Capi­tal humano- Àngel Ferre­ro

«Des­pués de ter­mi­nar los estu­dios les resul­ta cada vez más difí­cil encon­trar un tra­ba­jo. La solu­ción para muchos: emi­grar. Cada vez más inge­nie­ros, médi­cos, aca­dé­mi­cos y tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos hacen las male­tas […] Sus des­ti­nos son sobre todo Gran Bre­ta­ña, los Paí­ses Bajos, Ale­ma­nia y Norue­ga.»[1] El tex­to no se refie­re a Gre­cia ni a Espa­ña, ni tam­po­co a Por­tu­gal, sino a Polo­nia. Los flu­jos migra­to­rios que están tenien­do lugar en Euro­pa des­de el esta­lli­do de la cri­sis refuer­zan la ten­sión entre cen­tro y peri­fe­ria y ali­men­tan todo tipo de rece­los hacia los ale­ma­nes. Ale­ma­nia nece­si­ta –lo sabe­mos por su ofi­ci­na de empleo– fon­ta­ne­ros, elec­tri­cis­tas, per­so­nal de cui­da­dos inten­si­vos y (algu­nos) inge­nie­ros. Para estos pues­tos la mayo­ría de emi­gran­tes está, por uti­li­zar esa abe­rra­ción ideo­ló­gi­ca que len­ta­men­te se ha ido impo­nien­do a fuer de repe­tir­la, “sobre­cua­li­fi­ca­do”.[2] La con­tra­dic­ción entre la for­ma­ción espe­cia­li­za­da que toda socie­dad capi­ta­lis­ta com­ple­ja nece­si­ta para fun­cio­nar y la can­ti­dad de pues­tos de tra­ba­jo que esa mis­ma socie­dad pue­de real­men­te ofre­cer se hace paten­te. En el caso ale­mán cues­ta ima­gi­nar por qué un licen­cia­do uni­ver­si­ta­rio, ape­llí­de­se Cabans­ki o Gar­cía, va a estar dis­pues­to a acep­tar tra­ba­jar el res­to de su vida cam­bián­do­le los paña­les a Herr Geiz por­que sus hijos pre­fi­rie­ron apar­car­lo en un asi­lo para ancia­nos antes que su decre­pi­tud les afea­ra el pic­nic domi­ni­cal jun­to al lago. En Ale­ma­nia la movi­li­dad social con­ti­núa, hoy como ayer, blo­quea­da para los inmi­gran­tes, crean­do una nue­va frac­tu­ra en una socie­dad que no anda jus­ta­men­te sobra­da de ellas. Pero si los flu­jos migra­to­rios ali­men­tan el rece­lo hacia los ale­ma­nes, des­de hace algún tiem­po tam­bién se obser­va, y de mane­ra har­to más preo­cu­pan­te, el fenó­meno con­tra­rio. «Debi­do a nues­tras acti­vi­da­des en el extran­je­ro se nos ha acu­sa­do en las últi­mas sema­nas de que hace­mos muy pocos esfuer­zos por crear pues­tos de for­ma­ción y de empleo para los ale­ma­nes», ha decla­ra­do recien­te­men­te al sema­na­rio Der Spie­gel Dirk Lüe­rßen, direc­tor de una ini­cia­ti­va empre­sa­rial que bus­ca con­tra­tar a obre­ros cua­li­fi­ca­dos espa­ño­les para las fábri­cas de la región de Fri­sia orien­tal.[3] ¡Ale­ma­nia para los ale­ma­nes, pues! El racis­mo con­tra el sur del Euro­pa comien­za len­ta­men­te a echar raí­ces en Ale­ma­nia y enla­za en ese sub­sue­lo, tan fér­til en tiem­pos de cri­sis, con el racis­mo hacia los tur­cos, el racis­mo hacia los viet­na­mi­tas, el racis­mo hacia los afri­ca­nos, el racis­mo hacia los esla­vos y, en defi­ni­ti­va, el racis­mo coti­diano con­tra todo lo que no sea y parez­ca ale­mán y hable el ale­mán sin ras­tro de otro acen­to que no sea un acen­to –lo han adi­vi­na­do– ale­mán.

El teji­do empre­sa­rial teu­tón se bene­fi­cia del nue­vo ejér­ci­to indus­trial de reser­va euro­peo,[4] que no sólo pre­sio­na los sala­rios nacio­na­les a la baja, sino que com­pi­te feroz­men­te entre sí (pola­cos con­tra espa­ño­les, espa­ño­les con­tra por­tu­gue­ses, por­tu­gue­ses con­tra ita­lia­nos y así suce­si­va­men­te) en una mis­ma carre­ra abo­ca­da al abis­mo. Éra­mos la gene­ra­ción más pre­pa­ra­da de la his­to­ria y hemos ter­mi­na­do sien­do la pri­me­ra gene­ra­ción de la his­to­ria que vivi­rá peor que la pre­ce­den­te. Una mul­ti­tud de his­to­rias per­so­na­les, muchas de ellas dra­má­ti­cas, que en los infor­mes ban­ca­rios que­da redu­ci­da a dos pala­bras: “capi­tal humano”. En su últi­mo libro publi­ca­do en Espa­ña, El fin del capi­ta­lis­mo tal y como lo cono­ce­mos, Elmar Alt­va­ter des­mon­ta este con­cep­to que, como el de “sobre­cua­li­fi­ca­do” sin nece­si­dad de ir más lejos, ha aca­ba­do por asen­tar­se en la con­cien­cia públi­ca. La genea­lo­gía del tér­mino que expo­ne el pro­fe­sor Alt­va­ter es tan reve­la­do­ra que mere­ce ser cita­da en su inte­gri­dad:

«El con­cep­to [de capi­tal humano] fue intro­du­ci­do por vez pri­me­ra por William Petty en el siglo XVII. Enton­ces la pala­bra per­te­ne­cía a la rama de los segu­ros, enton­ces flo­re­cien­te en el capi­ta­lis­mo. Se debía cono­cer «el valor de los hom­bres» para poder cal­cu­lar los bonos de las póli­zas de segu­ros. Tam­bién los mili­ta­res uti­li­zan el con­cep­to de capi­tal humano para deci­dir racio­nal­men­te si es más bara­to enviar a la car­ni­ce­ría a los caño­nes o a la car­ne de cañón, al capi­tal obje­ti­vo o al capi­tal humano. El eco­no­mis­ta y agri­men­sor Johann Hein­rich von Thü­nen ayu­dó con sus cono­ci­mien­tos mate­má­ti­cos a los mili­ta­res en la pri­me­ra mitad del siglo XIX, ahon­dan­do la rela­ción. Más tar­de, en el cam­bio de siglo, con­ti­nuó la racio­na­li­za­ción eco­nó­mi­ca como “eco­no­mía huma­na”. […] cuan­do todo es cal­cu­la­do como capi­tal –capi­tal real, capi­tal inmo­bi­lia­rio, capi­tal medioam­bien­tal, capi­tal social, capi­tal humano– el “inver­sor” racio­nal pue­de com­pa­rar los bene­fi­cios de su inver­sión de capi­tal. La racio­na­li­dad capi­ta­lis­ta del cálcu­lo eco­nó­mi­co en el sen­ti­do de Max Weber es aho­ra total: por prin­ci­pio todo es capi­tal, impo­nién­do­se así la racio­na­li­dad eco­nó­mi­ca de los neo­clá­si­cos[5]

Todo es capi­tal. Las per­so­nas –el “capi­tal humano”– emi­gran de los paí­ses pobres a los ricos lle­van­do su supues­to “capi­tal inte­lec­tual” –aun­que, como recuer­da Elmar Alt­va­ter, «a los capi­ta­lis­tas huma­nos les resul­ta impo­si­ble liqui­dar su capi­tal humano e inver­tir­lo en otras áreas, pon­ga­mos por caso, en fon­dos inmo­bi­lia­rios. A lo sumo pue­den come­ter el deli­to de “fuga de capi­ta­les” y emi­grar» – , pero resul­ta que su “capi­ta­li­za­ción” tam­bién se ha exten­di­do entre tan­to a su inte­gri­dad como per­so­nas, con­vir­tién­do­se en “capi­tal humano” en el sen­ti­do más cru­do y más lite­ral del tér­mino.

La his­to­ria la publi­có el sema­na­rio Der Spie­gel este verano y resul­ta difí­cil de leer has­ta para los estó­ma­gos más cur­ti­dos.[6] Un empre­sa­rio del esta­do fede­ra­do de Rena­nia-West­fa­lia, del que no se ofre­ce más que su nom­bre de pila, Wal­ter. Debi­do a com­pli­ca­cio­nes rena­les Wal­ter hubo de comen­zar a some­ter­se a diá­li­sis, un pro­ce­so que, con el tras­cur­so del tiem­po, empeo­ró su esta­do de salud. Más o menos por aquel enton­ces la fami­lia de Wal­ter vio en tele­vi­sión un repor­ta­je sobre el trá­fi­co de órga­nos. Y aquí empie­za de ver­dad la his­to­ria. Los fami­lia­res de este empre­sa­rio renano pen­sa­ron que qui­zá ahí estu­vie­ra la solu­ción para su anciano padre. Una idea bas­tan­te pecu­liar, por­que a nin­guno de sus hijos se le ocu­rrió donar su pro­pio riñón en una demos­tra­ción de altruis­mo y amor filial (de hecho, según una encues­ta recien­te sólo el 30% de los ale­ma­nes está dis­pues­to a donar órga­nos).[7] Tras un par de lla­ma­das tele­fó­ni­cas los hijos de Wal­ter con­si­guie­ron poner­se en con­tac­to con la repor­te­ra, quien, hacien­do gala de esa moral que tan­to hon­ra a la pro­fe­sión perio­dís­ti­ca, les entre­gó sin muchos pro­ble­mas de con­cien­cia el con­tac­to de uno de los tra­fi­can­tes de órga­nos entre­vis­ta­dos. En julio de 2008 Wal­ter se subió con sus fami­lia­res a un avión con des­tino a Estam­bul, don­de se reu­nió con un media­dor israe­lí, y des­de allí par­tie­ron jun­tos en una avio­ne­ta con des­tino a Priš­ti­na, la capi­tal de Koso­vo. En esa mis­ma avio­ne­ta via­ja­ba el “donan­te” de este tru­cu­len­to nego­cio que unió a dos per­so­nas que pro­ce­dían de paí­ses, cul­tu­ras y, sobre todo, cla­ses socia­les dife­ren­tes, que no habla­ban el mis­mo idio­ma y que nun­ca lle­ga­ron a cono­cer­se real­men­te.

Esa otra per­so­na era Vera Schevd­ko, una tra­ba­ja­do­ra de la lim­pie­za israe­lí de ori­gen ruso. Schevd­ko, como muchos judíos rusos, emi­gró a Tel Aviv espe­ran­do encon­trar una vida mejor y se encon­tró pron­to supe­ra­da por el ele­va­do cos­te de la vida en Israel. Divor­cia­da, madre de una hija ado­les­cen­te de la que hacer­se car­go, las deu­das no tar­da­ron en comen­zar a acu­mu­lar­se. En la pri­ma­ve­ra de aquel año vio en una para­da de auto­bús un anun­cio en ruso que bus­ca­ba “donan­tes de riñón” pro­me­tien­do una ele­va­da recom­pen­sa a cam­bio, y un núme­ro de telé­fono. Tras dar­le muchas vuel­tas final­men­te lla­mó. El hom­bre al otro lado del apa­ra­to le pro­me­tió 10.000 dóla­res, de inme­dia­to y en efec­ti­vo. Des­pués de reu­nir­se con el con­tac­to, Vera acep­tó a donar su riñón y se some­tió a varias prue­bas médi­cas para cer­ti­fi­car su esta­do de salud. Días des­pués reci­bió una lla­ma­da y acu­dió al aero­puer­to, don­de le espe­ra­ba el media­dor, sin cono­cer el des­tino del vue­lo. Toma­ron un vue­lo a Estam­bul y des­de allí a Priš­ti­na, don­de, reu­ni­das las par­tes con­tra­tan­tes, via­ja­ron en auto­mó­vil has­ta una clí­ni­ca en los subur­bios pro­pie­dad de un uró­lo­go ale­mán lla­ma­do Man­fred Beer. La “tran­sac­ción” tuvo lugar rápi­da­men­te. Vera Schedv­ko des­per­tó de la anes­te­sia, se le entre­gó el sobre con el dine­ro y fue des­pa­cha­da sin demo­ra a su país. Con el dine­ro sal­dó algu­nas deu­das, pero el impa­ra­ble enca­re­ci­mien­to de la vida en Tel Aviv hizo que se ago­ta­se rápi­da­men­te y vol­vie­se a la casi­lla de sali­da, pero con un riñón menos. Wal­ter, el empre­sa­rio renano, vivió sólo otros cin­co años antes de morir de un cán­cer de piel. No pue­de decir­se que sea un nego­cio redon­do, pero es un nego­cio mul­ti­mi­llo­na­rio. Las redes cri­mi­na­les lo tie­nen fácil: per­so­nas como Vera Schevd­ko, que viven en la pobre­za e igno­ran las con­se­cuen­cias de la ope­ra­ción, no esca­sean. De hecho, gra­cias a la cri­sis se tra­ta de un nego­cio flo­re­cien­te y con nume­ro­sas rami­fi­ca­cio­nes: el pasa­do mes de febre­ro la poli­cía ucra­nia­na des­cu­brió casual­men­te un car­ga­men­to de hue­sos y teji­dos huma­nos meti­dos en con­ge­la­do­res en un mini­bús. Los res­tos huma­nos en sobres y cajas venían acom­pa­ña­dos de los corres­pon­dien­tes infor­mes foren­ses tra­du­ci­dos al inglés. Su des­tino, como final­men­te se des­cu­brió, era una fac­to­ría en Ale­ma­nia pro­pie­dad de RTI Bio­lo­gics, una empre­sa esta­dou­ni­den­se que se dedi­ca a trans­for­mar esos res­tos en implan­tes den­ta­les ade­más de “reci­clar” los ten­do­nes y los teji­dos de per­so­nas falle­ci­das para tras­plan­tes y otras ope­ra­cio­nes médi­cas. Las auto­ri­da­des ucra­nia­nas sos­pe­cha­ban des­de hacía tiem­po que los teji­dos y hue­sos se extraían con regu­la­ri­dad de los cadá­ve­res sin el con­sen­ti­mien­to de los fami­lia­res. [8] Quien crea que la capi­ta­li­za­ción del ser humano se limi­ta a los paí­ses de Euro­pa orien­tal y Asia debe­ría echar­le un vis­ta­zo a las heme­ro­te­cas: el pasa­do mes de abril Víc­tor Gri­fols, pre­si­den­te y con­se­je­ro dele­ga­do de Grí­fols –una mul­ti­na­cio­nal far­ma­céu­ti­ca espe­cia­li­za­da en hemo­de­ri­va­dos, lide­ra el sec­tor en Euro­pa y des­de 2006 coti­za en bol­sa– pro­pu­so en una con­fe­ren­cia en la escue­la de nego­cios ESADE la lega­li­za­ción de la dona­ción de plas­ma. «En Esta­dos Uni­dos tene­mos 147 cen­tros de dona­ción, en épo­cas de cri­sis, si pudié­ra­mos tener cen­tros de plas­ma podría­mos pagar 60 euros por sema­na, que suma­dos al paro son una for­ma de vivir», dijo Grí­fols. Con la pro­pues­ta de Grí­fols de sacar­le, lite­ral­men­te, la san­gre a los tra­ba­ja­do­res y des­em­plea­dos de Espa­ña se rom­pe­ría el actual sis­te­ma uni­ver­sal filan­tró­pi­co de los ban­cos de san­gre espa­ño­les y se abri­ría la puer­ta a la lega­li­za­ción en Espa­ña de la ven­ta de órga­nos para tras­plan­tes, rom­pien­do tam­bién nues­tro sis­te­ma publi­co gra­tui­to en base a dona­cio­nes. [9]

Tam­bién es un nego­cio alta­men­te pro­fe­sio­na­li­za­do: los media­do­res de órga­nos ofre­cen a sus clien­tes “paque­tes” por has­ta 160.000 euros en los que está todo inclui­do, des­de los cos­tes del via­je y la ope­ra­ción has­ta los sobor­nos para que las auto­ri­da­des poli­cia­les y sani­ta­rias hagan la vis­ta gor­da. Los “donan­tes” sólo reci­ben una peque­ña frac­ción de esa suma, que en paí­ses como la India o Ban­gla­desh se redu­ce inclu­so a sólo 750 euros. «El mun­do del trá­fi­co de órga­nos se redu­ce a un esque­ma muy sim­ple», escri­ben los auto­res del artícu­lo. «Hay paí­ses impor­ta­do­res y paí­ses expor­ta­do­res: Israel, Ara­bia Sau­dí, los Esta­dos Uni­dos y Cana­dá per­te­ne­cen a los paí­ses impor­ta­do­res. Chi­na, India, Fili­pi­nas, Egip­to y Mol­da­via a los paí­ses expor­ta­do­res. No hace fal­ta ser miem­bro de Attac para ver en el trá­fi­co de órga­nos una pará­bo­la de los des­equi­li­brios de poder mun­dial: los órga­nos se tras­plan­tan de pobres a ricos, de gen­te con piel negra o ate­za­da a gen­te de piel blan­ca.» Los recep­to­res regre­san a sus paí­ses de ori­gen, don­de los médi­cos no plan­tean muchas pre­gun­tas y la aten­ción sani­ta­ria, por lo gene­ral pri­va­da, les está garan­ti­za­da. A los “donan­tes”, por el con­tra­rio, no les espe­ra una bue­na vida: la aten­ción médi­ca esca­sea, las posi­bi­li­da­des de infec­cio­nes y hemo­rra­gias post-ope­ra­to­rias son ele­va­das. Ése fue el caso, por ejem­plo, de Yil­man Altun, un joven tur­co de 23 años cuya cami­sa comen­zó a teñir­se de san­gre en el con­trol del aero­puer­to de Priš­ti­na el 4 de noviem­bre de 2008. Los médi­cos del aero­puer­to que lo aten­die­ron cer­ti­fi­ca­ron que la heri­da pro­ce­día de un tras­plan­te de riñón recien­te. Siguie­ron la pis­ta y lle­ga­ron has­ta la clí­ni­ca de Beer don­de se encon­tra­ba el recep­tor, un israe­lí de 74 años. Así fue como lle­gó a des­cu­brir­se el caso.

El trá­fi­co de órga­nos tie­ne tam­bién una dimen­sión polí­ti­ca. El caso de la clí­ni­ca de Priš­ti­na está bien docu­men­ta­do por Jonathan Ratel, un fis­cal que lle­gó a Koso­vo en el 2010 como miem­bro de EULEX, la misión de la Unión Euro­pea que tie­ne como obje­ti­vo la cons­truc­ción de un esta­do de dere­cho. Lo que EULEX encon­tró en Koso­vo es, como es noto­rio, cual­quier cosa menos un esta­do de dere­cho. Según las inves­ti­ga­cio­nes de Ratel, en la clí­ni­ca de Beer se han tras­plan­ta­do de 20 a 30 riño­nes a clien­tes mul­ti­mi­llo­na­rios. El ciru­jano res­pon­sa­ble, Yusuf Sön­mez, apo­da­do por la pren­sa como “Dr. Fran­kens­tein”, ha decla­ra­do, no sin cier­to orgu­llo cole­gial, haber tras­plan­ta­do 2.200 riño­nes en total (ade­más de Koso­vo, se cree que este tipo de clí­ni­cas ile­ga­les ope­ran tam­bién en Kazajs­tán y Chi­pre), y se jac­ta de haber­lo hecho a un rit­mo indus­trial. Si el sis­te­ma ha podi­do fun­cio­nar tan bien es por­que cuen­ta, por supues­to, con la com­pli­ci­dad de los médi­cos y auto­ri­da­des koso­va­res. Luf­ti Der­vishi, uno de los impli­ca­dos en esta red cri­mi­nal, con­ta­ba en Koso­vo con exce­len­tes cone­xio­nes con el círcu­lo guber­na­men­tal, reu­nién­do­se inclu­so con el minis­tro de Sani­dad. El pri­mer minis­tro koso­var, Hashim Thaçi, uno de los anti­guos líde­res del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo (UÇK), apa­re­ce en un infor­me ela­bo­ra­do por Dick Marty para el Con­se­jo Euro­peo como uno de los cabe­ci­llas del “gru­po Dre­ni­ca”, una red acu­sa­da de haber ase­si­na­do a pri­sio­ne­ros ser­bios para ven­der sus órga­nos en el extran­je­ro, una acu­sa­ción que coro­na un negrí­si­mo expe­dien­te en el que figu­ran tam­bién su par­ti­ci­pa­ción en redes de nar­co­trá­fi­co, extor­sión y ase­si­na­tos por encar­go, nada de lo cual pare­ció ame­dren­tar a los prin­ci­pa­les patro­ci­na­do­res del esta­do koso­var, Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña.

Y si el caso ya resul­ta de por sí –no nos ande­mos con eufe­mis­mos– repug­nan­te, aún hay neo­li­be­ra­les, como el indio R. R. Kisho­re o el ya men­cio­na­do Víc­tor Grí­fols, que inten­tan jus­ti­fi­car con toda suer­te de sofis­mas este nego­cio cri­mi­nal y acu­san a los crí­ti­cos de “hipo­cre­sía” y “pater­na­lis­mo”. La ven­ta de órga­nos, sos­tie­nen, podría equi­pa­rar­se con la pros­ti­tu­ción, y debe­ría ser en con­se­cuen­cia per­fec­ta­men­te legal, pues inclu­so ayu­da a mejo­rar la situa­ción eco­nó­mi­ca de estas per­so­nas. Si el para­le­lis­mo con la pros­ti­tu­ción es a todas luces exa­ge­ra­do, nada más lejos de la reali­dad que la vida de las víc­ti­mas de las redes de trá­fi­co de órga­nos en reali­dad mejo­re. Como recuer­dan los auto­res del artícu­lo del sema­na­rio, se han lle­va­do a cabo encues­tas en los arra­ba­les de la India, Ban­gla­desh, Egip­to o Fili­pi­nas entre los “donan­tes” de órga­nos y los resul­ta­dos hablan por sí solos: la mayo­ría se que­ja de que su vida no sólo no mejo­ró, sino que empeo­ró des­de enton­ces. La mayo­ría de “donan­tes” pen­sa­ron que la ven­ta de un riñón les ayu­da­ría a salir de la pobre­za, pero en reali­dad ter­mi­nó por ence­rrar­los para siem­pre en ella: el dine­ro se ago­tó en cues­tión de sema­nas y, fal­tos de un riñón, los hom­bres –pues en su mayo­ría son hom­bres– no pue­den ejer­cer ya varios tra­ba­jos o desem­pe­ñar los más duros. En la mayo­ría de paí­ses se enfren­tan a la exclu­sión social y están peor con­si­de­ra­dos que las pros­ti­tu­tas. Un “donan­te” anó­ni­mo mol­da­vo habló de cómo el res­to de hom­bres del pue­blo se bur­la­ban de él lla­mán­do­lo “medio hom­bre”. Pro­ba­ble­men­te jamás encuen­tre espo­sa y mue­ra antes de cum­plir los cua­ren­ta y cin­co. No hay pie­dad para el “capi­tal humano”.

NOTAS: [1] Kei­ne Jobs für Aka­de­mi­ker: Polen wan­dern gen Wes­ten”, taz, 22 de agos­to de 2012. [2] Currícu­los y entre­vis­tas cam­bian con la cri­sis”, Cin­co Días, 3 de sep­tiem­bre de 2012. [3] “Spa­nier am Frie­sens­pieß”, Der Spie­gel, n. 3313.08.2012, pp. 31 – 32. [4] El nue­vo ejér­ci­to indus­trial de reser­va euro­peo: qué bus­ca Ale­ma­nia aco­gien­do la fuga de cere­bros del sur de Euro­pa”, Sin Per­mi­so, Jorn Boe­we, 24 de julio de 2011. Tra­duc­ción de Àngel Ferre­ro. [5] Elmar Alt­va­ter, El fin del capi­ta­lis­mo tal y como lo cono­ce­mos (Bar­ce­lo­na, El Vie­jo Topo, 2012). Tra­duc­ción de Àngel Ferre­ro y Raúl Alfred Enzen­bach. [6] “Die gekauf­te Nie­re”, Der Spie­gel, n. 3130.07.2012, pp. 22 – 30. [7] Ulri­ke Bau­reithel, “Ist der Ruf erst rui­niert”, der Frei­tag, 30 de agos­to de 2012. [8] Human Cor­pses are Pri­ze in Glo­bal Dri­ve for Pro­fits”, Inter­na­tio­nal Con­sor­tium of Inves­ti­ga­ti­ve Jour­na­lists, 17 de julio de 2012. [9] Grí­fols plan­tea pagar a los donan­tes de san­gre para ayu­dar a los para­dos”, El País, 17 de abril de 2012. Grí­fols no es pre­ci­sa­men­te un ejem­plo de éti­ca empre­sa­rial: la mul­ti­na­cio­nal des­ti­na el 40% de sus bene­fi­cios al pago al accio­nis­ta, pero sus­pen­dió el divi­den­do en efec­ti­vo en 2011 por exi­gen­cia de los ban­cos, a pesar de ser el mejor valor del Ibex (con una ganan­cia del 36’1%) y dupli­car en el pri­mer tri­mes­tre del año su bene­fi­cio neto al pasar de 33’6 a 67’5 millo­nes de euros. Véa­se: “Gri­fols, el líder del Ibex man­tie­ne el “sex appeal” entre los ana­lis­tas”, Coti​za​lia​.com, 28 de febre­ro de 2012.

Àngel Ferre­ro es miem­bro del Comi­té de Redac­ción de Sin­Per­mi­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *