Entre­vis­ta a Pedro Páez Pérez La nue­va arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra: alter­na­ti­va via­ble aquí y ahora

“Hay un pro­ce­so muy gra­ve que se está des­ple­gan­do a gran rapi­dez pero como que nos nega­mos a acep­tar tal gra­ve­dad para reco­no­cer que esta­mos ante una cri­sis civi­li­za­to­ria, una cri­sis estruc­tu­ral del sis­te­ma. La sali­da no es la ame­na­za de gue­rra por aquí, la ame­na­za de des­es­ta­bi­li­za­ción por acá, recor­tes de la inver­sión social, de la inver­sión en cien­cia, en cul­tu­ra, en los sala­rios, des­man­te­la­mien­to de las con­quis­tas socia­les, etc. como pro­po­ne el capi­tal. Fren­te a esto, pre­ci­sa­men­te lo que se está arman­do en Amé­ri­ca Lati­na con la pro­pues­ta de la nue­va arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra pue­de con­ver­tir­se en toda una nue­va diná­mi­ca para la eco­no­mía mun­dial”. Esta ase­ve­ra­ción es de Pedro Páez Pérez, quien has­ta media­dos de noviem­bre se desem­pe­ñó como Pre­si­den­te de la Comi­sión Pre­si­den­cial Ecua­to­ria­na para el dise­ño de la Nue­va Arqui­tec­tu­ra Finan­cie­ra. A su jui­cio, “es el momen­to para que la pobla­ción diga bas­ta, que empie­ce a orga­ni­zar la vida de una mane­ra que nos recu­pe­re como huma­nos, que nos recu­pe­re con lo mejor de los avan­ces de la civi­li­za­ción, con el buen vivir”. En estos tér­mi­nos se desa­rro­lló el diá­lo­go que sos­tu­vo con ALAI.

- En momen­tos mar­ca­dos por el des­con­cier­to resul­tan­te de la cri­sis eco­nó­mi­ca, ¿cómo se inser­ta la pro­pues­ta de la nue­va arqui­tec­tu­ra financiera?

Cabe pre­ci­sar que lo que tene­mos ante nues­tros ojos es una cri­sis del sis­te­ma. Esa deses­pe­ra­ción de volú­me­nes cada vez más gigan­tes­cos de capi­tal, fru­to del pro­ce­so de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal, por encon­trar nue­vas opor­tu­ni­da­des de inver­sión está ahí, sin éxi­to. Como es una cri­sis de sobre­pro­duc­ción si esos capi­ta­les gigan­tes­cos se invir­tie­ran en inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas efec­ti­vas en la eco­no­mía real, crea­rían más pro­duc­ción que agra­va­ría la cri­sis de sobre­pro­duc­ción y baja­ría la tasa de ganan­cia. Por lo mis­mo, el capi­tal opta por evi­tar estas inver­sio­nes tec­no­ló­gi­cas, no por fal­ta de inno­va­cio­nes, no por fal­ta de cien­cia y tec­no­lo­gía, pues los des­cu­bri­mien­tos des­de hace muchí­si­mos años están bajo sie­te can­da­dos y esto es jus­ta­men­te uno de los sín­to­mas más gra­ves de la actual cri­sis del sistema.

En estas cir­cuns­tan­cias lo que si es ren­ta­ble para el capi­tal es, pri­me­ro, tra­tar de pro­du­cir lo mis­mo en sitios don­de se paga menos sala­rios, don­de haya tra­ba­jo escla­vo, don­de no se pague por la natu­ra­le­za, don­de no se pague impues­tos, no haya nin­gún tipo de están­da­res socia­les. Es una locu­ra, por­que no se pue­de seguir pro­du­cien­do lo mis­mo, pagan­do menos, gene­ran­do menos. La otra opción es esca­par de la inver­sión físi­ca y lan­zar­se a la inver­sión vir­tual en el mun­do finan­cie­ro y fru­to de eso es la hiper­tro­fia para­si­ta­ria, y ese mons­truo que se ha crea­do quie­re inde­pen­di­zar­se, pero no pue­de por­que no se pue­den gene­rar ganan­cias espe­cu­la­ti­vas si es que no hay pro­duc­ción real. Esta pre­ten­di­da inde­pen­di­za­ción del apa­ra­to espe­cu­la­ti­vo lle­ga a una pro­por­ción de mil qui­nien­tos millo­nes de millo­nes de dóla­res en esti­ma­dos y deri­va­dos finan­cie­ros con­tra 63 millo­nes de millo­nes que es el pro­duc­to interno bru­to mundial.

Esta lógi­ca de un poder cada vez más con­cen­tra­do y de codi­cia de una mino­ría oli­gár­qui­ca está lle­van­do al mun­do a un calle­jón sin sali­da. Es cla­ri­to que si empie­zas a hacer ajus­tes en todo lado estás cro­no­me­tran­do la pró­xi­ma depre­sión. Esta es una cri­sis de fal­ta de mer­ca­do, si estás asfi­xian­do los pocos mer­ca­dos que tie­nes, ¿qué espe­ras? Las bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas, la des­es­ta­bi­li­za­ción, la gue­rra. ¿Cuán­tos fren­tes de gue­rra ha crea­do el actual Pre­mio Nobel de la Paz? Es increí­ble. Y ni siquie­ra les intere­sa ganar las gue­rras por­que ganan en la ven­ta de armamento.

Esta es la agen­da oli­gár­qui­ca que tene­mos que parar­la ya, es el momen­to para que la pobla­ción diga bas­ta, que empie­ce a orga­ni­zar la vida de una mane­ra que nos recu­pe­re como huma­nos, que nos recu­pe­re con lo mejor de los avan­ces de la civi­li­za­ción, con el buen vivir. Y la nue­va arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra, pre­ci­sa­men­te, va en este sen­ti­do. Aquí esta­mos hablan­do del Ban­co del Sur, en Euro­pa están hablan­do, por ejem­plo, de más dere­chos para los migran­tes y de reduc­ción de la jor­na­da labo­ral, etc. Hay una can­ti­dad de opor­tu­ni­da­des enor­mes que nece­si­ta­mos canalizar.

- Si se tra­ta de actuar ya, ¿qué está en con­di­cio­nes de ofre­cer esta pro­pues­ta para las urgen­cias en curso?

La nue­va arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra per­mi­te dar res­pues­tas via­bles en pla­zos cor­tí­si­mos. El Ban­co del Sur, por ejem­plo, bien pue­de empe­zar a tra­ba­jar con fide­co­mi­sos para cada uno de los pro­yec­tos, pre­ci­san­do en cada con­tra­to de fide­co­mi­so que se tra­ta de un pro­yec­to del Ban­co del Sur y se inte­gra­rá a la ins­ti­tu­ción ape­nas empie­ce a fun­cio­nar ple­na­men­te. Con eso per­mi­ti­mos, por ejem­plo, que en el pro­yec­to de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria par­ti­ci­pen los paí­ses que están invo­lu­cra­dos en el Ban­co del Sur pero que tam­bién los paí­ses que quie­ran empe­zar de a poqui­to en el tema.

El pro­yec­to de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es un pro­yec­to muy emble­má­ti­co y de bajo cos­to que plan­tea la cons­truc­ción de silos a nivel local, con­tro­la­dos por los pro­duc­to­res loca­les, con mano de obra local, con el res­pal­do de los muni­ci­pios, pero conec­ta­do en red para que el Con­se­jo de Minis­tros de UNASUR vaya vigi­lan­do todo el tiem­po y moni­to­rean­do la cons­ti­tu­ción de reser­vas estra­té­gi­cas de cada uno de los pro­duc­tos bási­cos. Eso te per­mi­te tener un mane­jo de inven­ta­rios muy ágil, muy efi­cien­te, que ‑en pri­mer tér­mino- evi­te el des­per­di­cio de las cose­chas que en Lati­noa­mé­ri­ca repre­sen­ta casi el 45%.

Tener un sis­te­ma de inven­ta­rios con el ade­cua­do regis­tro per­mi­te ade­más movi­li­zar­se hacia don­de se encuen­tran esos gra­nos antes que se echen a per­der o antes que comien­cen a echar­se a per­der; per­mi­te a nivel glo­cal, lo local y lo glo­bal, esta­bi­li­zar los pre­cios para evi­tar que los espe­cu­la­do­res hagan su agos­to en detri­men­to del pro­duc­tor y del con­su­mi­dor; per­mi­te tener un con­tin­gen­te para cual­quier sequía, cual­quier inun­da­ción, cual­quier terre­mo­to, para apo­yar, por ejem­plo, a nues­tros her­ma­nos hai­tia­nos que toda­vía no tie­nen una res­pues­ta efec­ti­va de par­te del res­to de la Amé­ri­ca Latina.

De la mis­ma mane­ra, te per­mi­te desa­rro­llar una infra­es­truc­tu­ra des­de la cual pue­den orga­ni­zar­se luchas ulte­rio­res entorno a polí­ti­cas agra­rias, a polí­ti­cas cam­pe­si­nas, a polí­ti­cas de tec­no­lo­gías ade­cua­das, a polí­ti­cas de capa­ci­ta­ción, a polí­ti­cas de recu­pe­ra­ción del cono­ci­mien­to ances­tral de la gen­te, a polí­ti­cas nutri­cio­na­les para los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de la pobla­ción, a polí­ti­cas de salud, a polí­ti­cas en con­tra la deser­ti­fi­ca­ción, a polí­ti­cas de gene­ra­ción de más infra­es­truc­tu­ra, pues si ya está ahí el silo, por ejem­plo, se podría tra­ba­jar con un ban­co de fomen­to para dar cré­di­to en semi­llas e insu­mos y que te paguen el cré­di­to con el pro­duc­to que vas a poner en el silo a tra­vés de un sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­dos de depó­si­to. Sobre esa base inclu­si­ve se podría esta­ble­cer polí­ti­cas con­ti­nen­ta­les de dere­chos y garan­tías ciu­da­da­nas, el dere­cho de ali­men­ta­ción de la gen­te que que­da­ría como algo esta­ble­ci­do como un míni­mo de la con­vi­ven­cia social del mun­do que esta­mos tra­tan­do de cons­truir en Amé­ri­ca Lati­na. En fin, cada uno de estos pro­yec­tos abre nue­vas posi­bi­li­da­des, nue­vas opciones.

Eso obvia­men­te va a tener un efec­to disua­si­vo fren­te a las bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas de los mer­ca­dos mun­dia­les ya que de pron­to podrían ser repli­ca­dos con lo que hacen los orga­nis­mos de inte­gra­ción en Áfri­ca, en Euro­pa, en Asia, y podrían esta­ble­cer otro tipo de comer­cio entre los pue­blos des­de otro tipo de éti­ca, des­de otro tipo de hori­zon­te, que no sea la ganan­cia por la ganancia.

Lo pro­pio se pue­de ver en el cam­po de la sobe­ra­nía en salud: pro­duc­ción de medi­ca­men­tos gené­ri­cos, inves­ti­ga­ción de aque­llas enfer­me­da­des que no son estu­dia­das por­que no son nego­cios para las tras­na­cio­na­les, esta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma de labo­ra­to­rios que defien­da la salud de la gen­te fren­te al hecho que hay una can­ti­dad de medi­ca­men­tos huma­nos, vete­ri­na­rios, insec­ti­ci­das, fun­gi­ci­das, que son prohi­bi­dos en Esta­dos Uni­dos y en Euro­pa, y que nos ven­den a noso­tros. ¿Quién está velan­do por la salud de noso­tros? ¿Quién sabe qué es lo que pasa con los efec­tos a lar­go pla­zo de cier­tos quí­mi­cos, de cier­tos medicamentos?

- ¿Sería uno de los com­po­nen­tes efec­ti­vos de la inte­gra­ción entre pueblos?

Cla­ro. Este es el otro tipo de tran­sac­cio­nes que va a res­pon­der a unas lógi­cas dis­tin­tas. Si se dis­po­ne de esta pla­ta­for­ma don­de la gen­te valo­ra el tra­ba­jo de la otra gen­te, inde­pen­dien­te­men­te de lo que pasa en los mer­ca­dos “tra­di­cio­na­les”, ya es deci­sión de la comu­ni­dad el que empie­ce a valo­rar­se un día de min­ga, por ejem­plo, que por hoy no se valo­ra; o que la gen­te empie­ce a valo­rar el tra­ba­jo de las madres, de las hijas, de las her­ma­nas; o que la gen­te empie­ce a valo­rar el tra­ba­jo que hacen los artis­tas, la sabi­du­ría de los anti­guos de la comu­ni­dad; todos estos ele­men­tos pue­den dar­se sin tener que pasar por la pla­ta. Pero si tie­ne que pasar por el hecho de que todos pue­dan tener acce­so a una vida dig­na, acce­so a otras con­di­cio­nes inclu­si­ve de pro­duc­ción. Todo eso va resi­dir en las deci­sio­nes de la comunidad.

En los hechos, enton­ces, esta­mos des­fe­ti­chi­zan­do a la mone­da, a esto que nos pare­ce casi tan natu­ral como los terre­mo­tos, lo que es la mone­da, la finan­za, las cri­sis. De modo que vamos a dar­nos cuen­ta de que la mone­da, las finan­zas, la ban­ca, la eco­no­mía no son nada si no son hechas por los hom­bres, por las rela­cio­nes entre la gen­te, y vamos a recu­pe­rar lo humano a des­fo­si­li­zar las rela­cio­nes entre la gen­te, a des­fe­ti­chi­zar las rela­cio­nes entre la gen­te, y a recu­pe­rar el poder, a empo­de­rar­nos. Es decir, en la medi­da en que deja­mos de estar apan­ta­lla­dos por un poder externo a noso­tros, empe­za­mos a recu­pe­rar lo que es nues­tro, la capa­ci­dad de deci­dir sobre nues­tro des­tino, deci­dir res­pec­to a las prio­ri­da­des de nues­tra comu­ni­dad, even­tual­men­te las prio­ri­da­des de nues­tra nación, de toda Amé­ri­ca Latina.

- Eso impli­ca una revo­lu­ción cultural…

Sí. Hay una can­ti­dad de cosas que esta­mos abso­lu­ta­men­te en capa­ci­dad de hacer en pla­zos cor­tí­si­mos que no sola­men­te van a cam­biar el aspec­to espe­cí­fi­co de lo que se está finan­cian­do sino que cam­bian el cli­ma social, cam­bian la cul­tu­ra del rela­cio­na­mien­to entre las cla­ses, cam­bian el tema de los apre­mios de la gen­te, cam­bian las expec­ta­ti­vas, inclu­si­ve de sec­to­res impor­tan­tes de la bur­gue­sía inde­pen­dien­te­men­te de que sean de dere­cha o de izquierda.

Esta­mos hablan­do de una invi­ta­ción para que acto­res sig­ni­fi­ca­ti­vos le digan no a la gue­rra, no a la des­es­ta­bi­li­za­ción, no a las bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas, no a la pola­ri­za­ción social, no a la exclu­sión. No pue­de ser que haya más PhDs del más alto nivel en físi­ca, en cien­cias espa­cia­les, en mate­má­ti­ca, tra­tan­do de inven­tar nue­vos meca­nis­mos de frau­de finan­cie­ro que lo que hay en médi­cos inves­ti­gan­do curas a las enfer­me­da­des más bási­cas de la gen­te. Esto es una ver­güen­za. Las solu­cio­nes están a nues­tro alcan­ce, pero para ello la gen­te tie­ne que reu­nir­se y hacer valer su voz, dejar de tener miedo.

Esa es la pro­pues­ta que con­cre­ta­men­te lo hace­mos via­ble aquí y aho­ra. La nue­va arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra te da esa posi­bi­li­dad inme­dia­ta en la cons­truc­ción de UNASUR y en la pro­yec­ción hacia la CELAC, en estas dos velo­ci­da­des con las que esta­mos cons­tru­yen­do la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na. Si no lo hace­mos el pro­ce­so de inte­gra­ción se va al dia­blo por­que bási­ca­men­te el Pac­to Andino que vie­ne de un pro­yec­to dis­tin­to y el Mer­co­sur que nace de un ori­gen neo­li­be­ral de una u otra mane­ra han ido con­ver­gien­do en torno a una pro­pues­ta bási­ca­men­te liga­da a la noción de las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas del libre comercio.

Enton­ces, la cri­sis inter­na­cio­nal va a achi­car mer­ca­dos, pre­sio­nan­do el supe­rá­vit o el défi­cit que cada país tie­ne con res­pec­to al res­to del mun­do. Esta reduc­ción del exce­den­te externo vamos a tener que com­pen­sar­lo con el pico­teo, con algún país aquí de la región. Eso lo pue­de hacer un país o pue­den hacer­lo dos paí­ses pero no pue­den hacer­lo todos los paí­ses. Es decir, la cri­sis no sola­men­te va a exa­cer­bar las con­di­cio­nes de asi­me­tría estruc­tu­ral entre nues­tros paí­ses sino que adi­cio­nal­men­te va a amar­gar nues­tras rela­cio­nes, así de sen­ci­llo. Es impo­si­ble sos­te­ner un pro­ce­so de inte­gra­ción en las con­di­cio­nes de Amé­ri­ca Lati­na sobre las bases del libre cam­bio, pero sí pode­mos sobre la base de crea­ción de estos sis­te­mas sobe­ra­nos de cré­di­tos, de estos meca­nis­mos que van hacer que los recur­sos cir­cu­len de una mane­ra dis­tin­ta, crean­do las con­di­cio­nes para un apa­ra­to pro­duc­ti­vo mucho más com­ple­men­ta­rio para crear la posi­bi­li­dad de inte­gra­ción de otras fuer­zas socia­les, de otros acto­res socia­les, de otros acto­res eco­nó­mi­cos, de otras lógi­cas eco­nó­mi­cas, de otros pro­duc­tos en la crea­ción de nue­vos mer­ca­dos. Pero mer­ca­dos que ope­ren des­de una lógi­ca dife­ren­te, que con­tri­bu­yen al inter­cam­bio de la gen­te, a la vali­da­ción del tra­ba­jo de la gen­te. Esto es lo que jus­ta­men­te va a defi­nir otros tipos de desarrollo.

P.-S.

Artícu­lo publi­ca­do en la Revis­ta Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to Nº 471 «De indig­na­cio­nes y alter­na­ti­vas».


2011-12
Fedaeps – Fun­da­ción de Estu­dios, Acción y Par­ti­ci­pa­ción Social
Av. La Coru­ña N28-26 y Bello Hori­zon­te, Qui­to, Ecua­dor . (593 2) 290 4242 . Fax: (593 2) 252 4481 . [email protected]​fedaeps.​org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *