Los cami­nos de la paz tie­nen que pasar nece­sa­ria­men­te por la solu­ción de los pro­ble­mas socia­les de Colom­bia- Ale­xan­dra Villa­cís y Dax Toscano

“En las mira­das de mi pue­blo bri­lla la paz, bri­lla la paz

en las mira­das de mi pue­blo bri­lla la paz, bri­lla la paz

la paz con jus­ti­cia, la paz con amor

no la de men­ti­ras del explotador

en las mira­das de mi pue­blo bri­lla la paz, bri­lla la paz

paz con dig­ni­dad, paz con libertad

paz como es la paz con felicidad

en las mira­das de mi pue­blo bri­lla la paz, bri­lla la paz

la paz ver­da­de­ra la de la igualdad

la úni­ca que pue­de her­ma­nar la huma­ni­dad…” (Julián Conrado)

Una vez que el gobierno colom­biano y las FARC-EP han deci­di­do lle­var ade­lan­te con­ver­sa­cio­nes para posi­bi­li­tar un acuer­do de paz que pon­ga fin al con­flic­to social y mili­tar, es nece­sa­rio hacer algu­nas reflexiones.

Lo pri­me­ro que hay que seña­lar es que no se pue­de enten­der lo que suce­de en Colom­bia, si no se com­pren­den las cau­sas socia­les que die­ron ini­cio al con­flic­to, las mis­mas que tie­nen su ori­gen hace ya más de un siglo atrás.

El pro­ble­ma de la tie­rra es fun­da­men­tal para enten­der lo que suce­de en el país. En Colom­bia exis­te una alta con­cen­tra­ción de la tie­rra en pocas manos. Renán Vega Can­tor dice que:

en el país hay 114 millo­nes de hec­tá­reas, de las cua­les 51.3 millo­nes se con­si­de­ran como super­fi­cie agro­pe­cua­ria, de cuyo total 36 millo­nes están dedi­ca­dos a la gana­de­ría exten­si­va, expre­sión tra­di­cio­nal del poder de gana­de­ros, terra­te­nien­tes y nar­co­tra­fi­can­tes; 10 millo­nes de hec­tá­reas son aptas para la agri­cul­tu­ra, y de ellas la mitad se dedi­ca a acti­vi­da­des agro­in­dus­tria­les y en el res­to, lade­ras y zonas bajas tro­pi­ca­les, sub­sis­ten millo­nes de cam­pe­si­nos y colo­nos, de los cua­les sólo tie­ne títu­lo de pro­pie­dad el 15 por cien­to; un 0,43% de los pro­pie­ta­rios (gran­des lati­fun­dis­tas) es due­ño del 62,91% del Área Pre­dial Rural, al tiem­po que el 57.87% de los pro­pie­ta­rios (mini­fun­dis­tas y peque­ños pro­pie­ta­rios), tie­ne un ridícu­lo 1.66% de la tie­rra.[1]

En Colom­bia 12 mil terra­te­nien­tes son pro­pie­ta­rios de 22 millo­nes de hec­tá­reas de las 51.3 millo­nes que com­po­nen las tie­rras aptas para el cul­ti­vo, mien­tras 3 millo­nes de cam­pe­si­nos pobres poseen ape­nas 2 y medio millo­nes de hec­tá­reas. En pro­me­dio cada terra­te­nien­te en Colom­bia posee 1850 ha, mien­tras los cam­pe­si­nos pobres poseen 1,2 ha.[2]

El des­po­jo de los cam­pe­si­nos de sus tie­rras, ha sido posi­ble por la apli­ca­ción de la vio­len­cia bru­tal ejer­ci­da por el Esta­do colom­biano al ser­vi­cio de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta, a tra­vés de sus fuer­zas mili­ta­res y paramilitares.

José Anto­nio Gutié­rrez D. mani­fies­ta que:

Está bien docu­men­ta­da la rela­ción que han esta­ble­ci­do varias empre­sas con las ban­das ultra­de­re­chis­tas for­ma­das como par­te de la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te del Esta­do colom­biano. Empre­sas mul­ti­na­cio­na­les como la Chi­qui­ta Brands en la región bana­ne­ra del Ura­bá, han uti­li­za­do al para­mi­li­ta­ris­mo des­de hace déca­das como un meca­nis­mo tan­to para “des­pe­jar terreno” (des­pla­zar comu­ni­da­des para acce­der a sus tie­rras o recur­sos) como para ame­dren­tar a sus tra­ba­ja­do­res –y des­ha­cer­se de los “ele­men­tos” moles­tos (sin­di­ca­lis­tas) si es nece­sa­rio.[3]

José Gutié­rrez expre­sa ade­más que:

No hay que ser un genio para dar­se cuen­ta la rela­ción que exis­te entre los 5.200.000 de des­pla­za­dos colom­bia­nos (280.000 sola­men­te en el 2010) y la cre­cien­te con­cen­tra­ción de tie­rras así como la cre­cien­te pene­tra­ción de agro­ne­go­cios como la pal­ma afri­ca­na, el cau­cho o mega­pro­yec­tos extrac­ti­vos, uno de los pila­res eco­nó­mi­cos del gobierno de San­tos. Se esti­ma que el para­mi­li­ta­ris­mo, en cosa de poco más de dos déca­das, ha roba­do más de 6,5 millo­nes de hec­tá­reas, las cua­les hoy se encuen­tran en manos de lati­fun­dis­tas, mul­ti­na­cio­na­les rea­li­zan­do mega­pro­yec­tos, y de la agro­in­dus­tria.[4]

La pobre­za es otro de los gra­ves pro­ble­mas a los que se enfren­ta el pue­blo colom­biano y que está rela­cio­na­da direc­ta­men­te con el pro­ble­ma agrario.

Según cifras ofi­cia­les en Colom­bia exis­ten 8 millo­nes de per­so­nas indi­gen­tes y 20 millo­nes de pobres de un total de 46.608.585 habi­tan­tes en la actualidad.

Colom­bia es el cuar­to país del mun­do en des­igual­dad, con un índi­ce Gini de 0,58%.

En Colom­bia los ricos se han enri­que­ci­do en base a la explo­ta­ción de la mayo­ría de la pobla­ción pobre del país, sien­do así que “el 10 por cien­to más rico de la pobla­ción se que­da con la mitad del PIB mien­tras al 10 por cien­to más pobre ape­nas le caen de la mesa las migas del 0,6 por cien­to del PIB.”[5]

Para paliar el ham­bre, en muchos barrios de Bogo­tá la gen­te pobre toma sopa de periódico.

En Colom­bia se con­si­de­ra pobre a un hogar inte­gra­do por cua­tro per­so­nas, con ingre­sos men­sua­les infe­rio­res a 1,1 millo­nes de pesos e indi­gen­te a aquel hogar con cua­tro per­so­nas con ingre­sos que no alcan­zan los 450.000 pesos men­sua­les.[6] El cos­to míni­mo de la canas­ta bási­ca para las y los colom­bia­nos es de 950.000 pesos mensuales.

En el caso de los pue­blos indí­ge­nas y de los afro­co­lom­bia­nos la situa­ción es toda­vía más grave.

Más de la mitad de los cer­ca de 1,37 millo­nes de los indí­ge­nas de Colom­bia está en la pobre­za estruc­tu­ral y la mayo­ría de niños y niñas de esta mino­ría étni­ca sufre des­nu­tri­ción cró­ni­ca, según un estu­dio divul­ga­do en Bogo­tá por el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD).

Los abo­rí­ge­nes del país bajo la línea de pobre­za repre­sen­tan el 63 por cien­to del total de su pobla­ción y, de estos, el 47,6 por cien­to está por deba­jo de la línea de la mise­ria, advir­tió la coor­di­na­do­ra gene­ral de la inves­ti­ga­ción, Tania Guz­mán.[7]

En el artícu­lo: “Colom­bia sin avan­ces equi­ta­ti­vos en reduc­ción de pobre­za y ham­bre: ONU” publi­ca­do en la ver­sión digi­tal de la revis­ta Sema­na, el 21 de noviem­bre de 2011, se expo­nen datos en rela­ción a la situa­ción de los afro­co­lom­bia­nos, pre­sen­ta­dos por el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD) en su infor­me “Los Afro­co­lom­bia­nos fren­te a los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio”: En los muni­ci­pios con pobla­ción afro supe­rior al 30 por cien­to se dobla la con­cen­tra­ción de pobres: 43,1 por cien­to fren­te a 27,8 por cien­to de pro­me­dio nacio­nal. En el depar­ta­men­to de Cho­có la pobre­za es de 70,5 por cien­to fren­te a 45,5 por cien­to a nivel nacio­nal. [8]

Las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les apli­ca­das en Colom­bia en las dos últi­mas déca­das han con­du­ci­do a un empo­bre­ci­mien­to mayor de la pobla­ción, mien­tras la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión en bene­fi­cio de la oli­gar­quía Colom­bia y las mul­ti­na­cio­na­les impe­ria­lis­tas se ha incrementado.

El pen­sa­dor mar­xis­ta David Har­vey es el fun­da­dor del con­cep­to de acu­mu­la­ción por des­po­se­sión a tra­vés del cual “pre­ten­de acer­ta­da­men­te mos­trar la vigen­cia del con­cep­to mar­xis­ta de acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va ori­gi­na­ria (acu­mu­la­ción basa­da en la depre­da­ción, el frau­de y la vio­len­cia), pero actua­li­zán­do­lo.”[9] La acu­mu­la­ción por des­po­se­sión no es otra cosa que el “enri­que­ci­mien­to capi­ta­lis­ta a tra­vés de la explo­ta­ción y pri­va­ti­za­ción de todos los recur­sos natu­ra­les, ser­vi­cios bási­cos y dere­chos socia­les.”[10]

Los gober­nan­tes colom­bia­nos han men­ti­do y enga­ña­do al pue­blo a quien han ofre­ci­do la paz, la pros­pe­ri­dad, el bien­es­tar y la jus­ti­cia social. Lo úni­co que han hecho a lo lar­go de sus man­da­tos ha sido sumir en la pobre­za al pue­blo, posi­bi­li­tar el enri­que­ci­mien­to cada vez mayor de los gru­pos oli­gár­qui­cos y las trans­na­cio­na­les y repri­mir bru­tal­men­te a todas y todos quie­nes se han rebe­la­do legí­ti­ma­men­te con­tra este orden social injusto.

La pobre­za rural es extre­ma­da­men­te crí­ti­ca. El 62.1% de los hoga­res rura­les está por deba­jo de la pobre­za, de una pobla­ción de 11.838.032 per­so­nas. En Colom­bia, uno de cada dos habi­tan­tes del sec­tor rural es pobre. El 40% de los hoga­res rura­les no cuen­ta con agua pota­ble, mien­tras el 15% no tie­ne acce­so a la electricidad.

En Colom­bia 5.000 niños mue­ren por des­nu­tri­ción anualmente.

La salud ha sido tam­bién afec­ta­da por las medi­das de los gobier­nos de turno en Colombia.

Renán Vega Can­tor dice que “en los 8 años del gobierno de Uri­be (…) se cerra­ron 800 hos­pi­ta­les públi­cos en las gran­des ciu­da­des. En cual­quier pue­blo ale­ja­do, el hos­pi­tal fue con­ver­ti­do en una Empre­sa Pri­va­da de Salud (EPS), sim­ple­men­te en un nego­cio pri­va­do de la salud en don­de la gen­te coti­za y se le brin­da salud de acuer­do a lo que paga.”[11]

Las cau­sas eco­nó­mi­cas y socia­les que han sido expues­tas son las que die­ron ori­gen al con­flic­to colom­biano. Estas no han des­apa­re­ci­do, sino que, por el con­tra­rio, se han agudizado.

No son, por tan­to, las FARC-EP las res­pon­sa­bles del con­flic­to mili­tar y de la vio­len­cia en Colombia:

Los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de toda la infa­mia pade­ci­da por Colom­bia son los pro­pie­ta­rios del capi­tal y de la tie­rra, que siglo tras siglo reser­van a los de su lina­je el dere­cho exclu­si­vo a ampliar aún más sus for­tu­nas y gober­nar el país, a cos­ta del tra­ba­jo y el sudor de la inmen­sa mayo­ría de com­pa­trio­tas des­po­seí­dos y vio­len­ta­dos por soñar con cam­biar el orden de cosas here­da­do. Median­te una facha­da de demo­cra­cia for­mal, mal escon­den el ver­da­de­ro carác­ter del régi­men polí­ti­co impues­to. Ellos imple­men­ta­ron en nues­tro país la prác­ti­ca del terro­ris­mo para defen­der a san­gre y fue­go sus pri­vi­le­gios. Pero lla­man terro­ris­tas a quie­nes bus­can jus­ti­cia.[12]

La insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria sur­gió como res­pues­ta a la vio­len­cia social y mili­tar des­ata­da por la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­ria­lis­mo. Las gue­rri­llas, cons­ti­tui­das por hom­bres y muje­res del pue­blo, se orga­ni­za­ron para luchar con­tra estas injusticias.

La solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to colom­biano tie­ne enton­ces que pasar, nece­sa­ria­men­te, por la bús­que­da de acuer­dos con­cre­tos que pon­gan fin a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y socia­les que vive el pue­blo colom­biano. Las res­pues­tas a esos pro­ble­mas impli­can afec­tar el régi­men de pro­pie­dad pri­va­da en Colom­bia, es decir los intere­ses de la oli­gar­quía colom­bia­na, así como de las gran­des empre­sas multinacionales.

Las FARC-EP, enfren­ta­das al Esta­do bur­gués colom­biano y al impe­ria­lis­mo, jamás han deja­do de luchar por lograr la paz para Colom­bia. Varias han sido las oca­sio­nes en las cua­les han demos­tra­do la volun­tad polí­ti­ca de encon­trar una sali­da nego­cia­da al con­flic­to colom­biano. Los Coman­dan­tes de las FARC-EP, Jaco­bo Are­nas y Alfon­so Cano, fue­ron los máxi­mos expo­nen­tes de la nece­si­dad de encon­trar una solu­ción dia­lo­ga­da al con­flic­to colombiano.

Han sido la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta, los sec­to­res gue­rre­ris­tas del ejér­ci­to colom­biano y el impe­ria­lis­mo quie­nes no han que­ri­do lle­gar a acuer­dos con­cre­tos, pues­to que sus ver­da­de­ras inten­cio­nes han sido la que la insur­gen­cia entre­gue las armas, se des­mo­vi­li­ce, se inte­gre al sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal bur­gués, sin solu­cio­nar los pro­ble­mas del pue­blo colom­biano, o sim­ple­men­te doble­gar polí­ti­ca y mili­tar­men­te a quie­nes, fren­te a la vio­len­cia esta­tal, se levan­ta­ron para opo­ner­se a la explo­ta­ción social, a la injus­ti­cia y a la opresión:

LAS FARC-EP NO INICIAMOS ESTA GUERRA, nos fue decla­ra­da por la oli­gar­quía que gobier­na a Colom­bia. Cada vez que el eco de nues­tra pro­pues­ta de una sali­da polí­ti­ca ha toma­do sufi­cien­te fuer­za para impo­ner unos diá­lo­gos enca­mi­na­dos a la paz, el poder se ha nega­do a con­si­de­rar la remo­ción de las cau­sas que dan lugar al con­flic­to, cerran­do de un por­ta­zo vio­len­to las posi­bi­li­da­des de recon­ci­lia­ción. El país no olvi­da que tras cada pro­ce­so frus­tra­do ha sobre­ve­ni­do la pro­me­sa de ani­qui­lar­nos y la agu­di­za­ción de la gue­rra a extre­mos iné­di­tos. Las FARC per­sis­ti­mos por­que un inmen­so cla­mor popu­lar de jus­ti­cia ali­men­ta y acom­pa­ña nues­tro sacri­fi­cio.[13]

Vir­gi­lio Bar­co, pre­si­den­te de Colom­bia en el perío­do 1986 – 1990 pro­mul­gó una ini­cia­ti­va de paz

ins­pi­ra­da en el prin­ci­pio de “mano ten­di­da y pul­so fir­me”. Según ella, la recon­ci­lia­ción ple­na sólo sería posi­ble cuan­do se logra­ra la diso­lu­ción de los gru­pos arma­dos, su desar­me y rein­cor­po­ra­ción a la socie­dad den­tro de un con­tex­to de garan­tías efec­ti­vas y espe­cí­fi­cas. “Com­pro­mi­sos pre­ci­sos den­tro de pla­zos defi­ni­dos” exi­gía. Jaco­bo Are­nas redac­tó para la his­to­ria la res­pues­ta insur­gen­te: “Que­rer aho­ra resol­ver los pro­ble­mas de la más hon­da cri­sis de toda la estruc­tu­ra y super­es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal del país, con un plan de paz que es… ‘un ulti­má­tum mili­tar envuel­to en ame­na retó­ri­ca’, es la vie­ja equi­vo­ca­ción de los gobier­nos oli­gár­qui­cos de este hemis­fe­rio”.[14]

Fue bajo la admi­nis­tra­ción de Vir­gi­lio Bar­co que se des­ató la per­se­cu­ción y el ase­si­na­to por par­te de las fuer­zas repre­si­vas del Esta­do colom­biano y sus alia­dos para­mi­li­ta­res, de todas y todos quie­nes con­si­de­ra­ron hones­ta­men­te que se podía alcan­zar una solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to. Miles de diri­gen­tes cam­pe­si­nos, muje­res tra­ba­ja­do­ras, lucha­do­res socia­les fue­ron ase­si­na­dos a tra­vés de un plan orques­ta­do por los deten­ta­do­res del poder para impe­dir que las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, pro­gre­sis­tas, de izquier­da se expre­sen polí­ti­ca­men­te y, con el apo­yo del pue­blo, logren derro­tar a las fuer­zas de la reac­ción en los pro­ce­sos elec­to­ra­les. El “Bai­le Rojo” fue el nom­bre del plan que se eje­cu­tó para exter­mi­nar a quie­nes mili­ta­ban o sim­pa­ti­za­ban con la Unión Patrió­ti­ca, orga­ni­za­ción de izquier­da que sur­gió como resul­ta­do de las con­ver­sa­cio­nes de paz entre las FARC-EP y el gobierno de Beli­sa­rio Betan­cur (1982−1986).

Esa ha sido la res­pues­ta del capi­ta­lis­mo gans­te­ril a la bús­que­da de la paz.

El 9 de diciem­bre de 1990 el pre­si­den­te César Gavi­ria Tru­ji­llo orde­nó el ata­que a “Casa Ver­de”, con lo cual una vez más la oli­gar­quía colom­bia­na, a tra­vés de su repre­sen­tan­te de turno en el Pala­cio de Nari­ño, demos­tró su volun­tad de no con­ti­nuar alcan­zar la paz por la vía del diá­lo­go demo­crá­ti­co. El “Acuer­do de Cese al Fue­go” fir­ma­do entre las FARC y el gobierno colom­biano de Beli­sa­rio Betan­cur en la Uri­be, lle­gó a su fin con la Ope­ra­ción Colom­bia, cuyo pro­pó­si­to cri­mi­nal era el de aca­bar con Esta­do Mayor Cen­tral y el Secre­ta­ria­do de las FARC-EP. 

Igual de trai­cio­ne­ro fue el gobierno de Andrés Pas­tra­na (1998−2002), cuan­do el 20 de febre­ro de 2002 orde­nó lan­zar un ata­que demo­le­dor con­tra la zona de des­pe­je en San Vicen­te del Caguán. “El gobierno de Andrés Pas­tra­na deci­dió cerrar las puer­tas del diá­lo­go y apos­tar por la gue­rra total con­tra noso­tros. Fui­mos acu­sa­dos de todas las per­ver­si­da­des del mun­do. Hor­das inmen­sas de sol­da­dos mer­ce­na­rios entre­na­dos por ase­so­res grin­gos fue­ron envia­das a aplas­tar­nos. Heli­cóp­te­ros arti­lla­dos y avio­nes de todos los tipos par­tie­ron con el fin de redu­cir­nos a ceni­zas.”[15]

Ser­vil fren­te a los dic­ta­dos de Washing­ton, Pas­tra­na ponía así en eje­cu­ción el cri­mi­nal Plan Colom­bia, median­te la ope­ra­ción Thanatos.

El nar­co­pre­si­den­te Álva­ro Uri­be Vélez jamás dio mues­tras de alcan­zar la paz por la solu­ción polí­ti­ca. Al con­tra­rio, a tra­vés de su la lla­ma­da “Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca”, endu­re­ció la polí­ti­ca mili­ta­ris­ta del régi­men y la repre­sión con­tra el pue­blo. El Plan Patrio­ta cons­ti­tu­yó la con­ti­nua­ción del Plan Colombia.

Mien­tras los gue­rris­tas del Pen­tá­gono y de la oli­gar­quía san­ta­de­ris­ta colom­bia­na se han cerra­do a la posi­bi­li­dad de una paz que bene­fi­cie a las mayo­rías pobres de Colom­bia, pre­ten­dien­do úni­ca­men­te que la insur­gen­cia se des­mo­vi­li­ce y entre­gue las armas, las FARC-EP han sido hones­tas en su inten­ción de lograr acuer­dos con­cre­tos para alcan­zar la paz con dig­ni­dad, con liber­tad y con jus­ti­cia social, pero sin clau­di­car en abso­lu­to en sus prin­ci­pios revolucionarios.

“Des­mo­vi­li­zar­se es sinó­ni­mo de iner­cia, es entre­ga cobar­de, es ren­di­ción y trai­ción a la cau­sa popu­lar y al idea­rio revo­lu­cio­na­rio que cul­ti­va­mos y lucha­mos por las trans­for­ma­cio­nes socia­les, es una indig­ni­dad que lle­va implí­ci­to un men­sa­je de des­es­pe­ran­za al pue­blo que con­fía en nues­tro com­pro­mi­so y pro­pues­ta boli­va­ria­na”[16], han seña­la­do con con­tun­den­cia las FARC-EP.

Como una orga­ni­za­ción boli­va­ria­na, mar­xis­ta-leni­nis­ta las FARC-EP están cons­cien­tes de que los cam­bios no van a dar­se úni­ca­men­te por la vía par­la­men­ta­ria. Tam­bién tie­nen cla­ro que la paz no sig­ni­fi­ca ir a ocu­par pues­tos en las ins­ti­tu­cio­nes de ese Esta­do bur­gués. Saben per­fec­ta­men­te que la lucha en esas ins­tan­cias no es, como decía Rosa Luxem­bur­go, más que la ten­den­cia a lle­var la vio­len­cia de los opri­mi­dos al poder. Vio­len­cia nece­sa­ria que se da como res­pues­ta para dete­ner el arre­ba­to de la oli­gar­quía para impo­ner, en situa­cio­nes de apa­ren­te nor­ma­li­dad bajo el régi­men capi­ta­lis­ta de “demo­cra­cia” for­mal, medi­das con­tra­rias a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y al pue­blo en general.

Las FARC-EP tie­nen cla­ro, ade­más, que la lucha no tie­ne úni­ca­men­te como obje­ti­vo la “demo­cra­ti­za­ción” del capi­ta­lis­mo colom­biano, sino su des­truc­ción. Por­que la oli­gar­quía y el impe­ria­lis­mo pue­den ceder momen­tá­nea­men­te en algo, pero jamás esta­rá dis­pues­ta a renun­ciar al poder que se sos­tie­ne en la pro­pie­dad pri­va­da burguesa:

Las FARC-EP, a los 48 años de lucha arma­da rebel­de, reite­ra­mos al pue­blo de Colom­bia nues­tro jura­men­to de ven­cer. Jamás nos suma­re­mos a la cam­pa­ña por legi­ti­mar y hon­rar el capi­ta­lis­mo y el terror de Esta­do que se hacen lla­mar demo­cra­cia en nues­tro país. Sabe­mos que no esta­mos solos, has­ta noso­tros lle­ga el rumor de inmen­sas masas huma­nas que avan­zan incon­for­mes y deci­di­das, por enci­ma de las ame­na­zas y la repre­sión, exi­gien­do cam­bios pro­fun­dos. Se tra­ta de un cla­mor uni­ver­sal.[17]

Las FARC-EP están cons­cien­tes de que los pro­ble­mas del pue­blo colom­biano solo se resol­ve­rán median­te la lucha popu­lar y no median­te la con­ci­lia­ción de clases.

En la pri­me­ra decla­ra­ción leí­da por par­te del Coman­dan­te de las FARC-EP, Timo­león Jimé­nez en nom­bre del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor de las FARC-EP, fren­te a los acuer­dos que se lle­van ade­lan­te para lograr la paz en Colom­bia entre ésta orga­ni­za­ción insur­gen­te y el gobierno de San­tos, se manifestó:

Para noso­tros es per­fec­ta­men­te cla­ro que la lla­ve de la paz no repo­sa en el bol­si­llo del pre­si­den­te de la repú­bli­ca, tam­po­co en el coman­dan­te de las FARC-EP. El ver­da­de­ro y úni­co depo­si­ta­rio de tal lla­ve es el pue­blo de este país. Es a los millo­nes de víc­ti­mas de este régi­men eli­tis­ta y vio­len­to, a los afec­ta­dos por sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de desan­gre, a los que sue­ñan con una demo­cra­cia real en una patria ama­ble, en desa­rro­llo y en paz, a quie­nes corres­pon­de jugar en ade­lan­te su rol pro­ta­gó­ni­co por una nue­va Colom­bia. Y a ellos, esta­mos diri­gién­do­nos las FARC con nues­tro cora­zón en las manos. Por­que ha vuel­to a abrir­se la puer­ta de la espe­ran­za, por­que repi­can las cam­pa­nas lla­man­do con fuer­za a la pla­za cen­tral, para que sal­gan de sus vere­das, de sus vie­jas minas, de sus comu­ni­da­des y res­guar­dos, de sus barria­das pobres, de sus cen­tros de tra­ba­jo, de las fac­to­rías que los con­su­men, de sus talle­res domés­ti­cos, de su rebus­que agó­ni­co de todos los días, de sus cen­tros de estu­dio, de su con­fi­na­mien­to car­ce­la­rio, de su ince­san­te bús­que­da de empleo, de sus peque­ñas empre­sas, de sus fábri­cas ame­na­za­das por la quie­bra, de sus cul­tu­ras igno­ra­das, de su nicho de des­pla­za­dos, de sus escon­di­tes de ame­na­za­dos, de sus rin­co­nes de víc­ti­mas, de sus hoga­res des­trui­dos.[18]

El lla­ma­do de las FARC-EP es pre­ci­so: la paz solo se con­quis­ta­rá con la movi­li­za­ción popu­lar, con la orga­ni­za­ción del pue­blo y con la lucha fron­tal de los diver­sos gru­pos socia­les explo­ta­dos y vili­pen­dia­dos con­tra los deten­ta­do­res del poder.

En la segun­da decla­ra­ción hecha por el Secre­ta­ria­do de las FARC-EP a tra­vés de Timo­león Jimé­nez, publi­ca­da el 6 de sep­tiem­bre de 2012 se expre­sa: “Tene­mos la cer­te­za de que este pue­blo ter­mi­na­rá por alzar­se en un pode­ro­so torren­te que pon­drá freno a las des­me­di­das ambi­cio­nes del gran capi­tal, des­ar­ma­rá su máqui­na cri­mi­nal y vio­len­ta y dará de ver­dad sen­ti­do a la pala­bra jus­ti­cia”.[19]

El pen­sa­dor mar­xis­ta, Iña­ki Gil de San Vicen­te explica:

Aun­que estas pode­ro­sas fuer­zas irre­con­ci­lia­bles tar­den algún tiem­po en enfren­tar­se de nue­vo a muer­te, siem­pre ter­mi­nan hacién­do­lo siguien­do el dic­ta­do de la fero­ci­dad san­gui­na­ria bur­gue­sa, que es la que pre­pa­ra con­cien­zu­da­men­te el pri­mer ata­que san­grien­to, obli­gan­do a defen­der­se a la cla­se explo­ta­da. La polí­ti­ca en el sen­ti­do mar­xis­ta no con­sis­te en otra cosa que en la doble tarea de estu­diar esta cons­tan­te his­tó­ri­ca y en pre­pa­rar­se lo más posi­ble para que su pró­xi­ma irrup­ción sea lo menos devas­ta­do­ra y des­truc­ti­va posi­ble, logran­do que el par­to de la nue­va socie­dad sea exi­to­so al menor cos­to humano, con la menor san­gre y dolor posibles.

La polí­ti­ca mar­xis­ta con­sis­te en faci­li­tar que el nue­vo vue­lo del ave Fénix, la revo­lu­ción que vuel­ve a alzar sus alas para tomar el cie­lo por asal­to des­tino al socia­lis­mo, sea lo más armo­nio­so y feliz. Por esto, la polí­ti­ca mar­xis­ta es la sín­te­sis entre la eco­no­mía con­cen­tra­da como reali­dad obje­ti­va y la con­cien­cia con­cen­tra­da como reali­dad sub­je­ti­va. Así, la lucha eco­no­mi­cis­ta, por el aumen­to sala­rial y por las mejo­ras de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de la huma­ni­dad explo­ta­da, se fusio­na con la lucha por la reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo alie­na­do y por el aumen­to del tiem­po dis­po­ni­ble, crea­ti­vo y libre. Las esta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas que­dan así pene­tra­das por las pasio­nes huma­nas más ínti­mas, y vice­ver­sa. Y ambos, menos explo­ta­ción y más crea­ti­vi­dad, van dan­do for­ma y con­te­ni­do a nue­vos sen­ti­mien­tos y pasiones.

En bus­ca de este obje­ti­vo esen­cial­men­te huma­nis­ta y éti­co, la polí­ti­ca mar­xis­ta insis­te en los tres pun­tos anta­gó­ni­cos con el capi­tal: la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca ejer­ci­da por la bur­gue­sía, la opre­sión polí­ti­ca ejer­ci­da por el Esta­do y la domi­na­ción ideo­ló­gi­ca ejer­ci­da por el feti­chis­mo. E insis­te en que deba­jo de ellos, a modo de pie­dra basal, está la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Desa­rro­llan­do la dia­léc­ti­ca inser­ta en esta tri­ple reali­dad que se yer­gue sobre la pro­pie­dad, son fácil­men­te com­pren­si­bles el res­to de explo­ta­cio­nes, injus­ti­cias y mise­rias que se mul­ti­pli­can día a día, inhe­ren­tes a la civi­li­za­ción del capi­tal. La mis­ma teo­ría orga­ni­za­ti­va mar­xis­ta es inse­pa­ra­ble de la pra­xis que com­ba­te al mons­truo bur­gués, y por eso tie­ne a la vez un con­te­ni­do moral y éti­co que pal­pi­ta en cada lucha, en cada lágri­ma y en cada ale­gría.[20]

Las con­tra­dic­cio­nes de cla­se no se resuel­ven en una mesa de diá­lo­go, sino al calor de la lucha revo­lu­cio­na­ria. La bur­gue­sía colom­bia­na no quie­re “sui­ci­dar­se ale­gre­men­te”. Por el con­tra­rio, quie­re con­du­cir a que el pue­blo acep­te sus con­di­cio­nes, sin ceder abso­lu­ta­men­te nada.

El 27 de mayo de 2012 las FARC-EP expre­sa­ban a tra­vés de un comunicado:

San­tos sim­ple­men­te repi­te lo que han hecho siem­pre los de su cla­se. Nos exi­ge una vez más la entre­ga y el desar­me, a cam­bio de admi­tir a medias nues­tro ingre­so a su podri­do régi­men polí­ti­co. Sin des­mon­tar ni un ladri­llo de su apa­ra­to terro­ris­ta de domi­na­ción. Sin que se afec­te en nada su pro­yec­to de país colo­nial y empo­bre­ci­do. Como si noso­tros pudié­ra­mos a cam­bio de mise­ra­bles pre­ben­das per­so­na­les, vol­ver la espal­da al sen­tir de millo­nes de com­pa­trio­tas hun­di­dos en la deses­pe­ra­ción y la vio­len­cia. Como si el des­tino natu­ral del pue­blo colom­biano fue­ra el de tra­ba­jar eter­na­men­te para el enri­que­ci­mien­to de una éli­te pri­vi­le­gia­da. Así no vamos a nin­gu­na par­te.[21]

En la alo­cu­ción del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Juan Manuel San­tos sobre el “Acuer­do Gene­ral para la Ter­mi­na­ción del Con­flic­to”, dada el 4 de sep­tiem­bre de 2012, el man­da­ta­rio colom­biano expre­so que:

Hoy pode­mos hablar de paz por­que Colom­bia cre­ce y se abre al mundo.

Nues­tra eco­no­mía es ya una de las más prós­pe­ras de Amé­ri­ca Lati­na, simi­lar a la de Argen­ti­na y sólo supe­ra­da por Bra­sil y México.

Es una eco­no­mía que está crean­do empleo, como pocas en el mun­do, en medio de una fuer­te tur­bu­len­cia internacional.

Hoy pode­mos hablar de paz por­que millo­nes de colom­bia­nos están salien­do de la pobre­za y por­que segui­mos avan­zan­do en esa dirección.

Hoy pode­mos hablar de paz por­que el uso de la vio­len­cia para alcan­zar obje­ti­vos polí­ti­cos es cosa del pasa­do.[22]

Los datos seña­lan lo con­tra­rio a lo mani­fes­ta­do por San­tos, pues­to que la pobre­za y la des­igual­dad social siguen sien­do uno de los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les que vive el pue­blo colom­biano, mien­tras los ricos cada día se hacen más ricos.

Por otro lado, San­tos encu­bre en su dis­cur­so que la prin­ci­pal vio­len­cia que vive el país, es la vio­len­cia social y que, ade­más, es el Esta­do colom­biano, con sus fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res, el que ha ejer­ci­do duran­te déca­das el uso de la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca con­tra el pue­blo, lo que ha sig­ni­fi­ca­do que en Colom­bia hayan 5 millo­nes de per­so­nas des­pla­za­das y que sea la nación con mayor núme­ro de sin­di­ca­lis­tas ase­si­na­dos en el mundo.

Por otro lado, el pre­si­den­te San­tos reite­ró que las accio­nes mili­ta­res con­ti­nua­rán y que no deja­rán de actuar con­tra la insur­gen­cia. “El gobierno no hará con­ce­sio­nes de nin­gún tipo en el terreno mili­tar”, expre­só San­tos. Mien­tras se habla de la paz, se nie­ga la posi­bi­li­dad de lle­gar a un cese de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res y a un alto al fuego.

En cam­bio, las FARC-EP han mani­fes­ta­do su volun­tad de ir por el camino con­tra­rio al que, en este aspec­to, ha plan­tea­do el gobierno colombiano:

Vol­ve­mos a una mesa, reco­no­ci­dos como adver­sa­rios mili­ta­res y polí­ti­cos. Con­vi­da­dos y pro­te­gi­dos por quie­nes nos per­si­guie­ron. Acom­pa­ña­dos y ava­la­dos por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Defi­ni­ti­va­men­te, tan­ta mani­fes­ta­ción de odio care­ce de sen­ti­do. Qui­zás para la satis­fac­ción de quié­nes el Gobierno nacio­nal ha reite­ra­do una y mil veces, tan­to en el esce­na­rio explo­ra­to­rio como en sus múl­ti­ples decla­ra­cio­nes públi­cas, su ina­mo­vi­ble deci­sión de no per­mi­tir nin­gu­na de las que cali­fi­ca como “con­ce­sio­nes en el terreno de la gue­rra”. En su extra­ño pare­cer, cual­quier posi­bi­li­dad de cese al fue­go, tre­gua, armis­ti­cio o des­pe­je, úni­ca­men­te con­tri­bu­ye a la crea­ción de incen­ti­vos per­ver­sos. Es cla­ro para noso­tros, enton­ces, que pese a las mani­fes­ta­cio­nes ofi­cia­les de paz, los alza­dos lle­ga­mos a este nue­vo inten­to de recon­ci­lia­ción ase­dia­dos, no sólo por el mis­mo emba­te mili­tar des­ata­do una déca­da atrás, sino com­pe­li­dos abier­ta­men­te median­te su acre­cen­ta­mien­to a reco­ger nues­tras aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas y socia­les a cam­bio de una mise­ra­ble ren­di­ción y entre­ga. Pese a tales seña­les, las FARC-EP guar­da­mos la sin­ce­ra aspi­ra­ción de que el régi­men no inten­ta repe­tir la mis­ma tra­ma del pasa­do. Pen­sa­mos sim­ple­men­te que están en evi­den­cia las enor­mes difi­cul­ta­des que ten­drá que afron­tar este empe­ño. La con­se­cu­ción de una paz demo­crá­ti­ca y jus­ta mere­ce afron­tar los más difí­ci­les retos. Por enci­ma de ellos, somos opti­mis­tas. La his­to­ria siem­pre ha sido labra­da por las fuer­zas socia­les que apun­ta­ron al futu­ro.[23]

El tono gue­rris­ta del esta­blish­ment colom­biano no ha des­apa­re­ci­do e inclu­so se pre­ten­de hacer ver a la insur­gen­cia como un actor debi­li­ta­do, al que sola­men­te se le debe exi­gir la des­mo­vi­li­za­ción y la entre­ga de armas.

El Coman­dan­te Timo­león Jimé­nez en la segun­da decla­ra­ción dada a cono­cer el 6 de sep­tiem­bre de 2012, fue cla­ro al seña­lar que se sien­tan en la mesa de diá­lo­go “de igual a igual” con el gobierno colom­biano, “con el pro­pó­si­to de acor­dar una agen­da de dis­cu­sio­nes con miras a la con­cer­ta­ción de un acuer­do que pon­ga fin al lar­ga con­flic­to social y arma­do que pade­ce Colom­bia”. El Coman­dan­te Timo­león seña­ló que “al dar este pri­mer paso hacia la recon­ci­lia­ción que­re­mos dejar pre­sen­te que son vanas las ínfu­las triun­fa­lis­tas de quie­nes juz­gan que acu­di­mos a la mesa de diá­lo­go a fir­mar nues­tra ren­di­ción y entre­ga” y aña­dió que “[e]n cuan­to hace a las FARC-EP, nun­ca hemos esta­do más fuer­tes y uni­dos. Se equi­vo­can por com­ple­to quie­nes inten­tan leer debi­li­dad en nues­tro incan­sa­ble accio­nar por la paz”.

Los enemi­gos direc­tos de la paz en Colom­bia, sin nin­gún rubor, han expre­sa­do su males­tar ante estos diálogos.

La jefa de la comi­sión de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de EE.UU, Ilea­na Ros-Leh­ti­nen, cono­ci­da como la “Loba Feroz”, cri­ti­có que el gobierno de San­tos por ini­ciar un diá­lo­go de paz con las FARC-EP “sin con­di­cio­nes pre­vias”. La “Loba Feroz” es cono­ci­da por sus víncu­los con la mafia de la gusa­ne­ra terro­ris­ta cuba­na, la mis­ma que rea­li­za sus accio­nes cri­mi­na­les des­de Mia­mi con­tra Cuba. 

Por su par­te, el ex man­da­ta­rio colom­biano Álva­ro Uri­be Vélez expre­só que los diá­lo­gos cons­ti­tu­yen una “bofe­ta­da a la demo­cra­cia”. Uri­be esta acu­sa­do por los pro­pios líde­res para­mi­li­ta­res de haber man­te­ni­do estre­chos víncu­los con ellos. De igual mane­ra, el exman­da­ta­rio fue inves­ti­ga­do por el FBI y la DEA por su estre­cha cola­bo­ra­ción con Pablo Esco­bar Gaviria. 

El nar­co­pa­ra­mi­li­tar de Uri­be es el mayo enemi­go de la paz en Colom­bia. Sus ser­vi­les colum­nis­tas, como José Obdu­lio Gavi­ria, el “Ras­pu­tín” colom­biano, son las y los encar­ga­dos de “opi­nar” cada día en con­tra de los diá­lo­gos de paz y, por supues­to, de las FARC-EP. 

Pero igual de peli­gro­sos son aque­llos que hoy hablan de paz como sinó­ni­mo de des­mo­vi­li­za­ción y entre­ga de las armas por par­te de las FARC-EP. Es decir, lo que quie­ren es man­te­ner el esta­do de cosas actua­les sin que haya un actor polí­ti­co y mili­tar serio que les enfren­te. San­tos no es nin­gún san­to y su estra­te­gia apun­ta, fun­da­men­tal­men­te, a impo­ner a la insur­gen­cia sus con­di­cio­nes y no bus­car solu­cio­nes cla­ras a los pro­ble­mas de los colom­bia­nos, sino más bien de los capi­ta­lis­tas colom­bia­nos y las mul­ti­na­cio­na­les, para así dejar­les libre el camino a que sigan saquean­do los recur­sos de la nación y explo­tan­do al pueblo: 

Así, la apues­ta de las cla­ses domi­nan­tes por la paz, inde­pen­dien­te­men­te de las inten­cio­nes de San­tos o Uri­be, no bus­ca resol­ver los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les de la nación o traer bien­es­tar a la pobla­ción sino per­mi­tir que la indus­tria de la extrac­ción fun­cio­ne a su máxi­ma capa­ci­dad, situa­ción que la ‘segu­ri­dad demo­crá­ti­ca’ no logró y que la gue­rra tam­po­co per­mi­te: como seña­ló San­tos, ‘es fun­da­men­tal ter­mi­nar el con­flic­to’, pero las cla­ses domi­nan­tes bus­can que esto se dé con aco­mo­do a sus intere­ses, sin res­pon­der a las nece­si­da­des del pue­blo colom­biano y gene­ran­do máxi­mos bene­fi­cios a la inver­sión extran­je­ra.[24]

José Anto­nio Gutié­rrez dice que “[d]esde la pers­pec­ti­va san­tis­ta, paz o gue­rra no son sino estra­te­gias para impo­ner un insos­te­ni­ble pro­yec­to eco­nó­mi­co-social neo­li­be­ral, basa­do en el Plan de (Sub) Desa­rro­llo Nacio­nal del san­tis­mo, cuyos pila­res son la agro­in­dus­tria y la mega­mi­ne­ría.”[25]

Pese a todo ello, las FARC-EP, una vez más tie­nen la volun­tad polí­ti­ca de alcan­zar la paz por la vía del diá­lo­go y la solu­ción polí­ti­ca. Las FARC-EP son ante todo una orga­ni­za­ción polí­ti­ca con una estra­te­gia cla­ra en todos los ámbi­tos. No actúan a la lige­ra. El Coman­dan­te en Jefe de las FARC-EP, Manuel Maru­lan­da Vélez seña­la­ba que “[c]uando noso­tros (las FARC-EP) damos un paso ya lo hemos ana­li­za­do 5 o 6 veces. Noso­tros no impro­vi­sa­mos nada, abso­lu­ta­men­te nada. Paso que damos es paso que esta­mos segu­ros que vamos bien. Y si nota­mos que algo va a pasar, enton­ces vol­ve­mos a reconsiderarlo.”

José Anto­nio Gutié­rrez expli­ca claramente:

Este acer­ca­mien­to no es gra­tui­to ni nace de una bue­na volun­tad del man­da­ta­rio: es obvio que la tesis del “fin del fin” care­ce de sus­ten­to y que el Plan Colom­bia tocó techo. La insur­gen­cia ha res­pon­di­do al desa­fío plan­tea­do por el avan­ce del mili­ta­ris­mo y un nue­vo ciclo de luchas socia­les ame­na­za con el dete­rio­ro de la situa­ción polí­ti­ca en el mediano pla­zo, a un nivel que será difí­cil de con­tro­lar para la oli­gar­quía. El esce­na­rio polí­ti­co pare­ce, a veces, peli­gro­sa­men­te volá­til. Por otra par­te, tam­po­co sor­pren­de la volun­tad de la insur­gen­cia para acer­car­se a una mesa de nego­cia­cio­nes: por una par­te, por­que es la insur­gen­cia la que ha veni­do plan­tean­do des­de hace 30 años, en todos los tonos posi­bles, la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to social y arma­do, y por otra par­te, por­que la insur­gen­cia ha mejo­ra­do nota­ble­men­te en los últi­mos años su posi­ción de fuer­za, no sólo en lo mili­tar, sino sobre todo, en lo polí­ti­co.[26]

Ahí radi­ca la fuer­za de las FARC-EP. Son una orga­ni­za­ción mar­xis­ta-leni­nis­ta, con un carác­ter mar­ca­da­men­te polí­ti­co. Por ello saben que la con­cien­cia­ción de la gen­te es fun­da­men­tal, que las tareas den­tro de las orga­ni­za­cio­nes de masas son fun­da­men­ta­les. En esta tarea ha juga­do un papel fun­da­men­tal el Par­ti­do Comu­nis­ta Clan­des­tino Colom­biano y el Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colombia.

Y será esa gran movi­li­za­ción popu­lar, con­cien­cia­da y orga­ni­za­da polí­ti­ca­men­te, la úni­ca garan­tía de que se con­cre­ten posi­ti­va­men­te para la mayo­ría del pue­blo colom­biano los acuer­dos esta­ble­ci­dos para la ter­mi­na­ción del con­flic­to y la cons­truc­ción de una paz esta­ble y dura­de­ra, los mis­mos que no podrán dejar de lado temas fun­da­men­ta­les como la trans­for­ma­ción radi­cal de la polí­ti­ca agra­ria, el pro­ble­ma de la tie­rra, la solu­ción de los gra­ves pro­ble­mas socia­les, el tema de los dere­chos huma­nos, el papel del ejér­ci­to colom­biano y su nece­sa­ria reor­ga­ni­za­ción y rede­fi­ni­ción de su polí­ti­ca, el papel de la inje­ren­cia de los EEUU, etc.

La insur­gen­cia faria­na tra­ba­ja­rá en fun­ción de ello. ¿Lo hará el régi­men colom­biano? ¿Lo per­mi­ti­rán las fuer­zas reac­cio­na­rias? ¿Lo acep­ta­rá con tran­qui­li­dad EEUU?

Por par­te de las FARC-EP esta­mos segu­ros de que habrá serie­dad en el camino para alcan­zar la paz. Hom­bres como Iván Már­quez o Jesús San­trich, nom­bra­dos por la insur­gen­cia faria­na como par­te del equi­po que empren­de­rá las nego­cia­cio­nes con el gobierno colom­biano, son garan­tía de que los anhe­los del pue­blo ten­drán las voces ade­cua­das para hacer­le fren­te a los gri­tos de la bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo. Oja­lá que Simón Tri­ni­dad pue­da inte­gra­se pron­to a este pro­ce­so en for­ma activa.

Como dice Julián Con­ra­do: “En las mira­das de mi pue­blo, bri­lla la paz, bri­lla la paz, mira­das que vie­nen de siglos atrás, insu­rrec­cio­na­das bus­can­do la paz…”

Patria Gran­de, 10 de sep­tiem­bre de 2012 


[1] Renán Vega Can­tor. Capi­ta­lis­mo gans­te­ril y des­po­jo terri­to­rial.

[2] http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​N​D​G​9​m​d​7​A​24k

[3] José Anto­nio Gutié­rrez D. Mul­ti­na­cio­na­les, capi­ta­lis­mo y gue­rra sucia en Colom­bia, Rebe­lión 6 de julio 2011

[4] Ibid.

[5] Des­igual­dad extre­ma http://​www​.sema​na​.com/​n​a​c​i​o​n​/​d​e​s​i​g​u​a​l​d​a​d​-​e​x​t​r​e​m​a​/​1​5​3​207 – 3.aspx 12 de mar­zo de 2011

[6] Jesús San­trich. La heren­cia del régi­men neo­li­be­ral colom­biano y los cri­mi­na­les “apor­tes” del fas­cis­mo uribista.

[7] En http://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​n​a​c​i​o​n​a​l​/​a​r​t​i​c​u​l​o​-​3​7​0​2​0​8​-​m​a​s​-​d​e​-​m​i​t​a​d​-​d​e​-​i​n​d​i​g​e​n​a​s​-​c​o​l​o​m​b​i​a​-​e​s​t​a​-​p​o​b​r​eza

[8] En http://​www​.sema​na​.com/​n​a​c​i​o​n​/​c​o​l​o​m​b​i​a​-​a​v​a​n​c​e​s​-​e​q​u​i​t​a​t​i​v​o​s​-​r​e​d​u​c​c​i​o​n​-​p​o​b​r​e​z​a​-​h​a​m​b​r​e​-​o​n​u​/​1​6​7​903 – 3.aspx

[9] Jai­ro Estra­da Álva­rez. Trans­for­ma­cio­nes del capi­ta­lis­mo en Colom­bia. Diná­mi­cas de acu­mu­la­ción y nue­va espacialidad.

[10] Andrés Figue­roa Cor­ne­jo. David Har­vey: “La his­to­ria del capi­tal es igual a la his­to­ria de la acu­mu­la­ción de la deu­da” en http://​www​.queha​cer​.com​.uy/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​d​e​u​d​a​-​y​-​d​e​f​i​c​i​t​/​5​4​5​-​d​a​v​i​d​-​h​a​r​v​e​y​-​l​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​-​d​e​l​-​c​a​p​i​t​a​l​-​e​s​-​i​g​u​a​l​-​a​-​l​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​-​d​e​-​l​a​-​a​c​u​m​u​l​a​c​i​o​n​-​d​e​-​d​e​uda

[11] Mario Her­nán­dez. Entre­vis­ta con Renán Vega Can­tor. Un capi­ta­lis­mo gans­te­ril. En http://​rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​3​6​855 octu­bre de 2011

[12] Comu­ni­ca­do de las FARC-EP: 48 años de lucha arma­da rebelde.

[13] Ibid.

[14] Decla­ra­ción públi­ca de las FARC-EP. A 22 años de la par­ti­da de Jaco­bo Are­nas. 11 de agos­to de 2012

[15] Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP. Diez años des­pués. 21 de febre­ro de 2012

[16] Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP. La caí­da en com­ba­te del Coman­dan­te Alfon­so Cano. En http://​insur​gen​cia​fa​ria​na​.blogs​pot​.com/​2​0​1​1​/​1​1​/​l​a​-​c​a​i​d​a​-​e​n​-​c​o​m​b​a​t​e​-​d​e​l​-​c​o​m​a​n​d​a​n​t​e​.​h​tml

[17] Comu­ni­ca­do de las FARC-EP: 48 años de lucha rebelde.

[18] Decla­ra­ción gra­ba­da de Timo­león Jimé­nez: La mesa de con­ver­sa­cio­nes, un triun­fo del cla­mor nacio­nal. Sep­tiem­bre de 2012.

[19] Segun­da decla­ra­ción de las FARC-EP, leí­da por el Coman­dan­te Timo­león Jimé­nez y publi­ca­da en la Haba­na-Cuba el 6 de sep­tiem­bre de 2012

[20] Iña­ki Gil de San Vicen­te. La lucha polí­ti­ca es para tomar el poder.

[21] Comu­ni­ca­do: FARC-EP: 48 años de lucha rebelde.

[22] Alo­cu­ción del pre­si­den­te Juan Manuel San­tos sobre el “Acuer­do Gene­ral para la Ter­mi­na­ción del Con­flic­to”, 4 de sep­tiem­bre de 2012

[23] Decla­ra­ción gra­ba­da de Timo­león Jimé­nez: La mesa de con­ver­sa­cio­nes, un triun­fo del cla­mor nacio­nal. Sep­tiem­bre de 2012.

[24] De nue­vo en bus­ca de la paz. El Turbión

[25] Aná­li­sis ante el anun­cio de con­ver­sa­cio­nes de paz entre Gobierno e insur­gen­cia. Si el río sueno…¿significa paz a la vis­ta? En http://​www​.anar​kis​mo​.net/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​3​744

[26] Ibid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *