­dó­ni­mo con el que pasa­ra a la his­to­ria el socia­lis­ta boli­viano Gus­ta­vo Adol­fo Nava­rro), tema total­men­te vin­cu­la­do al de nues­tro artícu­lo ante­rior y al del deba­te inter­na­cio­nal entre, la “orto­do­xia” de la direc­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y la defen­sa de la espe­ci­fi­ci­dad del socia­lis­mo peruano, o del “socia­lis­mo indo-ame­ri­cano” (como solía deno­mi­nar el Amau­ta).

Fue pre­ci­sa­men­te Gus­ta­vo Nava­rro (1898−1979), bajo el seu­dó­ni­mo de Tris­tán Marof, quien en 1922 publi­có “Inge­nuo con­ti­nen­te ame­ri­cano”, des­ta­can­do los que deno­mi­nó los prin­ci­pios comu­nis­tas del inca­na­to, carac­te­ri­zán­do­lo como un Esta­do pro­tec­tor que desem­pe­ña­ba la fun­ción eco­nó­mi­ca y mas tar­de, en 1926, publi­ca “Jus­ti­cia del Inca”, en el que seña­la que :

…”la revo­lu­ción ame­ri­ca­na no debe espe­rar el flo­re­ci­mien­to capitalista…el espí­ri­tu y la con­ve­nien­cia deben pre­ci­pi­tar la era socia­lis­ta sin hacer­se ilu­sio­nes de que un desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo sería antes nece­sa­rio” y que : “El con­ti­nen­te ame­ri­cano es el con­ti­nen­te hecho para el socia­lis­mo y don­de tie­ne que dar sus más ópti­mos fru­tos” (Págs.14 y 15).

Tris­tán Marof con­si­de­ra­ba que Boli­via, mas que otros paí­ses veci­nos, tenía entre sus ven­ta­jas el que la mayo­ría de su pobla­ción eran indios que con­ser­va­ban su memo­ria his­tó­ri­ca y en la estruc­tu­ra orgá­ni­ca de su comu­ni­dad, del ayllu, las bases del comu­nis­mo incai­co, y que ello, uni­do sus ricos recur­sos natu­ra­les y que si Euro­pa reco­rrió siglos para lle­gar al socia­lis­mo y comu­nis­mo “Nues­tro camino direc­to es ir hacia un comu­nis­mo neta­men­te ame­ri­cano con moda­les y ten­den­cias propias”(“La Jus­ti­cia del Inca”, Edi­ción Lati­no­ame­ri­ca­na, Bru­se­las 1926, Págs.21 – 26).

El estu­dio de los plan­tea­mien­tos de Tris­tán Marof y su simi­li­tud con las tesis esgri­mi­das por el cama­ra­da Ricar­do Pare­des Rome­ro (PSE y PCE) y con las defen­di­das por J.C. Mariá­te­gui, arro­jan mayo­res luces sobre el carác­ter socia­lis­ta que éste últi­mo pro­pu­so para la Revo­lu­ción Perua­na, des­de sus ini­cios, y sus carac­te­rís­ti­cas mar­xis­tas pecu­lia­res, com­par­ti­das con los casos de Ecua­dor y Boli­via, prin­ci­pal­men­te.

Gus­ta­vo Pérez Hino­jo­sa es Cola­bo­ra­dor del Blog “Socia­lis­mo Peruano Amau­ta”

NOTA :

Mariá­te­gui cono­ció per­so­nal­men­te a Tris­tán Marof, man­te­nien­do con él una his­tó­ri­ca rela­ción epis­to­lar, y tras reci­bir­lo en su casa lo des­cri­bió con carac­te­rís­ti­cas que noso­tros encon­tra­mos en el pro­pio Marià­te­gui, y que reco­gen sus ya cono­ci­das apre­cia­cio­nes sobre Cris­tó­bal Colon, El Qui­jo­te, El Char­lot de Cha­plin y el espí­ri­tu aven­tu­re­ro :

“Tie­ne sobra­do talen­to para escri­bir volú­me­nes esme­ra­dos; pero tie­ne dema­sia­da ambi­ción para con­ten­tar­se con glo­ria tan peque­ña y ana­cró­ni­ca. Hom­bre de una épo­ca vita­lis­ta, acti­vis­ta, román­ti­ca, revo­lu­cio­na­ria ‑con sen­si­bi­li­dad de cau­di­llo y de pro­fe­ta- Tris­tán no podía encon­trar dig­na de él sino una lite­ra­tu­ra his­tó­ri­ca”.

“Tris­tán Marof ha sen­ti­do el dra­ma de su pue­blo y lo ha hecho suyo. Podía haber­lo igno­ra­do, en la sen­sual y buro­crá­ti­ca como­di­dad de un pues­to diplo­má­ti­co o con­su­lar. Pero Tris­tán Marof es de la estir­pe román­ti­ca y don­qui­jo­tes­ca que, con ale­gría y pasión, se reco­no­ce pre­des­ti­na­da a crear un mun­do nue­vo”.
“Tie­ne la figu­ra pró­cer, aqui­li­na, señe­ra, de los hom­bres que nacen para hacer la his­to­ria más bien que para escri­bir­la. Yo no lo había vis­to nun­ca; pero lo había encon­tra­do muchas veces. En Milán, en París, en Ber­lín, en Vie­na, en Pra­ga, en cual­quie­ra de las ciu­da­des don­de, en un café o un mitin, he tro­pe­za­do con hom­bres en cuyos ojos leía la más dila­ta­da y ambi­cio­sa espe­ran­za. Leni­nes, Trotskys, Mus­so­li­nis de maña­na. Como todos ellos, Marof tie­ne el aire a la vez jovial y gra­ve. Es un Don Qui­jo­te de agu­do per­fil pro­fé­ti­co. Es uno de esos hom­bres fren­te a los cua­les no le cabe a uno duda de que­da­rán que hablar a la pos­te­ri­dad. Mira a la vida, con una ale­gre con­fian­za, con una robus­ta segu­ri­dad de con­quis­ta­dor” (“La aven­tu­ra de Tris­tán Marof”, Varie­da­des 3 de Mayo de 1928, en Temas de nues­tra Amé­ri­ca).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *