Los femi­ci­dios, la peor de las esta­dís­ti­cas- Maria­na Car­ba­jal

Según un rele­va­mien­to del Obser­va­to­rio de Femi­ci­dios en la Argen­ti­na, en el pri­mer semes­tre hubo 119 homi­ci­dios de muje­res por vio­len­cia machis­ta. En al menos 16 casos, habían lle­ga­do a hacer denun­cias. Por estas muer­tes, 161 hijas e hijos per­die­ron a su madre.

Gil­da Maria­na Gon­zá­lez tenía 33 años y vivía en Río Cuar­to, Cór­do­ba. El 1º de febre­ro fue balea­da y ago­ni­zó varias horas has­ta morir en un hos­pi­tal. Su ex mari­do se entre­gó por el hecho a las 24 horas del ata­que. Sobre él pesa­ba una orden de cap­tu­ra des­de un par de días antes por una gol­pi­za bru­tal que le había dado a la mujer. El de Gil­da es uno de los 119 homi­ci­dios de muje­res por vio­len­cia de géne­ro que se regis­tra­ron en los pri­me­ros seis meses del año, de acuer­do con el rele­va­mien­to que lle­va ade­lan­te el Obser­va­to­rio de Femi­ci­dios en la Argen­ti­na, coor­di­na­do por La Casa del Encuen­tro. La cifra sig­ni­fi­ca que cada tres días dos muje­res fue­ron ase­si­na­das en el país por el hecho de ser muje­res. En sie­te de cada diez casos, el pre­sun­to agre­sor resul­tó el mari­do o ex pare­ja de la víc­ti­ma. Uno de los daños cola­te­ra­les más dra­má­ti­cos de los femi­ci­dios es la can­ti­dad de chi­cos y chi­cas que que­dan huér­fa­nos bru­tal­men­te: 161 hijas e hijos per­die­ron a su madre como con­se­cuen­cia de la vio­len­cia de géne­ro, de los cua­les al menos casi un cen­te­nar son meno­res de edad. “Es nece­sa­rio con­si­de­rar a la vio­len­cia sexis­ta como una cues­tión polí­ti­ca, social, cul­tu­ral y de dere­chos huma­nos, de esta for­ma se podrá ver la gra­ve situa­ción que viven las muje­res, niñas y niños en la Argen­ti­na como una reali­dad colec­ti­va por la que se debe actuar de mane­ra inme­dia­ta”, seña­ló a Página/​12 Fabia­na Tuñez, coor­di­na­do­ra de La Casa del Encuen­tro, al eva­luar las esta­dís­ti­cas.

Si se com­pa­ra con el mis­mo perío­do de los últi­mos dos años, se nota un des­cen­so de los femi­ci­dios: 152, en 2011 y 126, en 2010, fren­te a 119, en 2012. Sin embar­go, Ada Bea­triz Rico, direc­to­ra del Obser­va­to­rio, acla­ró a este dia­rio que al sumar los casos que ya se han regis­tra­do en julio y lo que va de agos­to, se dilu­ye la dife­ren­cia y la can­ti­dad se equi­pa­ra. El año pasa­do hubo al menos 260 femi­ci­dios, según el rele­va­mien­to de la ONG.

En los últi­mos días, la gra­ba­ción del video que hizo Nata­lia Riquel­me, la joven de Bahía Blan­ca, en el que regis­tra la gol­pi­za que le pro­pi­na su ex mari­do, fren­te a su casa y delan­te de la hija peque­ña de ambos, como recur­so deses­pe­ra­do ante la inac­ción judi­cial tras 15 denun­cias en con­tra del agre­sor, puso en pri­mer plano la impu­ni­dad con la que pue­den actuar per­pe­tra­do­res de vio­len­cia machis­ta. Los femi­ci­dios son la expre­sión más extre­ma de ese pro­ble­ma social y la mues­tra más dra­má­ti­ca de cómo el Esta­do no lle­ga a pro­te­ger a tiem­po a muchas de las víc­ti­mas. Al menos en 16 de los femi­ci­dios del pri­mer semes­tre de este año, las muje­res habían hecho denun­cias, de acuer­do con los datos reca­ba­dos por La Casa del Encuen­tro. Es decir, esta­ban inten­tan­do salir del lla­ma­do “círcu­lo de la vio­len­cia”. En seis, los agre­so­res tenían una orden de exclu­sión del hogar o prohi­bi­ción de acer­car­se a la víc­ti­ma, dic­ta­da por la Jus­ti­cia, pero la medi­da –que­dó en evi­den­cia– no fue sufi­cien­te para evi­tar que las vol­vie­ran a agre­dir has­ta matar­las.

De los 119 femi­ci­dios que con­ta­bi­li­zó el Obser­va­to­rio –sobre la base de los casos publi­ca­dos en más de un cen­te­nar de medios – , en 59 hechos el pre­sun­to ase­sino fue el espo­so o el novio, en 24, una ex pare­ja. Es decir, el grue­so de los homi­ci­dios fue eje­cu­ta­do por el mari­do o el ex. En los demás casos, las muer­tes fue­ron per­pe­tra­das apa­ren­te­men­te por otros fami­lia­res, veci­nos o des­co­no­ci­dos.

En cuan­to al modo en que fue­ron ulti­ma­das, el Obser­va­to­rio regis­tró 13 muje­res que murie­ron como con­se­cuen­cias de gra­ves que­ma­du­ras, como Wan­da Tad­dei, la espo­sa del ex bate­ris­ta de Calle­je­ros, Eduar­do Vás­quez, con­de­na­do en junio a 18 años de pri­sión por el deli­to de homi­ci­dio agra­va­do por el víncu­lo, con ate­nuan­tes. Pero no fue­ron las úni­cas muje­res a las que les pren­die­ron fue­go: otras 23 tam­bién fue­ron que­ma­das en el mar­co de situa­cio­nes de vio­len­cia de géne­ro, pero logra­ron sobre­vi­vir a los ata­ques.

La esta­dís­ti­ca mues­tra que de los 119 femi­ci­dios, 34 ocu­rrie­ron en la vivien­da com­par­ti­da con el femi­ci­da y 25 en la de la víc­ti­ma, lo que sig­ni­fi­ca que la pro­pia casa pue­de resul­tar más peli­gro­sa que la vía públi­ca para muchas muje­res que se enfren­tan al dra­ma de la vio­len­cia domés­ti­ca. Otros 40 femi­ci­dios tuvie­ron lugar en la calle. La mayor par­te de las muje­res muer­tas como con­se­cuen­cia de la vio­len­cia machis­ta tenían entre 19 y 50 años.

La Casa del Encuen­tro empe­zó hace cin­co años a rele­var los femi­ci­dios publi­ca­dos en los medios, ante la ausen­cia de regis­tros ofi­cia­les y como una for­ma de lla­mar la aten­ción de las auto­ri­da­des y la opi­nión públi­ca sobre la gra­ve­dad de la vio­len­cia hacia las muje­res. “Lle­va­mos ade­lan­te el infor­me de los femi­ci­dios, pero al mis­mo tiem­po reci­bi­mos a las muje­res que vie­nen a La Casa del Encuen­tro en bus­ca de orien­ta­ción y ahí toma­mos dimen­sión de todo lo que no hay y fal­ta para enfren­tar el pro­ble­ma; por ejem­plo, en las comi­sa­rías no les toman las denun­cias por vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca, o los recur­sos no lle­gan a aque­llas muje­res de los sec­to­res más pobres. Hacer este infor­me para noso­tras no es ver si el núme­ro sube o baja: son vidas, ros­tros, his­to­rias. Fami­lias de las víc­ti­mas vie­nen a nues­tra sede y piden jus­ti­cia por ellas, las que ten­drían que estar, por ellas, las que se podría haber evi­ta­do que fue­ran ase­si­na­das”, comen­tó Rico. La direc­to­ra del Obser­va­to­rio cues­tio­nó el hecho de que en la mayo­ría de las pro­vin­cias no se des­ti­nen recur­sos para dar res­pues­tas efec­ti­vas para pro­te­ger a las muje­res. “De la vio­len­cia se pue­de salir y eso lo sabe­mos y lo saben quie­nes pudie­ron salir, pero mien­tras sigan matan­do muje­res segui­re­mos recla­man­do has­ta que el Esta­do y los esta­dos pro­vin­cia­les deci­dan que este tema es una prio­ri­dad en polí­ti­ca públi­ca, sabien­do que por estas horas otra mujer ya no esta­rá, y otra inten­ta­rá que le crean y le tomen la denun­cia”.

http://​lapun​ta​da​conhi​lo​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *