Es hora de plan­tar­se ante la dic­ta­du­ra eco­nó­mi­ca de Madrid- Elkartzen

ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, CGT-LKN, CNT, EHNE e Hiru y repre­sen­tan­tes de un cen­te­nar de colec­ti­vos socia­les, entre ellos Elkar­tzen, lla­ma­mos a la pobla­ción de Hego Eus­kal Herria a secun­dar la huel­ga gene­ral del pró­xi­mo 26 de setiem­bre por­que con «los recor­tes nos están con­de­nan­do bru­tal­men­te a la pobre­za» y «están eli­mi­nan­do todo tipo de con­trol polí­ti­co y social de la eco­no­mía, para que sea el capi­tal el que deci­da lo que hay que hacer en cada momen­to en su beneficio».

Lla­ma­mos a las ins­ti­tu­cio­nes de Eus­kal Herria a que «se plan­ten ante la dic­ta­du­ra eco­nó­mi­ca que nos quie­ren impo­ner des­de Madrid» e insis­ti­mos en la nece­si­dad de que «es hora de que se diga que en Eus­kal Herria no se van apli­car ni esos recor­tes ni las medi­das anti­so­cia­les, por­que así se lo ha recla­ma­do y ha deja­do cla­ro la mayo­ría social median­te múl­ti­ples movi­li­za­cio­nes y huel­gas gene­ra­les, y por­que así lo vamos a gri­tar y exi­gir el día 26 de setiembre».

«Hay más razo­nes para salir a la calle y dar una res­pues­ta con­tun­den­te». Por­que mien­tras se entre­ga a la ban­ca más de «100.000 millo­nes en este momen­to, aña­di­dos a los 146.000 millo­nes que ya se le había repar­ti­do como con­fir­mó la Comi­sión Euro­pea, a la pobla­ción se nos hace pagar con recor­tes esa basu­ra finan­cie­ra gene­ra­da por déca­das de espe­cu­la­ción. Nos con­de­nan a la pobre­za, que está cre­cien­do a un rit­mo ele­va­do, como admi­te el Gobierno español».

En el fon­do, «no nos que­da otra sali­da que la movi­li­za­ción, por­que nos están impo­nien­do otro mode­lo social don­de los y las tra­ba­ja­do­ras no ten­dre­mos dere­chos». Ante esta difí­cil situa­ción «no esta­mos dis­pues­tos a ser meros espec­ta­do­res y a resig­nar­nos», por­que son «unos momen­tos claves».

Así, «la cum­bre entre Mariano Rajoy y Ange­la Mer­kel en Madrid ‑que reu­nió a empre­sa­rios y a sin­di­ca­tos- con­vo­có a los acto­res del fra­ca­sa­do diá­lo­go social para vali­dar el res­ca­te que nece­si­ta el Esta­do espa­ñol bajo la impo­si­ción de Ale­ma­nia. CCOO y UGT han deci­di­do par­ti­ci­par». Duran­te el verano «no enten­di­mos el lla­ma­mien­to de CCOO a des­con­vo­car la huel­ga gene­ral del 26 de setiem­bre», pero expli­có que con la cum­bre de Madrid «ha que­da­do cla­ro. Apos­tar por el diá­lo­go social en esta situa­ción, pen­sar de que la par­ti­ci­pa­ción en ese diá­lo­go social va a con­di­cio­nar y a cam­biar radi­cal­men­te las polí­ti­cas que se están impo­nien­do, es incalificable».

«No esta­mos dis­pues­tos a resig­nar­nos, a que sea Madrid quien diri­ja nues­tro futu­ro. Por­que tene­mos agen­da de movi­li­za­ción. Tene­mos posi­bi­li­da­des de seguir movi­li­zán­do­nos y acu­mu­lan­do fuer­zas en el camino empren­di­do des­de el ini­cio de esta cri­sis. Esta­mos segu­ros que es el camino impres­cin­di­ble para dar­le la vuel­ta a esta situa­ción, por­que para lograr­lo requie­re que las polí­ti­cas se cam­bien radi­cal­men­te. No se hace con elec­cio­nes, sino que se hace con una gran mayo­ría social capaz de ser deter­mi­nan­te a la hora de defi­nir las polí­ti­cas. Una gran mayo­ría social capaz de ser deter­mi­nan­tes a la hora de pre­sio­nar a los gobier­nos para que cam­bien sus polí­ti­cas antisociales».

En el últi­mo año «se ha dado un autén­ti­co gol­pe de Esta­do anti­so­cial», que ha esta­do «capi­ta­nea­do por la éli­te polí­ti­ca siguien­do órde­nes de la éli­te eco­nó­mi­ca, ambas corruptas».

Lla­ma­mos a «resis­tir» para que «no se nos con­de­ne a la exclu­sión». La huel­ga gene­ral del pró­xi­mo 26 de setiem­bre «recla­ma dig­ni­dad indi­vi­dual y colec­ti­va, por­que lo que pre­ten­den los gobier­nos es una injus­ti­cia». «Se nie­ga la dig­ni­dad cuan­do se humi­lla a la gen­te, cuan­do se favo­re­cen las des­igual­da­des, y las esta­dís­ti­cas dicen que la des­igual­dad está cre­cien­do, que los ricos son más ricos y los pobres son más pobres».

Los suce­si­vos gobier­nos «han cam­bia­do el obje­ti­vo de lo públi­co» para tra­tar de que «no exis­ta nin­gún nivel de pro­tec­ción y tute­la para la gen­te que lo pasa mal y, en cam­bio, dar toda la cober­tu­ra a la especulación».

En este sen­ti­do, la cla­se polí­ti­ca «está com­pra­da, está a suel­do del poder eco­nó­mi­co para empo­bre­cer a la socie­dad».

Ante esta situa­ción, nos pre­gun­ta­mos si «¿van a hacer todos los mis­mo?». Como res­pues­ta lla­mos a «des­obe­de­cer, por­que acep­tar ese camino quie­re decir que no hay alter­na­ti­va pro­pia, que noso­tros cree­mos que sí».

Y es que «es hora de que en Eus­kal Herria se apues­te por otro mode­lo» que debe­ría estar basa­do en «la par­ti­ci­pa­ción social y no a las órde­nes de la ban­ca y las mul­ti­na­cio­na­les».

La alter­na­ti­va pasa, ade­más, por­que haya «un repar­to jus­to de la rique­za y del tra­ba­jo pro­duc­ti­vo y repro­duc­ti­vo. Un mode­lo en que los ser­vi­cios públi­cos sean real­men­te públi­cos, uni­ver­sa­les y gra­tui­tos, y una pro­tec­ción social que garan­ti­ce poder lle­var ade­lan­te una vida en con­di­cio­nes dig­nas». En defi­ni­ti­va, «un mode­lo don­de la eco­no­mía esté al ser­vi­cio de las per­so­nas y no al ser­vi­cio de los mercados».

Los gobier­nos dejan en manos del poder eco­nó­mi­co el con­trol. «Los gobier­nos nos hablan de sacri­fi­cios nece­sa­rios, pero no están obli­gan­do a nin­gún tipo de sacri­fi­cio al capi­tal. Al con­tra­rio, están eli­mi­nan­do todo tipo de con­trol polí­ti­co y social de la eco­no­mía, para que sea ese capi­tal el que deci­da lo que hay que hacer en cada momen­to en su pro­pio beneficio».

Por ello, quie­nes «nos gobier­nan en Gas­teiz e Iru­ñea» son «los cola­bo­ra­do­res nece­sa­rios para este frau­de a gran esca­la. Han pues­to a dis­po­si­ción del capi­tal finan­cie­ro las polí­ti­cas y los recur­sos públi­cos de nues­tro pue­blo, y se apli­can los recor­tes exi­gi­dos por Madrid». Pero los gobier­nos de Gas­teiz e Iru­ñea han apli­ca­do otros sobre la ren­ta de garan­tía de ingre­sos de los más necesitados.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *